Música >> Festivales

El mejor reggae, ska y dancehall en todos los escenarios para un pletórico Rototom

El Rototom Sunsplash demuestra, una vez más, que no se trata de un festival normal, y lo hace durante ocho días con un cartel musical como no se había visto en otras ediciones. Con un registro de 115.000 asistentes tan sólo del domingo 18 al martes 20, el Rototom puede presumir ya de haber cumplido. El escenario principal se impregna de reggae puro y clásico de la mano de Israel Vibration, Richie Spice y Groundation, la cita obligada de los amantes del ska que pudieron disfrutar con The Skatalites y las caderas aún dañadas por culpa de Mr. Vegas y Busy Signal. Sin olvidar la señal que ha dejado la escena nacional en la 20ª edición. Y eso que falta el plato fuerte de Damian Marley.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Han pasado dos días desde que empezó la vigésima edición del Rototom Sunsplash y lo mejor de todo es que tan sólo se puede decir que no ha hecho más que empezar, que lo del fin de semana tan sólo ha sido un calentamiento. El festival, que ya cuenta con 115.000 visitas entre el sábado 17 y el martes 20, no para de recibir gente y más gente dispuesta a disfrutar de la programación de la semana. Pese a que el peso fuerte del festival se espera el viernes 23 y el sábado 24 con la llegada de Damina Marley, también es cierto que le preceden cuatro días cargados del mejor reggae. Los orígenes del ska con The Skatalites que cruzan el charco para volver al punto de partida, el ska vasco y mestizo de Fermin Muguruza, que cumple 30 años compartiendo compromiso a través de su música sobre los escenarios, y la tercera edición del Japan Ska Matsuri en el Ska Club; fusiones que levantan al público como los franceses Dub Inc y los italianos Sud Sound System; dancehall rompe cuellos y caderas de la mano de Mr. Vegas, Alborosie y Busy Signal; y auténtico roots reggae con Israel Vibration, Richie Spice y Groundation. Sin olvidar el importante papel de la escena ibérica en el festival el martes 20 con las actuaciones de Fyahbwoy, los Iberica All Stars y la presentación del proyecto Reggae contra la intolerancia sobre el escenario principal del festival. Se respira love, mucho amor, en esta edición del festival en la que la cultura reggae embriaga cada rincón del festival y cada alma del público en un festival que día tras día demuestra que no se trata de un festival más.

Groundation ofrecieron un gran concierto el martes en el Rototom. Foto: Luca Valenta (Rototom).

El pistoletazo de salida del lunes 19 en el Main Stage lo dan los franceses Dub Inc. Y qué manera de empezar. Que tengan la etiqueta de ser uno de los mejores grupos de reggae francés se entiende con tan sólo verlos sobre el escenario. Mientras la gente iba llenando poco a poco todo el escenario principal, empezaban arriba desde el principio, manteniendo ese nivel durante todo momento. Su música, resultado de las influencias y raíces de cada uno de los miembros del grupo, junto a las grandes voces tan características de los dos cantantes, dan lugar a algo diferente y original dentro de la escena reggae. Transmitiendo al público ganas de pasarlo bien y buenas vibraciones desde el minuto cero. Mientras, globos de colores volaban sobre el público de un lado a otro sin llegar a tocar el suelo y que hacían del concierto una auténtica fiesta. Algo que también llamaba la atención es el idioma en el que cantaban -difícil de captar cuál era en cada momento-; la combinación de distintas lenguas da un toque realmente singular a la música de Dub Inc. Concierto muy variado en el que hubo tiempo para el dancehall, el dub, el ska y la música árabe y africana, todo ello sin dejar de saltar en lo que duró el concierto.

Y a pocos minutos de empezar con el relevo del grupo francés, se empiezan a ver las primeras ikurriñas. El que fuera líder del grupo considerado como imprescindible para los amantes del ska, Kortatu, se prepara para subir al escenario para demostrar durante poco más de una hora por qué es una de las figuras del ska y del dub, no sólo en Euskadi y en España, sino a nivel internacional. Se trata de Fermin Muguruza, que cumple 30 años sobre los escenarios y llega al Rototom Sunsplash para celebrarlo. La bandera antifascista preside el Main Stage; es la hora de la música comprometida.

