Música >> Entrada libre, Festivales, Portada

La hermandad del blues crece en Benicàssim

El Benicàssim Blues Festival ha crecido en su quinta edición, con una plaza de los Dolores abarrotada y con un amplio mar de cabezas en la plaza de la Estación. Muchos momentos para el recuerdo y, desde el punto de vista del espectáculo, Laurence Jones, Sugaray Rayford y Enma Fernández.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aspecto de la plaza de los Dolores durante la actuación del cuarteto Trío Lukumi (sic). Foto: Antonio García @rockmuseumlive

Ferran Bosch vive en el Grao de Castellón. Ramón Figueira vive en Santiago de Compostela. Ambos tocan la armónica. Se acaban de ver por primera vez en persona, pero el blues, la armónica e internet les unió tiempo atrás. Héctor Martín Díaz se sitúa con su guitarra a la derecha del piano de Enma Fernández. No es la primera vez que participa en el Benicàssim Blues Festival, ya lo ha hecho con A Contra Blues. Los gaditanos Mr. Groovy & The Blues Heads ocupan el viernes por la noche el escenario principal. Otros gaditanos, el Trio Lukumi, ocupan el sábado por la tarde el escenario secundario. Lo primero que sorprende es que sean cuatro y lo segundo, que sean los componentes de Mr. Groovy & The Blues Heads, pero con formato distinto. Sábado por la noche, escenario principal, Jon Kareaga, cantante de los bilbaínos Travellin’ Brothers, está siguiendo desde debajo del escenario un tramo de la actuación de su grupo con Sugaray Rayford al frente. Ve a Txerra Soria (Mr. Groovy) a escasos metros, entre el público, le invita a subirse al escenario. Éste entra en la carpa y unos minutos después el gaditano está acompañando con su armónica la voz del gigantesco texano. Tomaccos siguen todas las actuaciones y cuando no las hay, las montan ellos incluso desde un balcón. Da la impresión de que el blues es como una pequeña -en comparación con otros estilos- gran familia, donde todos se conocen y que no deja de crecer. Al Festival de Blues de Benicàssim le pasa lo mismo: sigue aumentando sus cifras, lo ha hecho año tras año -el complicadísimo cálculo apuntaba en la cuarta edición a 15.000 asistentes- y en este quinto se ha superado, con llenos completos en la protegida plaza de los Dolores y un mar de cabezas en la abierta plaza de la Estación. Y lo mejor es que lo hace entre un ambiente muy agradable, con buena calidad de sonido y una calidad musical que nadie discute.

Parte de la organización del Benicàssim Blues Festival, con los hermanos Maquel y Henry Amat en los extremos, más María Pascual -nueva en el grupo organizador- y su pareja, músico y técnico Iván Chabrera. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

Maquel y Henry Amat no podían ocultar su satisfacción en la tarde del domingo, aunque en realidad los dos hermanos ya no la escondían el sábado –siempre dentro de su talante de moderación-, cuando la respuesta de los espectadores ya había superado la previsión. Al mismo tiempo se les creaba un problema a los responsables de Bsound B: cada vez resulta más complicado superarse. El siguiente gran salto debería ser el de alguna estrella mediática internacional, aunque su equivalencia sería la de un considerable aumento del presupuesto. Pero estas cuestiones ya habrá tiempo para planteárselas; por el momento lo que queda es un agradable regusto en el que hay que incluir las buenas respuestas de las sesiones matinales y las masterclasses.

Tomaccos siguieron varios conciertos desde el balcón en la plaza de los Dolores, e incluso actuaron desde allí. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

Si hay que hablar de ganadores por recepción del público, habría que incluir a prácticamente todos los participantes. En orden cronológico hay que empezar por los canarios Los Gumbo Blues, que sólo con cajón y guitarra –más la mucha pericia que proporcionan años de experiencia- se las apañaron para ofrecer un muy buen concierto de apertura, donde entró desde Muddy Waters a Andrés Segovia, ante un número de gente en la plaza de los Dolores mayor que en otras ediciones en ese día y hora (viernes a las 19:00). Les estuvieron viendo desde un balcón los madrileños Tomaccos, un grupo que se dio a conocer en el Proweekend de Castellón y que tiene a esta provincia como su segundo hogar. Ya sobre el escenario, entre el blues y el jazz siempre festivos hicieron bailar con temas como “Ballerine” o ese clarinetístico “Beer” con ecos a “La cucaracha”.

