Música >> Entrada libre

Eduard Sanz reúne en una exposición ‘arqueológica’ la historia de la música de Vila-real desde los 50

Del primero al más reciente. De una copla de Trini del Turia de 1959 con música de Rafael Beltrán hasta lo nuevo de Sánchez. Toda la historia de la música con el sello de Vila-real reunida en una exposición, la que Eduard Sanz expone hasta el 26 de abril en el salón de la Fundació Caixa Rural bajo el nombre de ‘(R) Coneixement dels músics, cantants i compositors relacionats amb Vila-real’. Un extenso muestrario de discos, partituras, carteles, instrumentos… con banda sonora que se puede escuchar in situ.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Foto de familia de músicos de Vila-real con Eduard Sanz, realizada expresamente para Nomepierdoniuna. Entre otros, José Pascual Borillo (Kandi-Palas), Raúl Carda, Salvador Cerisuelo ‘El Pono’, Pedro Menero (C-H-5 y NUPUMF), José Luis Miralles, miembros de Reversibles -incluido el de la imagen del móvil-, Joe Petraski y Los Carniceros del Tango, Tirant Lo Rock, Plum, Etruria o Mala Martxa. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Musicalmente, Vila-real es conocida sobre todo por figuras de la música clásica como el mundialmente reconocido guitarrista Francisco Tárrega, José Goterris, autor del “Himne a Vila-real’, o Rafael Beltrán, un todoterreno identificado principalmente por crear la sintonía del televisivo Informe Semanal dentro de una vasta producción repartida en distintos géneros y formatos sonoros. A su lado, hay nombres muchos menos populares que han contribuido a que Vila-real nunca haya dejado de producir música, acumulando un amplio legado que Eduard Sanz Gil se ha encargado de recopilar para mostrar a cualquier interesado a través de (R) Coneixement dels músics, cantants i compositors relacionats amb Vila-real, una exposición musical en la que colabora el Departament de Tradicions del Ayuntamiento y que permanecerá abierta al público hasta el 26 de abril en los salones de la Fundació Caixa Rural de Vila-real, ubicados en la plaça de la Vila, 3 (de jueves a domingo, de 18:00 a 21:00, con acceso gratuito).

“Es una muestra de todo lo grabado a lo largo de la historia de la música que contiene algo de Vila-real, ya sea un grupo, un músico que toca en un disco o cualquier referencia en la esté incluido un tema compuesto por alguien de Vila-real”, explica Eduard Sanz, y dentro de ella, un apunte: “Quería resaltar sobre todo el pop y el rock, que son apartados de los que, al contrario de la clásica, se dispone de poca información”. ¿Cómo ha reunido tantos datos y material? A base de investigar a través de una metodología en la que priman las entrevistas personales –más de 100– para descubrir vínculos y ramificaciones que permitan recopilar la panorámica más completa posible sobre la historia de la música vila-realense.

El informador musical vila-realense Dionís Marmaneu contempla el material expuesto. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

El resultado impresiona. En las dos plantas del salón de exposiciones se puede encontrar casi todo lo vinculado con la música de Vila-real desde los 50 hasta la actualidad, ya sea a través de discos, revistas, partituras, carteles, instrumentos -destaca una curiosa armónica con teclado incorporado, aportada por Pascual Petit, del Conjunto Fantasía- o fotografías. Así, se puede ver una imagen de los C-H-5, que en su primera formación contaron con un joven Juan Antonio Morcillo, aunque no llegó a grabar con ellos. Cuesta imaginar a una mujer tocando la batería en 1964 en un grupo de música moderna. Pues Vila-real la tuvo. Formaba parte de una banda denominada The Rolling Girls y una de sus canciones puede ser escuchada en un curioso vinilo colectivo englobado dentro del titulado Festival de la Canción con Mensaje, que es una pieza de coleccionista más de las miles expuestas.

Cualquiera que haya interpretado obras de Rafael Beltrán también aparece en la muestra, así como la maqueta del grupo más modesto que haya surgido en esta ciudad desde mediados del pasado siglo hasta el presente más actual. En sus vitrinas se puede contemplar la discografía completa (más libro y vídeos) de El Último Ke Zierre, banda que no es exactamente de Vila-real, pero sí su cantante, Roberto Feo, y el que fuese su batería durante trece años, Pepe Nano. E incluso los componentes del grupo más internacional de la localidad, Killus, admiten que allí se pueden ver maquetas que ni ellos mismos poseen.

