Música >> Portada

Four Seasons. Los motivos de un cierre sonado

Ausencia de relevo generacional, falta de acuerdos con las instituciones públicas, la crisis... Son los motivos que han llevado a los hermanos David y Jordi Pomer a poner fin a una de las salas de conciertos más emblemáticas de Castellón: el Four Seasons. Así lo explican en esta entrevista concedida a Nomepierdoniuna.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jordi Pomer (izquierda) y David Pomer, en el escenario del Four Seasons. Foto: Carme Ripollès.

El 3 de julio se alborotaron las redes sociales en Castellón, aunque también más allá de estas comarcas. El Four Seasons anunciaba en su página de Facebook que cerraba definitivamente sus puertas después de diez años -casi once- de trabajo y de historia musical. Quince días después, aquella publicación ha recibido 1.095 reacciones, con 270 comentarios y ha sido 221 veces compartida. Para el mundo musical y cultural es un golpe importante, ya que el Forsi ponía a Castellón en el mapa de la música en vivo a través de las programaciones que ofrecía al público y también a través del recuerdo que dejaba en los grupos que actuaban en la sala de la calle Castelldefels. Final a una historia que, según los datos que atesora Dani Forcada -programador del Four Seasons, salvo los seis últimos meses… aunque ahora trabajaba de nuevo para la sala-, casi alcanza los 660 conciertos desde que el 9 de noviembre de 2007 cediese su escenario al grupo castellonense Miss Black Emotion. El último concierto aún está por llegar, ya que para el 31 de agosto y 1 de septiembre se está preparando una fiesta de despedida con grupos y djs vinculados a la historia de la sala. En pleno desmontaje del interior del Four Seasons -cuyo local pasa a otras manos a partir de septiembre-, sus propietarios, los hermanos David y Jordi Pomer, cuentan a Nomepierdoniuna los motivos que les han llevado a poner fin a una de las salas de música más importantes que ha tenido Castellón.

El tributo castellonense a Bowie protagonizado por The Alligators llenó dos días seguidos el interior del Four Seasons. Foto: ACF.

>¿Por qué habéis decidido cerrar definitivamente la historia de Four Seasons?
(David) Hay varios factores. No existe un relevo generacional. Gente de mi edad estamos casados y con hijos, y a los jóvenes, con menos obligaciones familiares, no les atraen las salas de conciertos. (Jordi) Falta esa gente joven. La gente de nuestra edad sale una o dos veces al mes. Nosotros crecimos acudiendo a locales y dejándonos sorprender por la música que se ponía allí. Ahora se descubre la música por internet, no acudiendo a las salas. No va suficiente gente a los conciertos. (David) Y, además, todo está monopolizado y cada vez más caro: el IVA, la luz, la bebida con sus tasas… que yo haya comprado y pagado bebida no quiere decir que la haya vendido y obtenido unos ingresos.

>Sigue David con los motivos, pasando al apartado político.
Estamos desde hace tiempo en este país en una etapa por parte gubernamental de “cuanto menos leas y menos sepas, mejor”, y la Comunitat Valenciana siempre ha sido bandera del chabacaneo. Siempre he sido de izquierdas, y creo que el Ayuntamiento de Castellón actual se ha equivocado un poco en el tema de dinamizar la ciudad. Ahora parece que todo el mundo puede hacer lo que sea. Sin embargo, para la gente que llevamos años todo son problemas: que si licencias, auditorías, aforo (llevamos dos años esperando el permiso municipal para el cambio de aforo que hicimos)… y sin recibir ayudas ni subvenciones. A otros lugares que programan no se les pide nada de eso. No vale el “cuanto más mejor” porque sí; o todos iguales o ninguno. ¿Por qué yo me he de gastar un dinero en insonorizar si quiero programar y otros no? Y luego resulta que te gastas un dinero en insonorizar, traes bandas muy buenas con entradas a 15 euros y la gente prefiere ver una caguerà en floretes gratis… y siento si alguien se ofende por esto que digo, pero más ofendido estoy yo. En ese punto estás perdido.

