Música >> Festivales, Portada

Salto hacia delante de la Fira Trovam!-ProWeekend

La 5ª edición de la Fira Trovam!-ProWeekend ha dejado, con diferencia, el mejor regusto de las celebradas hasta el momento. Según la organización, fueron 10.000 las asistencias a las actuaciones en diferentes espacios de Castellón entre el 9 y el 12 de noviembre. Los resultados reales en cuanto a contactos y planificaciones se verán en un futuro inminente y a medio plazo.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

#TroVAM2017 Gràcies!!

Encara amb la ressaca del #TroVAM2017, amb totes les sensacions al cor i a la retina, vos volem dir a tots i a totes: MOLTES GRÀCIES!!!📸 Manuel Peris

Publié par Trovam – Proweekend. La Fira Valenciana de la Música. sur dimanche 12 novembre 2017

*Imágenes del vídeo de cabecera: Manuel Peris Tirado.

La Fira Musical Trovam!-ProWeekend ha dado un importante salto hacia delante en su quinta edición (la tercera conjunta de ambos eventos). El concepto de “feria musical” ha costado de calar en Castellón, confundiéndose en los primeros años con el de “festival de música”. En esta ocasión sí se ha observado una mayor predisposición general para ir a vender su producto por parte de los participantes, al tiempo que el público ha respondido de manera más palpable, atraído por un cartel cuyo anuncio ya provocó un importante revuelo en las redes sociales, al tiempo que se añadía el concepto de “festival obert” junto al de “feria”. Del jueves 9 al domingo 12 de noviembre se registró en general una notable asistencia a showcases -actuaciones musicales cortas de exhibición- como a los conciertos en sí. Los speed meetings -encuentros entre promotores y músicos- han funcionado con fluidez, mientras que la parte teórica ha reunido en la sala de prensa un buen número de asistentes a cada charla. El resultado real de esta iniciativa organizada por el Institut Valencià de Cultura de la Generalitat Valenciana, Ayuntamiento de Castellón, Diputación y la Valencian Music Association (VAM!) se verá con el tiempo, ya que la feria es en realidad un lugar de contactos. Según la organización, han sido unas 10.000 las asistencias a esta edición de 2017.

Una idea básica ha sobrevolado esta edición: la necesidad de profesionalizar los diferentes apartados de un sector cultural que según los datos aportados por Enric Nomdedéu, secretario autonómico de Ocupació y director general del Servef, permite disponer de trabajo a unas 60.000 personas. A partir de ahí, diálogos sobre planes de proyectos de ciudades musicales, el estado actual de la música y el futuro de los festivales, así como la redacción de un protocolo contra las agresiones sexistas, además de debates sobre los derechos de autor o las vías de crecimiento de los músicos. Hubo una mayor presencia femenina en el programa, incluido un encuentro de colectivos de mujeres.

La sala de prensa del Auditori fue el punto de debate alrededor de la industria musical. Foto: Manuel Peris.

A nivel de actuaciones musicales, fueron Maria del Mar Bonet y Jorge Drexler -el uruguayo rozó el lleno completo en la sala Sinfónica del Auditori- los que más público atrajeron, destacando la asistencia e implicación de los espectadores en la demoledora actuación de Niña Coyote eta Chico Tornado, la intensamente emocional de Enric Monfefusco y la bailable de Rufus T. Firefly. En la plaza Mayor, lleno el sábado para moverse al ritmo de bandas como, entre otras, la castellonense La Ranamanca o Smoking Souls.

Con el aval de esta buena respuesta, desde la organización -liderada por Joan Gregori Maria– ya se piensa en la sexta edición, con ideas como la mejora de protocolos de contratación, mayor equilibrio en la agenda de programación, consolidar las propuestas musicales dirigidas a los más pequeños, así como la mejora de los servicios que se ofrecen a los asistentes. Ajustar los horarios, evitando simultaneidades dentro del mismo Auditori, es un aspecto a corregir en el desarrollo de la Fira, mientras que un espacio como la sala Magic Box mantiene las dificultades para conseguir un buen sonido, afectando principalmente a las actuaciones más cañeras, como la de Gatomidi.

