Cine >> Palomitas compartidas, Portada

De artistas desastre, norias mágicas y fe de etarras. Diciembre en las salas de cine comercial

Un comando de ETA siguiendo a la selección española de fútbol, el rodaje de una película condenada al fracaso y el drama escondido bajo la felicidad de un parque de atracciones son las propuestas de Borja Cobeaga, James Franco y Woody Allen para este mes, además de muchas otras interesantes películas.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

‘Fe de etarras’, película producida por Netflix, levantó alguna que otra ampolla durante su promoción.

Hoy en día, dar una opinión puede suponer una lapidación virtual, que puede extenderse hasta el terreno de lo real, término cada vez más difuso y/o volátil. El problema surge cuando una opinión generalizada y políticamente correcta se convierte en canon y zahiere a las demás, no por que estas sean erróneas, sino porque su punto de vista sobre un tema no es el común o el supuestamente apropiado. Esto es un tema que me preocupa cada día más, sobre todo viendo que la situación mas generalizada en el terreno cultural, otro término que se está volviendo impreciso y etéreo, está derivando en la oda a la estupidez y a la vagancia, al trazo grueso, al arquetipo plano, a la primera impresión, a la emoción básica pero antiadherente, a la fachada y al maquillaje.

Parece un ejercicio de riesgo coger un lápiz y un papel e intentar cazar a la ballena blanca. Quienes lo intentan despiertan la polémica y pueden ser malentendidos y/o marginados por la voz popular que ha sido carcomida por lo políticamente correcto, y vacío. En algunas ocasiones, con el tiempo, su visión podrá ser recordada, puesta al día y respetada. Otra opción será quedarse con la boca cerrada y convertirse en su propio y único espectador, contarse a sí mismo una historia que, quién sabe, si es lo suficientemente profunda podría ayudar a otras personas, por poner un ejemplo. Intentando ejemplificar esta situación, las tres películas que hemos decidido destacar este mes son una comedia sobre ETA, una comedia sobre la creación de la supuesta peor película de la historia del cine, y un drama sobre un escritor que se ve consumido por su propia historia de un amor que llega hasta el límite.

Fe de etarras (estreno el 8 de diciembre) es una nueva comedia de Borja Cobeaga (Negociador, No controles, Pagafantas). La película, producida por Netflix, tuvo una polémica campaña de promoción que ha enturbiado el recibimiento del film. Más allá de esto, la sinopsis podría levantar algunos sarpullidos: en el verano de 2010 un disfuncional comando de ETA se atrinchera en un piso a la espera de recibir una llamada para pasar a la acción. Mientras tanto, la selección española de fútbol avanza con éxito en el Mundial de Sudáfrica. Cobeaga plantea el humor como terapia para uno de los temas que han provocado más polémica y drama en la historia reciente de España.

El comando de ETA está formado por Javier Cámara, un veterano que desea mostrar que no es un cobarde, Miren Ibarguren y Gorka Otxoa, una pareja cuyo compromiso depende la continuidad de la banda, y Julián López, un manchego al que formar parte del grupo le hará sentirse como Chuck Norris.  El guion, a cargo de Diego San José y el mismo Cobeaga es tan fino como el del anterior largometraje de su realizador, Negociador, un humor inteligente y comprometido que sabe que la risa siempre es un tanto amarga.

En una agenda mediática que cada día se parece más a una película de Berlanga, es de agradecer que nuevos cineastas decidan acercarse con un punto de vista humorístico a la sociedad española. Y Cobeaga, guionista también junto a San José de la popular Ocho apellidos vascos, como realizador, sabe que el costumbrismo ya no es el método que mejor funciona para sacar a relucir las miserias de nuestro país… pero al mismo tiempo es algo de lo que no se puede huir en el humor nacional, por ello, lo interesante es como lo hibrida con el humor negro y el poshumor.

The Disaster Artist (29 de diciembre) es la última ganadora del Festival de San Sebastián y está dirigida por James Franco, prolífico director conocido principalmente por su faceta de actor (Spider-Man, 127 horas). El film es una adaptación del libro de Greg Sestero y Tom Bissell que cuenta la producción de una de las consideradas peores películas de la historia del cine, The Room (2003) de Tommy Wiseau, que a su vez cuenta la historia de Johnny, un tipo especial, que vive una mentira en la que todo parece ser perfecto pese a lo disfuncional que le rodea.

El film, protagonizado por el mismo Franco, junto con su hermano Dave, Alison Brie, Seth Rogen, Zac Efron, Sharon Stone, Bryan Cranston, Judd Apatow… Medio plantel de Hollywood, incluido el director del film original, es una locura que lleva a la cima la nueva comedia americana consagrada por Apatow con películas como Virgen a los 40 (2005), Lío embarazoso (2007) o Hazme reír (2009), y seguida por cineastas como Seth Rogen, Lena Dunham, Gregg Mottola, Seth MacFarlane, Todd Philips, etc., que es capaz de aunar lo soez con lo elitista, lo absurdo con lo cotidiano y no tener miedo a bromear sobre cualquier cosa, siempre de manera ácida y lúdica.