“Te gastas un dinero en insonorizar, traes bandas muy buenas con entradas a 15 euros y la gente prefiere ver una ‘caguerà en floretes’ gratis” (David Pomer)

>En este punto, David señala el año (2016) en que Four Seasons obtuvo permiso municipal para montar barra y programación en la plaza Primer Molí en las fiestas de la Magdalena.
Los problemas para nosotros se sucedieron: “desmonta que viene la reina de las fiestas”; el primer día de la mascletà, que podíamos haber hecho pasta, a quitar la música porque pasaba un dolçainer; por la noche que no hagamos conciertos porque molestamos a los vecinos… pero todo eso se nos dijo una vez pagadas las tasas de ocupación de vía pública, no antes. Mientras tanto, a otros se les da permiso y se les ayuda para montar lo que quieran sin problema alguno. Contra esas cosas no puedes competir. Parece que se prefiera la cantidad a la calidad y que se ignore a la gente que llevamos años trayendo a Castellón cosas de valor.

>Jordi añade…
Desde Ayuntamiento, Diputación… parecen buscar el sensacionalismo, lo que puede aparecer en la portada de un periódico. Ese eslogan de “dinamizar la ciudad”, pues, bueno… creo que lo que hay que dinamizar son los barrios apartados del centro. Si hay algo dinámico en Castellón es el centro, pero las periferias están muy abandonadas. (David) Y a esa gente que llevamos años dinamizando zonas fuera del centro, no la apartes, un respeto hacia ella. (Jordi) En un Ayuntamiento formado por varios partidos, con competencias repartidas, se notaba que no había coordinación inicialmente… Espero que ahora sí la haya.

>David retoma la palabra para apuntar más motivos.
Cuando el Ayuntamiento monta un acontecimiento para la ciudad no cuenta con nosotros; cuenta con la gente que todos conocemos, y las cesiones van todas en bloque. (Jordi) Por ejemplo, se podría organizar algo a nivel municipal y que la gente de las salas llevásemos las barras, obteniendo así un beneficio que nos serviría para costear la temporada de conciertos de manera más desahogada; pero no, te has de hacer cargo de todo, y es evidente que las salas no podemos competir con las empresas que cuentan con esa infraestructura. Hubiese sido una manera de integrar a las salas. La gran cantidad de festivales influye. Antes mayo era un buen mes para las salas, pero este año con tanto evento gratuito, no ha sido así.

Público asistente al concierto de Josh Rouse de la fiesta de aniversario de Nomepierdoniuna, en 2012.

>Jordi recuerda el texto que cuatro salas con licencias para conciertos de la ciudad firmaron quejándose de la alta cantidad de actividades gratuitas.
Se nos tildó de “capadores de la música”. Y resulta curiosa esa reacción cuando nosotros éramos los que aportábamos una visión musical más amplia a Castellón. Al Four Seasons han venido bandas que parecía impensable. La gente las ha disfrutado, y con el añadido de gozar de un trato exquisito. Hemos vivido momentos que no se nos olvidarán nunca. (David) Es que son muchas cosas. A nosotros la SGAE nos aprieta, mientras que a otros locales, no. ¿Por qué? Porque no tienen licencia para música en vivo. A ellos les dejan tranquilos y van a por los que tenemos licencia en regla. A nosotros: doble puerta, puerta de emergencia… a esos otros lugares, nada de eso. Llega un momento que ya dices “basta de estar poniendo dinero”.

>Desde Cultura del Ayuntamiento se ha comentado unas cuantas veces que se reconoce vuestra labor durante años para que Castellón tuviese música en vivo y la concejala, Vero Ruiz, os convocó a los propietarios de las salas a una reunión… que no obtuvo ningún acuerdo entre ambas partes.
(David) Papel mojado.