Traslado a  la plaza La Estación, que acabó con una considerable afluencia de espectadores. Allí, Mr. Groovy & The Blue Heads con su blues y humor gaditano, demostrando que se puede hacer una contestataria letra punk o heavy con un elegante tratamiento instrumental, destacando el saxofonista Fran Mangas, quien llegó a realizar un solo con dos saxos a la vez. Blues, rock, funk e incluso un paseo entre el público a lo Mardi Gras… con voces repartidas entre el también armonicista Txerra Soria y el guitarrista chipriota Philip Pearson.

Velma Powell, con Jorge Otero al fondo. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

Velma Powell –profesora de inglés en España- buscaba instrumentos para sus letras y Bluedays buscaban letras para sus composiciones aún instrumentales. Unieron necesidades, se pusieron en manos del guitarrista Francisco Simón (Red House) como productor, y a funcionar. Su actuación dejó un tanto perplejo al numeroso público cuando la cantante de Chicago abandonó el escenario. En realidad tomó el camino de los camerinos para regresar acto seguido con cambio de vestuario, subirse de nuevo a la tarima y volver a bajarse un poco antes de acabar, dirigiéndose esta vez a la parada de discos. Por su sangre corre sangre de la familia de John Lee Hooker, por lo que fue lógico que sonase “Boom boom”, el tema más aplaudido, poco antes de un “Hound dog” muy cambiado respecto al cantado por Elvis. Cada solo de Francisco Simón fue ovacionado, dentro del trabajo coordinado por el bajista y maestro de ceremonias Jorge Otero Jafo.

Si la matinal del sábado y primeras horas de la tarde ya estuvieron cargadas de actividad, con esa actuación especial de Las Auténticas en la calle Dolores estrenando su primer tema  propio, a partir de las 19:30 llegaron los puntos álgidos. En la plaza de los Dolores, media hora de retraso respecto al horario previsto por la ligera lluvia caída durante el día que obligó a adoptar precauciones con los equipos técnicos de Metrònom, manejados por José Marcos Roig y Juanvi Miguel (éste en la plaza Estación). Los gallegos Andhrea & The Black Cats agradaron, y mucho,  con la voz de Andhrea –es de Ibi- y la armónica del showman Ramón Figueira al frente.  Sus canciones beben del blues más clásico –“de aquellas canciones que tienen por lo menos 30 años… desde que murió su autor”-, aunque entre Leadbelly, Muddy Waters… colaron el “Chocolate Jesus” de Tom Waits. Curiosamente, el Trío Lukumi –en formación de cuarteto- también se decantó por el particular creador de Pomona dentro de un repertorio que llevaba al blues temas propios del funk o el rock, junto con la deliciosa “My baby just cares for me” de Nina Simone.

El joven Laurence Jones deleitó con su guitarra. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

El espectáculo esperaba en la plaza de la Estación, empezando con el joven guitarrista inglés Laurence Jones. A sus 23 años ya acumula premios al Artista Joven del Año 2014 y 2015 de los British Blues Awards. Y sobre el escenario demostró sus espectaculares cualidades en una formación de power trio que oscilaba entre el blues y el hard rock. Hizo sonar algunas notas del “Voodoo Child” de Hendrix y se lució con el “Higher ground” de Stevie Wonder, aunque lo mejor llegó con el solo de la lenta y larga “Thunder in the sky”, que abría su primer disco (2012). No faltó el clásico “Everyday I have the blues” de BB King, aunque en su caso habría que añadir el rock y el funk.

