Música >> Portada

Resumen 2014. Castellón latió en sus macrofestivales con Skizophonic, deBigote, Bandits y Paupa Man

FIB, Arenal Sound y Rototom Sunsplash siguen haciendo de Castellón uno de los puntos más calientes del circuito veraniego de macrofestivales en España. Los tres están entre los cinco con más público. Pero no están solos. Feslloch, Benicàssim Blues Festival y Tardoràlia siguen avanzando; Trovam! y FeCStival han sufrido ligeros retrocesos de asistencia pero aguantan el tirón. El Mare Nostrum ha sido la mayor novedad dentro de un listado de clásicos anuales donde destaca la veteranía del Bestialc. En lo negativo, las ausencias de Tanned Tin y Sixtiesrock. Mientras, el circuito de salas crece, pese al adiós de D’Leyend o la fugaz experiencia de Sónico.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nacho Galí, voz y guitarra de Skizophonic, en el FIB 2014. Foto: Pau Bellido (ACF).

Castellón sigue siendo tierra de festivales. Un vistazo a las cifras que publica la Asociación de Promotores Musicales (APM) sitúa, un año más, al Arenal Sound de Burriana como el de mayor asistencia a nivel nacional, con 250.000 personas en seis días, pero es que el segundo es el Rototom Sunsplash de Benicàssim, con la misma cifra en ocho días, y tras Viñarock de Villarrobledo (200.000 en tres días) y Primavera Sound de Barcelona (190.000 en tres días), aparece en la quinta posición el FIB (120.000 en cuatro días). Precisamente el Festival Internacional de Benicàssim ha sido el derrotado de este año, puesto que en el año de su 20º aniversario y con cambio de director, Melvin Benn en lugar de Vince Power, ha perdido 25.000 asistentes, tal vez como consecuencia de un cartel que muchos han considerado “flojo” para una edición que se presumía especial por la celebración de las dos décadas de vida. También ha perdido 30.000 el Arenal Sound, aunque en su caso el motivo ha sido la limitación de la venta de abonos, pasando de 55.000 a 50.000 el máximo permitido por motivos de seguridad (aunque los técnicos municipales aconsejan la venta de 40.000). Por su parte, el festival reggae ha ganado 5.000 asistentes. Los tres siguen adelante en 2015, aunque en el caso del burrianense finaliza el compromiso firmado, por lo que en los próximos meses será necesario oficializar su continuidad.

En el FIB se produjo un hito histórico para la música en Benicàssim, ya que por primera vez en su historia, en la vigésima edición, un grupo de la localidad, Skizophonic (y las Skizonettes), actuó en el festival referencia durante muchos años en España. Ocurrió el sábado 19 de julio. Nacho Galí, Dan Alcaide, Eloy Alcaide, Javi Gascón y Carlos Cruz vieron cumplido su sueño dentro del recinto en el que crecieron musical y personalmente, y al que han dedicado su disco Velodrome, un guiño a los primeros años del festival en el velódromo. Junto a ellos, Sofía Royo, Nuria Pallarés y Sol González, disfrutaron de su directo, de su festival y de los sándwiches. Fue un festival discutido desde el mismo momento en que se anunciaron los nombres hasta el final, apareciendo en el último momento MIA como figura de esta 20ª edición (17-20 de julio), en la que dejaron buenos conciertos Travis, The Charlatans, Manic Street Preachers, Cat Power, Tame Impala, Tinie Tempah, Jake Bugg, Tycho… con sorpresa por buena aceptación de Katy B. En los días previos, pre-FIB bajo el nombre de Rock This Town, con grupos castellonenses como Montefuji, No Soy Gente, The Last Band, deBigote y Nacho Silvestre, finalista del Proyecto Demo, con la colaboración de Benicàssim.pop.

Víctor Ballester se despide del público. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El primer concierto del 5º Arenal Sound (29 de julio-3 de agosto) lo ofreció el único representante castellonense, deBigote, dentro de la gira de presentación de su primer disco largo, Estuario. Aunque aquel martes 29 de julio no sólo será recordado por Víctor Ballester, Raúl Iserte, Andrés Amores, Sergio Navarro, Alberto Rico y Juan Buonamisis por la actuación en sí, sino porque estuvieron a punto de no subirse al escenario a causa de dos accidentes de coche en los momentos previos (!!!). Al final, tras algunos momentos de zozobra, abrieron con buena nota el serial de actuaciones y disfrutaron del resto. Las propuestas de Biffy Clyro, Miles Kane y, sobre todo, la de Placebo, no funcionaron mal, pero en el Arenal Sound triunfa sobre todo lo bailable y propuestas como las de Die Antwoord y Azealia Banks fueron las que mayor cantidad de público reunieron, sin obviar a Love of Lesbian o Crystal Fighters. La Pegatina, con cuatro presencias ya, es ese seguro de vida que  tiene el evento burrianense a media tarde, contribuyendo también de manera importante Sidonie.

