Música >> Portada

Killus invade La Burbuja con su locura ultrazombie

Killus es una de las principales referencias surgidas del CS Rock. Su ‘monstruo interior’ ya se ha desatado en dos giras europeas y esa experiencia ha hecho crecer su proyecto de metal industrial, escalando peldaños a pasos agigantados. Para presentar su ‘Ultrazombies’ –con grabación de DVD incluida- llenaron La Burbuja de Castellón el viernes 15 de abril y demostraron que pueden ofrecer un espectáculo de alto nivel en cualquier escenario, tan intenso como siniestro. La banda vila-realense, convencida y convincente, ha conseguido sumar adeptos que también confían ‘terroríficamente’.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Supersixx, el introductor al mundo de terror de serie B de Killus. Foto: Antonio García, @rockmuseumlive

Killus presenta en Castellón su quinto disco, ‘Ultrazombies’, en concierto para además grabarlo en DVD. Sala La Burbuja. Viernes, 15 de abril de 2016. Una hora de duración (1:30-2:30). Cerca de 250 espectadores. Teloneros: Pugnator y Odio. Técnico de sonido: Nacho Fandos.

“Seguid creyendo en estos cuatro hijos de puta” gritó Supersixx al público casi en el punto final de su concierto en La Burbuja. La historia de Killus tiene una base fundamental: creer en su proyecto, en su música, en su concepto, en el grupo… Ahora vive sus momentos dulces, pero no ha sido siempre así en sus ya 18 años de existencia, una edad a la que no llegan muchas bandas de Castellón, abandonando la lucha ante las decepciones, que también las han vivido los ultrazombies de Vila-real. Nueve años tardaron en grabar su primer disco, God bless us (2007). Fue el tercero, Never something was so real (2011), el que les hizo observar una perspectiva nueva. Este disco era la adaptación al inglés del original Nunca algo fue tan real, por consejo de su compañía Axiis Music Label. Una apertura hacia Europa que se materializó realmente con Feel the monster (2013), ya dentro de Art Gates, y dos giras internacionales con 26 fechas en total. Hoy en día se puede considerar que Killus es uno de los poquísimos que ha roto con la etiqueta de “grupo de Castellón” para ser considerado referente nacional dentro del metal siniestro e industrial.

Desde esa inquietante invitación inicial que es “Welcome to my madness”, Killus sale muy enchufado al escenario, con un maquillaje cadavérico que a los pocos minutos se irá diluyendo casi en su totalidad debido a la energía que desde el segundo uno desprende el cuarteto. Un concierto que los presentes saben que es especial, ya que es grabado en DVD, y para el que Killus escoge, dentro de su mundo de terror de serie B, un repertorio que incluye sólo temas de sus dos últimos trabajos en estudio: el reciente Ultrazombies casi al completo y tres canciones de Feel the monster (“The darkness of the crypt”, “Fuck’n’roll”, con cosecha de middle fingers al aire y la que da nombre al disco).

Premutoxx, con sus muescas siempre inquietantes. Foto: Antonio García, @rockmuseumlive

El nivel de energía no disminuye en ningún momento, por lo que al mirar el reloj al final del concierto y ver que sólo ha pasado una hora desde su inicio provoca sorpresa por la intensidad vivida y el calor en una sala llena casi por completo (aforo para 250 personas). Riffs muy marcados por parte de Ruk, que se marca algún solo rozando -sólo rozando- el metal tradicional, con Premutoxx al bajo y en su línea habitual de animador con mil muescas siempre siniestras. Por detrás, Nano se ha acoplado sin problemas al grupo (toda la vida tocando la batería, con 13 años en El Último Ke Zierre) le conceden toda la experiencia necesaria para hacerse cargo de las partes que en estudio grabó Luar. Supersixx actúa como introductor a este mundo no apto para mentes sensibles, el particular “Mr. Jack” de Killus, que adopta una actitud de inmisericorde amo y señor cuando no atiende a las peticiones del público de interpretar “Satanicha”, apuntando que “vamos a tocar dos más: la intro, que la consideramos canción, y “Ultrazombies”, aunque cuando ésta acaba se apiada del público y arranca el tema solicitado para acabar la fiesta de zombies.

Los momentos más disfrutados: “Feel the monster”, más duro que en disco y con las partes de teclados más escondidas, “Ultrazombies”, “Satanicha” y apunta a próximo single “Mr. Jack”, uno de los personajes habituales del género que remiten mentalmente a Alice Cooper, maestro del shock rock, y cuyo recuerdo también aparece cuando las programaciones sostienen los estribillos. El más rockandrollero y a la vez techno “The last passenger” también acaba resultando una de las bazas principales, sin olvidar el empuje que desde el escenario le da el grupo a “The darkness of the crypt”.

Dentro de poco habrá noticias sobre el grupo y, aunque todavía se mantienen en privado, apuntan a un nuevo buen empujón hacia adelante.

Ruk, guitarra y productor de Killus. Foto: Antonio García, @rockmuseumlive

Abrieron la noche Pugnator, grupo de Onda que forma parte de la Associació Rellamp, con apenas cinco actuaciones en su haber, casi todas ellas en su localidad. Muchas ganas por parte del grupo thrasher, con la particularidad de que su vocalista entona del mismo modo cuando canta que cuando explica los temas (con letras en inglés). Buscaron la interacción con el público y media hora después acabaron con parte de los presentes coreando su nombre.

Más experimentados son los tinerfeños Odio –compañeros de Killus en Art Gates Records y de gira presentando su primer LP, The mourner– con temas agresivos entre el thrash y el hardcore que contrastan con la dulzura del deje canario con el que se expresan entre un tema y el siguiente. Desde el principio buscaron la colaboración del público, un tanto frío, aunque una parte –pequeña- acabó gritando el nombre del grupo y dejándose unos cuantos litros de sudor delante del escenario, fundiéndose en varias ocasiones con el vocalista Ed, todo energía.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,