Teatro y danza

La Ravalera vuelve a redescubrir rincones de CS: “No es una obra de teatro, es una experiencia”

Puede parecer mentira que en tan sólo diez minutos sea posible despertar tantas emociones y sensaciones, pero la Fira de Teatre Breu de Castelló La Ravalera lo consigue. Ya lo hizo el pasado mes de marzo con su primera edición, y repite la jugada hasta el sábado 21 de noviembre. Cinco propuestas de microteatro, cinco historias pensadas para cinco espacios tan emblemáticos de Castellón como la Casa de la Marquesa, el Casino Antiguo o la ermita de Sant Nicolau. Un hallazgo poder descubrir esos rincones tan especiales de la ciudad de una forma totalmente distinta gracias al teatro.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Tras el éxito de la primera edición, la Fira de Teatre Breu La Ravalera repite sus pases. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

La propia historia y el encanto de espacios que ya forman parte del decorado de Castellón se dejan vestir por el microteatro. Lugares emblemáticos de la ciudad, por los que por sus puertas pasan a diario cientos de personas, quedan expuestos y modificados, rotos, por La Ravalera, Fira de Teatre Breu de Castelló y sus historias.

Una oda a todas aquellas madres, las de verdad, las que interrumpen e incordian y que también son capaces de darlo todo por sus hijas e hijos, de emocionar, a la vez que descubres el encanto de una pequeña ermita ubicada en pleno centro de la ciudad, entre comercios y restaurantes. La locura y las risas, el derecho a estar como auténticas cabras y, por qué no, la reivindicación de la auténtica paella en el salón de una casa rústica. La historia de un amor pasado que aún continúa aferrado a las entrañas de una adorable mujer en el interior de una da de las casas más majestuosas de la ciudad. El único casino histórico que queda en pie testigo de la pasión que puede despertar una simple cata de vinos. Una conversación con nuestra propia conciencia mientras paseamos a nuestro perro Batman en un espacio en un patio infantil.

Una conversación con nuestra propia conciencia en “Aristòtil i Batman, un encontre banal”, interpretada por Jordi Collado y Marc Escrig, en la Casa dels Orfes. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

La Fira de Teatre Breu vuelve, tras el increíble éxito de su primera edición el pasado mes de marzo, a dar vida a todas estas historias los días 19, 20 y 21 de noviembre con cinco propuestas de microteatro, con una duración aproximada de diez a quince minutos (pases de cada obra a las 20.00, 20.30, 21.00, 21.30 y 22.00), repartidas en cinco lugares tan emblemáticos como son la ermita de Sant Nicolau (calle Alloza, s/n) con Mares de la compañía La Ravalera, la casa pairal dels Pardo (calle Alloza, 130) con La Teràpia de la compañía Joc de Dames, la Casa de la Marquesa (plaza Cardona Vives, 11) con Noyerma de la compañía La Inestable, el Casino Antiguo (puerta del Sol, 1) con Duel de tastavins de la compañía La Medusa y la Casa dels Orfes (calle Gumbau, 23) con Aristòtil i Batman. Un encontre banal de la compañía Teatre de Caixó.

Se trata de “entrar en estos sitios y verlos con otros ojos”, explica el director de escena Joan M. Albinyana, quien, tras ver cómo se desarrollaba esta iniciativa en otras ciudades, decidió llevar a cabo este formato en Castellón junto a la actriz Laia Porcar y la dramaturga Núria Vizcarro: “Es un evento teatral, es una experiencia”. Una experiencia creada a partir de espacios únicos y propuestas teatrales en un formato reducido e íntimo, con pases para grupos pequeños, pocos actores en escena, escenarios improvisados que dejan palpar de cerca las emociones vividas y contadas por los actores e historias pensadas por y para cada espacio: “Las obras están escritas adrede para los espacios”, desvela Joan, “invitamos a las compañías a visitar los espacios, nos los repartimos y construimos cada obra”. Viendo el teatro con otra perspectiva, disfrutando de un espacio y de un arte de forma diferente y única.

La cia. La Inestable revive una emotiva historia de un amor que permanece. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Aquí el orden no importa. La fórmula es muy sencilla, se trata de dejarse llevar. Primero, por los espacios y por la forma de cada itinerario; ya que La Fira de Teatre Breu da forma a cinco itinerarios distintos que cuentan con un guía que explica cada historia de los espacios y sus respectivas obras. Segundo, por las emociones, que no serán pocas, que pueda despertar cada una de estas propuestas. El precio de entrada para cada pieza es de 3 euros y de 12 euros si se quiere realizar un itinerario completo, y se pueden adquirir en la Librería Babel o durante la feria en la plaza del Ayuntamiento.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,