Música >> Festivales

Charla con Víctor Ballester (deBigote) y Fèlix Gimeno (Sánchez). Música “por amor” en FIB y Arenal Sound

Víctor Ballester Benito, al frente de deBigote, y Fèlix Gimeno Sánchez, al mando de Sánchez & Grup d’Autoajuda, actuarán en las próximas ediciones del FIB y el Arenal Sound, respectivamente. Convocamos a los dos músicos (de profesión diseñadores gráficos) castellonenses en el Café dels Sentits de la UJI para hablar sin prisas ni ataduras sobre ambos festivales, sobre su manera de componer canciones, sobre los perfiles románticos y mercantiles de la música, lo importante de la producción, sobre valores y cambios generacionales. La conversación fluye sola. Frases que empieza uno y termina el otro, por momentos se enzarzan... Así lo recogió la grabadora. Sin cortes.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Víctor Ballester (deBigote, izquierda) y Fèlix Gimeno (Sánchez & Grup d’Autoajuda), tras la conversación mantenida con Nomepierdoniuna. Foto: Ignacio Brotons (ACF Fotografía).

>Esta conversación tiene su origen en la presentación del disco de Sánchez en la sala Four Seasons de Castellón el pasado mes de febrero, en la que Víctor vibró a tope con el concierto e, incluso, terminó subiendo al escenario para cantar “París” junto a Félix. ¿Desde cuándo os conocéis?, ¿fue a través de la música?
Víctor: Yo de Fèlix no sabía absolutamente nada, solo que estaba en Les Deesses Mortes, únicamente lo había visto en las fotos del disco. Fui a ver el concierto de homenaje Els altres canten Les Deesses Mortes en el Paranimf de la UJI [organizado por Nomepierdoniuna]. Y la primera canción que hizo Rauelsson me pareció maravillosa. A partir de ahí lo que pasó es que escuché el disco de Sánchez, escuché “París” y me enamoré de esa canción. La colgué en Instagram, se la pasé a Nacho Canut [Fangoria, Alaska y Dinarama, Los Vegetales, Parálisis Permanente], me dijo que le gustaba y entonces quise conocer a Fèlix para contárselo todo. Le llamé un día y le dije: “vamos a hacernos un café y nos conocemos”. Me dijo que “claro” y fuimos aquí al lado, al Círculo del Café. De eso hará un año como mucho. Yo lo conozco a él por el concierto que montó Nomepierdoniuna y por la devoción hacia “París”.
Fèlix: Yo sabía quién era ya de antes, por deBigote, porque evidentemente si estás un poco en la onda sabes quiénes son deBigote. Pero personalmente no nos conocimos hasta el primer concierto de Sánchez en la Fiesta de Nomepierdoniuna en el Auditori de Vila-real [noviembre de 2014].
Víctor: Es verdad, ese es el primer día que nos conocimos…
Fèlix: …Y, desde entonces hasta aquí, todo amor y felicidad.

>Vaya, no sabía que Nomepierdoniuna había tenido algo que ver en vuestra conexión…
Víctor: Algo que ver no: ¡todo!
Fèlix: A ver, todo lo que pasa a nivel musical en Castellón tiene algo que ver con Nomepierdoniuna realmente…
Víctor: Por su puesto que fue la web, porque poníais muy bien el disco y la canción y entonces yo lo escuché. Sí, sí, nos conocemos por la web y por los conciertos organizados por Nomepierdoniuna.

