Cine >> Festivales, Portada

Sergi Tellols (director de VIST): "Detectamos que había miedo a que el festival desapareciera"

El festival de cortometrajes de Vila-real vuelve tras anunciar un parón en 2021. Llega con nuevo nombre (VIST), nuevas fechas (del 25 de marzo al 1 de abril) y nuevo rumbo en la programación. Eso sí, manteniendo el concurso de cortos como eje central. Hablamos con su nuevo director, Sergi Tellols, para conocer al detalle qué es y cómo es VIST.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Sergi Tellols (segundo por la izquierda), la regidora de Joventut Anna Vicens (derecha) y el equipo de 'El universo de Óliver' en la jornada inaugural del festival. Foto: La Mary Posa.

El cine corto vuelve a Vila-real. Porque aunque parecía que "la pausa" de Cineculpable nos dejaba sin esta cita, lo cierto es que el festival de cortometrajes vuelve, pero con nuevo nombre, nueva dirección y hasta nueva fecha en el calendario. El festival pasa a llamarse VIST* y se celebrará entre el 25 de marzo y el 1 de abril con, como era habitual, el Auditori Municipal de Vila-real como base. En la nueva dirección se encuentra la asociación audiovisual Sal de la Fila, con Sergi Tellols al frente y uno de los máximos responsables de este lavado de cara al festival. También hay cambios en su programación, ya que se amplían las actividades complementarias al propio concurso de cortometrajes, como, por ejemplo la pasada gala dedicada al cine provincial, los encuentros profesionales (coloquios con cineastas como Enrique Urbizu y Rafael Maluenda e intérpretes como Candela Pradas, Claudia Pellicer y Sergio Caballero) y las proyecciones de las películas El universo de Óliver de Alexis Morante y Nosotros no nos mataremos con pistolas de María Ripoll. Además, VIST mantiene la habitual gala de entrega de premios, que tendrá lugar el viernes 1 de abril en el Auditori con Mónica Benavent y Jordi Collado como presentadores y en la que actuará la cantautora Luna Orleans.

Ya no habrá 'culpables' ni esposas, pero sí el mismo objetivo por visibilizar el cine corto y los creadores y profesionales. Razones de sobra para entrevistar a Sergi Tellols, director de VIST, para que nos dé algunas claves del nuevo rumbo del festival.

>En Sal de la Fila os ponéis en la delantera del festival coincidiendo con una fecha especial: su 25 aniversario.
Parece un año propicio para un cambio porque es una cifra redonda. Lo cierto es que se cumplen 25 años del festival, pero es la 24ª edición porque en algún año no se pudo celebrar. De momento hemos tirado con el 24, que presiona menos, y el año que viene ya podremos celebrar las 25 ediciones con más tranquilidad. Haberse puesto en la delantera de la organización, como casi todas las cosas, las primeras veces no es fácil.

>¿Por qué aceptasteis en Sal de la Fila pasar a organizar el festival de cine de Vila-real?
Detectamos que había miedo a que el festival, que durante años ha sido del más puntero en la provincia respecto a cortometrajes, desapareciera. Gracias a que el festival incluye una sección provincial, muchos de sus participantes han terminado dedicándose al audiovisual. Y entiendo que para mucha gente de la provincia, que muchas veces rueda con más dificultades que otros trabajos que vienen de fuera, la desaparición de un festival que sirva de impulso donde exhibir sus películas es una preocupación. Muchas de esas personas nos trasladaron su inquietud y nos preguntaron si nosotros podíamos encargarnos, ya que colaborábamos con la Regidoria de Joventut de Vila-real.

"Detectamos que había miedo a que el festival, que durante años ha sido del más puntero en la provincia respecto a cortometrajes, desapareciera"

>¿Dejaréis de organizar las actividades que impulsabais con la Regidoria de Joventut ahora que os habéis puesto con el festival?
Esas actividades se mantendrán. Junto al VIST contamos con dos proyectos más: 'El Dia més Curt', que será el 21 de diciembre y en el que motivamos a la gente del audiovisual local a crear piezas que solo vayan a ser exhibidas ese día; tratamos de fomentar que los profesionales monten un trabajo con el que pasárselo bien y experimentar y queremos mantener esa actividad y que no pierda su esencia. El otro proyecto es 'Seqüència', que planteamos antes de la pandemia pero lo tuvimos que iniciar en 2021, y es como un cajón de sastre: en esa actividad queremos organizar todo tipo de acciones en torno al audiovisual que puedan ser de interés para el público, como proyecciones, talleres, conferencias…

El coloquio entre Enrique Urbizu y Rafael Maluenda o el encuentro entre Candela Pradas, Claudia Pellicer y Sergio Caballero marcaron las primeras jornadas del festival. Foto: La Mary Posa.

>Hablando de VIST, no solo se trata de la primera edición del nuevo formato, también cuenta con una de la mayor cifra de cortometrajes presentados hasta la fecha: 778 piezas. ¿Os esperabais un número tan elevado de propuestas?
Teníamos miedo de que no realizar el festival en noviembre nos pasara factura, ya que muchos candidatos ya estaban acostumbrados a esas fechas. Pero todo lo contrario. Nosotros fuimos los primeros sorprendidos al recibir tantos cortometrajes, ya que además la convocatoria solo pudo estar abierta durante un mes. La respuesta ha sido abrumadora y te puedes imaginar el dolor de cabeza que nos ha generado al comité de selección, ya que de 778 hemos seleccionado finalmente 35 cortos y hemos tenido que dejar fuera a algunos que eran muy potentes y que nos duele mucho no poder proyectar. Pero estamos más que contentos con los seleccionados y al público le están gustando también.