“Se podría organizar algo a nivel municipal y que la gente de las salas llevásemos las barras, lo que nos serviría para costear la temporada de conciertos. Sería una manera de integrar a las salas ” (Jordi Pomer)

>La versión desde el Ayuntamiento es que os proponían que les presentaseis proyectos para poder colaborar con las salas.
(Jordi) Nos ofrecían hacer ellos ciclos de blues, de jazz… (David) Cosas que no nos darían dinero y a ellos sí publicidad. (Jordi) Nos ofrecían programaciones, pero nosotros ya tenemos programador para nuestra sala, y ya programábamos antes, sin ninguna ayuda. Tenemos una línea y somos fieles a ella. (David) Cosas como el circuito GPS sí son interesantes, porque se trata de bandas emergentes que a la sala no le cuestan dinero, te quedas la mitad de la taquilla y encima ellos te dan dinero. La propuesta del Ayuntamiento no nos parecía interesante: grupos que no son de nuestra línea y apenas nos darían beneficio en comparación con lo que programamos. (Jordi) En nuestro escrito también apuntábamos que con esos conciertos tampoco se ayuda a los músicos: malos equipos, sin pagar bien… Con aquel escrito solo queríamos hacer saber al Ayuntamiento que no estábamos de acuerdo con ciertas cosas, y se nos satanizó por parte del Ayuntamiento y de muchos que interpretaron el texto como quisieron. No queríamos coaccionar, sino hacer saber que las salas de Castellón no estábamos pasando por un buen momento. Lo único que queríamos es que se contase con las salas de conciertos a la hora de hacer festivales, por ejemplo, ya que durante todo el año alimentamos la programación. (David) Nos reunimos con la concejala cinco salas, ninguna hizo lo que nos proponían… por algo será.

>Jordi hace un inciso sobre la aprobación autonómica para que locales con licencia para poner música enlatada puedan programar directos.
Es un engañabobos, porque si el local no reúne las condiciones no podrás hacerlo, ni aunque tengas permiso para hacer conciertos. Te harán una auditoría y te dirán que en esas condiciones no puedes. (David) Les dirán: “Este local hay que insonorizarlo” y, hala, 40.000 euros… y se acabaron los bolos, a seguir sirviendo bocadillos. Pero eso no saldrá en la prensa y tú ya has quedado bien. (Jordi) Pero que quede claro que el cierre de Four Seasons no se debe solo a la política actual de música desde el Ayuntamiento, hay más factores, como la asistencia, la falta de jóvenes…

>En cuanto a la asistencia a los conciertos, se repite de manera sistemática que la gente no acude, pero no es tan taxativo. Es cierto que a algunos conciertos acuden cuatro, pero también lo es que hay grandes entradas y llenos absolutos.
(David) Sí, sí, así es. Pero, bueno, hay que pagar muchas cosas. (Jordi) El problema es que te sale un bolo mal y pierdes, por ejemplo, 600 euros. Recuperar esa cantidad es muy difícil. (David) Porque no son solo los 600 euros del caché y la taquilla, también están los sueldos, la luz, los impuestos… la cifra sube de 600 a 1.000. Y recuperar esos 1.000 euros a lo mejor te cuesta todo un mes, un mes bueno.

Señor Mostaza cerró la experencia de conciertos matinales en 2012, con los que colaboró Espai Menut.

>Y es por la noche donde surge el otro problema, porque la gente que ha ido al concierto no regresa después y la que no ha ido, tampoco va.
(Jordi) La gente de la cultura de pub ya no va por la noche; ahora está el tardeo. Y no hay manera de que venga la gente joven. (David) Lo hemos intentado todo, y no hay manera. Observo una mediocridad en la gente joven, que es lo que desde el Gobierno se ha pretendido. Han desaparecido las inquietudes que antes sí teníamos. Igual es un comentario de agüela, pero así lo percibo. Hay factores que también influyen, como que la zona centro realmente nunca se ha ampliado… y el cambio de costumbres: antes, en Spoonful, abríamos por la tarde y hacíamos el 20% del total de caja, el resto se hacía por la noche; ahora es justo al contrario. Y por la noche hemos probado de todo. (Jordi) Incluso en el Four Seasons. Cuando abrimos, por la noche se hacía el 80%. Pero la tendencia fue cambiando… aunque ahora todo es flojo, conciertos y noche. Confeccionar una buena programación no te garantiza buena asistencia. (David) Bueno, mayo y junio han sido más flojos de lo que esperábamos, pero abril funcionó muy bien. Lo que ocurre que si un par de conciertos te van muy mal, tienes muy complicado remontarlo. Incluso grupos que han funcionado bien, los vuelves a traer y la respuesta del público no es la misma.