Y acto seguido, el concierto que se presumía como “algo más que un concierto”. Salió Travellin’ Brothers ante una plaza a rebosar e interpretó cuatro temas mientras Sugaray Rayford les observaba desde un lateral de la carpa. Tras el premonitorio “The best is yet to come”, el gigantesco texano tomó el relevo de Jon Kareaga y comenzó su particular show, con movimientos de baile sorprendentes para su volumen. “Baby what you want me to do” de Jimmy Reed fue su particular arranque, con una declaración de intenciones: “I’ll play the blues for you”, de Albert King.  Cantó el blues, bailó, sudó litros, repartió collares, sonrió a todo el mundo y dio lo que se esperaba de él rodeado por una backing band de lujo, como Travellin’ Brothers.

El texano Sugaray Rayford impresionó con su presencia, movimientos y voz. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

Como es habitual, la explanada del Torreón de San Vicente fue el lugar escogido para los dos últimos conciertos, en la tarde del domingo. Y, para seguir la línea, más público que en ediciones anteriores desde primera hora (19:00). Abrió el trío italiano Veronica & The Red Wine Serenaders, con su blues básico, con guitarra, contrabajo, ukelele o washboard. Mucha simpatía y bella voz de Verónica mientras rememoraba a Frank Sinatra o Bessie Smith

El final lo puso el espectacular pianista catalán Enma Fernández acompañado por una experimentada formación con dos saxos que derramó a partes iguales rock and roll y elegancia. Para la galería, el espectacular momento en el que Enma tocó su piano sentado encima de él y de espaldas a las teclas. Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Elvis Presley… rock and roll como guinda de esta exitosa quinta edición del Benicàssim Blues Festival. Ya lo cantaron: “All I wanna do is rock”.

El grupo del pianista Enma Fernández cerró de manera feliz esta quinta edición. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

OPINIONES DE PARTICIPANTES

  • Bluedays: “Ha sido un fin de semana fantástico, no sólo el concierto, donde nos han tratado exquisitamente bien en todos los sentidos. Benicàssim Blues está creciendo a un ritmo tan óptimo, en calidad de programación como en organización, como para que en dos años más esté en la vanguardia de festivales españoles”.
  • Las Auténticas: “Nuestra experiencia en el festival ha sido genial y muy emocionante, porque presentamos nuestro primer tema propio, “Mala decisión”. Disfrutamos mucho durante el concierto con la cantidad de gente que se acercó a vernos y el ambientazo. Invitados de lujo como José Galindo y la colaboración espontánea de Jesús Gimeno. El festival nos parece una iniciativa muy chula y cada año atrae a más gente. Nos permite disfrutar durante todo un fin de semana, día y noche, de un montón de actividades y conciertos”.
  • Tomaccos: “Nuestra experiencia ha sido fabulosa. Ha habido mucho público en todas las actuaciones y ha venido a vernos gente que nos conocía ya de anteriores ocasiones aquí en Castellón. Además, hemos conocido mucha gente y seguro que salen más conciertos después de esto. El festival es una maravilla, Maquel, la organización, los técnicos de sonido, el cartel y el pueblo totalmente involucrado. Nos han tratado de fábula. Repetiremos seguro, como artistas o como público”.

La plaza de los Dolores acogió bailes improvisados entre el público. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

 

  • Trío Lukumi: “La experiencia ha sido positiva. Buen público. El festival en sí ha parecido que ha contado con buenas bandas. Nos vamos contentos”.
  • Andhrea and the Black Cats: “Nuestra experiencia ha sido espectacular, ya no sólo por el concierto y el público, sino por el trato recibido. El festival es un caramelo. Da gusto ver cómo todo un pueblo se moviliza, ya sea como público, como local que apoya… Todo por amor al blues. Tiene un gran encanto tocar en medio de una plaza del pueblo y que veas a gente que está tomando algo sentada en la terraza de un local, mientras otros están de pie bailando sin parar. Tener los dos tipos de público es una gozada. La verdad es que nos vamos para Santiago encantados por todo lo vivido, ha sido un auténtico placer”.
  • Travellin’ Brothers: “Ha sido un lujo. La respuesta ha sido genial, lleno hasta la bandera y con el público muy feliz. Sugaray está muy contento. En cuanto al festival en si, sigue creciendo año a año, un trato inmejorable y una organización excelente”.

Aspecto de la plaza Estación en la noche del sábado. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

 


Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,