Música >> Festivales, Portada

Sant Antoni Pop 2024. Sold out para "un cartel de diez"

A priori, el cartel del Sant Antoni Pop 2024 (27 de enero) es el más potente en global de sus 17 ediciones, en competencia con el mítico cartel del 2020 con The Cynics y The Fuzztones. Para dos de sus organizadores, Pascual Franch y Juan Carlos Rodríguez, cada grupo "es de diez". Un cartel que ha provocado un 'sold out'. En esta charla con Nomepierdoniuna, ambos repasan el ayer, el hoy y hasta un posible mañana del festival de Betxi, y el primero de cada año en las comarcas de Castellón.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El equipo organizador del Sant Antoni Pop, durante la cena de gala que se celebra cada año en el restaurante Brisamar de Betxí.

"A cada grupo le pondríamos un 10. Cada uno de ellos podría ser cabeza de cartel. Repartidos en tres franjas horarias, lo podríamos considerar como tres festivales en uno". Son las impresiones compartidas por Pascual Franch (guitarrista y voz de Los Altragos) y Juan Carlos Rodríguez, los dos organizadores más visibles del Sant Antoni Pop de Betxí. Un festival surgido desde la modestia de una simple fiesta de amigos con grupos CS, crecido en el siempre abarrotado Kio, con su emblemática chufa colgada del techo, y que ha dado zancadas de gigante en el Saló 1964 del restaurante Brisamar. ¿La prueba? Cinco bandas internacionales: Barrence Whitfield & The Savages, The Woggles, The Schizophonics, The Wildebeests; además de los galleros Fogbound.para esta 17ª edición (sábado 27 de enero). ¿El resultado previo? Muy cerca del sold out con dos semanas de antelación.

Dentro de esta larga charla de Pascual y Juan Carlos con Nomepierdoniuna cargada de anécdotas y de saltos en el tiempo, se podría establecer una perspectiva del crecimiento del Sant Antoni Pop a base de unos pocos nombres importantes esparcidos por sus 17 ediciones. "Cuando vinieron Los Chicos por primera vez -en 2012- no nos lo podíamos creer. Les preguntamos si querían tocar en el Sant Antoni Pop, mientras pensábamos que cómo iba a decir que "sí" un grupo de Madrid que acababa de girar por Australia a un festival de Betxí, que no sabían ni donde estaba, en el que tocaban bandas de la provincia y era conocido en el mismo pueblo y poco más.. Viniero. Y les gustó tanto que han repetido. Además, su guitarrista, Gerardo (Urchaga), es casi un organizador más del Sant Antoni Pop, ya que algunos años prácticamente él solo se ha encargado de confeccionar el cartel. Aquel año estuvieron con Los Altragos y Wau y Los Arrrghs!!!. Y  en 2014 vino Doctor Explosion. Otro sueño para nosotros. Y en 2018 repitieron, también con la segunda actuación de Los Chicos más Wau y Los Arrghs!". 

  • El concierto de Doctor Explosion se acabó pasadas las 5:00 en la rotonda más próxima al Brisamar. Los Chicos intentaron hacer lo mismo en una de sus visitas, pero se dieron la vuelta al toparse con la Policía Local.

Pascual Franch, casi tocando techo con Los Altragos en el Kio (2012).

Sir Bald Diddley abrió en ese mentado 2014 la puerta a la internacionalidad del Sant Antoni Pop, y ya no se ha cerrado. "Cuando vinieron The Flaming Sidedurns (2016) no nos lo podíamos creer. Una banda de Finlandia en Betxí. Llegaron y se integraron perfectamente. Su cantante, Eduardo (Martínez; argentino) incluso nos ayudó a colgar el cartel en la sala. Y luego se subió al escenario durante la actuación de Los Altragos".

En 2017, puntazo con The Fleshtones. Aunque si hay una edición especialmente recordada es la de 2020, con la presencia de dos históricos totems del garage rock: The Cynics, con un directo sobresaliente que se ha quedado bien grabado en la memoria de los fijos en el Sant Antoni Pop; y The Fuzztones, en la tal vez actuación más decepcionante de la historia del festival por lo que se esperaba de su leyenda. Aunque en realidad, los buenos momentos ganan por aplastante mayoría, y prácticamente todos se han mimetizado con la fiesta, convirtiéndola en una experiencia separada durante una jornada de la rutinaria realidad. "Como nos dijo el año pasado Pili, cantante de Las Jennys de Arroyoculebro: 'rompo caderas por la noche y las arreglo al día siguiente'. Ella es traumatóloga" (risas). Ese es el espíritu del Sant Antoni Pop.

Lo curioso del caso es que a pesar de su ostensible crecimiento, Sant Antoni Pop nunca ha perdido ese poso de ser una fiesta de amigos montada para pasarlo bien, para desmadrarse, dentro de un ambiente de camaradería en la que nadie se siente extraño a poco que intente integrarse. Sus organizadores no son profesionales. El día de la charla con Nomepierdoniuna, Juan Carlos había finalizado su trabajo en el campo y Pascual acababa de volver de Alcalà de Xivert aún con la ropa de pintor (de brocha gorda).