JUEVES: LA NOCHE DE MARIA DEL MAR BONET Y DE LOS PREMIS OVIDI

La celebración de reuniones internas del sector de programadores hizo que desde el mismo arranque el Auditori presentase una alta tasa de asistencia de público, mantenida a lo largo de la jornada con los especiales alicientes de la actuación de Maria del Mar y de la entrega dels Premis Ovidi. Hora complicada (14:00) para Sacromonte -el proyecto que desarrolla desde Berlín el castellonense Alberto Lucendo- y para Les Anxovetes, cuyas actuaciones, además, se desarrollaron simultáneamente. Más agradecida la inclusión de Jazzmatiks en una repleta cafetería a las 15:30.

Maria del Mar Bonet repasó sus 50 años encima de los escenarios. Foto: Trovam!-ProWeekend.

El jazz de The Quiet Mind, la música de raíz mediterránea de Musicants -el nuevo proyecto de Manolo Miralles (ex Al Tall)- y la sorpresa de la cantautora gallega Ses, con su mezcla de folk de su tierra, blues y punk, dejaron paso a Maria del Mar Bonet, quien en formato de cuarteto, con su fiel Borja Penalba a la guitarra, repasó sus 50 anys als escenaris. Recorrido de su vida -hasta llegar al reciente disco Ultramar– a base de las canciones escritas en momentos significativos dejando para la parte final temas emblemáticos como “Què volen aquesta gent?” -pensando especialmente en la situación actual catalana, al igual que “Les illes”- y el remate de “La balanguera”, con complicidad en todo momento con el público que llenó por completo la platea.

La primera jornada finalizó con la entrega de los Premis Ovidi, que recayeron en los discos Línies en el cel elèctric, de Mireia Vives i Borja Penalba (cançó d’autor), Flamencianes, de Josep Aparicio Apa (folk), Humanité, de Candela Roots (mestissatge), Patraix, de Tardor (pop); Cendra i or, de Smoking Souls (rock) i Raval, de Zoo (hip-hop y electrònica), Pròxima B de Júlia (mejor producción y arreglos). Mejor canción: “Balconades” del disco Segona mà de Tomàs de los Santos. Mejor letra: La mestra, del disco Raval de Zoo. Mejor diseño: Soysoft, por Pròxima B de Júlia. Mejor videoclip: Tresdeu Media por Vida de Smoking Souls. La banda Nuc fue premiada como grupo revelación, mientras que Maria del Mar Bonet y el sello Comboi Records fueron distinguidos por sus respectivas trayectorias.

Los ganadores de los Premis Ovidi. Foto: Trovam!-ProWeekend.

VIERNES: EL DÍA DEL FESTIVAL AUDITORI OBERT

Como novedad en esta edición, el Festival Auditori Obert. Una cita musical que, durante toda la tarde y noche (y madrugada del día siguiente) del viernes 10, propuso una montaña rusa de sonoridades y géneros. Como, por ejemplo, pasar del colorido Un Estrany Poder (2017) de Els Amics de les Arts al ácido “Paradiso” de Mueveloreina o al amanecer de Enric Montefusco. Pero antes hubo mucho más, con VerdCel, Marcel, Guadi Galego, Bron, Badlands, Las Víctimas Civiles, Alberto Montero, Marcel Cranc y Pavvla.

Els Amics de les Arts lograron una buena respuesta de público en la Magic Box. Foto: Carme Ripollès.

El escenario de la Magic Box dejó un sabor agridulce. Su propia estructura permitía unos directos cercanos; aunque imposibilitaba la visión desde las últimas filas. Otro problema fue el sonido. Aun así, dio paso a directos como el de Anímic, quienes, pese a enfrentarse ya a las últimas horas de la jornada, lo que supuso que bajase notablemente el número de asistentes, tejieron uno de los directos más hipnóticos. Entre el folk, rock alternativo, drum’n’bass y shoegazing, conseguía una atmósfera entre la oscuridad y la luz. Con una Louise Sansom (voz) dispuesta a dejarse llevar, y con ella al público; en una ocasión incluso admitió un “se me ha ido la olla en esta canción y estos (refiriéndose, con cariño, a su banda) me han seguido como locos”.

Quienes también sufrieron la baja asistencia fueron Mueveloreina. Se trataba de la única propuesta de carácter urbano de la programación. No les ayudó la hora (2:25), ni tampoco el escenario; tal vez se trataba de una propuesta que habría cuajado, por su estética y características, mucho mejor en otro espacio como la Plaza Mayor. Pero el dúo de trap (con una arrolladora Karma Cereza) ni se inmutó y dejó un directo ácido, descarado y muy bailable. Con ese “Vivas” que en días como estos parece que debería sonar con aún más fuerza.