Esto hace que esa impresión de Ed Wood (Tim Burton, 1994) se diluya, y el romanticismo, la melancolía y el amor por una época que ya no volverá desaparezcan para dar paso a una mirada sin tapujos del Hollywood de hoy, donde el dinero cae en malas manos y se producen películas que quizás estarían mejor guardadas en un cajón.

Wonder Wheel (22 de diciembre) es la nueva película de Woody Allen. Como ya hiciera en las exitosas Midnight in Paris (2011) Café Society (2016), Allen vuelve a viajar al pasado. En esta ocasión nos sitúa en 1950 en Coney Island. Allí, Mickey Rubin, un apuesto salvavidas del parque de atracciones quiere ser escritor, por ello nos cuenta la historia de Humpty y su esposa, Ginny, que pasan por una crisis matrimonial que se complica cuando la hija de este, Carolina, aparece por casa huyendo de un grupo de mafiosos. Un poco de magia, un poco de mafia, un look vintage… Allen pisa caminos conocidos como los de Broadway Danny Rose (1984) o Balas sobre Broadway (1994) llevándoselos al terreno del drama como en sus últimas y notables películas Blue Jasmine (2013) o Match Point (2005).

Como siempre, el reparto es estelar, encabezado por una Kate Winslet que ya suena para los Oscar, y un James Belushi que siempre está a la altura. Además, Justin Timberlake sigue demostrando su talento actoral, y Juno Temple sigue haciéndose un hueco en el Star System estadounidense. Destaca la maravillosa fotografía de Vittorio Storaro (Apocalypse Now, Novecento), que ya colaboró con Allen en la mencionada Café Society, además de con Carlos Saura desde hace más de 20 años.

La película es un intenso drama que evoca el ocaso de un cineasta que pese a irse apagando todavía muestra destellos de talento, si bien ya no tan frescos o novedosos como antaño, necesarios para recordarnos que todavía hay historias que contar.

Otros estrenos

Perfecto desconocidos recupera al mejor Álex de la Iglesia. Remake de una cinta de éxito italiana, de la Iglesia se la lleva a su terreno de la comedia negra para ofrecer un esperpento en el que en una cena entra cuatro parejas de mediana edad que se conocen de toda la vida se propone jugar a leer en voz alta los mensajes y las llamadas de sus móviles. Lo que sucederá a continuación te dejará sin palabras… una ácida crítica al mundo de la realidad virtual en el que nos hemos sumergido.

El sacrificio de un ciervo sagrado, de Yorgos Lanthimos, premio al mejor guion en el pasado Cannes y premio de la crítica en Sitges, es una nueva y asfixiante película del cineasta griego conocido por Canino (2009) y  Langosta (2015). Steven (Colin Farrell) y Anna (Nicole Kidman) viven felices junto con sus dos hijos, pero todo se torcerá cuando Steven decida aproximarse a Martin, un joven de 16 años que le obligará a cometer un sacrificio o perderlo todo.

Suburbicon, dirigida por George Clooney, con guion de los hermanos Coen, música de Alexandre Desplat, fotografía de Robert Elswit, protagonizada por Matt Damon, Julianne Moore y Óscar Isaac. Una cinta de cine negro ambientada en los años 50, en la que la familia perfecta muestra su lado más oscuro cuando el crimen llega a su pequeño pueblo. Una película entre el ayer y el hoy con una realización elegante.

En la playa sola de noche, la última joya de Hong Sang- soo, cuyo cine se vuelve más personal que nunca al poner a la actriz por la que dejó a su familia frente a la pantalla para hablar del desamor y de la necesidad de un nuevo comienzo. La vida de Hong y la de la actriz, Kim Min-hee, se unen en este poema onírico que le valió los premios a la mejor actriz en Berlín y Gijón.

La herida, de John Trengove, ganadora del mejor largometraje en el festival Cinema Jove de Valencia, es intensa y provocativa. En ella Xolani participa en el rito de transición de su tribu sudafricana para la edad adulta. Pero conocerá a Kwanda, un acomodado joven de ciudad demasiado sensible para el campo. Y a su vez, Kwanda descubrirá que Xolani está enamorado de otro miembro del grupo.

Muchos hijos, un mono y un castillo, de Gustavo Salmerón, es un documental y una comedia absurda en la que Julita, una madre que ha cumplido todos sus sueños sufre los efectos de la crisis económica. Sin dinero, se las apañará para mantener a la familia a flote. Mejor documental en el prestigioso Festival de Karlovy Vary y en el Hamptons International Film Festival.

Una vida a lo grande (Downsizing), de Alexander Payne, con Matt Damon y Christoph Waltz, cuenta la historia de Paul, que se da cuenta de que viviría mejor si encogiese, y eso es lo que hace y a lo que se tiene que acostumbrar. Payne (Nebraska, Los descendientes, Entre copas) hace un cine delicado y detallado donde todo está tratado con mucho cariño y deja sensaciones siempre atractivas.