“La gente de la cultura de pub ya no va por la noche; ahora está el tardeo. Y no hay manera de que venga la gente joven” (David Pomer)

>Y la gente gasta menos, o así me lo parece.
(Jordi) La media actual de lo que gasta la gente por concierto está en la mitad de hace unos años. La gente no tiene pasta… gastos en los hogares, que son obligados. Por ejemplo, el gasto de los móviles no existía hace unos años. Los grupos también lo están pasando mal. (David) Y nos creemos que estamos en un país muy festero, y no es así. En países del norte, los pubs están llenos entre semana; aquí te la juegas a viernes y sábado. (Jordi) Al principio del Four Seasons, únicamente no abríamos los lunes.

>¿Cuándo empezó ese declive para Four Seasons?
(David) Hace unos cinco años, o así. Yo no sé cómo lo hace alguna gente que sus locales van a más; en mi caso ha sido siempre al revés, de empezar a tope a ir a menos, aunque en algunos casos se han mantenido y en otros, como éste, no. Aquí cubría los gastos, pero eso no me sirve, porque tengo obligaciones que cumplir. Un factor importante es la crisis. La crisis no se nota cuando estalla, ni en los primeros años: tienes el paro, ayudas… La cara de la crisis te aparece cuando se te acaba todo eso, al cabo de unos años, y ya no tienes ingresos. Nosotros ya llevábamos dos años sin ganar nada aquí. A lo mejor, con 25 años aguantas, pero con 47 y tres hijos, ya no. No necesito estar aquí para que me vean. Hago un trabajo y cuando se acaba, se acabó. No tengo un sentimiento de pena. Cerré Octopussy, Shangri-la… y no lloré.

>Durante los últimos años ha existido ese runrún de que Four Seasons podía cerrar, pero a mí me ha sorprendido que haya ocurrido ahora, porque sabía que Dani Forcada volvía y ya estaba trabajando en la programación para después del verano, con conciertos ya cerrados, que irán a parar a Veneno Stereo y a La Burbuja.
(David) No ha sido algo tan de hoy para mañana. El local lleva anunciándose para un traspaso un año y medio largo. El pasado año, en Navidad, tuvimos una persona interesada en quedarse con el local, pero en junio nos dijo que no. Hemos recibido varias ofertas, pero muy bajas, irrespetuosas, notándose que no se valoraba el local. Al final sí nos ha llegado una oferta viable, y hemos decidido que era el momento de cerrar esta etapa.

>O sea, si no os llega esa oferta seria en este momento, ¿el Four Seasons hubiese seguido adelante?
(Jordi) Sí. El plan era ése. (David) Sí, pero muy a mi pesar. Yo tengo tres hijos y… (suspiro). Pero sí, Dani estaba trabajando ya en la programación de otoño desde hacía tiempo. La oferta nos llegó hace un mes y, para mi sorpresa, estábamos de acuerdo en todo. Pero entre que hay un principio de acuerdo y el momento del acuerdo definitivo pasa un tiempo y has de seguir trabajando en la programación… por si acaso. (Jordi) Llevamos muchos años trabajando con managers o directamente con grupos que iban a venir ahora y una vez tomada la decisión de cerrar, no queríamos cancelar y punto, sino que hemos intentado recolocar todos esos conciertos ya acordados. Nos sentíamos con esa obligación y no marcharnos dejando un mal regusto.