>Así que, por lo que veo, la admiración es mutua, ¿qué es lo más le gusta a cada uno de lo que hace el otro a nivel musical?
Fèlix: Por mi parte está claro: hay pocos grupos en Castellón que hagan pop y que cuiden las canciones, que intenten hacer canciones que sean realmente una entidad como tal. Hay muchos grupos de estilo, si se puede decir así, pero hay pocos grupos que se centren en las canciones. Y deBigote es un grupo que trabaja las canciones a full. Y esa es la parte que más me gusta mucho de deBigote.
Víctor: Opino exactamente lo mismo de Sánchez. Sus canciones podrían hacerse con electrónica, con distorsión, producidas por gente muy diferente, pero creo que “Montañita” y “París” seguirían siendo dos canciones muy muy buenas. Yo me sé de memoria su disco. Y me gusta mucho la producción, creo que es una producción que tiene ese punto un poco naíf que en Castellón muy poca gente hace. Es una producción que se sale de lo habitual, sin complejos. Y en Castellón creo que hemos sido un poco acomplejados a la hora de producir los discos.
Fèlix: Yo creo que siempre ha habido muy buenos grupos, pero siempre han sido grupos de estilo.
Víctor: Sí, buenísimos, pero muy de un género concreto…
Fèlix: Quien hace power-pop hace power-pop, quien hace punk-rock hace punk-rock, pero siempre manejándose en esos lenguajes sin ir más allá. También pienso que tiene mucho que ver con la edad. Tanto Víctor como yo no somos dos niños, sino que hemos escuchado mucha música y la gente que tenemos alrededor es gente con cierto recorrido. Creo que eso te ayuda mucho a poder afrontar las canciones desde otra perspectiva…
Víctor: Sí, yo creo que la edad lo que te da, sobre todo, es saber lo que no quieres.
Fèlix: Totalmente de acuerdo, así es.

>Pero, al mismo tiempo, por conversaciones que he tenido con vosotros por separado, me parece que tenéis formas muy diferentes de componer vuestras canciones. ¿Podéis explicar cada uno su método; en el caso de Víctor junto a Raúl Iserte y sabiendo que trabajáis en grupo?
Fèlix: Yo compongo solo. Y no ahora, lo he hecho así siempre. Nunca he querido compartir la parte de la composición porque no me interesa. Me gusta hacerlo a mí y yo le saco mucho placer personal a esa parte. Sí que es verdad que después me gusta poner las canciones al alcance de otra gente y que cada uno pueda aportar lo que quiera. Incluso muchas canciones terminan teniendo más ideas de otra gente que las mías originales. Pero yo sigo componiendo las canciones solo, con un piano o una guitarra en casa a solas. Y después en el local de ensayo pasa lo que pasa: a veces funcionan y otras no funcionan y hay que descartarlas. En mi caso soy muy individualista a la hora de componer, pero no a la hora de producir. Ahí soy totalmente al revés, creo que doy mucha cancha. Pero cuando compongo me gusta componer solo.
Víctor: Creo que ahí es donde más diferimos las dos bandas. En su caso, el Grup d’Autoajuda es una banda que le apoya en directo, y nosotros somos un grupo, y funcionamos como un grupo. Sánchez es más música de autor, mientras que deBigote cada vez somos un grupo más coral, porque si al principio es verdad que canciones como “Continente” y “No os lo perdáis” eran demos que grababa Raúl en casa y yo les aportaba letra, melodía vocal y estructura, últimamente muchas veces la estructura la marca Andrés [Amores] e incluso David Bueno, que me ayudó en muchas melodías de voz, porque es muy bueno haciendo armonías… Y eso es lo que a lo mejor le da un empaque más ecléctico, porque ahí hay cosas de todos.
Fèlix: Yo he de decir que trabajo mucho solo, sí, pero también es verdad que trabajo mucho con Pascual Arnal, que es el productor de todo lo que hago. Y él influye muchísimo, pero normalmente él suele dejar lo que es el cascarón y, a partir de ahí, construye. Pero sí, yo creo que la diferencia fundamental es la que comenta Víctor. En su caso es más una banda y en el mío es más un loco que va a la suya.

