Música, Teatro y danza >> Festivales, Portada

Mostra d’Arts Escèniques de Castelló. La música va de menos a más; el público infantil tira del teatro

La Mostra d’Arts Escèniques de Castelló surgió de la fusión del teatral Regreso a la Ciudad y del musical Mare Nostrum. Pero a la hora de ponerlo en las calles, más bien ha parecido que se estaban celebrando dos festivales diferentes de manera paralela. Distinta organización, distinto público y también distinta respuesta de la gente. En ambos casos ha ido a más, desde un flojo jueves a un sábado intenso, con coda el domingo. Pero en el apartado teatral se ha registrado una mayor regularidad de asistentes, especialmente por la buena respuesta del público familiar.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Maronda era uno de los principales atractivos de la Mostra, y consiguió llenar el sábado gran parte de la plaza de la Pescateria. Foto: Carme Ripollès (ACF Fotografía).

La I Mostra d’Arts Escèniques de Castelló, que se desarrolló desde el jueves 15 al domingo 18 de octubre, se presentaba con el objetivo de dinamizar culturalmente la ciudad en unas fechas en las que ha recuperado ya su pulso normal tras el verano. Se trata de la fusión del teatral Regreso a la Ciudad-Festival Internacional de Titelles -el pasado año cumplió 23 ediciones- y del musical Castellón Mare Nostrum, nacido en 2014. Sin embargo, una vez puesto en marcha, se ha comprobado que pese a unirse bajo el mismo epígrafe, son más bien dos eventos diferentes y paralelos, tanto por organización interna como por tipo de público. Visto el resultado, y con el propósito de no solaparse en cuanto a horarios y preparación –principalmente en la zona que rodea el Ayuntamiento-, la separación de ambos apartados tal vez fuese beneficiosa para los dos, y ninguno de ellos lo vería con malos ojos.

En cuanto al resultado global, la Mostra no ha conseguido variar los hábitos y costumbres de la ciudad: un jueves laborable de escasa repercusión en cuanto a público, un viernes que fue a más conforme se abría el tiempo de ocio del fin de semana, un sábado intenso y un domingo para disfrutar con calma. Los restaurantes integrados en el programa han sido los más beneficiados en cuanto a clientes en sus sesiones nocturnas. La intención de los organizadores, Norris Bronson & Asociados, que a su vez cuenta con Metrònom, Play Producciones y Castellón en Vivo, al lado de CeBe Muntatges Teatrals, es continuar con el proyecto. Eso sí, todos coinciden en que hay detalles a pulir e incluso reestructurar. Ahora serán Diputación y Ayuntamiento -quienes aportan la cantidad de 36.000 euros-, los que decidirán sobre la continuidad y la fórmula a aplicar. Lo que queda claro es que por el momento se trata de un acontecimiento de repercusión local -incluidas poblaciones vecinas-, pero aún lejos de sus pretensiones turísticas iniciales.

LOS NIÑOS ARRASTRAN A LOS ADULTOS AL TEATRO

Alauda Teatro atrajo al público infantil a la plaza Huerto Sogueros con ‘The Puppets Circus’. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El apartado teatral ha reunido, principalmente, un público familiar, arrastrado por los niños y niñas que, ojipláticos, han seguido desde primera fila las evoluciones de los títeres sobre los escenarios, dentro de una programación diseñada para ellos casi en su totalidad. Salvo la sorprendente excepción del jueves en la plaza de Las Aulas, donde el estreno de La risa de Alicia de Mar de Marionetas apenas reunió a una veintena de espectadores -ante los incredulidad de los organizadores-, el resto de las funciones -18 en total- han tenido un buen nivel de asistencia de público, especialmente en Huerto Sogueros. Así ocurrió ya desde el primer día, con Teatro Arbolé y Alauda Teatro, además de las seis funciones para un máximo de 50 asistentes por pase en el interior de la carpa de Galiot Teatre.