Bandits y Paupa Man con Bimbiriling representaron a la escena reggae castellonense en el Rototom Susplash (15-23 de agosto), aunque también sound systems como Jamaican Memories y Black Diamonds, más Jamal en la Sunbeach, estuvieron sobre los escenarios del festival de música jamaicana más importante de Europa. Bandits, que llegaba con disco nuevo, Algo especial, actuó el miércoles 20 de agosto, el único día que llovió durante la cita, lo que retrasó los horarios, subiéndose al del Ska Club casi a las 3:00, con sus fieles presentes entre el público. De esta quinta edición en Benicàssim, donde llegó en 2010 procedente de Italia por el acoso de Berlusconi, se recordará sobre todo por el retraso de la actuación de la estrella del festival, Lauryn Hill, y su in crescendo tras un inicio muy nervioso o los buenos momentos proporcionados por Jah9, Chronixx, Anthony B, Rapsusklei, Mo’Kalamity, The Delegators, Shaggy, Mellow Wood o los veteranos Jimmy Cliff y Beenie Man. En el polo opuesto, Sean Paul. Destacó también la presencia de The Skatalites en la fiesta previa gratuita en las calles de Benicàssim.

Por sorpresa, aparece Natty Bo en el Ska Club junto a Bandits. Foto: Pau Bellido (ACF).

NACE CASTELLÓN MARE NOSTRUM, PERO DESAPARECEN TANNED TIN Y SIXTIESROCK CASTELLÓN

Son los tres macrofestivales de Castellón, pero no los únicos, un apartado en el que durante este año próximo a finalizar se han registrado dos bajas muy significativas: el Tanned Tin, que tampoco ve realizado el propósito de su director, Jesús Llorente, de celebrar su 15º aniversario en el primer trimestre de 2015 tras no haber encontrado un patrocinador principal potente; y el Sixtiesrock Castellón, que cierra tras cinco ediciones ubicado en el Auditori. Por el contrario, ha irrumpido el Castellón Mare Nostrum (23-26 de octubre), una iniciativa del Ayuntamiento que, según los datos oficiales, costó 36.000 euros (repartidos al 50% con la Diputación) y reunió a 20.000 personas alrededor de los escenarios instalados en las calles de la ciudad durante cuatro días. Su cartel estuvo integrado principalmente por músicos castellonenses y valencianos, más la visita de Los Hermanos Cubero. Lo mejor, para todos ellos: el concepto y el ambiente. A mejorar: una mayor diversidad en el cartel, menos dispersión, menos rotaciones en escenarios y actuaciones más largas.

Simago Lemon’s, durante su actuación en la Plaza Mayor, dentro del Castellón Mare Nostrum. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Entre los eventos que han continuado su progresión ascendente, ha resaltado el festival de la música en valencià Feslloch, que ha pasado de 8.000 a 10.000 asistencias en su octava edición (10-12 de julio). El festival de Benlloch fue uno de los escenarios que acogió el retorno de La Gossa Sorda, aunque también fue el de las despedidas de los borriolenses Agraviats y los alicantinos Mugroman. Malagana, Indezents y Tom Bombadils completaron la representación castellonense.

Y también, en el salto adelante hay que incluir el Benicàssim Blues Festival (6-8 de junio), que en su tercera edición ha presentado un aumento de público (15.000 espectadores, según la organización, superando en 5.000 la anterior) y con cartel de nivel en el que sobresalieron nombres como Mambo Jambo, Travellin’ Brothers o A Contra Blues en escenarios al aire libre de la localidad.

El Bestialc de l’Alcora ha acertado con su cambio de fechas desde hace dos ediciones, pasando del final del verano a su preámbulo (14 de junio). Diecinueve años en activo gracias al interés de cuatro jóvenes amigos de la localidad, que cada año obran el milagro de confeccionar carteles llenos de bandas con gancho (Los Hermanos Cubero, Triángulo de Amor Bizarro…), incluso internacionales (Vibravoid, Cowbell…)… ¡Y gratis!

