Música >> General, Portada

FJ Silvestre. A bordo del ‘Vuelo AM002’ y dispuesto a seguir después de cuatro décadas de música

Su nombre no ha relucido en la escena musical castellonense como los de Los Auténticos o Morcillo, pero Paco Silvestre siempre ha estado ahí, desde los 70. Dice que le ha faltado alguien con quien formar un sólido equipo para desarrollar una carrera más fecunda discográficamente, aunque en estos últimos años ha encontrado en Carlos Álvarez (Dry River) esa figura. Con su ayuda, y la de Juan Carlos Morcillo, el guitarrista ha editado el disco ‘Vuelo AM002’ y un single con tres temas nuevos dentro de unas texturas pop. Quiere seguir, proyecta otro disco y aconseja a cualquier músico “no dejarlo nunca”.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

FJ Silvestre (9 de junio de 1961) siempre ha estado presente en la música de Castellón. Si bien no estuvo en el arranque, el guitarrista sí que vivió desde dentro la década de los 70, en los que el pop y el rock comenzaron a desarrollarse en La Plana. Su nombre formaba parte de Fango y Odín (en realidad eran un mismo grupo), que con el segundo de los apelativos formó parte del mítico disco recopilatorio N-340 (editado en 1984) con la canción “Fugitivo”. Cuarenta años después sigue en activo y con novedad discográfica, que responde al nombre de Vuelo AM002 (2014), más un single aún más reciente que incluye tres temas. En Carlos Álvarez (guitarra y teclista de Dry River, además de productor) ha encontrado Paco ese apoyo con el que formar un equipo estable para alimentar una carrera que ahora, con muchos ánimos, piensa seguir desarrollando. “Me ha faltado alguien a mi lado con quien trabajar en muchos momentos y es por eso que casi siempre he tirado adelante por mí mismo, desarrollando proyectos que en realidad eran muy personales”, apunta el compositor, guitarrista, teclista y cantante, quien ha transitado a través de cuatro décadas por el rock progresivo, el blues o el pop, su actual apuesta.

El presente de Paco responde al nombre de Vuelo AM002 y de un single con los temas “Papaíto”, “La he extrañado tanto” y “No te prives”, con la ayuda de Carlos Álvarez y del también productor Juan Carlos Morcillo. El nombre del disco de larga duración surge como consecuencia de un frustrado viaje en avión a México. Un accidente en el despegue obligó a volver al punto de partida después de un par de horas llenas de nervios e incertidumbre, “ya que nadie nos explicaba nada de lo que ocurría, a pesar de que era muy evidente que no iba bien ese vuelo”. Ese percance marcó como una especie de querer volver a empezar, y se ha fijado este disco como punto de partida. En su interior reúne temas personales, algunos biográficos, con un envoltorio pop y apuntes blues dentro de un sonido lo más clásico posible. “Buscamos un sonido analógico, sin sintetizadores. No hay un exceso de sonidos, y todo está puesto en su sitio. Sé que los músicos lo apreciarán porque se darán cuenta del trabajo que hay ahí dentro”.

Pero antes de llegar a este volver a empezar, Paco repasa una larga carrera en la que ha cubierto algunas etapas junto a su hermano Dani (ex Los Rítmicos y en la actualidad en Los Náufragos-Tributo a Los Auténticos) y su hijo Nacho Silvestre, uno de los nuevos músicos castellonenses con mayor actividad sobre los escenarios, gira por locales de Londres incluida.

1976-1984 DE FANGO A ODÍN… ¡POR FRANCO!

El primer grupo de Paco Silvestre fue Fango, donde su jovencísima voz (15 años cuando nació la banda) y guitarra formaban equipo con Juan Carlos Membrado (guitarra, en la actualidad con Carlos Vargas), David Sellés (teclados), Eladio (bajo) y su hermano, Dani Silvestre (batería). Su estilo era el imperante en aquella época dentro del rock, el que tenía largos desarrollos, progresivos, “muy cañero”.

