Teatro y danza >> Festivales, Portada

El Festival de Teatro Clásico de Peñíscola habla por primera vez en valenciano con el ‘Tartuf’

Diecisiete años ya de representación en Peñíscola de obras clave de la literatura dentro del Festival de Teatro Clásico y este julio, por primera vez, hablará en valenciano. Se trata de la versión del ‘Tartuf’ de Molière, que el 12 de julio pondrá en escena el Centre Dramàtic de Vila-real según la adaptación de su director, Hadi Hurich, y del escritor Vicent Usó. Una selección de entremeses, ‘La flauta mágica’ y ‘La Celestina’ completan la programación, con el preámbulo de intervención callejera de ‘El ciego del Lazarillo’ el día 5.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El ‘Tartuf’, del Centre Dramàtic Vila-real, llevará el valenciano al festival de Teatro Clásico del Castillo de Peñíscola.

A un año de alcanzar la mayoría de edad se encuentra el Festival de Teatro Clásico que se celebra cada verano en Peñíscola. Y en sus 16 ediciones anteriores, el escenario del Patio de Armas del Castillo nunca antes había acogido una representación en valenciano. Este año será la primera vez. El pionero será el Tartuf de Molière, a cargo del Centre Dramàtic de Vila-real, un colectivo surgido hace poco más de dos años bajo la dirección de Hadi Kurich y que ya cuenta en su haber con tres obras, todas ellas clásicas y de gran formato: Hamlet, estrenada en 2012, Tartuf (2013) y hace poco más de un mes, Don Juan. El uso del valenciano sobre las tablas es la principal novedad en una edición que, bajo la dirección de Carles Benlliure (CeBe Muntatges Teatrals) y con el patrocinio de la Diputación Provincial de Castellón, incluye en su programación, siempre en sábado, Los clásicos cómicos (5 de julio), el citado Tartuf (12), La flauta mágica (19) y Celestina. La tragicomedia (26), más el preámbulo del sábado 5, a las 20:00, de El ciego del Lazarillo, que se podrá ver en las calles de la localidad del Papa Luna. La programación de pago comenzará siempre a las 22:30 y el precio de entrada, 8 euros.

Hadi Kurich y el escritor vila-realense Vicent Usó han sido los encargados de adaptar el inmortal Tartuf firmado por el dramaturgo francés Molière para atacar la hipocresía de los falsos devotos, lo que le valió la prohibición de ser representada durante cinco años tras haber estrenado sólo tres de sus cinco actos ante Luis XIV, el Rey Sol, en 1664. Bajo la coreografía de Pepa Cases (de la compañía A Tempo Dansa, también de Vila-real) desarrolla la trama del aventurero caradura un elenco actoral que incluye a Pep Ricart, conocido sobre todo por su participación en L’Alqueria Blanca de la extinta RTVV-Canal 9; Joan Raga, de Scura Splats; o Laia Porcar, de Teatre Plegable. Será la tercera ocasión en la que el Centre Dramàtic de Vila-real la presente ante público, tras su estreno en Vila-real y su posterior paso por el Teatre Micalet de Valencia.

Antes, el primer fin de semana del festival, se podrá ver por la tarde la recreación itinerante de El ciego del Lazarillo, a cargo de Ando Creando. Esa misma noche, en el Castillo, inauguración oficial con Clásicos cómicos, en el que Jesús Peña reúne para la compañía castellano-leonesa Corsario cinco entremeses de burlas de la Edad de Oro con la característica común de ofrecer el punto de vista de las mujeres sobre sus maridos y amantes: el anónimo Los locos, El niño de la Rollona, de Avellaneda; Guardadme las espaldas, de Calderón; Los muertos vivos, de Luis Quiñones de Benavente; y Los toros de Alcalá, de Juan de la Hora y Mota. La de Peñíscola será una de sus primeras representaciones, ya que se ha estrenado el pasado mes de mayo.

La flauta mágica de Mozart, con libreto de Manuel Schikaneder. es una de las óperas mundialmente más famosas, y la última que escribió el genial compositor. Gemma Beltrán la recrea de una manera libre, pero ajustada a la historia original del príncipe Tamino, a través de la compañía catalana Dei Furbi, de la que es fundadora. En esta variación, se conjuga una puesta en escena con técnicas teatrales como el mimo e interpretaciones musicales a capella, buscando en todo momento el punto de humor.

Para el final del 26 de julio se reserva un espectáculo que se presume muy atractivo tanto por el título de la obra como por la compañía que la interpreta. La Celestina, la tragicomedia de Calisto y Melibea, de Fernando de Rojas, marca el inicio de la llamada Edad de Oro y es una de las más influyentes de la literatura realista española. Su representación llega con una de las compañías nacionales más prestigiosas, la sevillana Atalaya, que en 2008 recibió el Premio Nacional de Teatro del Ministerio de Cultura. La Celestina ha contribuido a aumentar el número de galardones recibidos por la compañía creada por Roberto Iniesta y Carmen Gallardo, incluidos los premios al mejor director y mejor actriz, respectivamente, en certámenes de Sevilla o Palencia, además de haber sido representada en los más importantes festivales de teatro clásico, como el de Almagro, y en escenarios sudamericanos. El papel de la blasfema Celestina interpretado por Carmen Gallardo ha sido objeto de un sinfín de elogios por parte de críticos teatrales.

La laureada compañía sevillana Atalaya pone en escena ‘La celestina’.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,