David Franch, Nacho Fandos y Carlos Cruz, de The Electric Ones en el FeCStival. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Pasos atrás de dos eventos con mayor calidad que espectadores. Por un lado, la segunda edición del FeCStival, una fiesta dedicada a la música hecha en Castellón –con Grises como  invitados dentro de un cartel con una veintena de nombres locales- que reunió dentro de La Pèrgola a unas 600 personas –cien menos que en el anterior-, aunque el escenario Lanzadera del Templete sí que tuvo buena acogida, mayor que un año atrás, a lo largo de todo el día. Es el festival local más trabajado en el aspecto promocional (videoclips exclusivos, comunicación constante desde varios meses antes e incluso tres días de actuaciones en directo en autobuses de la ciudad), pero sus organizadores (MusiCas) se encontraron con sorpresas como que de las 500 entradas repartidas gratis en autobuses, sólo 100 fueron utilizadas. Son jóvenes vinculados con el mundo de la música y ya piensan en la tercera edición en 2015.

También empeoró en cifras el festival en la ciudad de Castelló de música en valencià Trovam! (bajando de los 4.000 de la primera edición a los 3.200 que registró entre el 2 y el 4 de octubre), en el que sólo la apertura con Maria del Mar Bonet y Tomàs de los Santos en el Paranimf de la UJI (450 espectadores) y la noche del viernes en La Pèrgola, con La Gossa Sorda como cabeza de cartel –con cerca de 1.000 espectadores y La Ranamanca también el cartel- registraron las asistencias esperadas por la organización (VAM), que no obstante piensa ya en una tercera edición. Los conciertos en el Teatre del Raval, más de autor, despertaron poco interés, pese a la calidad de nombres como Pau Vallvé, Senior i El Cor Brutal o los castellonenses TanStuPids. Otra experiencia, nueva, de música en valencià fue el festival organizado en Vila-real el 1 de marzo por Sons de Xaloc.

Imagen de la zona de conciertos del Ride For Life de Benicàssim en la noche del jueves. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El Ride For Life no es nuevo, pero sí su apuesta, pasando de una jornada en La Pérgola a cinco en el recinto de festivales de Benicàssim (25-29 de junio). El salto resultó ser un fiasco y la extensa zona que acoge el FIB y el Rototom registró una escasísima asistencia, contabilizándose como picos los momentos de los conciertos de Mojinos Escozíos y Obús, aunque sin pasar del medio millar de espectadores.Su cartel estuvo repleto de variaciones en los días anteriores e incluso durante su celebración. Pese a esta negativa experiencia, sus organizadores quieren repetir este evento realizado a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer.

El jazz sigue contando con el Festival Internacional de Peñíscola aunque, después de 10 años, el ahora disuelto Café del Mar fue apartado de la dirección por CulturArts por motivos económicos. Avui Jazz de Vila-real, el recuperado festival de Benicàssim o Jazz a Castelló mantienen la oferta, en el que no falta un concurso organizado por la UJI, con triunfo para Víctor Jiménez Quintet.

La música independiente se queda con Tardoràlia de Vila-real como principal referente en cuanto a festivales, con la destacada presencia de Wildbirds & Peacedrums, más dos ganadores de Premis Ovidi, Arthur Caravan & Hugo Mas y los vila-realenses Sitja, mientras que el ciclo Sons sigue muy activo a lo largo de todo el calendario por el interés de Born! Music -con la colaboración de Nomepierdoniuna, entre otros-, que también mantiene CinemaScore -en 2015 pasa de Benicàssim al Paranimf de la UJI-, A la Lluna d’Estiu y Días de Vino & Folk.

En l’Alcora, Ultrasons; en la Vall d’Uixó, Cicle Mutant; en Betxí, Sant Antoni Pop; en Benicàssim, el Día del Blues de El Corb; Las Matinées del Grau; la Japan Club Experience de Vila-real; el Metal Fox de Llucena, el BIF, el Rhythm & Beach Weekend, el Aplec dels Ports, los festivales surgidos en Morella, o los castellonenses les Nits al Claustre, el nuevo ciclo Catorce35, Undergrau, Acción Contra el Hambre, Music & Food, Encants, el circuito Tram, la Nit de l’Art, las jams semanales del pub Terra y las puntuales de Veneno Stereo, Los Lunes Concierto y un largo etcétera alimentan la dieta musical de estas comarcas, que en su apartado familiar cuenta con iniciativas como Formigues Festival y The Mamas & The Papas. Sin olvidar los concursos habituales, Castellón en Vivo, ganado por Malditos Bastardos;y Rock Penat, por Indezents, a los que se ha añadido el reciente Castellón Music Adwards ‘Gegants a l’escenari’, en fase de votación. Y todo ello redondeado con un notable aumento de las fiestas reggae, con epicentro en el Pub Terra.