>Ni tan solo ahora que estás ensayando con más asiduidad con el Grup d’Autoajuda, ¿no salen canciones espontáneamente en el local?
Fèlix: Las canciones las llevo yo y les he intentado dar más cancha, pero no terminan de sentirse cómodos. Ellos no lo dicen, pero yo lo sé y les cuesta entrar. Por más que les diga que se quiten la tontería y tiren para delante cuesta mucho. De hecho, ellos siempre se aferran a las demos. Pero, vaya, no llevamos ni un año tocando juntos, pienso que poco a poco irán cogiéndose más si quieren. O quizás me peguen una patada y me toca buscarme otra alternativa para poderme defender en directo…  

>El directo gordo, quien más cerca lo tiene es deBigote. ¿Cómo afrontáis el concierto del próximo domingo 19 de julio en el FIB?, ¿tenéis el repertorio decidido?, ¿alguna colaboración especial?
Víctor: Vamos a hacer un repertorio con todas las canciones rápidas que tenemos para que sea muy dinámico, con mucho ritmo. Tocaremos unos 45 minutos con un repertorio bastante cañero. No sabíamos si subir las cuerdas de una nueva canción que hemos hecho que lleva cuerdas de arreglo. Pero al final es tal lío llevar las cuerdas, los seguros, las historias… que al final seguramente lo acabaremos sustituyendo por otro arreglo que ha sacado Xavi Muñoz, quien ha producido la nueva canción que sacaremos antes del festival [“Cosmos”, que lanzan el 15 de julio en Mondo Sonoro]… Tampoco sabemos si llevaremos proyecciones, porque hay, pero tocamos a las siete de la tarde y no se verá nada, porque tocamos en el escenario Las Palmas y el sol pega directo…

>¿Y tú piensas ir, Fèlix?
Fèlix: Sí, claro, pienso ir todos los días que pueda realmente (risas).  

>¿Qué es el FIB para ti y deBigote?
Víctor: Yo trabajé los tres primeros años del FIB en el festival, vi cómo se caía el escenario antes del concierto de Blur. Y ahora, 20 años después, tocar el mismo año que vuelven Blur, en el mismo escenario que tocarán ellos, en lo que era el Escenario Verde… pues la verdad es que será bastante extraño, tiene un gran componente sentimental. Raúl también ha ido toda la vida al FIB; yo también, es el festival que más me gusta, es el más mío, el que he visto crecer, evolucionar a mejor y a peor… Para mí será algo muy especial.

>Y, por si fuera poco, abriendo el escenario grande, Las Palmas, y el mismo día que Portishead…
Víctor: Sí, tocamos un día maravilloso, el día de Portishead, efectivamente, pero también de Public Enemy, de Franz Ferdinand & Sparks… es el mejor día, el que más me gusta. Y no nos esperábamos que además fuera abriendo el escenario grande, es alucinante.

>Fèlix, ¿qué recuerdo tienes de tu actuación con Freses en el FIB 1999? Otro año que tocó Blur, por cierto…
Fèlix: Ninguno, llevaba tal curda encima que no me acuerdo. Bueno sí: hacía mucho calor, muchísimo calor. Pero no me acuerdo de mucho, la verdad.

>A lo mejor, viendo las fotos… ¿hay fotos de aquel concierto?
Fèlix: Sí que hay, yo las he visto, pero son así de lejos y creo que el que las hacía estaba peor que yo porque son malísimas. No recuerdo prácticamente nada.

>¿Ni la emoción de los días previos o posteriores?
Fèlix: No recuerdo ni estar emocionado realmente…

