Teatro y danza >> Portada

Paranimf de la UJI. 'La batalla de los ausentes' de La Zaranda, entre el quijotismo y la crítica

La Zaranda tiene su sello bien marcado. Personajes con más pasado que futuro. Pero en 'La batalla de los ausentes' quieren rebelarse ante lo que les espera. Tres quijotes que aprovechan para lanzar críticas desde el escenario. Del Paranimf de la UJI se fueron sin despedirse. Amagan adioses, pero siguen cuarenta años después. Se les aplaude con respeto.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Los tres protagonistas habituales de La Zaranda en 'La batalla de los ausentes'. Foto: Damià Llorens.

´La batalla de los ausentes', de La Zaranda. Escrita por Eusebio Calonge. Intérpretes: Francisco Sánchez, Gaspar Campuzano y Enrique Bustos. Paranimf de la Universitat Jaume I de Castelló. Viernes 30 de abril. Inicio: 19:00. Duración: 1:30. Espectadores: 200. Entradas: 8/10 euros.

Ni siquiera se despiden del público que ha acudido a verles. La Zaranda encadena producciones en las que parecen estar despidiéndose después de -ya- 43 años de actividad. Pero siempre se resisten a decir ese adiós que amagan tanto en el escenario como en las entrevistas. "La muerte es un final indigno para quien ha presentado batalla" se escucha en La batalla de los ausentes. Sus personajes, cargados por los años, están de vuelta de todo, se aferran a los recuerdos de un pasado militar que ellos ven glorioso y en el que desearían permanecer. Un sueño de Quijotes, de francotiradores con argumentos cubiertos por el polvo. Una propuesta sazonada de humor amargo. Lo peor de todo es que saben que no tienen futuro. "¿Y a dónde voy a ir?", buscan adversarios para seguir guerreando y sentirse vivos. Pero en esta producción de La Zaranda, -a diferencia de otras anteriores- hay una rebelión contra ese sino, un esfuerzo por hacerse con el poder; en lucha, en realidad, con un adversario demasiado grande: la muerte.

Trincheras y barreras para protegerse del enemigo, aunque en realidad les acecha desde el interior. Foto: Damià Llorens.

Estos tres quijotes son Francisco Sánchez -Paco de La Zaranda, también director-, Gaspar Campuzano y Enrique Bustos. Es decir, los habituales en las obras de esta compañía, con texto del otro pilar básico, Eusebio Calonge. Quienes son fieles a sus producciones ya saben que se los van a encontrar en el escenario. Allí estarán siempre que actúe La Zaranda. Utilizarán vestuarios y elementos añejos para configurar un retrato nada agraciado. También maniquíes a juego. Hasta su lenguaje va a juego. En un lapso de lucidez, uno de ellos reconoce que los enemigos que buscan no están esperándoles en una trinchera o en un frente de batalla que ni siquiera saben en qué dirección está ubicado, sino que se encuentran dentro de sí mismos. Porque en realidad su batalla es la de mantenerse con dignidad en la vida.

Pero esta vez hay ataque (o contraataque) ante la resignación, La Zaranda se arma de sátira para lanzar su crítica al poder, a los gobiernos, al sistema que integra y coarta libertades. Y hay una parada especial en aquello que más les atañe: la Cultura. "¿Dónde está el Ministro de Cultura?" se preguntan mientras esperan su llegada, al tiempo que dibujan de él un retrato lleno de ineptitudes.. "Un ministerio lleno de parásitos". El desconsuelo no es nuevo en La Zaranda. Su añadido "Teatro Inestable de Ninguna Parte" ya lo retrata. Prefirieron el "de Ninguna Parte" al original "de Andalucía la Baja", que hacía referencia a su origen jerezano, antes de su traslado a Madrid.

Tres quijotes que rememoran tiempos que recuerdan gloriosos. Foto: Damià Llorens.

No hay buenos ni malos. Hay derrotados. En realidad, creo que no dicen adiós al espectador porque esperan que éste se lleve a casa la reflexión a partir de lo que acaba de ver y, allí sí, cierre el guion, iluminado por esa luz del final de la obra que simboliza la fe, en lo que sea, pero fe. El público del Paranimf se anticipa y aplaude lo que parece un final que no lo es. Poco después vuelve a aplaudir el final -ahora sí- sin exceso de intensidad. Los tres Quijotes de La Zaranda ya no están, ni hacen amago de reaparecer. Sello de la casa.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,