Arte >> Entrada libre, Portada

Artistas y público dicen "sí" al MIAU Fanzara

Los artistas y visitantes no tienen ninguna duda: MIAU es un proyecto artístico lleno de atractivo. Pero el apartado económico pesa y, una vez pasado el éxito de afluencia de esta tercera edición, la organización decidirá sobre el futuro de un evento que ha vuelto a convertir a Fanzara en la capital mundial del ‘street art’.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

AnimalitoLand, la artista 'recuperada' de la segunda edición, y encargada de dibujar en la calle el cartel anunciador del MIAU 2016. Foto: Ángel Sánchez.

Pablo Montoya, del colectivo castellonense Trashformaciones, soltó durante la ruta para visitar las obras creadas en este MIAU Fanzara 2016 el pasado domingo 10 de julio: “Yo estuve el día de la presentación en Zona 3 y me sorprendí al oír a los organizadores hablar de punto de inflexión, de si continuar o no. ¿Pero qué decís? ¿No veis a quinientas personas en esta procesión artística? Ya quisiéramos ver en Castellón tanta gente en nuestras exposiciones. ¡Claro que hay que seguir!”. Se llevó fuertes aplausos. Y vista la creciente respuesta de visitantes que recibe el Museo Inacabado de Arte Urbano (MIAU) durante estos cuatro días de trabajo en las calles de la localidad del Alt Millars y durante el resto del año, no debería generar ninguna duda. Pero cuando unos minutos antes Rafa Gascó leyó el listado de agradecimiento a colaboradores –incluidos los vecinos que acogen en sus domicilios a los artistas-, no pronunció el nombre de ningún patrocinador con peso económico que sustente el proyecto, más allá de la subvención municipal de una localidad pequeña (300 habitantes) que no cubre la mitad del presupuesto… y MIAU conlleva unos gastos –previsión de entre 18.000 y 22.000 euros- que en los próximos días se concretarán. Una vez hechas las cuentas y otros tipos de balances (artístico, emocional, atracción turística…) se decidirá el ser o no ser el MIAU Fanzara… o el cómo ser.

Se nota y mucho el MIAU Fanzara en cuanto a visitas de gente de otras poblaciones, pero no sólo en estos cuatro días, sino durante todo el año. Nosotros sí que notamos claramente la diferencia respecto a los años anteriores al MIAU”, comentan desde la barra del Bar D’Abajo, uno de los dos locales hosteleros de la menuda y tranquila localidad. Y es que Fanzara es hoy en día un auténtico museo al aire libre gratuito para el espectador, en el que han dejado sus dibujos muchos de los mejores artistas nacionales del street art y unos cuantos internacionales. Ninguno de ellos cobra por su trabajo, pero la organización sí se hace cargo de sus desplazamientos y materiales de producción.

El resumen más básico después de tres ediciones es que pueden contemplarse hasta 60 creaciones repartidas por las calles de la localidad, dentro de un objetivo inicial de crecimiento continuado. No se trata sólo de pintar en paredes, sino que hay que explorar las posibilidades de la tecnología. Así, junto a las obras se pueden ver baldosas, que son puntos de información de esas obras y sus autores a través del programa de lectura QR, que conducen a la web losgatosdefanzara.com, donde quedarán registradas las lecturas. Quien primero complete el recorrido informativo de las 60 baldosas obtendrá un premio artístico como regalo. Una idea llevada a cabo por Bubbles.

A través de esos códigos QR se podrá saber más de cada una de las obras, entre las que este año han destacado especialmente la de Ilia Mayer (también productor musical procedente de Barcelona), con un delicado y minucioso trabajo de acuarela que, visto desde lejos parece una mancha azul sobre un pared blanca y que a medida que se va reduciendo la distancia visual permite descubrir gran cantidad de personajes y matices de la composición. En el extremo opuesto –por tamaño del mural- una creación muy colorista del alicantino Rosh 333, a semejanza de una flor “que tiene dos perspectivas: la apertura de algo que se expande hacia el exterior o el cierre de algo que va hacia un centro”.

El detallista trabajo de Ilia Mayer. Foto: Ángel Sánchez.

Muchas señales de admiración despertó durante la ronda la creación de Arquicostura instalada en una esquina de una estrecha calle no especialmente visible. Con la ayuda de varias vecinas, la valenciana Raquel Rodrigo ha construido una llamativa imagen floral uniendo el arte de coser de acuerdo con la técnica de punto de cruz con los materiales de construcción.

El alma de Dingo Perro Mudo se ha quedado pintada en un mural de Fanzara. Lo ha hecho a través de su alter ego, en forma de can, una idealización física irreal de su persona, que invita a la contemplación y silenciosa meditación en busca del bienestar. “Nunca había sentido tanto el calor de un pueblo como aquí”, comentó su autor, quien aprovechó las charlas con los vecinos para ir añadiendo frutales al paisaje dibujado. En la esquina frontal, un rostro humano de perfil en gran formato pintado por el brasileño Rodrigo Branco.

Dingo Perro Mudo, con su 'alter ego' pintado en un mural. Foto: ACF Ángel Sánchez.

