Música >> Entrada libre

Vila-real rememora por un día la década de los 80 con Cuentos Chinos, Soporte Vital y Candidatos

Dentro de la exposición de Eduard Sanz ‘(R) Coneixement dels músics, cantants i compositors relacionats amb Vila-real’, que recoge toda la historia de la música de la ciudad, se ha organizado un concierto muy especial para el viernes 17 de abril. Por el escenario del salón de la Caixa Rural pasarán los tres grupos locales que más repercusión tuvieron en los ochenta, la década de la explosión del pop: Cuentos Chinos, quienes llegaron a editar en México; Soporte Vital y Candidatos. Completa el cartel un grupo actual: Histrión. Hablamos con las bandas ochenteras para rememorar sus andanzas.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La de los ochenta fue la década de la explosión expansiva del pop español. Concluida la última década del franquismo y en pleno período de Transición, la música se convirtió en una especie de tesoro para la juventud, que veía aparecer de manera constante canciones y discos procedentes –sobre todo- de Estados Unidos e Inglaterra, influyendo principalmente esta última en una gran profusión de nuevos grupos nacionales. Siempre bajo la modestia –en parte provocada por su extrarradio peninsular-, la provincia de Castellón también vivió aquel boom y Vila-real aportó su grano de arena, consiguiendo que uno de sus grupos, Cuentos Chinos, llegase a sonar en Los 40 Principales con frecuencia, sobre todo a través de su canción “Cuatro mexicanos”, consiguiendo además que su primer disco, Debajo de un pino, fuese publicado en el país norteamericano de habla hispana. Dentro de la exposición (R) Coneixement dels músics, cantants i compositors relacionats amb Vila-real, organizada por Eduard Sanz en la Fundació Caixa Rural con la colaboración del departamento municipal de Tradicionsesta década ocupa un relevante lugar, como lo demuestra que tres de los grupos de aquella época -o partes de ellos-, Cuentos Chinos, Soporte Vital y Candidatos, vayan a retornar por un día para protagonizar –aunque faltarán componentes originales- un emotivo concierto que tendrá lugar el viernes 17 de abril en el salón de actos de Caixa Rural Vila-real (plaça de la Vila) a las 20:00, con entrada gratuita. Completará el cartel el grupo actual Histrión, el proyecto de David Collado, con el añadido de que músicos como Fernando Pardo, David Serrano y Víctor Clemente (Impass) y Ángel García (Gardien) se unirán a los tres grupos ochenteros.

“Los ochenta fueron la época de la Movida Madrileña y, a nuestro nivel, de la Movida de Vila-real, pero también fue una etapa de drogas”, recuerda Guillermo Cabanes, cantante de Soporte Vital, quien recuerda que socialmente “no estaba bien visto que los jóvenes hicieran música de aquel tipo. Sí se aceptaban la Orquestra de Plectro o de Pols i Púa, pero no eran bien aceptados los grupos pop o rock”. Una opinión de la que dice discrepar Quique Renau, cantante y guitarra de Cuentos Chinos, quien no observaba ese rechazo hacia los grupos: “Lo que recuerdo es que éramos jóvenes y, da igual ahora que entonces, lo que quieren los jóvenes es comerse el mundo. Luego, cuando comenzamos con Madnoise nos volvió a ocurrir lo mismo: estábamos llenos de ganas”.

Desde la perspectiva de Guillermo, el primer obstáculo a superar surgía en el hogar propio: “Lo más normal era que los padres no entendiesen que quisieses hacer ese tipo de música. Lo interpretaban como que el siguiente paso iba a ser que te marchases de casa”. Sin embargo, se imponía en muchos casos la voluntad propia: “Porque a nosotros nos gustaba hacer eso y era la manera que escogíamos para expresarnos”.

Una vez decididos a hacer música, llegaban más problemas. “La situación es muy diferente a la actual. Tener instrumentos o equipo para tocar era inviable para muchos. Lo normal era que hubiese alguien que tuviese un equipo y que éste fuese rodando por un montón de grupos”, subraya Guillermo. Tampoco coincide Quique en ese punto, ya que bajo su visión “montar un grupo por aquel entonces era igual que ahora”.

Más diferencias que observa Guillermo: “La formación. Hoy, muchos jóvenes que hacen música pasan por escuelas o por el Conservatorio. En aquel momento, no era sí. El aprendizaje solía ser autodidacta”. Y una vez con el grupo en marcha, llegaba la hora de tocar en directo, “y tampoco era fácil. Empezando por la falta de equipo, que obligaba a que alguien te lo dejase. Se tocaba mucho en patios de colegio o lugares semejantes”. En el caso de Soporte Vital, recuerda que “rodamos bastante con Morcillo por los pueblos, más alguna vez que salimos a Valencia y un par a Tarragona”.