En la plaza del Mercadet, alrededor de cien espectadores el jueves con la obra infantil de Títeres Cachirulo, para ir a más el viernes con el “Cristóbal” de Alauda Teatro, y llenarla casi en su totalidad el sábado con los castellonenses Xarop Teatre y Los primeros burritos. La matinal del domingo tuvo una respuesta satisfactoria en Las Aulas con el clásico Hansel i Gretel, de los hermanos Grimm, a cargo de la compañía Tragaleguas, que por la tarde se encargó de cerrar esta Mostra frente al Ayuntamiento con la experimental La nave de los locos, basada en retablos del pintor barroco El Bosco. La única obra para público adulto, que con un afluencia que iba y venía se mantuvo siempre por encima del centenar de espectadores. Desde la parte teatral de la Mostra se considera que la respuesta de público ha sido buena, pero inferior a cuando iba por libre en el Regreso a la Ciudad.

Esta programación también ha incluido dos Aperitivos con los Artistas, reuniendo en la cafetería El Fadrí a Pablo Girón (Teatro Arbolé), Isabel Sobrino y Rafael Benito (Alauda), Jorge Rey y Carmen Domech (Cachirulo) y Jordi Monserdà y Meritxell Serrats (Galiot), además de Carles Benlliure, Rebeca Castro y Rubén Milián (CeBe). Además de coincidir todos en su pasión por el mundo propio del titiritero y considerar que iniciativas como la Mostra son positivas, comentaron la necesidad de definir el sentido de un evento de estas características. Asimismo, lanzaron unos apuntes en relación a esa gran atención del público más joven que con los años se difumina: “La adolescencia es una franja de edad perdida para el teatro”, apuntaban, considerando a continuación dos factores: “es una etapa en la que se mueven por otros intereses” o “no sabemos conectar con ellos”. Una cuestión difícil de resolver.

Los ocupantes de ‘La nave de los locos’, de Tragaleguas, tomaron tierra en la plaza Major en la clausura de la Mostra. Foto: CeBe.

LA MÚSICA ES PARA EL FIN DE SEMANA

El apartado musical resultó muy similar en su desarrollo el Mare Nostrum del pasado año: de menos a más. El jueves fue un día de músicos actuando para muy pocos espectadores. La ciudad va a su ritmo y cuesta detenerse unos minutos ante los improvisados escenarios en la calle, sin importar la calidad de músicos y sonido. Hubo alguna excepción (Furious People y VeumaniaCS), pero lo más habitual fue que los espectadores se contaran con los dedos. ¿Posibilidad de suprimir la jornada del jueves? No es ésa la intención. Según el organizador, Pablo Sebastiá, “es el mejor anuncio posible de la Mostra; la gente ve músicos en la calle y sabe que el fin de semana habrá más, y lo podrá disfrutar tranquilamente”. Al mismo tiempo, la céntrica Feria de la Tapa y las vecinas tascas registraban una gran actividad. El viernes por la tarde empezó a cambiar el panorama.

El grupo Trece puso el rock and roll clásico en la plaza Major, mientras La Ludoneta desplegaba sus juegos para las familias. Foto: Carme Ripollès (ACF Fotografía).

Aunque en la plaza Pescateria había instalada una carpa con folletos que incluían el programa, pronto se detectó un problema: en él no figuraban las horas y lugares de las actuaciones de media hora de los músicos del Hexágono. Cierto es que se podían consultar en cada escenario, pero el público deambuló perdido de un escenario a otro. Por ese hexágono se movieron músicos locales frecuentes en las salas de Castellón, como Two For Blues, Jordi Vidal (con Joe Jary), Óscar Vidal, Juanjo Carratalá & Germán Romero, Iván Pitarch, VeumaniaCS y Javi Cocona: mientras que de Valencia llegaron la mexicana Lüla Reyna, el dúo Mendoza & Garzinksy, Manolo Taracón (con Carlos Soler), Nacho Pereda (con Diego Barberá), Fede Frottoman y los grandes animadores, Dos Animales.

Vivieron de todo dentro de la escala de atención del público: desde Fede Frottoman actuando únicamente para una amiga y una camarera en Hernán Cortés –las primeras horas de la mañana y de la tarde resultaron muy duras-, hasta animadas fiestas con participación activa del público. Levantaron muchos comentarios positivos Lüla Reyna y la pareja de Limbotheque, Mendoza & Garzinsky, mientras VeumaniaCS sumaban rápidamente espectadores en cada pase. Todos fueron a más en cuanto a aforo y su opinión común era que habían disfrutado de la experiencia, además de crear buenos vínculos entre ellos, como se comprobó en la muy alegre jam de clausura del domingo al mediodía en la plaza de la Paz. Curiosamente, este escenario no tuvo tan buena respuesta como el año anterior, mientras que algunos de los músicos apuntaban la plaza Hernán Cortés como su preferida.