El siempre peculiar Bigott, sentado en el escenario.

>Creo que el momento puntual más duro de la historia de Four Seasons fue el aborto del concierto de Bellrays (6 de marzo de 2016) por exceso de aforo tras recibir la Policía una llamada de denuncia de presuntas molestias en el exterior de la sala. En ese momento yo sí que pensé que podía ser el final del local, pero de inmediato os pusisteis a trabajar para acondicionarlo.
(David) Sí, tuvimos que hacer una segunda puerta. Fue una inversión que en otros tiempos no hubiese sido gran cosa, pero ahora sí. Entre obras, auditorías,.. te vas a más de 6.000 euros. Una denuncia de una vecina, un abogado… y al final se vio que todo era mentira, que esas molestias no existían.

>Se os multó por el exceso de aforo legal. ¿Cuál es el actual?
(David) En principio era de 66 personas, luego se pasó a 99 y ahora de 156. Por una puerta más, de 66 a 156. A la hora de fijar el aforo, al anterior propietario del local se le dio a escoger entre una persona por medio metro cuadrado, una persona por metro cuadrado o una persona por metro y medio… y en el Four Seasons nos encontramos con una persona por metro y medio cuadrado.

“La media actual de lo que gasta la gente por concierto está en la mitad de hace unos años. La gente no tiene pasta… gastos en los hogares, que son obligados ” (Jordi Pomer)

>Y tras esa reforma pasasteis los conciertos a la noche, por ver si había mejores respuestas de público, pero apenas duró un mes esa experiencia.
(David) Sí, pero hay una cosa llamada dbs (decibelios). Por la tarde puedes transmitir 30 dbs y por la noche, 25. En el Four Seasons tenemos un limitador. Cuando pinchas música a 90 dbs es atronador, y puedes llegar a 104. Por la noche puedes llegar a 97 dbs. Ahora bien, una cosa es la música enlatada y otra la música en vivo. En el directo, 100 dbs está muy bien, pero 97 es una vergüenza. De un db al siguiente no es como uno más, sino como diez más. Música en directo a 97 dbs era ridículo. No se podía hacer. Así que volvimos a la tarde. Si no hubiese sido por eso, la noche era mejor: has de pagar menos dinero en sueldo al trabajar menos horas, la gente llega por la noche y ya no se va… (Jordi) En un directo, con que el batería le dé un poco fuerte, ya estás en 97 dbs, te salta el limitador, lo que pasa por la PA va restando y no se oye nada. No se podía dar calidad… que a 104 sí la tienes.

>Algo habréis hecho bien cuando bandas de nivel, desde escenarios de festivales, recuerdan positivamente sus pasos por el Four Seasons.
(Jordi) Me voy a quedar con muchos momentos vividos en este local, pero sobre todo con el trato con los grupos. Ahora que hemos anunciado el cierre, muchas bandas de toda España se han manifestado por internet dándonos su apoyo. Eso te deja un buen regusto. (David) Está claro que es un local conocido en España y fuera. Pero no puede ser que hagas un trabajo y te cueste dinero.

>Pero me da la impresión, por ejemplos con otros locales de música o cine, de que ahora son muchos los que expresan su lamento, pero una vez no esté el Four Seasons se apoderará el olvido, porque la gente nos acostumbramos a lo que hay, hasta que en un tiempo renacerá la leyenda sobre el local… algo que ha ocurrido con el Ricoamor, por ejemplo.
(David) Está claro. Es como el Ricoamor. La gente se queja, pero si en lugar de quejarse, fuese a los locales de música en vivo, no cerrarían. Pero queda bien decir que “me sabe mal que cierre”.

Jordi Pomer. Foto. Carme Ripollès.