Los que sí se llevaron el pleno fueron Els Amics de les Arts. Con un ritmo más calmado e íntimo, parece que el nuevo trabajo de la banda, Un estrany poder, llega de la mano de un directo mucho más hilvanado. Siguen valiéndose de su característico pop y folk cercano y colorido sobre el escenario para enganchar al público. Un directo tal vez un tanto previsible que quedaría poco después eclipsado por el paso de Niña Coyote eta Chico Tornado por la Sala de Cámara.

Niña Cohete eta Chico Tornado revolucionaron la Sala de Cambra. Foto: Carme Ripollès.

El dúo donostiarra ofreció en Castellón el penúltimo concierto de la gira de su Lp EATE (Pozoi Records, 2016), que ha llegado a Rusia o México. Hablar de su potencia y energía es baladí; lo suyo es un juego de miradas intensas, de sorpresa, silencios y aporreos. Magia cuando el público, inexplicablemente en un espacio con asientos, invadió el escenario tras la invitación de Koldo, frontman de la banda. Los amplificadores pueden suplir a los componentes de una banda de rock duro y pesado. Y con la última ovación, ya todos de pie, se les vació el stock del merchandising.

La Sala Sinfónica también dejó muy buenos sabores de boca. Algunos tanto como el de Enric Montefusco. El ex Standstill propone un directo que mantiene un hilo argumental basado en su EP Meridiana (2016), construyendo significados entre ritmos y consiguiendo llevarse con él al público desde el primer momento. Su voz fue capaz de embellecer la Sala Sinfónica y no dejó de sorprender ni en la despedida, ya que el concierto terminó en el hall del Auditori. Y mientras Enric Montefusco disfrutaba del calor del público, otros parecían sentirse extraños en la Sala Sinfónica, como Sokolov, con Mireia Pérez y Assad Kassab al frente, con un directo que dejaba una sensación un tanto fría.

Después de un gran concierto en la Sala Sinfónica, Enric Montefusco trasladó el final hasta el vestíbulo del Auditori. Foto: Carme Ripollès.

Sin etiquetas, ni intención de tenerlas, Soledad Vélez también cautivó la Sala Sinfónica, pero esta vez con sonoridades folk y música ambiental. Una de las grandes características de la artista chilena es cómo entra en auténtico trance sobre el escenario, algo que se contagia al público. Una prueba de ello fue cuando Soledad Vélez bajaba junto al público para cantar con su particular voz y su cuerpo se dejaba llevar por la música. Imposible de clasificar, ni de poder dejar de mirar.

El Festival Auditori Obert también guardaba propuestas locales. Este es el caso de una siempre sobresaliente Nadia Sheikh, quien se subió en formato banda al escenario de la Sala Sinfónica. Mientras, en la Magic Box deBigote y su reciente Telescopia (2017) desperezaban y empezaban a quitar las telarañas (tarea no sencilla) al público en la Magic Box a golpe de bailes imposibles y sonoridades pop que ya son su seña.

Desde una especie de bruma londinense surgió la alcorina Nadia Sheikh junto a su joven banda británica. Foto: Carme Ripollès.

SÁBADO: LA FERIA SE BIFURCA EN CUATRO ESPACIOS

La jornada del sábado arrancó con una conferencia en el Auditori de Luis Mendo, vicepresidente de AIE (Artistas, Intérpretes y Ejecutantes) sobre la gestión de los derechos de los músicos. A partir de ese momento la actividad se bifurcó en cuatro espacios: Auditori (la energía del rock indie de Psychodrome en simultáneo contraste con los ritmos latinos de Santero y Los Muchachos, Wild Ripple, Ombra, Screams on Sunday, Mow, Texxcoco, Gatomidi, los también triunfadores Rufus T. Firefly, L’Emperador, The Niftys y los locales Arte Pop y Skizophonic, más las sesiones de Dj Gahbo y de Juan de Pablos); plaza Hort dels Corders (con los infantiles Jazzejant amb xiquets de Sedajazz y Els contes cantats i contants de Àlvar Carpí, más Urbàlia Rurana, Belda i Sanjosex y exhibición de muixerangues); el Teatre Principal (Mireia Vives & Borja Penalba y Maria Arnal & Marcel Bagés); y la abarrotada Plaza Mayor.

