Música >> Portada

Luísa Sobral hechiza con su delicadeza musical (y humor) al Auditori de Castellón

Castellón fue el punto de arranque de la gira española de Luísa Sobral para presentar su quinto disco, 'Rosa'. Un concierto lleno de canciones bellas interpretadas con guitarras y vientos clásicos que hechizó al público, que agotó las entradas de la Sala de Cambra del Auditori. Y sorprendió que pese a escribir casi exclusivamente temas melancólicos, desprende un buen sentido del humor.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , ,

Luísa Sobra, en la Sala de Cambra del Auditori de Castellón. Foto: Rocío Murillo.

Luísa Sobral, en el inicio de la gira española de su quinto disco, 'Rosa'. Luisa Sobral (voz, guitarra acústica y ukelele), Manuel Rocha (guitarra eléctrica, ukelele y voz), trío de vientos clásicos (trompa, fliscornio y tuba). Auditori de Castellón (Sala de Cambra). Sábado 6 de abril de 2019. Duración: 21:00-22:20 (primer concierto en horario de 21:00 en el Auditori). Espectadores: 250 (lleno total). Entradas: 15 euros.

Sorprende que alguien tan parlanchín y con aparente buen humor como Luísa Sobral solo tenga tres canciones alegres repartidas en sus cinco discos: "Mi madre me preguntaba, preocupada, si me ocurría alguna cosa". La parte más positiva es que esa línea melancólica -cantada en portugués, idioma que parece prestarse a ello- da lugar a una discografía repleta de elegante buen gusto, tanto por las canciones en sí como por sus letras, su manera de cantarlas y los arreglos que las envuelven. Así ocurre en esa delicatessen que es Rosa, disco en el que se ha dejado conducir por el productor Raül Refree y que ahora le permite salir de gira con un formato atípico (dos guitarras y tres vientos clásicos) ofreciendo un directo precioso y con una marcada linealidad que le permite integrar sin aristas un tema como "Honey Baby blues", un blues que suena a clásico y que a base de voz y tuba encaja a la perfección en el global del repertorio.

Manuel Rocha acompaña a las guitarras y voces a Luísa Sobral. Foto: Rocío Murillo.

Ser familia de Luísa Sobral cuenta con varias ventajas: si eres su hija titula su disco como a ti, Rosa, y abre los conciertos con "Querida Rosa". Si eres su hijo, José ,te regala "O melhor presente" para anunciarte que va a tener una hermana, después de haberte obsequiado con "Para ti", en el que documentó en vídeo todo el desarrollo del embarazo (una canción no incluida en ninguno de sus discos). Y si eres el hijo varón que pensaba ella que iba a tener y que en la misma puerta del paritorio se entera que será niña te deja para el recuerdo "Benjamin". Sin obviar que si eres su hermano, Salvador, te da la composición con la que ganarás el Festival de Eurovision 2017 en Ucrania, "Amar pelos dois", y te invita a colaborar con la preciosa "Só um beijo", que en Castellón tuvo al también guitarrista Manuel Rocha a la voz masculina.

Sus canciones hablan principalmente de historias de amores, de relaciones, algunas tan curiosas como "Dois namorados" que cuenta el cuento real de amor de dos personas que se conocieron siendo niños y que tras 68 años de distanciamiento se reencontraron e hicieron realidad el deseo -principalmente de él- de convertirse en pareja.

Las canciones y las explicaciones correspondientes en casi perfecto castellano meten al público en el concierto desde el mismo momento en que los músicos pisan el escenario -un público mayoritariamente de 40 y pico años hacia arriba en el Auditori de Castellón- y ya no lo suelta hasta que le hace levantarse y cantar al ritmo de "O xico", uno de los contados temas alegres y que traslada hasta la Sala de Cambra el ambiente propio de una Street Marching Band para poner el punto y final definitivo a la noche.

Una formación atípica con tres vientos clásicos acompaña a Luísa Sobral en esta gira. Foto: Rocío Murillo.

"Vine a España después de publicar mi primer disco (el jazzístico The cherry on my cake) y ya no había vuelto hasta ahora: ¿Qué ha pasado? ¿No me querían oír? Pues ahora escuchar todo mi disco Rosa y algunos temas anteriores", con comentarios como este, Luísa Sobral extrae las risas de un público rendido a ese encanto particular de la portuguesa, quien vuelve a hacer reír a los presentes cuando cuenta que no se veía en Eurovisión "entre cantantes bailando rodeados de fuego y mujeres con barba", pero que se complacía al escuchar comentarios entre los técnicos de "por fin nos traen una canción". Se refería a "Amar pelos dois", que incluye en la tanda de bises junto a la sorpresa de "Duérmete" de Sílvia Pérez Cruz, la artista que la empujó a la compositora portuguesa a dar vida un disco tan bello como Rosa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Así ha terminado el concierto de ayer en Castellón. ❤ Muchas gracias!!!

Una publicación compartida de Luisa Sobral (@luisasobral) el

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,