The Cynics, con Michael Kastelic al frente, protagonizó el concierto más recordado (tal vez) de la historia del Sant Antoni Pop.  Fot: Juan Vicent.

Amigos que han ido aprendiendo sobre la marcha. Tal como recuerda Dj Mysterian, incorporado a la charla en la parte final: "Antes, incluso los organizadores pagábamos la entrada. Meses trabajando, sin ganar nada, y pagábamos por ver el festival que nos habíamos currado". Juan Carlos y Pascual comentan que "hemos incorporado la figura del guarda de seguridad hace muy poco. Ni nos lo habíamos planteado. Pero en alguna ocasión puntual alguien ha tenido ganas de ser protagonista y vimos necesario tener ese mínimo de control".

“"El Sant Antoni Pop se alimenta por sí mismo. Tiene un nombre. Ahora estamos en un punto en que podríamos dar un paso adelante, pero eso ya vale más dinero”

A pesar de su amateurismo organizativo, saben resolver con eficiencia cualquier contratiempo. "En las primeras ediciones nuestro problema era el agua y la luz,, pero como uno es fontanero, el otro electricista... Todo resuelto" (risas). Aunque fue en 2013 cuando se demostró su capacidad de reacción: "Teníamos la edición preparada en el Kio, pero ocurrió la desgracia del Madrid Arena (avalancha humana, con cinco personas fallecidas) y dos días antes del Sant Antoni Pop se nos dijo desde el Ayuntamiento que en el Kio no se podía hacer. Fuimos a hablar con el propietario del Brisamar y acordamos hacerlo en el Saló 1964, con muchísima más capacidad, y así hasta ahora".. Ese cambio no buscado ha permitido dar ese salto cuantitativo -y con él cualitativo- del actual Sant Antoni Pop.

Una muestra de que la pasión salva obstáculos. "Hay quien después de su jornada de trabajo sale a caminar. Nuestro hobby es la música. Lo hacemos porque nos apasiona, y vemos que la gente nos apoya. Creemos que mucha gente de Betxí descubrió la música en vivo a través del Sant Antoni. Por supuesto que no todos los que acuden son seguidores del garage, muchos ni saben qué es, pero se integran. Incluso los músicos se sorprenden de que haya tanta afición al garage en Betxí (risas). Y más que por la música en sí vienen por la fiesta, por su carácter popular".

Pero cuando llega público procedente de Valencia -"diríamos que en cuanto a número de asistentes está incluso por encima de Castelló-, Madrid, Barcelona.... Italia, Francia, Suiza, Gran Bretaña.... es porque sí hay un buen sustrato de garage: "El Sant Antoni Pop se alimenta por sí mismo. Tiene un nombre. Ahora estamos en un punto en que podríamos dar un paso adelante, pero eso ya vale más dinero. Y estamos pensando en cómo vamos a salir de este año, que es potente en todos los sentidos (risas). Dar un paso más, no tanto en cuanto a calidad, sino en nombres o cachés, es complicado... Y no descartamos que algún día tengamos que ir hacia atrás y volver a disfrutar con una fiesta mucho más modesta".

Los cambios de este año

Dos ejemplos más de ese aprendizaje sobre la marcha: la desaparición de los conciertos del pub Monkey por la mañana (habrá sesión dj a primera hora de la tarde), trasladándolo todo a la sala 1964, y la reducción a dos grupos de la franja nocturna: "El pasado año, el Monkey se quedó pequeño. Cada año va más gente y el local se abarrota. Ahora llevamos esos conciertos de la mañana a la sala1964 y ya no hay problema de espacio. Además, no tenemos que estar trasladando material de un lado a otro. Ya está todo allí. Por la noche, quitamos una banda y así permitimos que puedan alargar sus shows sin que se nos desmadren los horarios. Creemos que músicos y público lo disfrutarán más así. No le vas a cortar la actuación a The Fleshtones si están disfrutando porque se pasen de la hora".

Novedades en las sesiones de dj: Habrá sesión con Cinnamon dj pòr la tarde en el Monkey mientras se hacen las pruebas de sonido en el Saló 1964. Las sesiones de la tarde y noche incluirán "la primera mujer dj en la historia del Sant Antoni Pop": Anaskiss Mapache (organizadora del Mapache Fest de Zaragoza), junto con el también zaragozano Roll Over Moreno, el clásico Dj Mysterian y otro dj CS ya habitual, Toni Valer-Oh! Tras los conciertos, ya en la madrugada, las sesiones tendrán lugar en un espacio contiguo dentro del propio complejo Brisamar.

