Cine, Música >> Portada

La experiencia récord de Ortopedia Técnica en CinemaScore

Los miembros de Ortopedia Técnica recrean para Nomepierdoniuna su experiencia con 'Navajeros'. Una película y una música en vivo que ha batido el récord de asistencia en los 19 años de CinemaScore.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

José Luis Manzano (El Jaro en la película) espectador en primer plano de la actuación de Ortopedia Técnica. Foto: Antonio Pradas.

La apertura de la 19ª edición de CinemaScore en el Paranimf de la UJI de Castelló vivió con Ortopedia Técnica una respuesta de público nunca antes vista en este ciclo ya mayor de edad que combina la proyección de largometrajes con bandas sonoras interpretadas sobre el escenario. Un añadido: era un jueves (1 de febrero). El día -a priori- más light, el más barato en taquilla, una especie de prólogo de lo que vendrá... Hasta que llegó Ortopedia Técnica y rompió todos los registros dentro de una edición que, en global, ha sido también la de mayor asistencia de los 19 años de historia este ciclo/festival organizado por Born! y la Universitat Jaume I.

Cuatrocientos espectadores acudieron a presenciar unos de los principales referentes del cine quinqui, Navajeros, con la inclusión de las canciones registradas en el disco Sentencia, además de trozos intercalados del tema "Escríbelo con sangre", que el grupo Burning dedicó a El Jaro, personaje real que en 1980 recreó el director Eloy de la Iglesia con José Luis Manzano en el papel principal.

Ortopedia Técnica (desde la izquierda): Nel·lo, Jacob, Corvo, Cuki y Mario. Foto: Antonio Pradas.

No es el método empleado por Ortopedia Técnica el más habitual en CinemaScore. Resulta más frecuente que el grupo o solista cree una banda sonora propia/alternativa a la original, separada de su discografía propio. En el caso del quinteto CS, optó por incluir sus propias composiciones -faltó "Sociedad industrial" para completar Sentencia- en los silencios del film, pero también sustituyendo canciones de la banda sonora original -mayoritariamente rumbera- o incluso tapando algunos de los diálogos, sin impedir que la música bloquease el mensaje.

A pesar de las cuatro décadas de distancia, el sustrato de Navajeros no está lejos de las letras de Ortopedia Técnica -delincuencia aparte-, reflejo de una juventud que en cierto sentido se siente "muerta en vida", pensando en "hacerme el harakiri", con una perspectiva de futuro complicada (en realidad a todas las generaciones les ha ocurrido lo mismo y han salido adelante). Unas edades en que se vive "deprisa, sin parar" en busca del aliciente -llámese sexo, drogas, tocar en el local de ensayo...- sin importar que "los perros de la esquina no dejan de ladrar". Eso sí, cambiando la rumba por el punk, pero manteniendo ese aire de macarrismo tan ochentero.

Ortopedia Técnica sustituye casi todas las canciones que suenan en la película de Eloy de la Iglesia por temas propios. Foto: Antonio Pradas.

Así que empezar con "Escríbelo con sangre" y la veloz "As de corazones" ya se incrusta perfectamente en el contexto de Navajeros, con la elección obvia de "Mírame" para la primera escena de cementerio. Un tema que reaparece en varias ocasiones en versión instrumental, lo mismo que trozos de "Cristal" y "Fuego". Aunque en realidad todo se resume en la búsqueda de alguien que esté a tu lado, como se confiesa en "Rosas, cruces y un cenicero", reservada para el final

Si el público te despide con una larga ovación, y algunos puestos en pie, queda claro que las perspectivas se han cumplido.

Una vez, trabajada, interpretada y digerida la experiencia CinemaScore, los integrantes de Ortopedia Técnica explican en Nomepierdoniuna el proceso que les llevó a ser ovacionados al final de la proyección de Navajeros.

El contacto

"Desde CinemaScore contactaron con nosotros antes del verano para ver si nos interesaba participar. Nos hizo bastante ilusión. Nos propusieron algunas películas y nosotros hicimos lo mismo. Corvo -vocalista- pensó en Subway, por ejemplo. No veíamos claras esas primeras propuestas. De repente Mario -bajista- propuso alguna peli del cine quinqui. Creíamos que se ajustaba a nuestro estilo. Vimos varias pelis y Navajeros nos encantó. Enseguida veíamos momentos en que decíamos que podríamos tocar esto o lo otro".

El tiempo empleado

"Hemos estado varios meses trabajando en este proyecto, pero desde finales de noviembre le empezamos a dar mucha más caña, cuando acabamos todos los conciertos que teníamos. Fuimos haciendo brainstorming de qué canciones y dónde podríamos tocarlas y luego empezamos a adaptar los temas a las escenas. Ya teníamos clara la estructura que queríamos seguir, pero han hecho falta unos tres meses de machacar la peli para acabar de encajarlo todo".

La estrategia

"Ha sido bastante pesado ver la peli una y otra vez e ir probando la velocidad de los temas, cómo acabar en cada escena… Al principio lo ves imposible, porque no acabas ni una canción a tiempo y la peli te atropella constantemente. También ha sido bastante laborioso quitar la banda sonora original, dejando el sonido ambiente, ya que en la peli hay bastante música. Pero Jacob -guitarra rítmica- se pegó un currazo y creemos que ha quedado super guay".

Sergio Ibáñez, miembro de la organización de CinemaScore, se dirige al público que llenó la mayoría de asientos de la sala principal del Paranimf. Foto: Antonio Pradas.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,