“Encontraré a faltar los conciertos, el trato con los grupos, aunque no la noche, que era una losa para mí ” (Jordi Pomer)

>Aunque el momento del cierre es duro, contemplando los diez años de vida, ¿cómo sería el balance?
(David) Muy positivo. Pero hay un momento en el que has de saber que si no frenas, te caes por el barranco… y hay que dar el frenazo. (Jordi) Encantadísimo de haber estado aquí, viendo los conciertos que he visto y disfrutando de muchos momentos. Y ver que la gente y que los músicos también lo han disfrutado. (David) El inicio fue muy emocionante, viendo el local lleno y la gente bailando. Eso lo agradeces, claro que lo agradeces, pero hay más cosas que cuentan.

>Desde las salas de conciertos lleváis tiempo vaticinando que la programación actual tiene fecha de caducidad.
(David) Sí, porque se apuesta por la cantidad, al tiempo que se quita calidad. Se ofrece mucho, pero no profundices.

>Y dentro del mundillo musical, ¿no creéis también que hay demasiadas manías, de cerrar filas en torno a un estilo, a un local… y no querer salir de ahí? Por ejemplo, no es habitual que entre Four Seasons y Veneno Stereo haya un flujo importante de espectadores. Parece haber grupos de gente que van a una sala, pero no a la otra, cuando en realidad no estáis tan en las antípodas en cuanto a la programación.
(David) Pero eso no es algo que salga de los propietarios, sino de la gente. Parece que la gente es del Barça o del Madrid, hagan lo que hagan. Probablemente si no estuviese aquí y fuese de fiesta a Veneno, me gustaría. Yo nunca he dado ninguna consigna a gente de aquí para que no vaya a Veneno, ni creo que Toni (Porcar, propietario de Veneno Stereo) lo haya hecho. No sé por qué ocurre, aunque sí que hay público que va a ambos locales. Puedo entender que la gente del Four Seasons no sea la de Los Cipreses, pero no entiendo que se tenga que elegir entre Four Seasons y Veneno. (Jordi) En otras épocas sí que se movía más la gente entre los locales. Ahora, poca gente nosotros y poca Veneno, aunque en Four Seasons, al ser más grande, se nota más si hay poca gente.

David Pomer. Foto: Carme Ripollès.

“Echaré en falta los buenos momentos, pero también me sentiré liberado, estar más tiempo con mis hijos, y eso es muy importante. No es más que otra etapa” (David Pomer)

>Y eso que en Castellón las salas lo habéis probado todo, incluso para atraer gente los jueves: acústicos, monólogos, magia…
(Jordi) No existe una fórmula para que algo funcione. (David) Aunque probablemente en Londres este local estaría lleno. (Jordi) Pero, bueno, Castellón es Castellón, no es Londres.

>Conciertos que se os han quedado grabados.
(David) Porco Bravo. Una banda cuyos discos no me dicen nada, pero se me ha quedado grabada por el show que daban, además de por su naturalidad y humanidad. The Rubinoos, la primera vez que vino Sex Museum, Nick Curran (fue su último concierto en España, apunta Jordi), MFC Chicken, Dictators, la segunda vez de Fuzztones… Por contra, una banda que me gustaba mucho, pero que se negó a tocar ya una vez aquí, fue Hardcore Superstar, que traía un equipo que parecía un hotel. Decían que el local era pequeño, cuando resulta que el manager ya había trabajado con nosotros y conocía la sala. Nos hizo quedar mal con mucha gente, y unos cuantos habían venido de otras provincias.

>La despedida va a ser con una fiesta de dos días, el 31 de agosto y el 1 de septiembre. ¿Qué habrá en ese cartel?
(David) No lo sé aún, de veras. Serán bandas amigas y djs. Habíamos pensado en hacerlo gratuito, pero no, no vamos a regalar dos días de fiesta a gente que no viene nunca. (Jordi) Será un precio de 5 euros, o así. (David) Sí, será un precio módico, pero no gratis. Las cosas tienen un valor. Y, además, con ese dinero, taparemos algún agujero. (Jordi) El programa lo lleva Dani en plan sorpresa.