El Benicàssim Blues Festival contó con la actuación del dúo suizo The Two para presentar la edición de 2018, a celebrar entre el 1 y el 3 de junio, avanzando dos nombres: Rumble 2 Jungle y Two Empty Bottles. Además, en la Plaza Mayor de Castelló, el 10 de marzo (Fiestas de la Magdalena), A Contra Blues y un proyecto que preparan Sol González y Hèctor Tirado.

Maria Arnal i Marcel Bagés, en el Teatre Principal. Foto: Carme Ripollès.

Jorge Drexler dejó uno de los conciertos más emotivos del Trovam! 2017. Toda una demostración de la fidelidad de su público, que llenó la sala sinfónica del Auditori casi hasta los topes, y de fidelidad a sí mismo. El músico uruguayo se sobrepuso a una prueba de sonido calamitosa -durante el concierto lamentó, con ironía pero en repetidas ocasiones, la excesiva reverberación de la sala-, para sentirse a gusto progresivamente hasta alcanzar una complicidad total con la audiencia. Y, prácticamente, no quererse ir del escenario entre un sinfín de agradecimientos. Incluso al sonido.

Una progresión que se cimentó en sus espléndidas canciones. Repletas de imágenes evocadoras y articuladas a través de diferentes ritmos latinoamericanos hilados por sus características melodías pop. Especialmente las de su brillante último disco, Salvavidas de hielo, llevado al directo con arreglos muy similares, con la guitarra como símbolo y lenguaje para decirlo prácticamente todo. Desde las proyecciones a través de sus seis cuerdas hasta muchas de las percusiones y bajos.

“Movimiento”, “Telefonía”, “Pongamos que hablo de Martínez” (dedicada a Joaquín Sabina por cambiarle “la vida entera” llevándole de la mano de Montevideo a Madrid), “Estalactitas” (dedicada a esos años de adolescencia cuando “en los bolsillos no hay nada más que tiempo”) y, especialmente, “Asilo”. Convertida en uno de los principales himnos de la gira, por hacer referencia al refugio que significan sus conciertos con respecto a la cruda realidad. Sin olvidar clásicos como la “Milonga del moro judío”.

Arropadas todas ellas por una magnífica banda y, alternativamente, en formato solo acústico sentado -logrando alguno de los momentos más bellos de la noche- o acompañándose por las palmas, los chasquidos y los coros del público. Un festín tras el que Jorge Drexler terminó agasajado por sus innumerables fans y sus particulares historias de amor con sus canciones y de copas en un céntrico bar de Castellón.

Jorge Drexler emocionó y se emocionó en una Sala Sinfónica llena casi por completo. Foto: Manuel Peris Tirado.

Al mismo tiempo, en la Plaza Mayor, Candela Roots, recién premiados en el Trovam!-ProWeekend con el Ovidi al Millor disc de mestissatge 2017 por Humanité, tenían que templar al público; la noche se esperaba intensa. Con la audiencia todavía dispersa y esperando la llegada de los jóvenes, el reggae de raíces de los valencianos empezaba a congregar público.

Cada vez que El Diluvi pisa un escenario tiene esa facilidad para conectar automáticamente con el público, que no tardó en corear junto a ellos “Hem trobat el foc que crema el dolor”. Manteniendo ese fuego y un sonido que fusiona estilos como el rock, la rumba y el folk con la música tradicional, sin olvidar el siempre palpitante mensaje de sus letras.

El siguiente turno fue para Smoking Souls, de Pego. Uno de los platos fuertes de la noche, de los de mayor agitación en las primeras filas y coros del público. La banda despedía su gira Cendra i or por tierras valencianas, a punto de pasear su rock duro por Cataluña. Puesta en escena sobresaliente, con un show de luces acoplado a cada cambio de intensidad de la banda, que no presentó ni un pero en cuanto a ejecución.

La energía rockera de Smoking Souls cerró la parte valenciana de su gira ‘Cendra i or’ en la plaza Mayor de Castellón. Foto: Adrián del Barrio.