>Era una época dura veo… ¿Cómo surgió el concierto?
Fèlix: (Risas) Era la parte final de Freses, en la que creo que pasábamos absolutamente de todo. Al principio ya pasábamos, pero al final todavía más. No tengo demasiados recuerdos. Evidentemente, me lo pasé pipa y me alegro mucho de haber tenido la oportunidad de haber tocado en el FIB en aquella época. Pero también soy consciente de cómo fue: fui a tocar con mi guitarra a Radio Benicàssim y estaba allí el señor Miguel Morán. Al terminar me dijo que si nos hacíamos una birra y le dije que vale. Y después me enteré de que tocaba en el FIB por la radio. Un día escuchando Radio 3 en el coche oí que decían “Freses” y dije “¿han dicho Freses?”. Después llamé al Morán porque me había dado el teléfono y le dije: “eh tío, ¿esto?”. “Sí, sí, es que no me había acordado de llamarte”. Ah, pues vale.
Víctor: Qué maravilla..
Fèlix: Sí, fue así: rebote total y absoluto. Igual que este año en el Arenal Sound. Actuamos porque trabajo para el festival y lo tengo fácil, porque lo he intentado en todos los putos festivales y nadie me ha hecho ni puto caso. Es mi realidad.

>En los últimos años el FIB ya ha programado un grupo por edición: Pleasant Dreams, Skizophonic, este año deBigote… Pero tradicionalmente a los grupos de Castellón les ha costado mucho hacerse un sitio en el cartel del FIB (aparte de escenarios fuera del recinto, como el VillaCamp o los de Rock This Town), como lo demuestra el concierto aislado que comentábamos antes de Freses. ¿Por qué pensáis que ha sido así más allá de la valoración?
Víctor: Yo creo que el rollo de la música de Castellón nunca ha pegado mucho con el FIB. Sólo cuando surgieron grupos como los Jonipai [actuaron en la edición del año 2000] en su momento tenían mucha cabida. Si hubieran salido grupos como La Buena Vida o Venas Plutón, o con la calidad de los grupos de ciudades como Albacete, como Mercromina, porque había bandas de una calidad abrumadora, era impresionante. Y aquí ha habido gente muy buena, como los Shock Treatment, pero en un ámbito totalmente diferente…
Fèlix: Sí, o Malconsejo…
Víctor: Hasta que no ha llegado un grupo como Pleasant Dreams, que encajaba en el festival y tocó… creo que a partir de ahí fue cuando decidirían establecer una especie de cuota de una banda local por edición o algo así…
Fèlix: Y me imagino que será siempre que haya grupos que estén en la onda del festival. Creo que es lo que dice Víctor, nunca ha habido grupos que estuvieran en la onda. Castellón es muy power-popera y punk-rocker…
Víctor: Podrían haber actuado grupos como Lula de hecho, poerque la conoce mucha gente. Pero imagino que no ponen a Lula porque no encaja…
Fèlix: Sí, creo que es un tema de estilo. Y después hay que tener un mínimo de calidad para tocar en estos festivales, queramos o no queramos. Hay grupos que son un poco tendencia y entran ahí pero, si te fijas bien, la gente que va a tocar a estos festivales tienen calidad.
Víctor: Es verdad; si no, yo creo que no entras. El otro día nos insinuaban en una entrevista que a qué santo tocábamos nosotros en el escenario grande del FIB. Nosotros no hemos hecho nada para tocar en el escenario grande, han querido ponernos ellos. Igual es que han visto que, una vez hemos entrado en cartel, deBigote es un grupo para el escenario verde…
Fèlix: Además deBigote tiene una puesta en escena muy interesante. Víctor se lo curra mucho y pienso que de los grupos que hay ahora mismo en Castellón el más FIB es deBigote sin ningún tipo de duda.

Víctor Ballester, durante el accidentado concierto de deBigote en el Arenal Sound 2014. Foto: Carme Ripollès (ACF).

>Sánchez & Grup d’Autoajuda actuaréis el martes 28 de julio en el Arenal Sound (Red Bull Tour Bus, 20:45), precisamente donde actuó el año pasado deBigote? ¿Qué recuerdos tienes, Víctor? Fue un concierto muy accidentado
Fèlix: Fue la hostia aquello, ¿no?
Víctor: Este año hemos decidido no ir a comer ni coger el coche. Aquello fue horroroso, la verdad. La peor experiencia de mi vida, porque como además tuve parte de responsabilidad al cerrar la puerta de la furgoneta bajo del escenario y pillarle los dedos al teclista y desmayarse allí delante de mí… pues fue una cosa… El concierto no salió bien. En eso soy honesto, porque estaba en estado de shock. La tía de producción, cerrándome en el camerino para decirme “relájate que tu amigo…”, y yo viendo a Alberto tirado en el suelo con el médico… Eso mientras se hacía la prueba de sonido a 30 minutos de subir a tocar. Entonces, subimos sabiendo que Alberto estaba teniendo unos dolores horrorosos y aquello sonaba… aquello era un estruendo de sonido allí dentro… Y claro, realmente el concierto fue una cosa fugaz, una explosión de todo… y, de repente, se acaba. Pero, vaya, que la experiencia estuvo muy bien, ves la mar de fondo, que por poca gente que hubiera, había gente, que pillamos la salida del Beach Club y la gente se puso a bailar…

>Que esperáis disfrutarlo más en el FIB este año, vaya…
Víctor: Hombre, claro. Fue una putada… El accidente de coche camino del festival, con el coche de Sergio hecho polvo, Sergio con una responsabilidad encima y con un sentimiento de culpa… Y después lo de los dedos de Alberto, que después del concierto se fue a Urgencias y estuvo cuatro meses con los dedos morados hasta que… ¡Es que cerré la puerta con los dedos pillados!

>Tú Fèlix conoces muy bien el Arenal Sound por dentro porque, como nos decías antes, trabajas de diseñador para el festival. ¿Para ti tendrá un significado especial el concierto precisamente por eso?
Fèlix: Sí, para mí será realmente curioso. A todo esto nosotros tocamos en el Red Bull Tour Bus, tocamos los terceros el primer día, en una de las fiestas de bienvenida. Con eso y todo la verdad es que me hace muchísima ilusión poder tocar allí. Es un festival muy joven, un festival que está haciéndose, que hay gente que le gusta, hay gente que no… Tiene un público muy joven, posiblemente nosotros ahí estamos en tierra de nadie. Para mí será algo interesante, diferente, el hecho de estar allí currando, subir a un escenario a tocar y bajar después para seguir haciendo mis historias…

>¿Por qué pensáis que el Arenal Sound se ha convertido en el festival más masivo del país?
Víctor: Porque… ¿a qué precio están los abonos?
Fèlix: Ahora están a 65 €…
Víctor: Pero cuando los sacan a la venta…
Fèlix: Sí, están a 27 o 29 €…

>¿Sólo por precio?
Víctor: Por precio, también por el tipo de grupos y porque está delante de la mar. Yo creo que ofrece un pack joven de 20 años; es un gran botellón con música. A mí me parece muy bien, siempre lo he defendido. Yo he conocido a gente en la Universidad, donde he estudiado ahora cuatro años, que el primer año han ido por el botellón, pero al tercer año ya han escuchado grupos y se han interesado por la música. Y creo que eso está muy bien.
Fèlix: Es un festival de experiencia realmente. He estado trabajando ahí, desarrollando cómo vender el festival, y es un festival de experiencia. Un festival hecho para gente muy joven, que posiblemente sea su primer festival y que no es como nuestra generación que íbamos por la música… Yo iba por la música a los festivales, siempre he ido por la música, porque los agobios nunca me han gustado nada. Yo he ido al FIB siempre, desde la segunda o tercera edición, por la música. Pero el perfil de gente que va al Arenal busca otro tipo de historias. Busca la experiencia, evidentemente descubren grupos y hay gente a la que le interesa…
Víctor: Sí, porque tocan Lori Meyers y se cantan todas las canciones, quiero decir que les gustan mucho…
Fèlix: Sí, y siempre hay cosas muy interesantes dentro del cartel, pero no deja de ser un festival para pasarlo bien, para gente joven que quiere pasarlo bien. De ahí viene lo que decía antes de que nosotros realmente entramos un poco con calzador. Aunque, en realidad, yo me pregunto en qué festival no entraríamos nosotros si no fuera con calzador… (risas)