>A David lo veo muy firme en que es solo el fin de una etapa de su vida, pero… ¿estás seguro de que cuando llegue el otoño no lo echarás de menos? A Jordi lo veo más afectado.
(David) Yo llevo muchos años en esto, 27 o 28. Echaré en falta los buenos momentos, pero también me sentiré liberado, estar más tiempo con mis hijos, y eso es muy importante. Este local lo he decorado yo, creo que tengo muy buena música, pero como no soy Cristiano Ronaldo, no me creo que sea nada especial, porque todos somos iguales. No es más que otra etapa. Igual luego me entra morriña, pero un sábado en el sofá debe de ser la hostia. Bueno, y además, sigo con otros locales, Spoonful y Travesura, no me voy a un convento. Sí que encontraré a faltar el Four Seasons, pero no pasa nada. (Jordi) Yo sí que lo encontraré a faltar, aunque no la noche, que era una losa para mí. Trabajo en el hospital, acabo a las tres, venir aquí, montar la PA, venir la banda, a las siete abrir las puertas, el concierto, el post, irme a mi casa a las cuatro de la mañana… eso no lo encontraré a faltar. El equipo de conciertos me lo quedo y mataré el gusanillo usándolo en las fiestas que monten locales, como he hecho estos últimos años. Pero los conciertos sí los encontraré a faltar, el trato con los grupos. Me dejará un vacío que tendré que llenar con otra cosa (risas).

Una década de recuerdos encerrados en Four Seasons. Foto: Carme RIpollès.

LAS ONCE TEMPORADAS DE FOUR SEASONS

Temporada 2007-08

>Total de conciertos: 23 (el inaugural tuvo lugar el 9 de noviembre de 2007, con Miss Black Emotion). Llenos completos: Maika Makovski (27 de enero), Thunder Express (24 de febrero), Señor No + Telepath Boys (30 de marzo) y Airbag + Fastfood (24 de mayo).

Maika Makovski fue la primera en agotar las entradas en un concierto en el Four Seasons.

Temporada 2008-09

>Total de conciertos: 32. Llenos completos:  Miss Black Emotion (11 de noviembre), Sex Museum (29 de noviembre), Los Reactivos (27 de diciembre), Furious People + Telepath Boys (17 de enero), Conecta 4 (27 de febrero), The Fuzztones (5 de marzo) y Los Coronas (29 de marzo).

Temporada 2009-10

>Total de conciertos: 57. Llenos completos:  The Yu-Yums (25 de octubre), Los Coronas (13 de diciembre), Los Reactivos + Los Brackets (26 de diciembre), Los Chicos + Wau y Los Arrrghs (30 de enero), Lula (20 de febrero), Talenteless + Thin Lizziers (6 de marzo), Malos Vicios + Lid Vil (13 de marzo), L.A. (16 de abril), Day of Rising + Smoking Cotton (4 de mayo) y Bob Evans + Pleasant Dreams (11 de mayo).

Temporada 2010-11

>Total de conciertos: 55. Llenos completos: Popgun + deBigote (23 de octubre), New North + Smoking Cotton (8 de enero), Neil Jung + The Thirteens (29 de enero), Everybody Else + Rarities (19 de febrero), Christina Rosenvinge (25 de febrero), Depressing Claim + Balloon Flights (4 y 5 de marzo), Josele Santiago + Autumn Comets + Montefuji (11 de mayo) y Jim Jones Revue (15 de mayo)

Temporada 2011-12

Total de conciertos: 56. Llenos completos: Skizophonic + Layabouts (8 de octubre), Supersubmarina (21 de octubre), Airbag + Puk*2 (22 de octubre), Supagroup (30 de octubre), ’77+Rock Fucktory (12 de noviembre), Josh Rouse & The Long Vacations (7 de enero), Smoking Cotton + The Boundary (4 de febrero), Capsula (25 de febrero), Talanteless + Harry Kane (10 de marzo), La Habitación Roja (24 de marzo), The Bitters, en matinal (31 de marzo), Bandits, en matinal (19 de mayo).