En la zona del matadero aparecen dos imágenes muy llamativas. Por un lado, un particular pensador de Rodin a la entrada del infierno de Dante. En la creación del aragonés Isaac Mahow, la cabeza del protagonista es un cubito de hielo que se va diluyendo mientras piensa qué hacer. Prácticamente enfrente se ha podido visitar la nutrida exposición de tablas de skate de Secret Walls x Spain, con una sorpresa no prevista por parte de estos creadores: un gran mural en la pared de ese edificio que representa “el tiempo empleado en esta muestra, el amor dado por el tiempo de Fanzara y la naturaleza que rodea el pueblo”.

El trabajo que más reconocerán los vecinos de Fanzara es la estampa dibujada por el joven artista local Costi, quien ha reproducido una de las calles de la localidad “y con la furgoneta que siempre está aquí aparcada”, en cuyo retrovisor queda a su vez reflejado el firmante. Y también, desde un punto de vista casi doméstico, los vecinos del pueblo reconocen al instante –a pesar de estar pintada sólo hasta el cuello- el cuerpo de una vecina pintado por la argentina residente en Valencia Hyuro, especialista en pinturas de mujeres sobre paredes que acusan ya el paso del tiempo.

La técnica del punto de cruz aplicada a formatos modernos por Arquicostura. Foto: Ángel Sánchez.

Maya Marja Jankovic –artista serbia residente en Castellón- trasladó hasta Fanzara su instalación La fontana de della fortuna, en la que se invitaba a los transeúntes a depositar monedas en tres fuentes/piscinas de plástico instaladas en una plaza –y una en los toriles- con imágenes en sus fondos de personas que han tenido que emprender un nueva vida lejos de sus hogares a causa de las guerras. El objetivo es incitar a la reflexión: “Vemos las vidas de otros y no nos mojamos… ¿Y qué pasaría si nos mojásemos?”.

Al juego tradicional ha acudido la madrileña –residente en Berlín- Aïda Gómez, que ha dejado una gran sopa de letras en la que invita a encontrar palabras, algunas de ellas relacionadas con MIAU y otras con Fanzara, incitando incluso al uso de tiza para marcarlas, ya que la lluvia eliminará esas señales.

RECICLAJE DE MATERIAL

En esta tercera edición también se ha apostado por el reciclaje, como ha sido el caso del burrianense artinwreck, con su estructura de madera Texturas obsoletas, construida al lado del Consultorio de Fanzara (y punto de información de MIAU), a pocos metros de donde han sido expuestas las fotografías Martin Firrell dentro del proyecto Cómo vivimos/How we live, que presentará en Londres en el mes de octubre, mientras que el reportaje sobre salas de cine clásicas de Juan Plasencia se puede ver en el edificio socio-cultural.

Basurama ha recogido los desperdicios de estos cuatro días para construir en un lateral de la plaza principal de Fanzara una cortina gigante a base de platos y vasos de plástico, e incluso hueveras. Y quien se fije un poco se encontrará con pequeños gatos por las paredes, felinos con materiales no habituales, y es que han sido realizados con materiales que iban a ser tirados a la basura dentro del taller ¡No lo tires¡ ¡Sirve para crear!, llevado a cabo por Pepa Aoiz y Artemis Ruipérez, en el que han  participado vecinos de la localidad y de otras poblaciones.

Trashformaciones ha lanzado al aire una propuesta al pueblo de Fanzara a partir del singular parking para sus coches de chatarra colgados en vertical. “Sabemos que un artista no puede repetir… y es una lástima. Vamos a proponer algo para que lo que hemos expuesto estos días no se quede ahí: cuando un vecino de Fanzara vaya a deshacerse de su vehículo, que venga a nosotros, se lo daremos de baja, lo aplastaremos y lo expondremos en el pueblo, creando un cementerio de coches”.

El particular parking en vertical de coches de la chatarra de Trashformaciones.

Y todo bajo la bienvenida de la creación de la argentina AnimalitoLand, la artista invitada en esta tercera edición por su trabajo del año anterior y encargada de realizar el  cartel anunciador. Esa misma imagen ha quedado pintada en una esquina cerca de la plaza de la Iglesia y que según explicó su creadora, se trata de un ser animado con un rodillo para pintar que sobre su cabeza tiene situadas algunas casas –las de Fanzara-, en un símbolo de bienvenida al pueblo.

Y a todas estas novedades hay que sumar figuras pintadas otros años y aparecidas en medios de comunicación de todo el planeta, como la futurista figura de Deih que lo controla todo desde la parte alta de Fanzara, el gatuno mosaico cerámico de Julian Arranz, el niño y el animal asomando desde una pared tomada por AnimalitoLand, los robots de Xèlon Xlf –presente este año como fiel espectador-, el hombre lobo de Sabek, la mezcla de modernidad y clasicismo de Chivi&Avo… y un largo etcétera que va del gran mural al detalle pequeño, como las frases típicas del pueblo inscritas en las tapas de los contadores de agua.

Espectacular creación colorista del alicantino Rosh 333. A sus pies, una de las 'fontanas' de Maya Marja Jankovic.