La amplia producción de El Último Ke Zierre, reunida en una vitrina. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

UN PASEO A TRAVÉS DE LAS DÉCADAS

Punto de partida. Una copla de la cantante Trini del Turia, “Lo que te he querío”, con música compuesta por Rafael Beltrán y letra de Víctor Fenollosa, extraída de un disco grabado en Barcelona en 1959 con la Orquesta Malavella, y que puede escucharse en el Bandcamp del prolijo compositor vila-realense. Aunque en la muestra se puede ver una funda de CD de Trini del Turia, en realidad no es la auténtica, y ese disco es justamente la pieza que con más ahínco trata de encontrar el autor de esta colección que ahora muestra.

Ordenado por décadas, en las de los 60 y los 70 se encuentra la obra de los que pueden considerarse pioneros de la música moderna en Vila-real. Ahí aparece e nombre de Pascual Cándido Candi, figura muy importante en la localidad y ejemplo a seguir para muchos de los músicos que llegaron después, empezando por su etapa con el Trío Los Rebeldes. Una curiosidad que se puede ver en este (R) Coneixement dels músics, cantants i compositors relacionats amb Vila-real es un catálogo del sello discográfico Columbia en el que aparecen compartiendo página grabaciones del Trío Los Rebeldes, Edith Piaf y Rolling Stones, entre otros grandes nombres a nivel mundial.

Salvador Cerisuelo Renau ‘El Pono’, padre de Salva del Real y de Rubén Cerisuelo, al lado de una imagen de sus años como músico en activo. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

EPs de June (Juan Gaspart Nebot) y sus temas melódicos, además de su anterior etapa con NUPUMF (siglas de Nosotros Unidos por Un Mismo Fin), en el que también estuvo el guitarrista Pedro Menero, entre otros. Grabaciones que comparten espacio con los dos singles de C-H-5 (1972 y 1977, sin Morcillo), Los D2, Los Monjes, Los Santos, Los Jíbaros (con sólo un tema recuperado con motivo de la publicación del disco-libro Historia de la Música Pop de Castellón), los orígenes del grupo Lucifer… No siempre ha sido posible disponer de la grabación oficial, ya que en bastantes casos ésta simplemente no existe. Eduard pone un ejemplo de su trabajo: “Con The Happy Lovers he trabajado con maqueta de casete que he pasado a CD”. Un caso curioso en aquellas primeras décadas lo protagoniza precisamente el Trío Rebeldes, “ya que se les pidió una canción para un anuncio publicitario. Fue en un encargo realizado a Candi, y el grupo cumplió con la petición, pero el anuncio nunca se llegó a emitir. Eso sí, la canción se grabó, y aquí aparece expuesta”.

El escritor Ángel Gil Cheza (musicalmente, Ángel El Súper). Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Los ochenta tiene especial protagonismo en la exposición, y ya no sólo por el material acumulado, sino porque con motivo de la muestra, el viernes 17 de abril va a tener lugar en la misma de la sala de la Fundación Caixa Rural un concierto que reunirá a tres de aquellos grupos: Cuentos Chinos (cuyo tema “Cuatro mexicanos”, incluido en el primero de sus dos discos, Debajo de un pino, editado en 1987 por el sello madrileño PM Records, sonó con asiduidad en radiofórmulas como Los 40 Principales) Soporte Vital y Candidatos, además de los más nuevos Histrión. Será el segundo de los conciertos programados, ya que el 10 de abril actuarán dos bandas recientes que están funcionando en la actualidad: Fredrich y Plum.

El recorrido por las dos salas llega hasta grabaciones muy actuales, como el CD de Gardien -el más nuevo de los registros allí exhibidos, a finales de 2014-, incluyendo por el recorrido temporal rarezas como las publicadas con carácter promocional por la Llotja de la Música Urbana, antesala del actual festival Tardoràlia, o las grabaciones musicales de Ángel El Súper, más conocido por su faceta novelista y su nombre: Ángel Gil Cheza. El listado es muy largo: Sitja, Góvannon, Imperfecto, Impass, Gris-Gris, el guitarrista flamenco Salva del Real y su padre, el también guitarrista Santiago Cerisuelo El Pono, Les Deesses Mortes, Aennea, Tirant Lo Rock, Five Fingers With Parasol, Los Dalton, Sánchez, Supramúsica, la Coral Sant Jaume que dirige Alfredo Sanz…

En la parte superior de la sala se ha habilitado una sala con un contenido muy jugoso para el interesado, ya que tres ordenadores permiten escuchar todas las canciones que están expuestas en la vasta colección, a elegir según el interés del oyente. Además, una proyección va exhibiendo fotografías relacionadas con el contenido de la muestra.