Con la misma expectación y similar dureza, Funkiwis ocuparon el escenario. Menos melódicos y con mayor carga de hip hop, denuncia y festividad en sus letras. Con el bajo como principal motor del directo, mezclaron en su set temas de sus tres discos (Sírvase su copa aquí, Nadie al volante y Mundo roto), algunos más cargados del funk que les caracterizaba en sus primeros trabajos, otros con el mestizaje más reconocible de sus nuevas composiciones. Carácter, muchísimo.

Con las tres bandas previas, el balón quedó botando delante de la portería para La Ranamanca. Ellos jugaban en casa, presentaban su tercer largo (Demente libre, 2017) y tenían al público ya ardiendo. La “rumba de La Plana” sienta muy bien para bailar, y las nuevas apuestas del último disco, con la incorporación de guitarra eléctrica y mezclas más cercanas al ska, entraron directas a los pies de los presentes. Respuesta ferviente de su público más fiel, el de aquí, que recordaba temas ya clásicos (“Me quedo sintigo”, “Cariño a ratos lo avisaste”) y ya entonaba novedades como “Cuando estábamos bien”, single de su Demente Libre.

Gabi Martínez sorprendió con su rapado al cero en el concierto de La Ranamana. Foto: Adrián del Barrio.

DOMINGO: DESPEDIDA CON LOS MÁS JÓVENES COMO PROTAGONISTAS

Este año se decidió recortar media jornada la programación de cuatro días, reduciéndose la del domingo a la matinal en el Auditori, con acceso gratuito y el público familiar como destinatario. Y hubo buena respuesta, tanto en los talleres de manualidades y el de cajón, como en las actuaciones de Pablo Llavador y Dwomo, a pesar de que estos tuvieron problemas con el sonido. Concluía el Trovam!-ProWeekend 2017 y los organizadores ya debatían algunas ideas para 2018.

Los valencianos Dwomo se encargaron de cerrar la quinta edición. Foto: Carme Ripollès.

OPINIONES DE LOS ASISTENTES

  • Ignacio Morcillo Vargas: “Es el primer Trovam al que he podido asistir dos días. Me ha gustado la variedad de grupos. Un 9 para la organización; un 9 porque se podría mejorar el sonido en la Magic Box y en el espacio de abajo…. y no es problema del técnico, sino más bien del lugar. Por otro lado, asistí a la mesa redonda de Músicos y la Zona de Confort y, aparte de los componentes de la mesa redonda, ¿había músicos en la sala? Pues no. Un lugar de encuentro por y para gente relacionada con la música, no solo para espectadores, y poca presencia de músicos. Satisfecho de la experiencia (que no de la hamburguesa del viernes)”.
  • Marisol Barbero: “El sonido de la Magic se debería intentar mejorar. Y ajustar los horarios de conciertos para evitar solaparse. Por lo demás en líneas generales, bien. Una buena oportunidad de conocer nuevos grupos”.
  • Lauri Mañas: “Me ha parecido notar en los escenarios más presencia femenina de lo habitual”.

Yannick Nannette, del dúo suizo The Two. Foto: Cristian Lorente.

  • Alexis Imbernón: “Buena organización, muy buena iniciativa, buenos grupos y sonido bien, quizás muy enfocado a la parte de detrás, ya que en la parte de delante faltaba bastante presión (pero no es tarea fácil, cambios exprés, mala acústica del recinto…). El cambio de horario en la Plaza Mayor (no vi ningún tipo de aviso, y ahora acabo de entrar a la página oficial y tampoco lo he visto) hizo que me perdiera a Smoking Souls. Con un simple aviso con micro en mano en la misma plaza, ya hubiera sido suficiente. Así pues, la propuesta de tener un/a presentador quizás sería interesante. Musicalmente me quedo con el descubrimiento de Funkiwis, todo un espectáculo. ¡Muy buen emplazamiento!”.
  • Lolo Ferrer: La oportunidad de ver y descubrir a nuevas formaciones año tras año hace que siempre espere con expectación las fechas de este evento. Las charlas, más allá de estar de acuerdo o no con las opiniones de los ponentes, son muy validas para escuchar diferentes puntos de vista y ampliar el campo de visión sobre multitud de temas que atañen al mundo de la música. Una buena organización, un trato fantástico. El talón de Aquiles difícilmente mejorable: el sonido en alguna de sus ubicaciones, espacios con una acústica complicada y sonorizar a tantos grupos uno detrás de otro, es labor de titanes. Igualmente en las salas con buena acústica como la Sala de Cambra, o los conciertos en la Sinfónica, el sonido fue muy correcto. Hacer que un grupo suene bien en el Espai Foyer es imposible”.