SOPORTE VITAL

Soporte Vital, en una imagen promocional de los 80.

Seis años duró la andadura de Soporte Vital y su pop comercial con teclados (1982-1988). Tuvo una etapa inicial como Sky, contando siempre con la misma formación: Guillermo Cabanes (cantante, guitarra y compositor), Juan Antonio Bertolín (bajo), José Luis Miguel (teclados) y su hermano, Juanvi Miguel (batería, actual técnico de sonido y productor en Metrònom). Después de realizar actuaciones por localidades de La Plana, situaron uno de sus temas, “Asomado a la ventana”, en el mítico recopilatorio provincial N-340. A continuación el grupo entró en una fase más importante, llegando a compartir escenario con bandas como La Unión, Los Elegantes, Golpes Bajos, King Crueles o el citado Morcillo con Los Rítmicos.

En 1986 publicaron el Mini LP de seis temas El hombre bobo (“en realidad es “El hombre lobo”, pero cuando estábamos preparados para publicarlo, La Unión sacaron “Hombre lobo en París” y lo cambiamos; tampoco nos calentamos mucho la cabeza para escoger otro título”, apunta Guillermo), cuya canción-título fue la sintonía del programa radiofónico Extraños en la noche de Miguel Ángel Villanueva, cuyo sello, Discos Medicinales, editó el disco, grabado en los estudios Tabalet de Alboraia (Valencia). Este tema y “Un culturista me robó a mi chica” fueron utilizados para promocionar el vinilo (que también incluía este último tema en versión instrumental, además del citado “Asomado a la ventana”, “No te puedo devorar” y “Pantys”), llegando a aparecer en algún vídeo elaborado por Aitana (la cadena territorial valenciana de TVE).

Con temas como “La mujer pantera” o “¿Por qué no te dejas tocar?” tenían previsto grabar un LP, de nuevo con Discos Medicinales en 1987, pero cuestiones personales pusieron final al grupo. Veinte años después, Guillermo Cabanes publicó esas dos canciones y las otras que tenían preparadas, más alguna versión como “Roxanne” de Police en el denominado Con-cierto retraso (1984-1988).

CUENTOS CHINOS

Más lejos, hasta México, llegó Cuentos Chinos, una de las pocas bandas castellonenses que han sonado en Los 40 Principales, aunque su aventura duró poco más de tres años. Enrique Renau (voz y guitarra), Alejandro Carda (teclados y caja de ritmos) y Juan Enrique Torner (bajo y coros) ganaron en 1985 el primer Concurso Pop-Rock de la Diputación de Castellón, grabando como premio un maxi single compartido con los grupos Línea Activa (formación de Burriana con los ex Cinema Ricardo Soriano, Diego Palomo, José Luis Lorente El Chino y el letrista y productor Juanjo Llopis, más algunas incorporaciones ondenses) y los valldeuxenses Quebrada. En él incluyeron las canciones “Aquel verano en Benicàssim” y “Sólo es”.

Animados por el éxito, enviaron una maqueta a la discográfica madrileña PM Records, con la que en 1987 editaron el LP Debajo de un pino, producido por uno de los más importantes nombres en aquel momento a nivel nacional, Javier Losada, fundamental en el éxito de Tino Casal y componente de Veni Vidi Vici. Hasta tres singles llegaron a editar del disco, empezando por “Cuatro mexicanos” / “Vivo en la mina”, sonando en Los 40 Principales de manera habitual y llegando hasta el mercado de México, donde el disco se editó bajo el nombre de Cuentos chinos, con la misma portada pero variando su parte trasera. “Tú serás mi beibi”/”Te quiero loro” y “Es por la mañana, el niño sale de la cabaña con su caña para ir a pescar” (título extraído de una película)/”San Serinín” le siguieron, aunque sin alcanzar las cotas de popularidad de “cuatro mexicanos quisieron partir de su patria chica hacia Pekín…”