“Nuestra referencia en aquellos momentos era Motor (grupo castellonense del que formaban parte Miguel Ángel Villanueva y Morcillo). Ensayábamos los fines de semana y nuestro objetivo a toda costa era tocar. Tocábamos principalmente en colegios, el Pinar, Aplecs… donde se terciara. Nos pagaban unas 15.000 pesetas (unos 90 euros), que para aquellos tiempos no estaba mal, y todo lo invertíamos en material. Fuera de aquí no pudimos salir, salvo a la sala Gasolinera, en Valencia”.

Sin que hubiese cambios en la formación ni en el estilo, el grupo pasó de llamarse Fango a ser conocido como Odín. El motivo fue una curiosa anécdota en la que se entremezcló el nombre del dictador “Franco”. “Un día estábamos pegando carteles de un concierto de Fango y pasó un Guardia Civil. Al ver los carteles nos gritó: '¡Eh! ¿Ahí qué dice? ¿'Franco'... dice 'Franco'? Y nosotros le tuvimos que convencer de que se leía 'Fango'. Esa confusión y que en realidad no nos gustaba mucho el nombre de Fango nos hicieron cambiar a Odín”.

Queda constancia de la música de Odín a través del tema “Fugitivo”, incluido en el disco recopilatorio castellonense N-340, editado en 1984.

LOS AUTÉNTICOS TOCARON EN MADRID CON EL EQUIPO DE ODÍN

Los Auténticos, a la entrada del Rock-Ola de Madrid en 1981 antes de actuar.

Pero el concierto más especial que vivieron fue… uno que no protagonizaron. Señala Paco a una actuación de Los Auténticos en la sala El Sol de Madrid en 1981. “Viajamos con ellos, ya que el equipo con el que actuaron era el nuestro. Ellos eran unos siete u ocho años mayores que nosotros, aunque yo era mayor que el resto de nuestro grupo, y les acompañamos. Recuerdo que el equipo no cabía en el vehículo, y nos dio unos cuantos problemas cargarlo en Castellón, pero al final todo se solucionó”.

1985-1995 LOS NADIE Y LOS OTROS

En 1985, Dani Silvestre y David Sellés formaron Pedro Gómez Llega, un proyecto de curioso nombre que apostaba por los sintetizadores y cajas de ritmos, y al que también se unió Juan Carlos Membrado.

Mientras tanto, Paco puso en marcha un proyecto pop, Los Nadie, en el que se repitió la historia de Fango/Odín, cuando el grupo se transformó en Los Otros. Era un proyecto personal de Paco, y en realidad era tan unipersonal que nunca actuó en directo, dejando grabada una maqueta de la que uno de sus temas, “Nada ni nadie”, llegó a sonar en Radio 3 a través de Juan de Pablos; mientras que "Planes" fue rescatada por Juanki Tomás en el CD extra -el quinto- del disco-libro Historia de la música pop en Castellón.

 

1995-2008 BLUES FACTORY, DISCO CON GRAHAM FOSTER Y EN SOLITARIO

Del pop a Blues Factory. Un proyecto de Paco con Gaby Royo al bajo, por el que pasaron varios baterías. Grabaron el disco Urban runner antes de formar equipo en 2001 con el guitarrista británico Graham Foster, habitual en los escenarios castellonenses una vez fijada su residencia en La Safor. El disco Vintage fue el resultado. “Su nivel como guitarrista es superior al mío y al de la mayoría de guitarristas que conozco. Siempre le he dicho que aquí estaba perdiendo el tiempo, que era en Inglaterra donde podría tener un muy buen futuro, pero su pensamiento es otro”. Graham ha grabado con Dr. Feelgood, Gerry McAvoy (bajista de Rory Gallagher), Rocky Sharpe & The Replays y un largo etcétera.

Siguió interpretando blues en solitario y editando discos como Kid’s stuff con el acompañamiento de nuevo de su hermano Dani –aunque esta vez al bajo- y de su hijo Nacho, por aquel entonces batería.

