Arte >> Portada

Ryoji Ikeda deconstruye códigos digitales para crear una sinfornía artística en el Espai d'Art Contemporani

Imagen y sonido quedan perfectamente sincronizados. Cientos de códigos binarios, píxeles y bytes quedan despojados de su identidad original para dar forma a una instalación única. El artista japonés Ryoji Ikeda transforma el Espai d'Art Contemporani de Castellón y lo convierte en un espacio totalmente nuevo que late al ritmo de cada una de sus modificaciones. 'Datamatics' consigue fascinar y abrumar al público a través de sus pantallas y proyecciones. Coordenadas astronómicas o el ADN humano, entre otros, modificados y sincronizados a un ritmo distinto e hipnótico.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , ,

La atmósfera 'Datamatics' de Ryoji Ikeda en el EACC. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Datos y códigos binarios. Píxeles y bytes. Los datos puros hipnotizan el Espai d’Art Contemporani de Castellón. El culpable de esta transformación es el artista y compositor japonés Ryoji Ikeda que convierte el EACC en parte importante de su nueva propuesta Datamatics; que permanecerá activa hasta el 10 de enero de 2016.

Proyectores, pantallas LED, ordenadores, altavoces, gráficos, programación,… Datamatics encierra al espectador desde el primer momento que atraviesa la puerta de un EACC que permanece a oscuras, que camina y vibra al ritmo de las proyecciones y de la atmósfera sonora que le invade. La era digital transformada y reconvertida en arte; flujos de datos convertidos en sensaciones a través de la división de cada una de las 19 piezas que conforman esta propuesta en dos pasillos que quedan enfrentados.

La exposición acaba atrapando al público. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Ryoji Ikeda juega con infinidad de códigos, haciendo uso de los impulsos electrónicos y de las frecuencias sonoras que producen distintas corrientes de bits y bytes. El ADN humano, las coordenadas astronómicas de las estrellas, determinados puntos arquitectónicos o cualquier cosa que se pueda transformar en un código y que posteriormente él modifica y quedan diseccionados en las paredes del EACC. A un mismo ritmo.

La exposición une todas estas deconstrucciones y crea elementos originales que hipnotizan e incluso seducen por completo, creando una atmósfera propia que se adueña del espacio. La magia de quedarse prendido o prendida ante la recomposición de, por ejemplo, una estructura molecular. Ver cómo todos esos códigos crean nuevas formas sonoras y visuales. Y, es que, Datamatics nace de la inquietud de Ryoji Ikeda por transformar todos estos códigos con los que se encuentra, por desmembrar cada uno de esos números y conexiones y darles una forma artística.

Una vez más, y como ya viene siendo habitual en las últimas exposiciones del EACC, el espacio queda totalmente inmerso en la propia exposición. En este caso, un espacio que se convierte en algo similar a un mundo paralelo en el que lo digital queda diseccionado por completo, mientras el artista japonés adapta sus obras al Espai d'Art y consigue orquestarlas en una sola pieza perfectamente sincronizada. Datamatics presenta un abrumador desafío conceptual al público que seguro no le deja indiferente.

Uno de los pasillos que invade Ryoji Ikeda con su instalación. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,