Repitieron con PM Records en el segundo disco, Cómo me pone tu celulitis (1988), sin conseguir repetir con este single el éxito de “Cuatro mexicanos”, ni con el resto del disco, que incluía títulos como “En el castillo de la muerte me encontré una palangana”, “Soldadito de Cuba”, “Cariño”, “Unidos”, ‘Borracho”, “For you”, “Dos besitos”, “La noche” y “Hasta siempre”. La desaparición de la discográfica también llegó acompañada por la disolución de Cuentos Chinos, manteniendo Quique Renau actividad en formaciones como Madnoise (grabaron dos discos con María Padilla, Nando López, ahora en Motel; Rafa Lleó, bajista de The Joke y ahora en Animal Caliente; y Patxi Collado, también en The Joke; más colaboraciones de Juanma Mas y Alfonso Pachés. Además llegaron a actuar en el FIB) o Los Perreros. Aunque Quique aclara que más que el cierre de la discográfica, lo que acabó con el trío fue “la falta de motivación, porque habíamos entrado en una rutina en la que se habían perdido los principios por los que formamos el grupo”.

Echando la vista atrás, Quique Renau considera que una de las principales diferencias de Cuentos Chinos respecto a otros grupos de su época que no llegaron tan lejos se debió a que “tuvimos más suerte que el resto”, incluso en su inicio cree que les acompañó “porque nosotros éramos un grupo para pasar los fines de semana, para divertirnos, sin letras complicadas ni con mensaje, pero tuvimos la suerte de caer en gracia, que es más importante que ser gracioso”. Esa liviandad de las letras ya se deja entrever en sus títulos, admitiendo que en muchos casos eran fruto de alguna anécdota y en algunos otros eran como nombres de local de ensayo “sólo para identificar la canción entre nosotros”.

Los ochenta fueron una época de cajas de ritmos, ocupando sobre todo en el tecno pop el lugar habitual de los baterías. Cuentos Chinos se adaptó a esa tendencia, pero con un añadido: “También es cierto que no encontrábamos ningún batería”. Así  que como trío rodaron por los escenarios, recordando especialmente su victoria en el concurso de Pop Rock de la Diputación… “porque el resto fue más el ruido que las nueces. No queremos quitarnos importancia, pero no fue para tanto”. En  el momento actual, “aunque la música siempre está ahí, hay otras prioridades que llevan a seguir caminos distintos, mientras seguimos creciendo como personas”.

CANDIDATOS

Candidatos siempre fueron Vicent Ros (guitarra y voz) y Jorge Bort (guitarra), formando equipo junto a ellos unos cuantos músicos de manera puntual a lo largo de los años, como Quique Renau (Cuentos Chinos) tocando el bajo, el teclista Alejandro Carda (también de Cuentos Chinos), el bajista Carlos Vargas, el batería Juan García o Ferdi Sales (dueño del Japan Rock Club).

Plasmaron su pop en maxis como el homónimo de 1985 con las canciones “No puedo más”, “Una canción que escuché”, “La chica ideal” y “Lejos de aquí”. En 1988 editaron el single “Dónde estás”/”Hey Tú” (grabado en UMA de Alcossebre) y en 1990 “La noche se acabó”/”Esto puede acabar mal” (estudios Bali, de la Vall d’Uixó). Finalizando ahí su singladura, hasta que en 2002 publicaron el recopilatorio de sus singles Una canción que escuché, con la remasterización de La Seta Azul de Benicàssim y en 2008 volvieron por un día al escenario de la Japan grabando en directo Tanto tiempo.

OTROS GRUPOS DE LOS 80 RELEVANTES A NIVEL LOCAL

Allende. La primera banda del guitarrista flamenco (y más tarde bajista) Rubén Cerisuelo Ferrando, miembro de la dinastía de El Pono –hijo del también guitarrista Salvador Cerisuelo Renau y hermano de Salva del Real-, aunque por aquel entonces apostaba por sonidos más estridentes.  Más tarde pasó por Cromosoma-23, Cuarto Jinete, La Venta, La Caja Negra, Mi sobrino y su combo flamenco, Salva del Real y El Pono.

Beirut en Obras. En sus filas reunió a nombres importantes a nivel local, como Ángel García (también en Abismo, Misa Negra, Cronopios, Sueños Mecánicos y en la actualidad en Gardien, además de gran aficionado a recopilar material sonoro) e Iván Ortiz (compañero de proyecto también en Misa Negra y después ya por otro camino con Cuarto Jinete, Taxidermia Mental, The Ojitos y Perro Loco). Les gustaba el toque oscuro y presentaron una maqueta grabada con prisas para entrar en el mítico recopilatorio provincial N-340 (1984), sin conseguirlo.

Coral Sant Jaume.