Paco, a la guitarra, con Gaby Royo (bajo) y un muy joven Nacho Silvestre a la batería.

Pero esa etapa también tuvo su final. El motivo: “Hablo inglés, y puedo sonar bien haciendo blues, aunque me costaba componer en inglés, pero sé que nunca lo haré como un bluesman negro. Así que decidí dejar de hacerlo”.

 

ENCUENTRO CON CARLOS ÁLVAREZ

En 2008 se encontró con Carlos Álvarez y junto con Jorge Benavent (compañero de su hijo Nacho en Smoking Cotton) trabajaron en Acoustic wanks. Su carrera derivó hacia el pop en formato acústico, desarrollando a partir de ese momento una carrera en solitario que en los escenarios ha tenido varios acompañamientos pero que en el estudio se apoya en la figura de Carlos. “Él se implica mucho. Tengo mucho que agradecerle, porque además de ayudarme, me enseña”.

También Pablo Serrano (Viva Retrato y la productora audiovisual CocoWork) y Paula Piqueres han contribuido, en su caso a través del videoclip de la canción autobiográfica “Siempre he sido así”, que Paco apunta que nació como consecuencia de una prueba de examen de Armonía. Y en este punto, introduce un inciso: “Creo que es muy importante que el músico estudie. En mi caso he estudiado Guitarra y Armonía, que ayuda a la hora de componer, y ahora estoy con Piano. Si no se estudia, o estás tocado por la varita mágica o es muy posible que lo dejes, porque no avanzas”.

VISIONES DE MÚSICO

Tan convencido está de su buen momento que ya apunta a otro disco (“tengo doce canciones preparadas”) y a unos conciertos en acústico (como el protagonizado el 12 de febrero en la sala Black Note de Valencia), “desnudando las canciones, llevando al oyente al momento de su composición, ya sea a través de la guitarra, el dobro o las doce cuerdas. “Mi única aspiración es seguir, escuchar una canción y decir: ‘Está bien’. Soy muy autocrítico”.

¿Seguir hasta cuándo? “No lo sé. Pero seguir”. Rotundo, y con consejo que añadir: “Hay gente de mi generación que lo dejó y lo lamenta ahora. La vida te lleva a tener otras prioridades y dejar de tocar, pero yo aconsejo que no lo dejes nunca del todo. Si sólo tienes una hora para tocar, toca una hora, pero toca. No es cuestión de estar ocho horas si no las tienes, pero no lo dejes porque te arrepentirás después”.

Cuarenta años conceden el privilegio de poder comparar. “El panorama es totalmente diferente ahora al que vivimos cuando empezamos, pero hay algo en común: la ilusión del músico. A partir de ahí cambia todo: equipos, repercusión…”. Y en negativo apunta:  “Llevo muchos años viajando por temas de trabajo y siempre he comprobado que en los países nórdicos y en Asia, la gente se para cuando oye música, mientras que aquí ocurre lo contrario”.

Resalta la figura del compositor: “No me gustan los grupos tributo. El Quijote ya se ha escrito. No lo vuelvas a escribir. Creo que el músico debe componer. Hay que dar paso a la gente creativa, con ideas, que tiene algo que aportar”.

A esa gente con ideas interesantes la descubre por consejos de la gente que le rodea, ya que admite no realizar un seguimiento profundo de la actualidad. “Me dejo guiar a la hora de escuchar. Hace poco, en uno de los conciertos que organiza Junior Mackenzie, escuché a Jacobo Serra y me gustó mucho. Le animé a seguir adelante, porque creo que tiene mucho que aportar. En su época yo era muy fan de Los Auténticos y también de Graham Foster”.

Y con un hijo, Nacho, prolongando la saga, también le dará consejos. “Se los doy, pero no me hace caso. Él me dice que tiene claro qué hacer. A mí, ni caso”.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,