Tres ordenadores permiten escuchar toda la música contenida en la exposición. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

NOMBRES PRINCIPALES Y OTROS QUE PUDIERON LLEGAR A MÁS

A la hora de destacar personalidades musicales surgidas de Vila-real y representadas ampliamente en esta exposición, Eduard apunta, evidentemente, a la figura de Tárrega, “de quien existen más de cien grabaciones distintas por todo el planeta”, al maestro Goterris, y menciona por su gran diversidad de estilos, a Rafael Beltrán, “con más de setenta grabaciones muy variadas, incluyendo las que realizó Kurt Savoy, el del famoso silbido de la película La muerte tenía un precio. Aunque se omita muchas veces, la música de la Nueva Jerusalén de Borriol es suya. He encontrado grabaciones de Rafael Beltrán incluso en Japón. Conseguir la plaza en Televisión Española fue decisivo para que pudiese desarrollar su carrera musical”.

Dentro del largo listado de quienes han aportado mucho a la música de Vila-real, subraya también la figura de Pascual Cándido Candi, y su longeva trayectoria a través del Trío Los Rebeldes, Los Candis, Kandi-Palas con Jaime Palacios, orquestas Portolés y Casablanca, además de fundador y director de la Orquestra de Pols i Pua Francesc Tàrrega y de la Orquestra de Plectre Ciutat de Vila-real.

Y no se olvida tampoco de quienes tenían potencial para haber podido llegar más lejos “pero no tuvieron la oportunidad para hacerlo, ya fuese por una cuestión de posibilidades personales o porque les faltó atrevimiento, tener más cara”. En este apartado sitúa, por ejemplo a “Santiago Pesudo Willy, poseedor de una buena voz” o a June, “quien se presentó dos veces al Festival de Benidorm y no consiguió nada. Sin embargo, Lucky y Jose acudieron con un tema compuesto por June y acabaron segundos. Ese tema lo encontré en un disco de la Orquesta Siboney”.

Un repaso a las imágenes expuestas, con Pedro Menero, guitarra en C-H-5 y NUPUMF, de frente. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

 

CONCIERTOS PROGRAMADOS DENTRO DE LA EXPOSICIÓN:

-Viernes 10 de abril: Friedrich y Plum. 20:00. Gratis.

-Viernes 17 de abril: Cuentos Chinos, Soporte Vital, Candidatos e Histrión. 20:00. Gratis.

Una guitarra invita a ser tocada por quien lo desee. En la imagen, en manos de Javi Cocona, cantante de Joe Petraski y Los Carniceros del Tango. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

EL AUTOR DE LA EXPOSICIÓN: EDUARD SANZ

Eduard Sanz Gil (Vila-real, 1950) es en la actualidad un jubilado profesor de Filosofía que empezó ejerciendo su labor en Catalunya para pasar después a Nules y finalmente a su ciudad de nacimiento y residencia, donde estuvo desarrollando su faceta formativa en las aulas durante doce años. Consumidor de canciones desde la infancia, principalmente a través de la radio –“Nací en los 50, con el rock and roll. La primera grabación de rock and roll española fue del Dúo Dinámico, en 1959, así que se puede decir que me crié escuchando rock”-, pronto le surgió otra pasión: indagar sobre la música que escuchaba y recopilarla. Y dentro de ese afán, se marcó un nuevo objetivo: “En los sesenta y setenta se oía música hecha por gente de Vila-real, como la del Trío Los Rebeldes o June, pero no encontrabas esos discos. ¿Dónde estaban? Así que comencé a buscarlos y a investigar en busca de más material, y ya no he parado. Es como un trabajo de arqueología musical. La gente debería saber qué es lo que tenemos a nuestro lado”. Sus métodos de búsqueda: internet, el contacto directo con músicos e incluso, en sus tiempos como docente, preguntando a sus alumnos. Cinco años atrás, debido a su jubilación, se encontró con más posibilidades de seguir profundizando en este trabajo arqueológico de constante búsqueda desarrollado a través de las clásicas charlas y del moderno internet.

Eduard Sanz Gil, autor de esta exposición histórica. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Nunca se ha situado en el otro lado, el del creador musical, aunque desde el 70 hasta la muerte de Franco (1975) formó parte como actor del grupo de teatro experimental Olorapies, en el que también tenía su espacio la música.





  1. Ojala que este legado, no se pierda nunca. e
    Ojala que este legado, no se pierda nunca. Es un orgullo haber pertenecido a esta época.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,