Música >> Festivales, Portada

Michele Hendricks sobresale en la ‘norteamericana’ recta final del Festival Jazz a Castelló

El XXVI Festival Jazz a Castelló ha cerrado con un alto nivel de calidad, aunque con menos público -¿por las entradas de pago?- que en la pasada edición, cuando se remodeló su formato. Quienes han asistido han disfrutado de una segunda semana muy ‘norteamericana’, con Michele Hendricks como protagonista destacada.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Michele Hendricks dio una lección de scat. Foto: Ronald Salazar

Después de la edición de 2016, que sorprendió positivamente por la cantidad de espectadores, en este segundo año del reformado Festival de Jazz a Castelló los números han sido más modestos, más en las cifras habituales de asistencia. Tal vez el pasar de gratuitos a de pago en el caso de los conciertos principales haya influido en esa menor presencia de público. También el cartel contaba con menos nombres internacionales, otro factor que puede haber influido. Los fijos en estos diez días de programación han sido los que acostumbran a acudir a los pocos conciertos de este género que durante el año se desarrollan en La Plana y, salvo en la actuación de Jorge Pardo, Carles Benavent y Tino di Geraldo, contados veinteañeros se han visto en las diferentes actuaciones. El concierto del mentado trío y el de Michele Hendricks han sido los mejor recibidos por los asistentes al Teatre del Raval del 1 al 10 de diciembre.

La segunda semana de esta XXVI edición arrancó en el Raval con Cecilia Krull Quartet, una cantante madrileña de ascendencia francesa especializada en bandas sonoras. Dio la sensación de moverse con mayor facilidad en terrenos pop, aunque ella aseguró que su hábitat natural ha sido siempre el jazz (herencia de su padre, Richard Krull), ofreciendo varias muestras de scat. Bonita voz, pero se echó en falta más garra, quedando una sensación agradable pero fría. Su mejor momento: “My life is going on”, que ella interpreta en la banda sonora de la serie La casa de papel y que en el Raval hizo acompañada por el piano de Juan Sebastián Vázquez. A lo largo de una hora y media cantó temas de Chat Baker (“You dont’ know what love is”), Etta James bajo la mirada de Joni Mitchell (“At least”) y se adentró en el universo beatleiano, principalmente por Paul McCartney, de quien cantó “Jenny Wren”.

Fernando Marco y Franco Baggiani Quintet. Foto: Ronald Salazar

El miércoles fue una jornada protagonizada por habituales de la escena castellonense-valenciana. Al mediodía, en la Casa de la Cultura, fue el batería Diego Clanchet quien dio nombre al cuarteto integrado por el guitarrista Fernando Marco, el pianista Ricardo Belda y el contrabajista Luis Lario. Por la noche, en el Raval, se les unió el trompetista italiano Franco Baggiani, asumiendo el liderato junto a Fernando Marco, quien presentaba su nuevo disco, Preciso (Blau Records). En él incluyen clásicos como “Summertime”, del que ofrecieron una larga versión el Raval, junto a referencias a Miles Davis o el “Jingles” de West Montgomery, nombre fundamental para los guitarras jazzísticas. Fernando Marco, a solas, cerró un concierto que dejó un buen sabor.

También dejó un agradable recuerdo el trompetista Pepe Zaragoza. El alicantino llegó al festival como ganador del concurso de jazz organizado por la UJI en 2016, y también del Ciudad de Talavera, con la novedad del disco La plaça dels somnis (Mésdemil). En formación de quinteto demostró sus cualidades como instrumentista y como compositor, lo que le ubica como una de las mejores nuevas realidades del jazz español. Rasgos mediterráneos en unas interpretaciones muy convincente de hard bop.

La recta final ha sido muy norteamericana, aunque solo Michele Hendricks es estadounidense. Una revelación en positivo para el público menos introducido en el jazz. Una veterana intérprete (64 años) que dio una lección de scat y de saber interpretar cada uno de los temas del modo más adecuado, logrando la complicidad de los asistentes. Bien acompañada por su quinteto, sobresaliendo los solos de saxo de Toni Solà, brilló en temas rápidos y en los lentos, en especial en la balada “I fall in love too easily” de Chet Baker (con la única compañía del piano). Hubo momentos para su admirada Ella Fitzgerald con “Exactly like you”, popularizada también por Nina Simone. Fue una hora muy disfrutada por los presentes.

Chema Peñalver, al frente de Blowing in the Groove. Foto: Lolo Ferrer.

El sábado al mediodía, frente a La Pacheca del Grao de Castelló, se instaló el escenario para Blowing in the Groove, el nuevo proyecto del clarinetista Chema Peñalver formado en su totalidad por músicos castellonenses (Jesús Gallardo, Juan de Ribera, José María Parreño, Adolfo Cebreiro, Alberto Martín, Carlos Valls e Imma Martínez). Desde el jazz más clásico al funky, y mucho groove. El octeto mostró su versatilidad, que pronto quedará reflejada en un disco. Solo dos actuaciones en su haber, pero sin problema para unos músicos tan experimentados que con la sección de viento insuflan fuerza a unos temas que sin problema alguno provocan que se siga el ritmo debajo del escenario.

Por la noche, música de glamouroso casino hecha en Valencia por Las Vegas Jazz Band. Liderada por el espectacular batería Jeff Jerolamon (sobresalió en el clásico “Caravan”), el repertorio supuso un repaso a la música que sonaba en los 60, al tiempo que la cantante Eva Romero iba explicando historias en torno a los casinos y sus músicos habituales. Temas popularizados por Sara Vaughan (“Whatever Lola wants”), Nancy Wilson (“Teach me”) o ese muy popular y versionado “Mack the Knife”; entre los que la vocalista valenciana fue dejando muestras de scat.

Ernesto Llorens. Foto: Ronald Salazar

Como conclusión, en el concierto con menos público (sobre 60 espectadores), el New York Project que lidera el violinista alcoyano Ernesto Llorens junto al guitarrista kosovar Taulant Mehmeti, quien aporta varias composiciones propias, la contrabajista coreana Jeong Lim Yang y el batería portugués Joao Vieira. El violín del joven y sobresaliente Ernesto -también protagonista de una masterclass en este festival- juega con el gypsy jazz de Django Reinhardt (“Dance Norvegienne” permite una bonita combinación con la guitarra), pero también con el clasicismo de Bach llevado su terreno manouche. Destacó la interpretación de “A night in Tunisia” de Dizzy Gillespie, con un gran desarrollo de los cuatro instrumentos, y a nivel sentimental “Petita Rosi”, con dedicatoria a su madre y “a Renata”.

Organizado por el departamento de Cultura del Ayuntamiento de Castellón, que encabeza Verònica Ruiz, el XXVI Festival Jazz a Castelló ha coincidido con el Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim -actuación estelar de Dena DeRose- y con el concierto en el Auditorio del saxofonista Scott Hamilton, acompañado por Dena DeRose, Ignasi González y Jo Krause, a quienes se unieron al final los saxos de Toni Solà y Fredrik Carlquist. El estadounidense ha aprovechado su paso por Castellón para grabar un nuevo disco. Cabanes y Benlloch también han sido eventos dentro de unos diez días (1-10 de diciembre) muy jazzísticos en los escenarios castellonenses.

El saxofonista italiano Franco Baggiani. Foto: Lolo Ferrer.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,