Muguruza y su banda, Kontrakantxa, espectaculares, muestran muchas ganas sobre el escenario. Un concierto completísimo, en el que el vasco da pasos entre el reggae y el ska en una actuación realmente especial. Sus letras llegan cargadas de mensajes sociales y reivindicativos; ska vasco para denunciar la prepotencia y los abusos policiales, la muerte de víctimas del fascismo, por la soberanía de los pueblos y la resistencia palestina, entre otras. “Un placer cantar en euskera y que todos cantéis conmigo”, y así fue. Fermin Muguruza demostró sobre el escenario que la música no tiene fronteras, y el idioma tampoco, lo que importaba era el mensaje. Además de temas propios, el de Irún junto a su banda interpretaron clásicos de grandes del reggae como Bob Marley y Toots & The Maytals en vasco. También le acompañó sobre el escenario Sargento García para interpretar un tema en castellano y euskera. “Eskerrik asko, moltes gràcies, muchas gracias”, se despide. Un placer ver y escuchar a Fermin Muguruza sobre el escenario y, como él dijo, nos vemos en “la línea del frente”.

Fermin Muguruza celebró en clave reggae-ska sus 30 años sobre los escenarios en el Rototom Sunsplash. Foto: Natalia Guerrero.

Y poco antes de pasar la medianoche sube al escenario un elegante Gyptian que, después de que Konshens anunciase la cancelación de su actuación, es el encargado de sustituirle como destacado representante de la nueva ola de música jamaicana. La actuación de Gyptian, ataviado con un llamativo y vistoso traje color salmón, fue un cambio un tanto brusco después de lo vivido con Dub Inc y Fermin Muguruza, hacia ritmos más suaves y tranquilos y un reggae más tradicional con toques de r&b. Fue incrementando progresivamente la intensidad; no únicamente con sus temas propios, que le han dado popularidad y el lleno en el escenario principal, sino que también versionó “True Colors” de Cyndi Lauper, la clásica “Every Little thing gonna be all right” de Bob Marley e incluso el hit “I want it that way” de los Backstreet Boys y la canción que posteriormente ha pasado por la trituradora del reggaetón, “Una vaina loca”.

De las nuevas caras del reggae a los clásicos para cerrar el escenario principal. Wiss y Skeleton, conocidos como Israel Vibration, pisan el escenario principal con un retraso de quince minutos. Cediéndose el protagonismo el uno al otro, demostraron que las dificultades son eso, dificultades, pero que no convierten las cosas en imposibles. Israel Vibration, discapacitados desde pequeños, suben al escenario con ganas de bailar y de contagiar con su roots reggae. Y lo consiguieron. Interpretan “Ball of fire”, y los mecheros y las ganas del público iluminan la noche del escenario principal. Importante también el papel de su backing band, Roots Radics, que ofrecieron un acompañamiento perfecto y clásico a los jamaicanos.

Gyptian sobre el Main Stage. Foto: Natalia Guerrero.

Pero el Rototom Sunsplash no se acaba únicamente en el escenario principal. La música continúa. Destacar en el dancehall un Rototom Int’l Soundclash realmente especial: la primera batalla que se hace, no en el festival, pero sí desde que su sede está en Benicàssim. Se trataba de la gran cita del día con el enfrentamiento de los sound systems Ricky Trooper vs. Tony Matterhorn. Se trata de una batalla de deejays que consta de 5 rondas de aproximadamente 15 minutos cada una, en las que se deben seguir una serie de normas impuestas por el maestro de ceremonias, que en este caso fue el mítico Rory Stone Love. El ganador del enfrentamiento lo decide el público, que ejerce de jurado para elegir quién se llevará el trofeo. Con una hora de retraso, se juega a cara o cruz el orden de inicio de la batalla, comenzando la cuenta atrás en una pantalla para Tony Matterhorn. Y así hasta completar las cinco rondas que dejaron una Soundclash en tablas, un enfrentamiento que prometía mucho más de lo que realmente fue.