Coral Sant Jaume. Su origen data de 1980, dedicándose principalmente a la música religiosa y clásica. Sin embargo, bajo la dirección de su actual director, Alfredo Sanz, se ha abierto a numerosos campos sonoros, tal como lo demostró en el televisivo Cantem de Cor (Canal 9), que ganó en 2011. Como consecuencia de ese triunfo grabó el CD En clave de pop. La labor de Manolo Gil permite tener hoy varias grabaciones antiguas de la coral, que también aparece en los LPs Música de Vila-real II y III, que hoy en día no se pueden encontrar en dependencias municipales. Pusieron las voces al himno oficial del Villarreal CF y a lo largo de su trayectoria también lo han hecho con música del conocido compositor vila-realense Rafael Beltrán Moner, quien le dedicaron su disco Homenajes.

Cromosoma-23. Este grupo sí que logró incluir un tema en el vinilo N-340: “Ultracentrifugadora”, de sonido tecno pop, aunque poco después desapareció. Lo grabaron Santi García (voz), Rubén Cerisuelo (guitarra), Carlos Janés (teclados), Cristian Font (bajo) y Víctor Palmer (batería). Por sus filas también apareció Ferdi Sales (propietario del Japan Rock Club y batería también en Berlín, Baden Baden, Satanás Bombero, Rash Band, Jarabe, Dama Rock, Los Perreros, La Escena/The Scene, Candidatos e incluso tocó en alguna ocasión con los burrianenses Cinema).

Cronopios. Aunque sólo se puede escuchar su música en una casete grabada en 1990 no oficial, presenta la curiosidad de que formó parte de él Joan Raga (director de las compañías teatrales Visitants y Scura Splats). También estuvo Ángel García (después de Misa Negra).

Cuarto Jinete. Dos de sus canciones aparecen en el recopilatorio A la mar, editado por la Cadena COPE. Rubén Cerisuelo formó equipo en este grupo con Alfonso Arrufat, Diego Barrachina, Jorge Monsonís e Iván Ortiz (antes de Taxidermia Mental).

Gin Tonic’s. Formado por miembros de C-H-5 (grupo en el que llegó a formar Morcillo, aunque sin grabar). Su cantante, Porcar El Chino puso también la voz en Spaniels, grupo del Maestrat que aparece con un tema en el disco libro Historia de la música pop de Castellón.

Juan Galera. Pudo grabar en vinilo por su triunfo en el Festival de Cantantes Noveles que organizó la discoteca Donald de la Vall d’Uixó.

Karmel. Una curiosidad: en él estuvo el ahora actor (también director) teatral y cinematográfico Sergio Caballero (Porca misèria, de TV3; Unió Musical Da Capo, de Canal 9; o Son de Mar, de Bigas Luna). También Héctor Más (más tarde en Góvannon).

Misa Negra. El grupo de Ángel García e Iván Ortiz tras Beirut en Obras, además de José Luis Reguera. Gusto por el post punk siniestro y también por acompañar la grabación homónima (1987) por un fanzine, tendencia mantenida por Iván en Taxidermia Mental y por Ángel en Gardien.

Orquesta de Plectro Ciudad de Vila-real y Orquesta de Pulso y Púa Francisco Tárrega. Formaciones creadas por una de las figuras más importantes de la música vila-realense, Pascual Cándido Candi (Trío Los Rebeldes, Kandi-Palas, Los Candi), considerado como “maestro” para muchos músicos de la localidad.

Pascual Juan.  Dolçainer que ha participado en Happy Lovers, en obras de Xarxa Teatre y que llamó incluso de medios nacionales, como el periódico El País, por introducir ese instrumento tan valenciano en el jazz, a través del Pasqualet Swing Jazz, donde Alfredo Sanz (director de la Coral Sant Jaume y con gran trayectoria en música clásica y jazz) se encargaba del piano.

Inda y Javier Bonet. Hace años que van girando por el mundo. Inda –nacido en Tours (Francia) lo hace como miembro de la Spanish Brass Luur Metalls aportando el trombón, mientras que Javier (trompa) participa constantemente con formaciones de música clásica por todo el planeta.

The Mentes. Apareció a finales de los 80 y en 1991 formó parte de un vinilo recopilatorio del sello vila-realense Matraka Records, Matraka Monsters, al lado de El Último Ke Zierre, Los Perreros, Rottest Slag, Goma 2 y Barro.

*Gran parte de la información la aporta Eduard Sanz, autor de la exposición ‘(R) Coneixement dels músics, cantants i compositors relacionats amb Vila-real’

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,