Música >> Portada

Wynton Marsalis y la Jazz At Lincoln Center Orchestra en el Auditori. Un antes y un después

Wynton Marsalis era la estrella a priori. Después de ver la actuación en el Auditori de Castelló, al público que lo abarrotó (entradas agotadas semanas antes) le quedó claro que los 15 integrantes de la Jazz At Lincoln Center Orchstra eran las auténticas estrellas. Un concierto de lujo; de esos que se quedan grabados por mucho tiempo.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Wynton Marsalis, una estrella legendaria en el Auditori de Castelló. Foto: Carme Ripollès.

La actuación que ofreció la neoyorquina Jazz At Lincoln Center Orchestra with Wynton Marsalis el sábado 7 de marzo será uno de los puntos álgidos -¿el que más? Para los seguidores de géneros clásicos, casi seguro que sí- de este 2020 musical en Castelló. Ya se preveía antes de su actuación en el Auditori como soberbia guinda del XXVIII Festival Jazz a Castelló, posible gracias a una colaboración entre el Institut Valencià de Cultura y el Ajuntament, que cifra en 2.000 el número de asistentes al total de la programación. Entradas anticipadas agotadas con semanas de antelación y al final de la hora y tres cuartos de recital, público puesto en pie para ovacionar a los 15 excelentes músicos unidos en una big band de ensueño. El clarinetista y pedagogo castellonense Chema Peñalver llega a comentar que "marcará un antes y un después en la historia de Jazz a Castelló".

Es innegable que la gran atracción previa para los 1.200 presentes era Wynton Marsalis, considerado a sus 58 años como una de las grandes figuras actuales del jazz, con una larga carrera iniciada a comienzos de los 80 que engloba alrededor de un centenar de discos editados -ochenta de ellos con su nombre-, engalanada por un Pulitzer y nueve Grammy. Pero a los pocos minutos de comenzar la actuación ya se tenía claro por qué el músico de New Orleans se sitúa como uno más dentro de la orquesta de cuatro trompetas, tres trombones, cinco saxos (incluidos flautas y clarinete), piano, contrabajo y batería. Cada uno de ellos talentoso instrumentista, además de compositores y arreglistas en varios casos.

Solo del saxofonista Ted Nash, con Wynton Marsalis situado en la parte izquierda de la fila superior de trompetas. Foto: Carme Ripollès.

Había tantas ganas de que los protagonistas salieran al escenario que hasta -por error- se ovacionó a dos personas que aparecieron instantes antes del arranque para comprobar algo de la tarima sobre la que su ubicaban las sillas de los músicos. En vista de los fuertes aplausos, hasta hicieron sendas reverencias al público. Anécdota aparte, el inicio con "Milestones" de Miles Davis ya puso boca arriba la primera baza en el Auditori. Los críticos con Wynton Marsalis le acusan de no asumir más riesgos vanguardistas. El trompetista prefiere el clasicismo. Le gusta repasar la historia del jazz e ilustrar a sus oyentes, comentando antes de cada pieza el título, el autor, el año de su publicación e incluso el sello que publicó el disco. A partir de ahí, la aplicación de los arreglos pertinentes y una técnica sin mácula hacen casi todo el resto. Casi porque la orquesta que dirige desde 1991 funciona con un todo perfecto, en la que el grupo queda por encima de las destacadas individualidades que la integran. Y casi porque los 15 músicos no solo interpretan, sino que disfrutan con lo que están tocando en cada momento, bromeando entre ellos en diferentes parajes sonoros.

Los gestos cómplices y las bromas entre los músicos fueron una constante a lo largo de la actuación. Foto: Carme Ripollès.

Un repertorio basado principalmente en piezas de antes de los 60 (en esta gira hay incluso referencia a Buddy Bolden, considerado el primer trompetista de la historia del jazz, del cual no hay ninguna grabación). Algunas composiciones clave en la evolución del género, como la mentada "Milestones", considerada punto de partida del jazz modal, en la que tras el solo de saxo apareció Wynton Marsalis por detrás de la orquesta para realizar el suyo de trompeta, ya fuera de la melodía inicial, a la que se regresa en la parte final. Fue de los pocos momentos en los que la estrella mediática de la formación se situó delante del micro de la parte frontal del escenario. Demostrando en todos ellos su elevadísimo nivel. Y si a alguien le quedó alguna duda sobre la calidad de la orquesta, con el estándar "Señor Blues" de Horace Silver y su fuertemente aplaudido solo de piano se disipó.

Nombres míticos como Thelonius Monk, Dizzy Gillespie, Wayne Shorter, Lee Morgan... fueron nombrados por Wynton Marsalis como autores de una parte del repertorio, dejando la otra a instrumentistas de la Jazz At Lincoln Center Orchestra, tales como el trompetista Ted Nash o el trombonista Chris Crenshaw -entre otros-, autor este último de un espectacular espiritual en el que su instrumento actuaba al modo de un pastor evangelista respondido por el resto de metales, al tiempo que el público seguía el ritmo con palmas, convirtiendo el Auditori en una iglesia tomada por el gospel. Fue un impresionante bis solicitado después de una actuación rematada sin los vientos, con Wynton Marsalis comandando en formato de cuarteto a la sección rítmica.

Dentro de los momentos espectaculares del concierto quedó fuertemente instalado en la memoria la demostración de scat, en una conversación a tres voces entre dos de los trombonistas y la saxofonista de la formación. No solo manejando sus instrumentos demostraron maestría, incluso con sus voces.

El trombonista Chris Crenshaw (a la izquierda) protagonizó algunos de los momentos más espectaculares. Foto: Carme Ripollès.

 

 

 

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,