Mientras, en el Ska Club sorprendían los japoneses Skaff-Links, que daban comienzo al tercer Japan Ska Matsuri en el que también participaron Dj Txaco y Dj Naoki Ienaga. Los japoneses se subieron al escenario con la energía y un directo que dejaron sorprendidos a la gran mayoría del público; ska del bueno y de perfecta ejecución, con el que era realmente imposible parar.

Los japoneses Skaff-Links ofrecieron un gran concierto el lunes en el Ska Club. Foto: Iolanda Pitarch (Rototom).

El reggae estatal se llevaba el protagonismo el martes 20 en el Rototom Sunsplash. Hermano L, Tosko, Sr. Wilson e Irie Souljah ofrecían a primera hora de la tarde un encuentro en la Reggae University sobre su experiencia como cantantes de reggae en España; un adelanto de lo que horas después se vería en directo sobre el escenario principal. Pero primero Fyahbwoy, a.k.a El Chico de Fuego, el encargado de encender el Main Stage. Corta carrera en la música pero muchos temas con poco tiempo sobre el escenario. Fyahbwoy cumple y, ante un público no muy numeroso -principalmente español- que se fue incrementando según se desarrollaba el concierto, da un repaso a todos sus trabajos. Acompañado por su Kaloncha y Mr. Karty, el artista madrileño de dancehall y reggae, sube al escenario y enciende el festival y a sus warriors con temas propios de su último trabajo, Extremely Flammable, como “Siempre hablando de más”, con el que da el pistoletazo de salida al concierto, “Forget & Forgive”, “A gritos” y “High profile”, entre otras, al igual que temas pasados convertidos ya en clásicos en su

Fyahbwoy. Foto: Luca d'Agostino.

discografía como “Por fumar”, “Fenomenal”, “No estamos creyendo” y “Fuma weed”, con el que cerró la actuación. El madrileño también ofreció una sorpresa muy especial, el venezolano Onechot, que hace unos meses recibió un balazo como consecuencia de la violencia callejera, subió al escenario junto a El Chico de Fuego para interpretar el precioso y evocador tema “No voy a pensar en ti”. Fyahbwoy deja ardiendo el escenario principal del Rototom Sunplash un año más.

Con el apoyo de la banda Black Gandhi, diferentes artistas ya consagrados y nuevas promesas del reggae de la península dan forma a esta nueva propuesta: Iberica All Stars, con el objetivo de demostrar que el reggae está en alza con breves showcase de Hermano L, Roberto Sánchez, Sr. Wilson, Irie Souljah, Kumar, Tosko, Ander Green Valley, Benjamin’, Indee Styla y Khaoula. Y así lo dejaron patente. Reggae y dancehall con denominación de origen para demostrar que, efectivamente, la escena en España se mantiene y sigue creciendo. Y una prueba de ello fue la buena respuesta del público desde el primer momento en el que la banda se subió al escenario.

Y de la Península, directamente hacia Jamaica como Mr. Vegas, con una sudadera en la que se podía leer “España”, llega acompañado al Rototom por el francés Dub Akom, dancehall y reggae que hicieron vibrar a un escenario principal que se encontraba hasta los topes y que disfrutó de la voz tostada y particular de este singjaying que continuó con el toque característico de la jornada: mucho dancehall, mucho reggae y mucho fuego. Y, para relajar el ambiente en el Main Stage a base de calidad, llegan Groundation con un reggae especial, roots combinado con toques de música jazz. Los californianos ofrecieron un concierto realmente bueno en el que los instrumentos adquieren la mayor parte del protagonismo; dub y roots clásico de puros rastafaris.

Los históricos Skatalites, el pasado miércoles en el Main Stage del festival reggae. Foto: Luca Valenta (Rototom).

Y el miércoles 21 los grandes esperados  de los amantes del ska. The Skatalites llegaban a Benicàssim con su ska genuino, de la vieja escuela. Las banderas que ondeaban entre el público que se encontraba en el Main Stage dejaban ver cómo el escenario principal se llenaba de público de todas las nacionalidades: Cuba, Suiza, Italia, Bahamas... Los jamaicanos empezaron suave, tocando varios acústicos en los que los vientos eran los grandes protagonistas. Pero en seguida pasaron al ritmo ska y early reggae que les caracteriza mientras el público tarareaba con ellos. Pronto se contagió el buen rollo del momento y comenzaron a volar globos de colores sobre el público. Pero el momento cumbre llegó cuando Millie Small acompañó a la banda e interpretó el mítico “My boy lollipop”, que el público acompañó con sonoras palmas. This is ska. Conciertazo para los amantes del verdadero ska que pudieron bailar sin parar al ritmo de los más míticos.