Josh Rouse llenó en el concierto de aniversario de Nomepierdoniuna.

Temporada 2012-13

>Total de conciertos: 71. Llenos completos: Miss Black Emotion (26 de octubre), Sex Museum (3 de noviembre), ’77 + Burstin’ Out (11 de noviembre), Tom Bombadil, en matinal (17 de noviembre), Berri Txarrak (25 de noviembre), Dover (19 de enero), Shock Treatment (25 y 26 de enero), Juan Nadie-Homenaje a Morcillo (2 de febrero), Harry Kane + Rockaways (2 de marzo), The Bitters (27 de marzo), Giuda (28 de abril), Imperial State Electric + Satan Takes a Holiday (5 de mayo) y Contratempo, en matinal (18 de mayo).

Temporada 2013-14

>Total de conciertos: 71. Llenos completos: Airbag (19 de octubre), Ramons (28 de diciembre), Vincent Von Reverb & Sus Vaqueros Eléctricos (4 de febrero), Smile (5 de febrero), Mambo Jambo (28 de febrero), Porco Bravo + Telepath Boys (8 de marzo), Harry Kane + No Name Yet (22 de marzo), El Sombrero de Color (4 de abril) y Radio Days (15 de mayo).

Temporada 2014-15

Total de conciertos: 67. Llenos completos: Imperial State Electric + ’77 (14 de septiembre), The Dictators, celebrado en Zeppelin, ya que la demanda de entradas sobrepasaba en mucho la capacidad de aforo de Four Seasons (22 de octubre), Bullet Proof Lovers (15 de noviembre), Layabouts + Los Amantes (22 de noviembre), T-Shirts (20 de diciembre), Ramons (27 de diciembre), Neuman (6 de febrero), Arizona Baby (21 de febrero), Los Cromaos (12 de marzo), Guadalupe Plata (18 de marzo) y La Habitación Roja (21 de marzo).

Nick Royale (Imperial State Electric) y el programador Dani Forcada.

 

Temporada 2015-16

>Total de conciertos: 82. Llenos completos: Los Criptozoos (21 de noviembre), Gigatron (27 de noviembre), Pennyroyal Tea (26 de diciembre), The Alligators plays Ziggy Stardust (8 y 9 de enero), Guadalupe Plata (11 de febrero), The Bellrays + Ruth Baker Band (3 de abril) y SNFU + Golpe de Rabia + Anacardos Lata + Boom (23 de abril).

Temporada 2016-17

>Total de conciertos: 81. Llenos completos: Dandy Wolf + Cuberris (26 de diciembre), Fiesta de El Tren Azul, con Johnnie B. Zero + Acapvlco + La Biere Gachosa (17 de febrero), Nothington + Rebel Minds (18 de febrero), The Ataris + Puk*2 (16 de marzo), Ramons (18 de marzo), The Limboos (8 de abril), Nuevo Catecismo Católico + Warsong (30 de abril) y The Fuzillis (7 de mayo).

Temporada 2017-18

Total de conciertos: 60. Llenos completos: Booze & Glory + Krang (15 de marzo), Mario Cobo + Naty Bo, en la presentación del Red Pier Fest (7 de abril), The Tibbs, en la presentación del aniversario de Nomepierdoniuna (14 de abril), The Flatliners + Bates Motel (4 de mayo), Los Franelas (5 de mayo), Remember Hard (19 de mayo) y Teenage Bottlerocket + Panellet (19 de junio). *En esta temporada solo están recopilados los llenos totales a partir de marzo, debido al cambio de programador (Tommy Ramos y Pat Escoín tomaron el relevo provisional de Dani Forcada, entrando a continuación Lucía Simón, quien ha finalizado la temporada).

Uno de los ùltimos llenos en la historia de Four Seasons, los holandeses The Tibbs, en la fiesta de presentación del 10º aniversario de Nomepierdoniuna. Foto: Carme Ripollès.

 


Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad