Cine >> Portada

El corto, en ‘Sessió contínua’ en el Menador: “Queremos que el público compruebe la diversidad del audiovisual realizado por castellonenses”

Cine corto de animación para cerrar la última cita del trimestre con el ciclo de cortometrajes locales 'Sessió contínua'. Los sobresalientes trabajos de Álex Cervantes, con 'Margarita', y de Jaime Maestro, con 'Órbitas', 'Katakroken' y 'OA' protagonizarán la sesión del 21 de diciembre en el Menador. Hablamos con sus organizadores para comprobar que el talento local está más vivo que nunca a nivel audiovisual.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fotograma del corto ‘Como en Arcadia’, primera propuesta de la 2ª edición de ‘Sessió contínua’.

Sessió contínua es un proyecto que nació en 2016 de la mano de Pilar Ramo y Fermín Sales, dos cineastas locales, y que tiene como objetivo visibilizar el audiovisual de Castellón ciudad y provincia, acompañando las proyecciones con un coloquio con el o la realizadora autóctona y con un cortometraje estatal. Este año se ha sumado al proyecto Nacho Badenes, del colectivo Cortoformo, y Sessió contínua ha dado un paso más para afianzarse como uno de los ciclos de cine de Castellón más interesantes y necesarios.

Como en la primera temporada, se realizará una proyección un jueves de cada mes a las 20.00, con entrada gratuita. Pero hay varios cambios significativos este año. Por un lado, la salida del Espai d’Art Contemporani de Castelló (EACC) como colaborador, siendo el Aula de Cinema y Creació Juvenil de la Universitat Jaume I (UJI) quien ha ayudado a Sessió Contínua a crecer. Otra gran novedad es la ubicación, a partir de ahora en el Menador Espacio Cultural (plaza Huerto Sogueros). Sessió contínua vuelve a lo grande con tres sesiones que nos harán recorrer el mundo, la ficción, el documental, el ensayo, los sueños,… Para saber como se gestó el proyecto, los cambios que han realizado, la forma de gestionarlo y la recepción que está teniendo, y sobre otras muchas otras cosas, hemos hablado con Pilar y a Nacho:

>¿Cómo surge Sessió contínua? ¿Qué expectativas teníais en un principio?
El proyecto nace de la cinefilia de una serie de personas cuyo espacio de encuentro ha sido durante muchos años las proyecciones y los talleres con cineastas organizados por el Espai d’Art Contemporani de Castelló (EACC). Con el tiempo, ese amor al cine, a descubrir nuevos lenguajes audiovisuales, nuevas autorías, dio pie a un vínculo muy bonito donde todos nos sentíamos parte de algo pequeño y grande a la vez, y algunos poco a poco nos fuimos convirtiendo también en creadores.

Un día el responsable de actividades del EACC, Juan Francisco Fandos, nos propuso a dos de nosotros la idea de organizar una actividad en torno al mundo del cortometraje local, un formato sin demasiada posibilidad de exhibición y que podía conectar varias generaciones de creadores en nuestra ciudad. La idea de Fandos no era quedarse en emitir una serie de proyecciones y cada uno a su casa, sino recuperar de alguna manera el espíritu reflexivo y lúdico de los cine fórums, mediante el encuentro entre el creador o creadora y el público. A partir de ahí, fuimos trabajando el proyecto hasta convertirlo en el formato actual.

Básicamente las expectativas se centraban en que la gente de Castellón acudiera una vez al mes a un espacio a disfrutar de ese cine fórum y conociera el variado perfil de la creación audiovisual provincial. Desde Sessió  Contínua apostamos por un público que, independientemente de su perfil personal o profesional, estuviera dispuesto a escuchar, a curiosear sobre los entresijos del audiovisual, a disfrutar viendo en pantalla territorios reconocibles, a apreciar el esfuerzo de un cineasta y su lenguaje propio. Apostamos por todo esto y funcionó. Poco a poco el número de espectadores ha ido creciendo con cada sesión, incluso contamos ya con un pequeño grupo de incondicionales.

>Este año habéis dejado el EACC y habéis comenzado una colaboración con el aula de Cine y Creación Juvenil de la Universitat Jaume I (UJI). ¿Cómo se ha llegado hasta aquí?
El cambio vino principalmente por una necesidad de mejorar las condiciones técnicas de proyección y amplitud de la sala. En el EACC nos cedieron la sala “Espai Obert”, con una confianza firme en nuestro trabajo y colaborando en tareas básicas de difusión, algo que se agradece cuando empiezas de cero una actividad. Sin embargo, a final de la temporada observamos que la actividad crecía y que podía ampliar sus posibilidades, así que solicitamos alternativas a los máximos responsables del centro pero no fue posible ningún cambio.