Jordi Vidal decidió formar equipo con Joe Jary durante toda la Mostra. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

En las actuaciones puntuales, muy buenas asistencias a los conciertos de la Pescateria, con Even More y Maronda, consiguiendo que se ocupase casi toda la plaza el viernes y el sábado, respectivamente. El jueves, Furious People, junto a Malditos Bastardos y Rete, salvaron el día más complicado con un centenar de espectadores en la Plaza Mayor, y sorprendió que el viernes la Banda Municipal de Castelló dejase sin ocupar la mitad de las sillas preparadas frente al Ayuntamiento. Una apuesta importante, como las actuaciones de centros de música y danza en la mañana del sábado, se vio empañada por la lluvia, trasladando sólo una parte de ellas a la entrada del Ayuntamiento. Pero por la tarde, entre el grupo Trece, con su rock and roll clásico, y los juegos de La Ludoneta, consiguieron ocupar más de la mitad de la plaza Mayor.

Mendoza & Garzinsky, miembros de Limbotheque, fueron de los más elogiados. Foto: Carme Ripollès (ACF Fotografía).

Opiniones de los músicos:

“El ambiente que se ha creado en las calles ha sido muy bueno. Me ha sorprendido la atención que prestaban los críos” (Iván Pitarch). “Ha estado muy bien esta experiencia; se tendría que repetir más veces. La respuesta es mayor en las terrazas; en los lugares de paso lo normal es que el público se quede a escuchar una o dos canciones. Lo que se hace raro es que estamos más tiempo desplazándonos y montando que tocando” (Jordi Vidal). “Ha resultado muy gratificante. Muchísima gente en las calles escuchando música. Y a mí, personalmente, me ha servido para que más gente me conozca” (Óscar Vidal). “Una experiencia de la que estamos muy contentos, por el ambiente creado entre nosotros y la respuesta del público” (Mendoza & Garzinksy). “Ha sido super bonito. Muy emocionante esta novedad de actuar en la calle y que la gente se acerque a escucharte” (Lüla Reyna). “El pasado año, con Petraski, me saturé con tanta actuación. Este año me he encontrado más a gusto. Además, los técnicos se lo han currado mucho. Creo que a partir de este momento empezaré una carrera en solitario y acústico… ya veremos si será de maratón o de 100 metros. He echado en falta gente como Nacho Silvestre o Junior Mackenzie” (Javi Cocona). “Ha sido bestial. Gran conexión entre los músicos. Nosotros hemos actuado junto a otros tres o cuatro grupos. A partir del tercer día, la garganta lo acusa, pero sigues adelante. Respecto al año pasado se ha echado en falta esa mayor colaboración que había de las cafeterías, que te traían el cafetito… Son detalles pequeños pero que importan” (Dos Animales).

Los siempre animosos Dos Animales formaron unos cuantos tandems, improvisados, incluso con bailarines de break dance. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

Anécdotas:

Monedas depositadas a los músicos en las fundas de las guitarras. El efecto pantalla de sonido creado por el Tram a su paso por las Cuatro Esquinas. Algún momento de peligro de atropello del Tram a espectadores. Algún policía municipal preguntando qué hacían allí, por ejemplo, Manolo Tarancón (repetidas por varios músicos). “El momento en que unos chavales se pusieron a bailar break dance mientras tocábamos” (Dos Animales). “El sábado estuvimos diciendo a la gente que tocábamos por la noche en la Muralla Liberal, y resulta que nos equivocamos de sitio” (Dos Animales). “Los carajillos de Castellón; realmente todos muy buenos” (Mendoza & Garzinsky). “En mi repertorio incluyo dos versiones, una es «El bandoler», de Lluís Llach, y algunas personas se referían a mí como: “El chico que hace versiones de Llach”” (Javi Cocona).

VeumaniaCS, en las Cuatro Esquinas durante la primera jornada. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Los dragones de la compañía Efímer provocaron muchas carreras, risas y sustos en la plaza de Les Aules. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,