Sánchez, el proyecto de Fèlix Gimeno, contó con el apoyo del Grup d’Autoajuda en la fiesta de Nomepierdoniuna celebrada en el Auditori de Vila-real. Foto: Pau Bellido (ACF).

Nomepierdoniuna también pone su grano de arena a la oferta musical en directo a través de su fiesta de aniversario, celebrada el pasado mes de noviembre en el ahora denominado Auditori Municipal Rafael Beltrán de Vila-real, con las actuaciones de Tórtel (estos días en los primeros puestos de algunas listas de los mejores discos del año a nivel estatal), Modelo de Respuesta Polar, Sánchez & Grup d’Autoajuda (en su debut en directo; después no han parado de tocar) y Los Chicos de la Lluvia.

ADIÓS A OCHO AÑOS DE D’LEYEND Y AVENTURA MUY CORTA DE SÓNICO… MIENTRAS LLEGA LA BURBUJA

El circuito de salas de directo de Castellón es robusto, en comparación con otras ciudades o áreas metropolitanas de incluso mayor población. La programación de conciertos por semana se sitúa habitualmente entre los 30 y los 40, observándose en este 2014 la incorporación de otros espacios no específicamente de conciertos al listado que forman clásicos como el Pub Terra (más de un cuarto de siglo), Four Seasons (ocho años), Veneno Stereo (siete), el Japan Rock Club y la sala Gossip de Vila-real o El Corb de Benicàssim. La Consulta del Dr., El Gat Penat, Radiola, el Paranimf de la UJI, Divina Comedia completan el sector más activo en la ciudad de Castelló. En Vila-real, Vil ha tomado el relevo de Atlàntic (en el antiguo Vil Blues) y CPF; en Burriana, Naraniga y sin continuidad, Baviera; en Benicàssim, Jinete Pálido y Las Osas; en la Vall d’Uixó, el Zeppelin –escenario del Cicle Mutant- y el recuperado Casal Jaume I; en Benicarló, Café de l’Arq, Lion Café y El Bosc; en Onda, la Associació Rellamp y Druída; en l’Alcora, Manhattan y Cassete 29; en Vinaròs, Quijote y Leyenda; en Nules, La Perla Negra y el flamenco De Triana al Rocío; en Morella, Nevera d’Idees; en Almassora, esporádicamente aparecen Índalo, Bon Paladar y Leos. En el Alto Palancia, el pub Moriarty de Jérica mantiene una activa línea de programación, al que ahora se ha unido Banzai, en Altura, con programaciones aisladas de Racer. El Corral de Teatro de Xilxes  es un caso especial, ya que abarca todo tipo de arte, incluida la música en vivo, aunque esta temporada parece no terminar de arrancar.

A todos ellos se ha incorporado La Burbuja, un local instalado en la planta baja de los locales de ensayo del mismo nombre ubicados en el polígono industrial Fadrell de Castelló. Empezó su actividad en noviembre y apuesta por unos precios económicos (2 euros en diciembre) y, por el momento, carteles castellonenses.

Un concierto de Rory Kelly fue protagonista de la última noche en D’Leyend. Imagen de los habituales de la sala, con la propietaria Carmen Catalán luciendo camiseta de The Widowbirds.

Pero no todo han sido sumas. Ha desaparecido el pub D’Leyend después de ocho años de citas semanales en directo. La enfermedad ha sido el motivo. Dos meses duró la experiencia del Club Sónico, ubicado en la calle Lagasca (Mystic), que no llegó ni a la primavera. Las bajas asistencias a un local con capacidad para 700 espectadores llevaron a su cierre. En este final de año se anuncia otro cierre, el del Café Colonial… Donde Jesús, una cafetería a escasos metros del Ayuntamiento que programaba acústicos. Y en Oropesa, Abbey Road, después de dos años de conciertos que no llegaron a funcionar en cuanto a público.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,