Durante el verano, pensamos de inmediato en el Menador. Contactamos con las personas que lo gestionan, entre ellas Sergio Ibáñez, el coordinador del aula de Cine y Creación Juvenil de la UJI, a quien le presentamos el proyecto, y partir de ahí fue todo muy fluido. Mantenemos una estrecha colaboración en cuanto a difusión y promoción. También nos dotaron de un presupuesto mensual que ha permitido profesionalizar la actividad en el sentido de remunerar el trabajo de los autores, de los organizadores y poder traer a creadores de fuera de la provincia. Hay que decir que la coyuntura del momento ayudó, ya que el Menador se encontraba en un momento idóneo para la recepción de propuestas que pudieran ampliar su programación durante esta temporada.

La sala de actos del Menador se convierte en la nueva casa de ‘Sessió contínua’.

>Hablando del Menador, ¿cómo va a influir en el crecimiento del proyecto? ¿Qué aporta este cambio de sala?
La actividad se desarrollará en la Sala de Conferencias, un espacio amplio y diáfano con capacidad para unas 80 personas y con unas condiciones técnicas convenientes para las proyecciones. Hemos ganado en calidad de audio e imagen, y la existencia de una tarima hace que la pantalla esté más elevada y permita leer sin dificultad los posibles subtítulos, algo que antes nos suponía algún problema. El público apreciará estos cambios seguro. Eso sí, continuarán sentados en sillas, la comodidad del butacón tendrá que esperar. En cuando a la ubicación, continuamos en el centro y en una zona transitada, lo que siempre es un punto a favor, tanto para los organizadores como para los asistentes. Además, está bien contar con cafeterías y bares cercanos donde prolongar la actividad de manera más informal, como sucedía la temporada pasada.

>Respecto a la selección de cortometrajes ¿Cómo entráis en contacto con l@s cineastas?¿Cómo os planteáis el criterio de selección?
Partimos de la búsqueda de cineastas de la provincia, ya sea por amigos, antiguos compañeros de carrera, conocidos, o rastreos en línea. A partir de ahí contactamos con ellos y les solicitamos que nos envíen uno o varios de sus trabajos de los que hemos podido ver solo un teaser o algún fragmento. Ahí es donde ya entra nuestro criterio como programadores, exigiendo unos mínimos. Cuando hablamos de mínimos no nos referimos a una factura técnica ejemplar, si no a un contenido con discurso propio, una historia bien construida, una mirada honesta o un lenguaje audaz. En ocasiones el cortometraje está íntegramente colgado en la red, y, si nos ha interesado, les escribimos directamente para invitarles a presentarlo en Sessió Contínua. Una vez tenemos claro el corto provincial, pasamos a buscar un complemento estatal, y aquí ya entra en juego también nuestra experiencia. Seguimos rastreando en las redes, pero tras estudiar algunos elementos clave de la obra local, nos vienen a la cabeza otros cortometrajes con conexiones temáticas, contextuales, formales, etc.

En todo momento los cineastas fueron estupendos en el trato, hay que decirlo. No importaba que fueran locales o grandes nombres del corto estatal, sin excepción todos se mostraron muy agradecidos de que sus obras se proyectaran en Castellón y todo eran palabras de apoyo a nuestro trabajo. Era muy ilusionante y, de alguna manera, reforzaban el sentido de nuestro proyecto. De momento, esta temporada repetimos en esta buena onda.

>¿Qué pensáis del talento local?¿Creéis que la provincia tiene una buena cantera de cineastas?
Talento hay mucho, y no es hablar por hablar. Cuando iniciamos la actividad ya partíamos de esta premisa. El cortometraje castellonense es muy variado, muy rico en cuanto a formas y planteamientos: narrativas clásicas con mirada propia, super-8 vanguardista, cine cámara en mano amateur, cine experimental, no ficción, etc. Sinceramente, nos importa muy poco el presupuesto que haya detrás de cada corto, y eso se ha podido observar en la programación de la primera temporada. Hemos proyectado cortometrajes de un perfil más profesional, con un equipo técnico al completo,  como 14 anys i un dia, de Lucía Alemany, o Escala en Madrid, de Elena Escura; otros totalmente amateurs como París queda al otro lado, de Carles Candela; trabajos finales de máster con un punto vanguardista, como Cabeza de orquídea de Violeta Blasco; oníricas obras de terror en Super-8, como Perpetuum Mobile de Marc Martí, etc. La mayoría de estos cortometrajes cuentan con un largo recorrido en festivales internacionales y un gran número de premios.

Nos emociona pensar que Castellón, una ciudad pequeña y periférica, sin ningún asomo de industria audiovisual, esté produciendo materiales tan potentes. De la primera edición, tal vez lo más rompedor y menos ortodoxo que programamos fue el concierto en directo de Politiko, un artista indie-punk multimedia, un hombre en Castellón que lo hace todo: canta, compone, toca el bajo y elabora las imágenes proyectadas en sus conciertos a partir de material de archivo en la Red, con unos montajes muy locos, muy críticos, sin filtro, pero a la vez muy estudiados. A él llegamos a través del colectivo Cortoformo, a quienes les dedicamos la última sesión con su mediometraje Naranjos. Al final, también se trata de eso, de conocerse, de crear redes, de generar sinergias entre quienes nos dedicamos al audiovisual desde un ámbito u otro.

