>> #10nmpnu, Enfoques

NMPNU no fue un sueño, es un empeño

Artículo la periodista María Fabra para la revista del 10º aniversario de Nomepierdoniuna.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

 

Se movía mucho, fumaba y presumía de su banda, Fluor Kin. Así era hasta enero de 2008. Solo cuatro meses de serenidad, sin el apabullante horario periodístico, hicieron falta para que David Hernández (para mí siempre será Davidher) arrancara con lo que él mismo ha calificado de “sueño”.

Los sueños no se cumplen si no es con trabajo y empeño, podría decir alguna de las canciones de ese pop medio cursi que tanto le gusta. Lo cierto es que contaba con uno de los ingredientes fundamentales para sacar adelante cualquier reto complicado: la pasión, esa pasión invasora, de las que no empalagan, como su pop cursi. En su caso, por la música.

Hasta que llegó Nomepierdoniuna planear un fin de semana de ocio en Castellón era complicado. Mucho más enterarse de lo que había pasado en esas heroicas salas que programaban música en directo. Apenas unas referencias en medios escritos que en algunos casos (doy fe) tenían que recopilarse recorriendo bares o copiando datos de carteles pegados en paredes. ¿Quería decir que Castellón no tenía vida cultural, que no se encontraba o que no se contaba? Más allá de la programación comercial, y en muchos casos casposa, esperábamos el cartel del FIB y mirábamos los calendarios osados del Teatro de Benicàssim, del Reclam de la UJI o, cómo no, de Ricoamor. Imposible descubrir qué se organizaba más allá de los límites del Riu Sec, el Millars o el Desert de Les Palmes.

Con este escenario, Davidher comenzó a construir Nomepierdoniuna. El ocio era la base y la pirámide comenzó a crecer. En 10 años han pasado muchas cosas. Ahora Davidher mete a cantantes en coches y ha adornado su pirámide con looks de street style castellonense.

Ahora ya no hay excusa. En Castellón se hacen cosas y NMPNU las cuenta. Incluso se ha atrevido a promoverlas y programarlas.

Quienes han crecido culturalmente sintiendo como normal la existencia de un blogzine en su pequeña provincia, quizá, no se lo agradezcan demasiado. Quienes recopilábamos datos de conciertos y espectáculos por el compromiso ético de difundir la cultura, una de las bases para el crecimiento de cualquier sociedad, se lo agradecemos todo.

María Fabra es periodista.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,