>¿Qué esperáis a nivel artístico, musical y promocional de vuestra participación en estos dos festivales de referencia nacional e internacional?
Víctor: Yo soy muy escéptico con ese tema. No sé hasta qué punto te puede dar eco porque allí eres muy pequeño, tocas en mal horario… No sé hasta qué punto… Ojalá, pero no creo que de ahí des un gran salto.
Fèlix: Yo creo que algo de reconocimiento sí que te da, por el hecho de aparecer en el cartel y en las redes sociales, quieras o no. El Arenal, por ejemplo, es espectacular lo que mueve en redes sociales; el FIB no tanto, pero cada vez más también.
Víctor: Sí, quizás se consiga que la gente sepa quién eres, pero de ahí a que realmente te dé una proyección… Creo que dos páginas en el Rockdelux te dan mucho más que actuar en seis festivales, porque es lo que marca la tendencia, porque hay mucha gente que te pueda tomar en serio al verte ahí. Aunque sí que es verdad que estar en un cartel de un festival así está muy bien, porque todo el mundo sabe que no entra cualquier grupo ahí, porque hay millones de grupos y los festivales tienen que acotar.
Fèlix: Sí, es muy difícil entrar en un festival realmente. Yo lo he intentado incluso teniendo contactos muy directos y es complicadísimo que te hagan algo de caso. Sí que pienso que, si miramos a corto plazo nada de nada, pero quizás si miramos a medio y largo plazo, y seguimos trabajando, esto nos dé la oportunidad de ir a otros festivales diferentes, lejos de nuestra zona. Ojalá fuera así tanto para deBigote como para nosotros, que nos sirviera para abrir un poco la puerta. Pero también soy escéptico…
Víctor: Es verdad, es muy complicado entrar en los festivales. Porque a un grupo como Tórtel, que está en Gran Derby y demás, le está costando mucho entrar. Hablaba con Jorge [Pérez, líder de Tórtel] y me decía “no nos han metido en un puto festival”. Creo que han entrado en el Sonorama y poco más [también estarán el 31 de julio en Aspesuena], pero ni en el FIB, ni en el Arenal…
Fèlix: Yo en el Arenal propuse a Tórtel, pero… ¿cuántas visualizaciones tienen los vídeos de Tórtel? (silencio) ¡Funciona así!, ¿¡cómo se programa!?, ¿cómo programan?… A vece somos un poco inocentes nosotros también, pensamos que esto es muy romántico. Posiblemente para nosotros sea romántico, yo soy un romántico, pero el mundo de la música es un negocio y no tiene nada que ver con el romanticismo…
Víctor: Hay que terminar con el romanticismo. Hemos terminado con todos los “ismos”, acabemos ya con ese que es el peor de todos… (risas)
Fèlix: No hay romanticismo en la música, ¡la música es business!
Víctor: La música es pura mercantilización. (risas)

Fèlix Gimeno, durante la charla. Foto: Ignacio Brotons (ACF).