>¿Y qué nos podéis decir sobre los cortos estatales? ¿Qué se espera de este año?
Uno de nuestros criterios a la hora de programar es conseguir la máxima paridad posible. Creemos que es imprescindible mostrar la mirada de la mujer en el audiovisual, desde el guión, la dirección o la producción, que en definitiva es desde donde se construyen los relatos. La experiencia nos indica que hay menos mujeres dirigiendo también en el cortometraje, pero hay que esforzarse en encontrarlas.

Actualmente estamos cerrando la programación para el año que viene. Estamos a la espera de algunas confirmaciones, pero ya podemos adelantar que veremos el corto ganador de este año en la Semana de la Crítica de Cannes, Los desheredados de la directora Laura Ferrés, que vendrá a presentarlo al Menador. También proyectaremos alguna de las obras del director independiente catalán Antoni Padrós. Como novedad, esta temporada contaremos con la presencia de algunas autoras de cortos estatales en lugar del provincial, ya que, por un lado, el presupuesto actual nos lo permite y, por otro, en ocasiones el director o directora local reside o trabaja en el extranjero.

>Uno de los aspectos más interesantes de Sessió contínua es el mencionado cine-fórum. ¿Cómo fueron los coloquios durante la primera temporada?
Muy enriquecedores, tanto para el público y para los realizadores, como para nosotros como organizadores. La participación suele depender del perfil del cortometraje. Hay temas que inevitablemente dan más juego, como las obras que giraban en torno a la sexualidad adolescente femenina o la violencia en el mundo rural. La diversidad del público provoca que el coloquio fluya entre lo profesional y lo personal, desde las cuestiones habituales que pueda hacerse cualquier aficionado sobre giros de guión, análisis de conductas de personajes… hasta aspectos más técnicos de iluminación, fotografía, etc.

>¿Alguna expectativa para esta temporada?
Llenar la Sala de Conferencias del Menador de un público que disfrute y que compruebe, desde su experiencia, la diversidad del audiovisual realizado por castellonenses, rodado en la provincia, en Inglaterra, Francia o en China. Que tengan una experiencia lúdica, que abran la mirada a otros lenguajes narrativos y que entiendan el audiovisual no solo como puro entretenimiento de usar y tirar, sino como una herramienta extraordinaria para repensar el mundo, las relaciones, para conocerse a uno mismo. Parece ambicioso pero no lo es.  Es cuestión de actitud. Nosotros este año apostamos por eso.

Más sobre Sessió contínua

La programación para el primer trimestre no podía ser más interesante, tocando temas como la homosexualidad, el autorretrato y el entorno, y la animación valenciana.

La primera sesión será el 26 de octubre con el pase de Bulls (2014), de Joan Montesinos, y Como en Arcadia (2015), de Jordi Estrada. El cortometraje de Montesinos se acerca a uno de los temas tabú de nuestra sociedad: los deportistas homosexuales. A través de entrevistas a jugadores de rugby gays en Inglaterra, que han decidido organizar torneos centrados en equipos homosexuales, se intenta romper con los estereotipos que la sociedad tiene sobre el mundo gay. Por su parte, el corto de Estrada narra un viaje melancólico y fantasioso a la adolescencia, que nos condena a vivirla sin posibilidad de volver, “una expresión emocional de una experiencia traumática que viví tras una relación que me tenía enganchado”, según su director. Joan Montesinos presentará Bulls y participará en un coloquio con la audiencia después de la proyección.

La segunda sesión será el 23 de noviembre con la proyección de The Meadow (El prado) (2017) de Atom Samit, y Gure Hormek (Nuestra paredes) (2016) de Las chicas de Pasaik. Ambos trabajos de corte experimental muestran la relación entre el cineasta desdoblado en autor y personaje y el entorno real que lo rodea, convertido en ficción. En The Meadow, Atom aprovecha un viaje a China para crear una reflexión sobre el tedio, el paso del tiempo, los sueños y la vida que hemos decido llevar, o que ha decidido llevarnos. En Gure Hormek, las chicas de Pasaik nos hablan del barrio de Las Amas de Casa, del distrito de Las Insomnes, de la glorieta de La Madre Desconocida y del subterráneo de Las Mujeres Solas, transmitiendo el mensaje de que nuestras paredes homenajean a quienes queremos.

Fotograma de ‘The meadow’.

La última sesión del trimestre será el 21 de diciembre con los cortometrajes de animación de las escuelas valencianas Primero Frame y Hampa Studio. Podremos ver los trabajos de Álex Cervantes, Margarita (2009), y Jaime Maestro, Órbitas (2013), Katakroken (2014) y OA (2015). La obra de Cervantes se inspira en el poema homónimo de Rubén Darío, fusionando poesía y color en un corto lírico sobre una princesa que decide seguir sus propios sueños. Órbitas, de Maestro, cuenta el creciente amor entre dos tripulantes de satélites de comunicaciones en el espacio cuyos bandos están enfrentados. Katakroken es una reflexión sobre la influencia del arte en las personas puesta en escena de una manera muy particular. Y OA nos lleva hasta la estepa de Mongolia para seguir a dos niños en un viaje que marcará su vida para siempre.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,