LA QUNIELA DE PASCUAL Y JUAN CARLOS EN ESTA 17ª EDICIÓN

Fogbound (A Coruña). "Psicodelia, primeros Purple. Ahí está el batería Pibli (The Cynics, Dr. Explosion y un montón más), Será cañero. Un grupo de 10... Bueno, como todos. Gente profesional con muchos años. Saben lo que hacen. Fernando (García Vilaboy) era eclista de Elephant Band, donde era compañero de Xoel López".

The Capellas (Londres-Reino Unido). "Fue fácil su contratación porque algunos de ellos estuvieron en el Sant Sant Antoni Pop del 2022 con Baron Four. Componentes con experiencia que empezaron porque Elsa quería hacer algo de soul. Su bajista, Mole, es un multiinstrumentista y un crack en el estudio de grabación, consiguiendo un sonido 60's muy atractivo.  Va a ser una explosión de bailoteo a base de r&b y soul·.

The Wildebeests (Londres-Reino Unido). "Un cañón. Su bajista, John Gibbs, ha estado en The Masonics junto a Mickey Hampshire, o The Kaisers. Seguro que ofrecen un gran concierto. Incluso hay gente que nos ha comentado que solo con este grupo ya tendríamos una edición de lo más apañada".

Barrence Whitfield & The Savages (Boston-Estados Unidos). "Los teníamos medio apalabrados a principios de 2023, lo mismo que The Woogles.. Se puso Gerardo (Urchaga, de Los Chicos) al cargo de las gestiones, y aquí están. Serán el cabeza de cartel de la tarde, una fórmula que nos funciona: uno por la tarde y el otro por la noche.Y la tarde es muy buena, porque la gente está con muchas ganas, Barrence Whitfied, con los Savages y estrenando disco (Glory)... ¡Uf! En realidad, casi todos estrenan lp, single...".

Barrence Whitfield.

 

The Woogles (Atlanta-Estados Unidos). "Van a dar la nota. Hemos leído crónicas de su gira anterior diciendo que es "la banda que deberías ver antes de morirte". Tienen una energía brutal. Ellos saben que llevábamos años queriéndolos traer. Esas ganas por ambas partes se han de notar. Su cantante (The Professor Mighty Manfred) no para de moverse y tiene un punto soul muy atractivo". En esta banda está integrado el histórico guitarrista Graham Day, quien dejó una muy grata impresión en la edición de 2017 al frente de su grupo.

The Schizophonics (San Diego-Estados Unidos). "Van a cerrar esta edición y hay que verlos. Protagonizan uno de los mejores espectáculos que puede verse en nuestro ámbito. Es una banda que siempre hemos querido traer, y lo saben. Y resulta que vienen en la misma edición que The Woogles y Barrance Whitfield con los Savages. Tres cabezas de cartel. Pat Beers es una bestia escénica. Entre James Brown y Hendrix. Pat colabora con The Woogles cuando no puede estar Graham Day, así que es probable que ese día veamos alguna colaboración. En cuanto salgan de la jaula, saldrán a por todas. Además, al ser el último grupo, podrán explayarse cuanto quieran".

Del temor en los primeros días al sold out

El Sant Antoni Pop ya ha colgado el "entradas agotadas" en varias ediciones. Con el cartel de este año, avalado por una notoria repercusión en redes sociales, el nuevo sold out parecía cantado (como finalmente va a ocurrir). "Si que hubo una gran respuesta en redes, pero eso no se reflejó al principio en la venta de entradas, a pesar de la promoción inicial (25 euros, que han pasado a 30, con entrada a todos los conciertos). Había días con cero ventas, y eso te asusta. También creemos percibir que después de la pandemia la gente se espera más a última hora para comprar entradas. Aun así, en estos años posteriores a la pandemia, las respuestas de público han sido muy buenas, incluso en la edición de 2022 que montamos a prisa para el mes de mayo".

En la oferta global se incluye el servicio de buses, además de llegar a un acuerdo para un precio más económico en el Hotel Palace de Vila-real y su aledaño Marina Azul. "El bus es una apuesta arriesgada para nosotros. Si se queda una sola plaza libre, ya perdemos dinero. Pero la respuesta es buena, y este año fletamos dos, con todos los asientos reservados".

Los organizadores tienen claro que seguirán con precios lo más populares posible: "Todo sube, equipo de sonido, cachés... Pero entendemos que no podemos poner precios muy elevados. Si alguien viene, se alquila habituación en el Palace, aunque negociemos un precio especial, el bus, la entrada, la cena oficial o comer en un restaurante... Son gastos. Hay que poner entrada asequible. Entre las ayudas del Ayuntamiento y de las empresas, podemos asumirlo, sin tener que recurrir a entradas caras". Y ya que la han nombrado, la cena de músicos/público/organizadores -no entra en el abono general- también ha cubierto su cupo.

Así que un año más, Betxí se desmadrará tras el grito "Visca Sant Antoni Pare!" y volverá a demostrar por qué se la considera "la pequeña Detroit" de La Plana.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,