Teatro y danza >> Portada

El Paranimf se sube a los zancos de ‘Mulïer’ para abrir 2019 a lo grande

Una notable entrada, 400 espectadores, para presenciar la obra de danza contemporánea que ha abierto el año natural en el Paranimf de la UJI. 'Mulïer', de Maduixa Teatre, atrajo y gustó en su presentación en versión sala en la ciudad de Castellón.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Las cinco protagonistas de ‘Mulïer’. Foto: José Damián Llorens.

‘Mulïer’, por Maduixa Teatre (versión indoor). Intérpretes: Laia Sorribes, Melissa Usina, Esther Latorre, Ana Lola Cosín y Lara Llavata. Idea y dirección artística: Joan Santandreu. Creación coreográfica: Mamen García. Paranimf de la UJI. Viernes 11 de enero. Inicio: 20:10. Duración: 50 minutos. Espectadores: 400. Entradas: 8/10 euros.

“Erais salvajes. No dejéis que ahora os dominen” (Isadora Ducan, San Francisco, 1877-Niza, 1927). Bailarina. Creadora de la danza moderna).

Alrededor de 400 personas se reunieron en el Paranimf de la UJI para contemplar la primera obra del 2019 en este recinto universitario: Mulïer, de la compañía valenciana Maduixa Teatre,  Una cantidad de público notable para un espectáculo de danza contemporánea en Castellón. Y un público en parte repetidor, ya que un buen número de los asistentes comentaban haber visto el pasado año en la plaza Huerto Sogueros la versión al aire libre de esta obra ganadora de dos Premios Max 2017 (Mejor Composición Musical, de Damián Sánchez, y Mejor Espectáculo de Calle).

En escena cinco bailarinas, cinco mujeres, sobre zancos. Unas veces se mueven como una sola, en milimetrada coreografía que se desplaza al ritmo de la expresiva música; en otras ocasiones como cinco personas diferentes que danzan con un objetivo común: ser libres para actuar del modo que desean hacerlo, incluido el derecho a bailar. La luz del lateral del escenario representa esa libertad. La lucha por alcanzarla se expresa de un modo visualmente metafórico, poético, que pretende -y consigue- llegar sensorialmente a los espectadores.

Luces y música arropan los movimientos de las protagonistas. Foto: José Damián Llorens.

Las bailarinas se mueven en todo momento sobre sendos zancos. Estos representan la opresión, los objetos que impiden -teóricamente- que se desenvuelvan como desean en escena, ya que en la realidad se mueven como si fuesen prolongaciones de estas cinco protagonistas, logrando equilibrios en ocasiones sorprendentes por la soltura y la rapidez con que son ejecutados.

A lo largo de esa hora representan algunas escenas que por naturaleza solo pueden efectuar las mujeres -parto- pero a la vez reivindican el derecho a actuar socialmente del mismo modo que los hombres. Porque más allá del baile, Mulïer es un homenaje a las mujeres que luchan por ser ellas mismas, por mantener vivo su yo salvaje, no sometido. La liberación de los zancos representa esa liberación perseguida en el camino hacia la luz.

Como curiosidad, dentro del largo aplauso recibido por las bailarinas, fueron mujeres -casi en la totalidad- quienes se levantaron de sus asientos para premiar el trabajo realizado en el escenario.

Panorámica de la platea del Paranimf. Foto: José Damián Llorens.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,