Arte >> Portada

Olores que nos hacen saber más de nosotros mismos

En 'Olor de Castelló. Percepcions olfatives de colección OlorVISUAL' se exponen obras de la colección del mecenas Ernesto Ventós según los olores que remitan. Aromas, concretamente, característicos de la ciudad de Castelló y sus alrededores: cáñamo, algarrobo, naranjo, arrozal y el mar. La muestra, que se encuentra en la Sala San Miguel, nos permite acercarnos al arte desde una perspectiva particularmente sensorial.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , ,

En la exposición de la Sala San Miguel se combinan diversas disciplinas artísticas: pintura, fotografía, escultura o videoarte. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El olfato es capaz de llevarnos a un lugar en el que ya hemos estado. Recordarnos a una persona o devolvernos a un momento o sentimiento exacto. Tiene una capacidad que va mucho más allá que el resto de los sentidos. Aunque podamos pensar que podríamos vivir sin él antes que sin la vista o el oído, el sentido olfativo es capaz de despertarnos recuerdos con una precisión implacable y remover ese no sé qué. Como el simple aroma de un chocolate caliente devolviéndonos las cálidas tardes de invierno de la infancia en casa o el perfume de un desconocido en el trasporte público despertando el recuerdo de aquella persona que pensábamos haber olvidado pero vuelve.

Pero no solo pasa con la comida o con las personas, los espacios que habitamos, aunque pasen desapercibidos, también poseen sus olores característicos. Fragancias tan idiosincráticas y representativas de un lugar como su lengua, festividades, costumbres, valores o creencias. Castelló, y su provincia, también tienen sus propios olores que ignoramos gran parte del tiempo por mera costumbre, por tenerlos siempre alrededor. Aunque sea sensato afirmar que nuestras vidas serían muy diferentes (y, quizá, menos gozosas) si hubiéramos de renunciar a uno solo de los aromas que determinan el lugar en el que vivimos.

En 'Olor de Castelló' se pueden oler 5 de los más de 10.000 aromas que puede percibir el ser humano, los cuales definen a qué huele la provincia. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Consciente de ello era el perfumista catalán Ernesto Ventós, fallecido en los primeros días de 2020. Ventós perdió el oído siendo muy pequeño. Dicha condición, junto con el desarrollo de sus primeros años cerca del almacén de esencias del negocio de su padre, dieron lugar a que el catalán se dejara guiar por el olfato para el resto de su vida. Combinaba su faceta como empresario (presidente del consejo de administración de Lucta, una de las compañías más importantes en la producción de aromas para la industria de la alimentación a nivel español) con su amor por el arte. Como aficionado a la creación artística, Ernesto Ventós ejerció una extensa labor como coleccionista (con vasto catálogo bautizado como OlorVISUAL por el poeta surrealista Joan Brossa), mecenas e, incluso, artista bajo el seudónimo Nasevo (juego de palabras de combinar nariz -en catalán- y sus iniciales).

Parte de su abundante colección puede ser visitada actualmente en la Sala San Miguel en la exposición Olor de Castelló. Percepcions olfatives de colección OlorVISUAL. La muestra, gestionada por la Fundació Caixa Castelló y Ernesto Ventós y abierta hasta el 3 de mayo (entrada libre), ordena sus obras según las sensaciones olfativas que transmiten, siguiendo el criterio empleado como coleccionista por el perfumista, y nos traslada a nuestros olores y sus recuerdos del sitio en el que vivimos.

Ernesto Ventós inició su carrera como coleccionista en 1978 adquiriendo el cuadro 'Lavanda', de Albert Ràfols-Casamada. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Las obras, de carácter multidisciplinar (pintura, escultura, fotografía, audiovisual, etc.), se distribuyen en la exposición según el olor que remiten. Concretamente, cinco olores populares de la ciudad de Castelló y sus alrededores: cáñamo, algarrobo, naranjos, arrozales y el mar. Cinco habitaciones independientes en las que el visitante se introduce (respetando el aforo correspondiente por habitáculo y con la mascarilla puesta en todo momento) para conocer el juego que propone la exposición: cuáles son las obras que representan y bailan con cada uno de esos cinco aromas.

Reencontrándose con olores más que familiares (como el de las flores de azahar que emponzoña nuestros campos y calles en este mismo momento) u otros cada vez menos presentes como el  de los arrozales de las marjales (sustituidos por entusiastas industrias azulejeras y prometedores campos de cítricos), el visitante podrá contemplar trabajos de artistas como Juan Bufill, Berta Cáccamo, Ellen Kooi y Jordi Alcaraz. Una oportunidad para iniciar un viaje por nuestros recuerdos y descubrir un poco más, si cabe, el lugar en el que vivimos. Y tú, ¿a qué crees que huele Castelló?

La muestra incluye artistas locales, nacionales e internacionales. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,