Música, Teatro y danza >> Entrada libre, Festivales, Portada

Juan Perro y la Mostra salvan el puente en Castellón

El festivo puente del 12 al 14 de octubre creaba cierta inquietud en relación a la respuesta del público. Sin embargo, a la hora de la verdad la ciudad de Castellón se volcó con la 4ª edición de la Mostra d'Arts Escèniques, con actuaciones musicales y teatrales seguidas por una gran cantidad de público. Como guinda, el lleno de Juan Perro en la plaza Mayor.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Santiago Auserón en el personaje que le acompaña desde hace más de veinte años, Juan Perro. Foto: Ángel Sánchez.

Juan Perro ha sido la baza mediática de la IV Mostra d’Arts Escèniques de Castellón, desarrollada entre el 12 y el 14 de octubre. Una apuesta del departamento municipal de Cultura que corría el riesgo de coincidir con fechas de puente y el consecuente peligro de que la ciudad estuviese vacía, encontrándose Santiago Auserón con un discreto aforo. Pero no ocurrió así. Desde el viernes se vivió un gran ambiente en las calles, con público rodeando las diferentes actuaciones musicales y teatrales, y apuntando hacia una gran respuesta en la tarde-noche del sábado en la Plaza Mayor. Y es lo que pasó. Ya la prueba de sonido del sexteto de Juan Perro gozó de un interés fuera de la habitual. Dos horas de ensayo previo que algunos siguieron como si del concierto en sí se tratase. Y cuando llegó la hora de la verdad, la plaza desde la que parten las arterias de la ciudad se llenó por momentos en su totalidad.

Un público que en gran parte ya era seguidor de Santiago Auserón allá en los 80, cuando con Radio Futura surgió en medio de la Movida con una sonoridad que fue balanceándose de las influencias anglo a las latinas. Un público que, en parte, esperaba que sonasen aquellas canciones con las que creció, pero este aragonés de 64 años que aparenta treinta menos defiende desde hace dos décadas el rico legado que ha cultivado como Juan Perro. Fue en los bises cuando llegaron “Semilla negra” (esperada) y la sorpresa no prevista de “Annabel Lee”, en una señal de que los músicos se encontraban a gusto sobre el escenario ubicado a las puertas del ayuntamiento.

Rica musicalidad de una banda de nivel técnico muy alto, con el guitarrista Joan Vinyals El dimoni de Gràcia ejerciendo como director musical junto a David Pastor (trompeta), Gabriel Amargant (saxo), Isaac Coll (bajo) y Pere Foved (batería). Santiago Auserón, meticuloso, manda y ellos le siguen acompañando a la perfección y aprovechando los momentos en los pueden expresarse con mayor lucimiento individual a través de los solos, vibrantes todos ellos.

La mayor parte del repertorio lo ocupa el disco El viaje (2016), que como su propio nombre indica abarca un trayecto, un largo trayecto, puesto que reúne composiciones que van desde 1997 a 2015, un tercio de la vida de Santiago Auserón, con su constante proceso de aprendizaje y absorción de ritmos y rimas de diferentes países, principalmente de Cuba, aunque no se olvida de otras derivaciones afros, como el blues “Obstinado en un error”, o el New Orleans “Agua de limón”, sin olvidar a los clásicos de las letras españolas, como Góngora, en “A morir amores”, donde en clave de son pone por primera vez al público a cantar justo después de que cada músico disfrute de unos momentos de lucimiento.

El público llenó la plaza Mayor de Castellón para escuchar al sexteto de Juan Perro. Foto: slowphoto.es

Del disco Cantares de vela (2002) proceden dos de sus temas más conocidos, “El cigarrito” y “No más lágrimas”, que van seguidas en el repertorio, arrancándose en la primera con unos pasos de baile y llevando con la segunda al ambiente de un elegante club nocturno. Entre referencias a La Habana, con “Perla oscura” (con solo muy aplaudido de Joan Olivé), en lo que fue un regreso junto a “Fonda de Dolores” a aquel primigenio Raíces al viento (1996), se cuela “Charla del pescado”, quizás su canción más conocida en su carrera como Juan Perro, al menos la más cantada por el público congregado en la Plaza Mayor. La fronteriza “Río negro”, de su disco más norteamericano conduce a una tanda de bises donde, ahora sí, regresan dos canciones de Radio Futura con unos arreglos adaptados a su actual formación.

El flamenco de los jóvenes DeAlma en Quatre Cantons. Foto: slowphoto.es

Juan Perro fue la guinda a una programación que recibió una gran respuesta general, viéndose sobre todo el festivo viernes y el sábado buenas aglomeraciones en torno a músicos con registros tan distintos como El Turista Optimista, Cor de Fusta, DeAlma, Zoniaz, GEM, La Heidi Bélika, Leon Goffe o el alcorino Meter Mano Rara, quien llega solo con su carro y sus guitarras a un escenario y al instante ya cuenta con un grupo de percusión a su servicio. El escenario secundario, el de la plaza de la Peixcateria, estuvo ocupado el viernes por el soul de los castellonenses Miss Black Emotion, ahora con la única voz de María Iturralde, una de las mejores frontwomen que ha tenido Castellón, con la colaboración en la parte final de Gabi Martínez, de la Ranamanca, llenando casi por completo ese concurrido céntrico lugar de paso. Mientras que el sábado fue para los madrileños Playa Cuberris, en el cierre de su ciclo correspondiente al disco Entrando a matar, repleto de temas entre el pop y el rock, más de lo segundo en directo, de fácil asimilación.

La Mostra d’Arts Escèniques demuestra cada año el tirón que tiene el teatro en espacios al aire libre, cualquiera que sea el público al que van destinadas las representaciones. En el Menador, funciones matinales y para el sector más joven con Paraules d’Aire y Natura, un repaso por las estaciones del año. Pepa Cases puso la danza a través de Ballant històries en el Passadís de les Arts, con cierre de la jornada del viernes en la plaza Huerto Sogueros a cargo de la compañía zaragozana Che y Moche y su divertido musical-teatral El funeral. Oua Umplute.

Paula Escamilla, durante ‘XX’. Foto: slowphoto.es

El sábado fue el día del estreno en Castellón -antes se había exhibido en Sueca- de XX, una performance dividida en tres partes en la que Paula Escamilla (Escandall Teatral) ofrece su visión sobre el papel de la mujer dentro de una sociedad patriarcal. Unos pases muy seguidos en la zona ubicada entre la estatua del Rei en Jaume I y Huerto Sogueros, plaza en la que por la noche se montó la llamativa construcción de el espectáculo Aigua de Nuc.

Y si el sábado, la parte más divertida para el público familiar corrió a cargo de La Troupe Malabó, el domingo fue otra compañía castellonense, Visitants, la que por el Grao desarrolló Tempus, mientras que en el Menador era Javier Aranda quien sorprendía con el teatro en canastera de Vida. El punto final fue musical y lo puso Meter Mano Rara en el parque de la Panderola del Grao, con la lluvia amenazante respetándole junto hasta su conclusión.

***El “salva” del titular se refiere a la acepción de la RAE “evitar un inconveniente, impedimento, dificultad o riesgo”.

 

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,