Música >> Festivales

Leo Bassi mezcla religión, risas y aplausos a rabiar para cerrar el Foro Social del Rototom

El bufón italiano cerró el sábado la programación del Foro Social Summer of Hope del Rototom 2011 como se merecía. Con el público en pie, sonrisas y una estruendosa ovación. Leo Bassi cocinó en vivo y en directo su particular ensalada de religión, política, sarcasmo y gesticulación para ponerle un lazo bien chillón a 10 intensas jornadas de luminosos debates y entrevistas.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , ,

Leo Bassi cerró el pasado sábado la programación del Foro Social Summer of Hope del Rototom 2011 como se merecía. Con el público en pie, sonrisas y una estruendosa ovación. Leo Bassi cocinó en vivo y en directo su particular ensalada de religión, política, sarcasmo y gesticulación para ponerle un lazo bien chillón a 10 intensas jornadas de luminosos debates y entrevistas. Vestido de calle, solo con la palabra y sobre una mesa de trabajo de la organización. No necesitó más. Sí, bueno, haberse pegado una buena comilona de historia de las religiones y las civilizaciones. Por lo visto, de digestión muy fuerte.

Empezó con un gag marca de la casa, de esos que le hicieron popular en televisión. Hago como que lo quemo todo con gasolina –incluso a lo bonzo- pero echo el freno de mano en el último instante, cuando hasta la organización está a punto de empuñar los extintores. Y lo cierto es que nos temíamos lo peor. Como él mismo explicó –aunque no hiciera falta-, se trataba de ejemplificar que sus “palabras tienen la misma fuerza que la gasolina”. También explicó –esto sí- que la charla-espectáculo “Raíces judeocristianas de occidente: un fraude histórico a combatir” le costó una querella criminal por “presuntos delitos contra los sentimientos religiosos, injurias y calumnias” por parte de la Asociación de Abogados Cristianos, que finalmente ha sido archivada por un juzgado de Valladolid. “Lo que ahora voy a decir ya es legal”, proclamó.

Y lo que contó, básicamente, es que, según sus propias palabras, “las raíces judeocristianas de Occidente que siempre nos han contado son un inmenso fraude”. Para ilustrarlo, Leo Bassi viajó, con múltiples licencias y deslices varios, del Imperio Romano a la Ilustración, para después retroceder al Antiguo Testamento y finalmente desembocar en la reciente visita del Papa Benedicto XVI a la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. Y viceversa. Parodiando pasajes de la Biblia, de la historia y de YouTube para sacarle los colores al monoteísmo. El último, con el Papa siendo víctima de avatares meteorológicos en la misa de la JMJ, en lo que bautizó como el Milagro de Cuatro Vientos. Iconoclasta es poco.

Además, Leo Bassi anunció que, junto a otros artistas internacionales, participará la semana que viene en una muestra itinerante de teatro Festival de Clown en Palestina, organizada por Festiclown en Jerusalén, Nablús y Ramala como muestra de solidaridad con el pueblo palestino. “Por denunciar lo que está pasando y por coherencia”.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,