Música >> Festivales, Portada

La moto del Ride For Life pincha en Benicàssim

El cambio radical del festival Ride For Life a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer no ha funcionado. Abandonado el carácter local de una tarde en La Pérgola, la apuesta de cinco días en el Recinto de Festivales de Benicàssim ha tenido como resultado una floja asistencia de público y motos, con menos de 500 personas en los momentos de máxima afluencia, escasa presencia de gente en otras zonas habilitadas y cabreo de grupos castellonenses por sentirse discriminados. Desde la organización se admiten errores y añaden que van a aprender… porque quieren repetir en 2015.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La moto que rugió ante el escenario durante la actuación de Obús ha sido una de las pocas que se han escuchado en el Recinto de Festivales de Benicàssim durante los cinco días de celebración del evento Ride For Life, a beneficio de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Una apuesta ambiciosa y atrevida –tal vez demasiado- que no ha funcionado. El salto de un día y de carácter muy local en La Pérgola a los cinco de esta cuarta edición con cabezas de cartel que la organización esperaba que tuviesen tirón –Mojinos Escozíos y Obús- se ha saldado con un clamoroso pinchazo en cuanto a asistencia de espectadores y un manifiesto -a través de internet- malestar de una parte importante de los protagonistas que subieron el escenario. El mismo domingo, desde la organización ya lo asumían con rotundidad: “Ha salido fatal en cuanto a asistencia”, con Paco Ledesma como portavoz.

Si la previsión inicial era –eso sí, con poca solidez por falta de precedentes- de un mínimo de 3.000 participantes en el evento, una vez finalizado hay que apuntar a no más de 500 personas en los momentos de mayor afluencia, coincidentes con los conciertos de Mojinos Escozíos (en la medianoche del viernes) y de Obús (el sábado). Más de la mitad de las actuaciones se han desarrollado ante un número de espectadores que casi (o sin el casi en varias de ellas) se podían contar con los dedos de las manos; en el interior de un recinto con los paseos prácticamente vacíos entre las paradas, y puestos solidarios como las asociaciones Rodes Solidàries y de apoyo a Anaís Cabezas, y muy pocas motos estacionadas.

Por otro lado, varios de los grupos castellonenses se han mostrado decepcionados por el trato de la organización, al actuar sin cobrar –los foráneos, sí- y ser desalojados de la zona privada antes de la llegada de Mojinos Escozíos y algún problema individual para acceder mientras estuvo Obús, quienes, a su vez, también hicieron algunas referencias al bajo número de espectadores. Aunque hay varias versiones al respecto, parece que los grupos cabezas de cartel no tuvieron nada que ver en esas restricciones de acceso y permanencia en la zona.

Salida de la ruta solidaria del sábado. Foto: Ride For Life.

Y la guinda: suspensión de los conciertos de John Scott y de Bolanegra previstos en la jornada del domingo debido, según la organización, “al temporal de viento de ayer –por el sábado- y a los problemas que ocasionó en las carpas”. Una explicación que no ha convencido a todos.

En el otro lado de la balanza: la más que notable calidad de sonido en los conciertos, el escenario en sí, el escaso retraso de las actuaciones, el buen ambiente entre los asistentes y las ganas que pusieron los músicos, algunos de los cuales actuaron bañados –nunca mejor dicho por el sudor- por un sol frontal sobre el escenario, resolviendo sus conciertos con buena nota. También hay que apuntar el bocadillo gigante preparado el viernes por Custom Maestrat que sació el hambre de casi todos los presentes y la amabilidad del personal en el recinto, sin obviar los elogios de algunos de los grupos hacia Pedro Martínez, encargado directo de atender a los músicos.

REUNIÓN DE URGENCIA EL SÁBADO

Que el festival no iba por el buen camino ya se vio en la jornada inicial del miércoles, aunque se concedió de plazo hasta el viernes para tener una visión más real. Pero ni hubo que esperar al final del evento para recapitular. El sábado, vista la situación, tuvo lugar una reunión entre responsables, patrocinadores y colaboradores de este Ride For Life (han contribuido la Diputación Provincial, Ayuntamiento de Castellón, Ayuntamiento de Benicàssim, empresas privadas y socios) para tratar de encontrar explicaciones a lo ocurrido y para empezar a buscar fórmulas diferentes para la siguiente edición… porque los responsables quieren que en junio de 2015 haya otra edición en Benicàssim.

La conclusión era demoledora: “El nivel de asistencia ha sido nefasto”. Y a partir de ahí, enumeración de errores para llegar a un origen: “Al final sólo dos personas nos hemos encargado de organizar el festival”, en referencia al presidente de Ride For Life España Motoristas Solidarios, Emilio González López, y a Paco Ledesma, erigido en portavoz de la organización. “Nos hemos visto desbordados por muchas cuestiones que hemos intentado resolver entre los dos en las semanas previas y se han producido errores en varios apartados que ya hemos empezado a intentar corregir, pero está claro que es necesario que haya más personas planificando el festival”, añade Paco.