Alberto Lucendo se desplazó desde Berlín para ofrecer su proyecto Sacramento, aunque en una franja horaria complicada. Foto: Antonio García @rockmuseumlive

  • Enrique Bellido: “Buen emplazamiento, buena y mucha música, muy buena gente y sentirse como en casa. Siempre se pueden mejorar cosas pero mi enhorabuena para tod@s”.
  • Javier Coca Malfetta: “Per a mi hi ha diversos aspectes a avaluar. El primer és el fals concepte de festival. Per què? Doncs perquè no es tracta d’un festival tant com d’una fira. Tot i que amb traces de festival, el concepte principal és el de Fira Valenciana de la Música, i com a tal, no es pot deixar de donar les gràcies a l’organització pel treball ben fet. I el treball està ben fet quan professionals del món de la música estableixen contacte entre ells i intercanvien telèfons, facebooks, instagrams i contacte en general. He tret un bon grapat de contactes amb els que relacionar-me per a aprendre de la seva gestió en plans estratègics culturals, o de periodistes que treballen estils específics de música, o programadors que buscaven noms per a les seves carteleries pensant en 2018. Quant a aspectes a millorar, Metrònom te una bona selecció de professionals que han demostrat ben bé en moltes ocasions un bon treball, tot i que s’ha de tenir en compte les característiques de cada lloc. La Magic Box és una sala que sempre ha sonat malament, i l’espai Foyer no és un lloc destinat a la celebració de concerts. A la ciutat de Castelló tampoc es disposa de massa llocs per a una fira d’aquestes característiques i, tot i no ser els millors espais acústics, no se on es podria realitzar de ser en un altre emplaçament. Una cosa que sí que he lamentat és la coincidència de Maria Arnal i Marcel Bagés i de Jorge Drexler. Jo sóc un dels molts que hagueren volgut anar a ambdues actuacions. Tret d’aquests aspectes de millora, com a professional acreditat al festival, he pogut gaudir i treure bons resultats. Com a espectador de concerts, he tret alguns descobriments molt interessants i poc he de criticar tota la feina que ha hagut. I puc sentir un poc d’orgullque la Fira Valenciana de la Música es celebre ací a Castelló”.

Paco Vila, de Arte Pop. Foto: Cristian Lorente.

  • Pau Sancho: “És el primer any que he estat en tota la Fira i l’experiència ha estat més que interessant. El nivell de la gent participant en les taules de debat era molt alt i el resultat dels debats molt enriquidors. Hem de començar a creure’ns tot el nostre potencial com a industria i com a motor econòmic. En la vessant musical, he vist de tot: grups que m’han agradat més i altres que menys, els consells de l’amic Carlos Ripo molt encertats tots. En positiu destacaré el concert d’Enric Montefusco, no el coneixia: el Diluvi, potser el del dissabte és el concert d’ells en el que jo millor m’ho he passat; i la gran sorpresa Niña Coyote eta Chico Tornado. ¡Brutals! Un bon cap de setmana. Vos puc donar un consell als amics professionals? L’any que ve no vos ho perdeu. És una sort tenir al nostre poble la fira més important de la Música Valenciana”.
  • Julio Luis Vidal Ramón: “M’agrada que facen prou concerts. Agraden o no, tot és música. No m’agrada que solapen concerts. Però el pitjor ñes que obrin la porta de una sala on estàs escoltant la musiqueta que t’agrada i t’entra per la porta la musiqueta que estan escoltant baix. I el mateix passa en les conferencies: quan estan provant, entra el so i no s’escolta el que es diu. En general, bé la Fira. Bona gent, bona companyia y molta bona música”.
  • Jesús Gallardo: “Em sembla que la Fira Valenciana de la música es molt exclusiva amb estils. Sempre al voltant del pop. Pocs grups de metal o de jazz per exemple. Poc organitzada per estils. I altra cosa. Vaig demanar entrada/acreditació i encara estic esperant comunicació. Ja van tres edicions i cap de l’organització s’ha dignat a invitar-me formalment. Vaja. Què estrany! Es suposa que sóc professional, però no suficient”.

Fede Trillo y Javi Gascón, de Skizophonic. Foto: Cristian Lorente.