>¿Y qué pasa después, en el duro invierno, con todo ese público que llena los festivales en verano y que no encuentra el momento de ir a las salas a ver conciertos de las mismas bandas que disfruta en los grandes recintos?
Víctor: En el caso del público del Arenal Fèlix ha dado en el clavo, porque no tiene nada que ver la experiencia de un concierto en una sala con la de ir a un festival. Esa gente antes se va a Aquarama, lo que pasa es que en Aquarama le han puesto un escenario y, de paso, hay música. Entonces, les ha cuadrado como modelo de negocio.
Fèlix: Claro que sí…
Víctor: Pero esa gente joven, el problema… y es gordo, lo hemos discutido mucho… es que vas a las salas y es que gente joven no ves, no hay relevo generacional.
Fèlix: Estamos los cuatro abuelancos de siempre…
Víctor: Y los cuatro abuelancos muchos se han casado, o están hartos, o no quieren, porque tienen otras preferencias. Entonces las salas se están vaciando, pero yo no veo el relevo; a no ser que sea Supersubmarina, que te lo petan.
Fèlix: Sí, pero incluso la gente que sigue a Supersubmarina en los festivales me gustaría saber si después van a las salas o incluso los escuchan en casa… Y los festivales también se han convertido en un fenómeno de moda. Ahora Pepsi está montando algo muy gordo también. Es una moda, hoy por hoy ir a un festival es tendencia y la gente joven va allí a desfasar o a lo que sea. A lo mejor dentro de unos años deja de estar de moda y desaparecen muchos festivales. De hecho, desaparecerán muchos de los festivales que están surgiendo ahora seguro.
Víctor: Y también puede ser que hay gente mayor que va al FIB, se traga no sé cuántos conciertos y después, en todo el año, va a dos.
Fèlix: Sí, eso también pasa. Sí, sí, o a ninguno directamente… La gente que consume música en los festivales, aunque también habrá gente que después seguirá consumiendo música y conciertos, pienso que tienen un perfil muy particular. A lo mejor si hablamos del Viña Rock sería otra historia, pero los festivales más de moda o tendencia que están surgiendo van mucho a eso, es un proceso de moda. Me parece perfecto. Mejor que sea una moda que tenga que ver con la música que sea otro tipo de moda como ir con karts por ahí.

>Creo que los dos estáis tramando segundo disco con deBigote y Sánchez. ¿Para cuándo?, ¿qué tipo de canciones lleváis entre manos?
Fèlix: Yo estoy maquetando el segundo disco. Llevo algo más de la mitad maquetado, porque quiero descartar muchas canciones después, y ahora estamos terminando un EP que saldrá cuando esté.

>¿Un EP con canciones que ya pertenecerán al disco largo?
Fèlix: No, son una serie de canciones que se han quedado en medio, entre el primero y el que estoy maquetando. Todavía no sé si serán cuatro, cinco o seis canciones.

>¿Y vosotros, Víctor?
Víctor: Nosotros tenemos idea de sacar un disco también, pero hemos pensado hacer otra historia, porque el formato disco es muy costoso, son muchas canciones. Hemos planeado sacar canciones sueltas en vídeos y, a lo mejor, cuando lleguemos a cinco sacaremos un EP con las cinco. Vamos a hacerlas cada una con un productor y junto a un vídeo con un realizador diferente, para presentarlas online y, cuando estén las cinco, sacarlas en disco, a lo mejor en formato vinilo. La primera en estrenarse es “Cosmos” y se presentará en la web de Mondosonoro, la ha producido Xavi Muñoz (bajista de Laetitia Sadier de Stereolab, Dorian Wood, Alberto Montero y A Veces Ciclón), con una especie de vídeo-actuación realizada por Wanna Filmmakers.