"Los cortos son cine de menor duración, pero son cine"

>Con el cambio de nombre del festival, VIST, hacéis una mayor apuesta por su carácter internacional y cinematográfico. ¿Por qué?
Cuando el festival nació se llamaba Festival de Curtmetratges de Vila-real, sin ninguna etiqueta mayor, y fue en 2002 cuando empezó a llamarse Cineculpable debido a sus dos categorías: una para los cortometrajes grabados en celuloide y otra para los grabados en vídeo. Por tanto era una cita que apostaba mucho por los trabajos de menor presupuesto, pero con grandes inquietudes cinematográficas. Con el paso de los años, la democratización de los medios y la desaparición del celuloide dieron lugar a que el concepto de Cineculpable, como fue concebido inicialmente, no tuviera tanta fuerza ni significación. El festival pasó a ser internacional durante la etapa dirigida por Sergio Caballero y llegados nosotros hemos decidido mantener esa etiqueta, ya que recibimos cortometrajes de todo el mundo, y cambiar “cortometrajes” por “cine” por dos razones: por un lado, porque los cortos son cine de menor duración, pero son cine al fin y al cabo; y por otro, porque queremos organizar otras actividades más allá de los cortometrajes, como la proyección de películas, encuentros y charlas, que se engloban mejor en la nueva etiqueta.

>El cambio de nombre... Y cambio de fecha: del mes de noviembre a finales de marzo. ¿Por qué?
Fueron muchas razones... Una de ellas fue organizar el festival por primera vez sin contar con los avances y experiencias de tus ediciones anteriores. Vimos que necesitábamos más tiempo. Además detectamos que ya había mucha oferta de festivales en esas fechas. En esa época del año está Cortometrando, Alma de Almassora, Alcurt de l’Alcora o FesOh!Curt de Nules... Vimos que ya que iba a haber tantos cambios, trasladar el calendario no iba a ser un problema. Además, venimos de una pandemia y sabemos de gente cercana que ha tenido dificultades para terminar sus rodajes por las restricciones que hubo en la primera mitad de 2021, así que vimos que no pasaba nada si dábamos tiempo para que algunos de esos trabajos finalizaran y no tuvieran que correr para llegar al festival en noviembre.

Creadores audiovisuales en la jornada dedicada a la sección provincial. Foto: La Mary Posa.

>Tras una cita tan asentada como Cineculpable, ¿crees que la llegada del festival como VIST puede confundir al público o influir en la recepción de esta primera edición?
Es posible, sí... De hecho, yo mismo era reticente al principio a cambiar de nombre. Era uno de los miedos que tenía. Pero es cierto que la gente se ha hecho al nuevo nombre y ya hacen los chistes con eso de “ho has vist?” o “no ho he vist”, así que la nueva marca va calando. Es nuestra primera edición, y esto no es cosa de un día. Lo importante es que el festival guste al público, que esa es la impresión, así que el cambio de nombre no será significativo.

>Hablando de los cambios en la programación del propio festival, se ha prescindido de la figura del 'Culpable', que era uno de los elementos más representativos del anterior formato.
Cambiar de nombre implicaba que no podíamos seguir contando con la figura del Culpable, pero contamos con actividades como proyecciones de películas o coloquios en los que contábamos con la presencia de profesionales del sector, así que cubrimos esa parte. Poder contar con Enrique Urbizu, que para el gran público puede que no sea un gran nombre, pero sí es un gran personaje para la industria y la profesión audiovisual. O proyectar El universo de Óliver y contar con la presencia de Salva Reina, que sí es más conocido para el público, son oportunidades que no podíamos desaprovechar. No renunciamos a lo que significa el 'Culpable', pero lo hemos redefinido.

"Queríamos que los profesionales audiovisuales de la provincia tuvieran su espacio y pudieran reunirse"

>Otro cambio en la programación es la recuperación de las actividades profesionales, como fue el caso de la sesión de networking el domingo 27 por la mañana.
El festival siempre había tenido actividades profesionales, hasta que hace unos años dejaron de organizarlas. Las hacían por las tardes entre semana, antes de las proyecciones. Nosotros queríamos ampliar el festival a una semana natural, de viernes a viernes, así que pensamos en aprovechar el primer fin de semana para recuperar esa parte de la programación. También queríamos que la sección provincial no contara solamente con la proyección, sino que también los profesionales audiovisuales locales tuvieran su espacio y pudieran reunirse para contarse sus proyectos, ver en qué poder colaborar y establecer sinergias.

>Ampliar la programación a una semana natural, organizar tres galas, la jornada de cine provincial del domingo… ¿Cuando entrasteis en la organización del festival teníais claro que queríais cambiar varias cosas en esta nueva etapa?
La base sigue siendo la misma, ya que el concurso de cortometrajes sigue siendo el pilar central con las proyecciones de todas las tardes en el Auditori. La sección provincial sigue teniendo importancia, de hecho hemos querido potenciarla con el networking. Pero si queríamos que el primer fin de semana se dedicara a las actividades profesionales, se necesitaba de una manera de indicar cuándo empezaba y terminaba el festival. Por lo que lo natural era organizar una gala de inauguración que nos sirviera para presentar el festival y todas las actividades que se desarrollarían a lo largo de la semana y ofrecer algo más, que fue la proyección de El universo de Óliver. La estructura salió sola cuando pensamos qué queríamos hacer.

Las proyecciones de la sección oficial tienen lugar en el Auditori de Vila-real a las 20:30. Foto: La Mary Posa.

*Puedes consultar la programación completa de VIST en este enlace.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,