Imagen del público durante el concierto de Mojinos Escozíos. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Uno de los problemas –el más evidente- ha sido la incapacidad para atraer a más gente a este evento. Las fechas tampoco ayudan, porque esperar que un miércoles y un jueves de un mes de junio acuda un número importante de asistentes hasta la zona de festivales de Benicàssim es pecar de optimismo. Así, el televisivo rastafari de La VozJaume Mas, se encontró actuando el miércoles prácticamente solo, metiéndole de nuevo en el cartel el jueves de manera improvisada entre La Ranamanca y Tom Bombadil para que tuviese algo más de espectadores. Pero el jueves apenas superó la treintena de personas, lo que supone dos de las afluencias más bajas en las respectivas historias de los grupos castellonenses, con mucho tirón en estas comarcas.

Los movimientos en el cartel también han dado una sensación de poca fiabilidad. Respecto al inicial, desaparecieron Graham Foster, Rock & Cooper y Simago Lemon’s, surgiendo Jaume Mas y John Scott. Pero es que con el festival en marcha han seguido las variaciones, como la ausencia de los alicantinos The Trouper’s Swing Band en la jornada del viernes y la presencia en su lugar de los heavies zaragozanos Cube, sin que apenas nadie, siete espectadores ubicados frente al escenario aparte, supiese quiénes eran… Menos mal que algunos de ellos llevaban el nombre del grupo impreso en las camisetas.

EL FIN DE SEMANA TAMPOCO LO ARREGLA Y LLEGAN LOS MOSQUEOS

El viernes era el esperado día de la inflexión del festival, pero ésta fue tan tímida que no llegó a arreglar el desaguisado, ni ante el escenario ni entre las paradas o en las zonas de exhibición de motos y coches. Try (a las cinco) y Los Dalton (a las seis) se encontraron con una especie de concierto-ensayo debido al contadísimo número de espectadores y con el sol machacándoles de frente. Con los valencianos Fittipaldis Band, los castellonenses The Bitters (con las colaboraciones de Gabi de La Ranamanca y de Nadia Sheikh) y Herbasana el panorama ante el escenario cambió ligeramente para bien, situándose en las tres cifras el número de espectadores.

Pero llegó un nuevo problema: los músicos locales, que a regañadientes aceptaban haber actuado sin cobrar mientras el resto sí recibían diferentes cantidades, se encuentran con que tienen que desalojar la zona destinada para ellos ante la llegada de Mojinos Escozíos, con el añadido de dificultades para volver a entrar en esa parte del recinto en el que algunos se habían dejado sus instrumentos. Algunos de los  músicos expresaron públicamente su malestar en las redes sociales -incluso Los Dalton han subido a internet un vídeo de protesta- que, desde la organización explican del siguiente modo: “Hemos actuado de la manera que hemos visto que ocurre en otros eventos similares. Los músicos están allí dentro en las horas previas inmediatas a su actuación y en las siguientes, pero no todo el día. Además, con la llegada de Mojinos ya estaba previsto que se desalojase esa parte”.

El Sevilla, permanente foco de atención de Los Mojinos Escozíos.

Con los Mojinos sobre el escenario, cerca de 500 espectadores que asistieron a uno de los típicos conciertos de El Sevilla y los suyos. El frontman, siempre dominando la situación, hace partícipe al público de sus historias, propias del humor de culo-pedo-caca-pis que, por mucho que se diga que en este país se ven los documentales de La 2, sigue funcionado a la perfección entre gran parte del público. Su humor grueso gusta o disgusta; no hay término medio. Los músicos son más que competentes y sobre ritmos de rock duro van entreteniendo en su show que no se sabe bien si es un concierto con comentarios de El Sevilla o un monólogo de El Sevilla con canciones. El problema para quien les ha visto más de una vez es que ya se conoce de memoria las historias de El Puto, El Hijo del Puto, la mujer de Zipi…

Y EL SÁBADO, SÓLO OBÚS LOGRA UNA MODESTA BUENA RESPUESTA

Skizophonic, actuando ante poco público y con una alta temperatura en el escenario. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Y llegó el sábado. El día grande, que no fue tal. Con Out of Ink, Red Buffalo y las pin ups Sailor Smile y Lizzy Lee ya se preveían asistencias floja por los horarios,  pero, a las 19:00, con Skizophonic, llegó al ‘ay’. Vestidos de negro y con el sol dando ya sólo en una parte del escenario, los de Benicàssim parecían haberse metido en la ducha con ropa. Ante ellos, una veintena de espectadores que buscaban a la desesperada la sombra. En su medley final sorprendieron con un trocito de “La estrella” de Los Auténticos y con el batería Carlos Cruz cantando “You really got me” de los Kinks. Volvieron a ser cinco, con el regreso de Dan Alcaide, pero esta vez sin las Skizonettes. Algo que tampoco se entendía demasiado era que en ese momento se estaba realizando motera una ruta solidaria encabezada por enfermos de cáncer por Benicàssim, Castellón y el Desert de Les Palmes, por lo que los presentes en el evento no podían estar en el recinto, dando lugar a una sensación de autocontraprogramación.