Y, tras los ritmos más suaves de The Skatallites y Ce'Cil, llegó el turno de Alborosie con más ritmo. El italiano llenó hasta los topes el Main Stage. La luz de la luna llena iluminaba los rostros de los miles de asistentes que disfrutaron del reggae rasgado del italiano que demostró que tiene alma de jamaicano. Y no faltaron, como en cada concierto, las banderas ondeando. El cantante, que utilizaba sus largas rastas como cuerda del oeste, explotó el escenario principal con el ya mítico "Kingston town" con la que el público se vino arriba. También hubo tiempo para hacer una dedicatoria a sus paisanos presentes en el Rototom. El concierto acabó con un final apoteósico, en el que la música se fue desvaneciendo y de repente comenzó otra vez el subidón, con unos bajos muy potentes que retumbaban y consiguieron hacer vibrar al público. La mejor de las despedidas para el quinto día de festival.

Alborosie volvió al Rototom Sunsplash el miércoles 21. Foto: Natalia Guerrero.

Lo del jueves 21 en el escenario principal fue una combinación de distintos estilos únicos de hacer reggae y variantes que combinaron a la perfección. El encargado de abrir boca fue el rastafari jamaicano Richie Spice, seguido del reggae con origen mediterráneo de los italianos Sud Sound System, que levantaron al público del Main Stage. Fusión entre dancehall, ska y early reggae en, eso sí, salentino –dialecto italiano-. Mucha fuerza sobre el escenario que se contagió al público. Y de unos italianos a otros. Con Africa Unite viajamos al pasado, exactamente al cartel de 1994. Un viaje de 20 años para disfrutar y sentir el reggae hoy como ayer.

Busy Signal. Foto: Violeta Palazón.

Un verdadero placer ver a los italianos sobre el escenario. Pero el verdadero lleno del escenario principal llegó con Busy Signal. Lo del jamaicano es otra cosa totalmente distinta. La sensualidad y, sobre todo, la sexualidad del dancehall en un concierto con el que el público vibró desde el primer momento. Ataviado con una elegante americana blanca, ofreció una auténtica fiesta dancehall, desde temas más lentos como “Come over” a otros que probablemente consiguieron destrozar las caderas de más de uno como “Turf beach party” y “Watch out for this”, con el que cerró el concierto -y no pudo dejar mejor sabor de boca-. El escenario principal se llenaba hasta arriba para cerrar el sexto día del festival en un Main Stage convertido en un auténtico club dancehall. Está considerado como uno de los grandes representantes de este estilo, y en el Rototom Sunsplash demostró el por qué. El concierto acaba y la gente quería más, muchísimo más. Pitidos, bocinas… una lástima que el jamaicano no quisiese salir a dar un poco más... Y con la llama encendida por Busy Signal ya no quedaba otra que seguir paseando por el resto de escenarios del festival: Ska Club, Dancehall, Dubstation…

Aunque lo que no tiene descripción posible se encuentra en las noches del African Village. Ni un gran escenario, ni muchas luces… Música africana modernizada a todo volumen que tan sólo tendrás que bailar siguiendo los pasos de danza africana de los que se encuentran sobre el escenario… Y cuando te quieras dar cuenta estarás disfrutando de esta pequeña discoteca africana de la mano de KerCasa Africa y artistas invitados que lleva cada noche. Eso sí, olvídate de conseguir seguir todos sus pasos; lo de ellos no tiene nombre. Pero que no se diga que no se intenta. Viendo cómo acababa el festival, probablemente más de uno necesitará pasarse hoy por Vivir la Energía a recargar pilas. Y aún no ha terminado...

La African Disco, una de las sensaciones del Rototom 2013. Foto: Carlo Crippa (Rototom).

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,