Resumen 2014. Castellón latió en sus macrofestivales con Skizophonic, deBigote, Bandits y Paupa Man

FIB, Arenal Sound y Rototom Sunsplash siguen haciendo de Castellón uno de los puntos más calientes del circuito veraniego de macrofestivales en España. Los tres están entre los cinco con más público. Pero no están solos. Feslloch, Benicàssim Blues Festival y Tardoràlia siguen avanzando; Trovam! y FeCStival han sufrido ligeros retrocesos de asistencia pero aguantan el tirón. El Mare Nostrum ha sido la mayor novedad dentro de un listado de clásicos anuales donde destaca la veteranía del Bestialc. En lo negativo, las ausencias de Tanned Tin y Sixtiesrock. Mientras, el circuito de salas crece, pese al adiós de D’Leyend o la fugaz experiencia de Sónico.

El FIB se desquicia a los 20

Entregado al facilismo más efectista: Kasabian. Manteniendo la clase a duras penas: Paul Weller, James. Por momentos, desorientado: Ellie Goulding. Todavía efervescente, ¡sí!: Tame Impala, Tinie Tempah, Jake Bugg, Tycho. Y hasta con destellos de diversión: Fat White Family, The Parrots. El FIB 2014 alcanza su ecuador como si estuviera nadando en mar abierto sin avistar un punto de referencia en el horizonte coincidiendo con su 20º aniversario. Anoche llovió sobre mojado en Benicàssim. La intensa tormenta eléctrica dejó al festival sin pantallas, pero no llegó a apagarle las luces.

El Benicàssim a la sombra de los festivales en flor

Frente a la masificación de los festivales de verano, las terrazas y los pubs de Benicàssim ofrecen distintas iniciativas durante los meses de julio y agosto que dan cabida a propuestas musicales más locales y alternativas. Aunque iniciativas como ‘Rock This Town’ del FIB o la Sunbeach y el prefestival del Rototom acercan los macrofestivales al casco urbano y las playas, los festivales y la escena local discurren prácticamente en paralelo. Escenarios que programan conciertos en directo durante todo el año, como El Corb o Jinete Pálido, reaccionan de distintas maneras. Hablamos con sus responsables.