Prueba de Cargo, cada vez más rockeros y a las puertas del estudio de grabación, derrocharon ganas, pero como público sólo tuvieron a sus acompañantes, como Miguel Ángel Samper (Fullresistance), que se unió al final “Highway to hell” de AC/DC. En la zona de las paradas y junto a los vehículos expuestos se apreciaba un poco más de movimiento que el día anterior, pero en un número que no permitía abandonar la sensación de decepción. La televisiva Maika Barbero (‘La Voz’), con su timbre grave recreó en acústico temas de Bon Jovi, Bryan Adams, Scorpions, logrando una afluencia por encima de los 50 espectadores que se disgregaron, principalmente en dirección a la zona de comida, con Flacos, quienes actuaron ante poco más de una decena de personas,  con versiones de Los Brincos y Los Bravos entre su repertorio propio de pop. Con el rock poderoso de los muy rodados Fullresistance y los coros de Abisai –cantante de Prueba de Cargo- llegó un paulatino aumento el número de asistentes, ante la cercanía de la presencia de Obús.

Fortu canta "Complaciente o cruel" rodeado por tres chicas a las que invitó a acompañarle. Foto: Ride For Life.

Los de Vallekas ofrecieron un concierto de heavy metal clásico. A diferencia de otros compañeros de generación, Fortu y su primo Paco Laguna han sabido revitalizarse y junto a otros dos calvos, Fernando Montesinos (bajo) y Carlos Mirat (batería), ofrecen en 2014 un show poderoso como el trueno. Lo suyo nunca ha sido complicarse la vida con las canciones. Van al grano. Incluso los temas más largos tienen pocas variaciones en sus desarrollos, pero nunca lo han pretendido. Buscan canciones de impacto directo, con historias de héroes de suburbio y con estribillos coreables. A sus 61 años, Fortu conserva su vozarrón mientras sigue jugando a estrella de rock de los 80 haciendo gestos a las chicas de que al final del concierto las espera en el backstage y algunos bastante más obscenos. Subió a tres chicas al escenario durante la interpretación de “Complaciente o cruel’, mientras con un sombrero rosa lanzado desde el público protagonizaba un número heavy cabaretero (A Fortu le gustan los nuevos formatos televisivos, y se nota), en el que una de las voluntarias mostró –por encima del pantalón- sus bragas rosa “a juego con mi sombrero”. Al final, una veintena de espectadores sobre las tablas mientras sonaba “Esta ronda la paga Obús”, su estandarte de este siglo.

La organización baraja ofrecer un comunicado oficial en los próximos días dando su visión sobre el festival. Por el momento, insistiendo en que el resultado no ha sido el esperado y recalcando que a pesar de sus esfuerzos se han visto desbordados, a la hora de quedarse con lo positivo destacan que “la gente que ha venido ha estado a gusto. Esta experiencia nos servirá mucho para aprender y mejorar. Ahora no hemos sido capaces de hacerlo mejor. Pero vamos a intentar que el año próximo se note que hemos aprendido”, concluye Paco Ledesma.

En la recta final, una veintena de espectadores comparten escenario con Obús. Foto: Ride For Life.

 



  1. Mi coche americano fue el unico del viernes, si el de las cornetas del general lee, pero volveria a ir yo solo, si hiciera falta para ayudar a los chavales pafa los que se creo el evento...y encima por 5 eur....puedo tener unaharley...


  2. Cuando los profesionales que en un principio se encargaban del festival dimitieron, ya sabiamos la mayoria lo que iva a ocurrir por eso se retiraron unos cuantos grupo y los que han actuado así les ha ido.
    Los de la corbata que se queden en el despacho y los del escenario en el escenario.
    Como quieren que vaya gente si no han hecho la mas minima publicidad en los medios adecuados y así etc,etc,etc........
    Si quieren un consejo para el año que viene, un festival de cinco dias no se organiza en tres semanas sino en un año entero trabajando, y aun así el primer año no esperes maravillas.
    Saludos.


  3. Triste! Muy triste... Pero nada nuevo ni sorprendente en esta ciudad monopolista donde cualquiera puede ser "un mesias"
    Triskelian no estuvo allí, pero no por eso vamos a dejar de opinar, pues no estuvimos porque nadie nos invitó y tampoco nadie nos informó, un diseño lamentable de cartel rodando por las redes a dos días del evento fue toda la información que tuvimos; por último, nos gustaría añadir que lamentamos profundamente la poca ayuda ofrecida a la causa, pero nos alegramos del "testarazo" de quien va de sobrado metiendose en un mundo que ni le vá, ni le irá nunca.



      • Pues a sido sin pretension de hacerlo, ya que la gloria, Gus, nos la ganamos tocando y sufriendola, y si nosotros nos hemos cubierto d gloria con el. comentario, es x q l@s organizadores, lo han hecho con mierda!


Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,