>Un cambio importante en la producción, con un tipo que lo tiene muy claro…
Víctor: Sí. Hasta ahora no habíamos tenido productor. Carles [Llorens], que grabó Estuario, es muy buen técnico de sonido y, con aportaciones nuestras, lo sacamos adelante, pero nos faltaba la figura del productor, que yo la considero totalmente creativa. Xavi Muñoz ha cogido la canción y le ha dado toda la vuelta, le ha metido cuerdas, le ha metido teclado, no suena ni una guitarra… Se le ha notado la influencia de Laetitia de Stereolab.
Fèlix: Yo siempre lo he dicho: la figura del productor es fundamental. Llevo años diciéndolo y todo el mundo pasa totalmente de mí, pero es lo que pienso: es fundamental tener un buen productor.
Víctor: Sí, lo que pasa es que hay gente que tiene miedo, porque hay gente dentro de un grupo…
Fèlix: Lo que hay a veces es demasiado ego por ahí…
Víctor: Claro, o que todo el mundo se cree que tiene un gran punto de vista. Y si coges a un productor es precisamente porque su punto de vista es mejor.
Fèlix: O, al menos, diferente o complementario.
Víctor: Yo sé que hay gente dentro del grupo que escucha “Cosmos” y dice “¡hostia!”, porque le gustaría que sonara el guitarreo, pero para mí es lo bueno que ha hecho Xavi en la producción. A lo mejor, la siguiente conseguimos dársela a Dani Cardona de Valencia y acaba haciendo algo más tipo The Cure o Jesus & Mary Chain, porque no es una canción que puedas darle la vuelta y meterle cuerdas, porque no le van. Pero “Cosmos” era una canción que Xavi la escuchó y dijo “lo veo claro, veo esto y esto”. Y punto. Y está muy vacía realmente, porque poner más cosas es muy fácil y, si eres una banda de seis miembros y te pones a doblar pistas, después ve y mézclalo… Y, además, lo de Xavi ha sido brutal, como trato humano y como productor, es una maravilla.
Fèlix: Yo de Xavi solo puedo hablar bien: es un gran músico, es un gran tío, tiene muchísima idea de música…

>Y tiene mucha personalidad…
Víctor: Sí, me ha apretado para cantar que yo flipaba. Allí en el estudio estuve a punto de decirle: “¡Te la cantas tú!”. (risas)
Fèlix: Yo te lo he dicho muchas veces. Cuando voy a cantar al estudio es una tortura. Te lo dije…
Víctor: Sí, pero cuando fui a cantar tu canción [se refiere a su colaboración en “París”, de Sánchez], bien, pero con Xavi era frase por frase, “aquí el tono”… y yo estaba diciendo “me cago en la puta…”
Fèlix: Yo siempre lo cuento, a mí me han hecho ir en bicicleta de casa al estudio de Vila-real a 40 grados en verano para cantar dos palabras. ¡Dos palabras! (risas) Pero, vamos a ver, ¡por favor!
Víctor: ¡A mí me hizo cambiar la letra a mitad de grabación! Estaba cantando y me dijo: “esto no me gusta, saca algo mejor”. Y yo diciéndole “pero Xavi…”, con Juanki delante… Y al final cambié la frase y, sí, quedó mejor, porque claro, queda grabado para siempre.
Fèlix: Yo pienso que cuesta un poco al principio, lo que pasa es que yo llevo muchos años compartiendo con Pascual [Arnal] la producción, y ya sabes la personalidad que tiene, de manera que he aprendido sobre la marcha. Es duro inicialmente el hecho de cambiar una frase, de cambiar una estructura incluso, pero mi experiencia me dice que a la larga siempre es positivo, muy positivo. Y aprendes mucho de trabajar con otra gente.

>El otro día leía en Verlanga una entrevista a José Guerrero (Betunizer, Jupiter Lion, Cuello) en la que decía que en “este país no está bien visto ser músico: o eres ya famoso o no puedes tomarte la música como un oficio (…) si te quieres dedicar a la música te ven como un loco, como alguien que quiere vivir la vida y pasarlo bien”. Como por ejemplo hizo Xavi Muñoz, ahora que hablábamos de él, que se dejó su trabajo de ingeniero para dedicarse a la música… Quizás sea un problema cultural de este país, en el que no se considera la música como otro tipo de arte que sí está mejor valorado o reconocido a nivel social. ¿Vosotros os querríais dedicar 100% profesionalmente a la música? ¿También veis así la situación?
Fèlix: A mí siempre me hubiera encantando dedicarme profesionalmente a la música, pero poniendo yo mis condiciones, de forma que ha sido imposible, claro. No sé… A mí el de Las Osas me hizo la mejor descripción que me han hecho nunca: “¿ah, tú eres músico?, tú eres un muerto de hambre entonces, ¿no?”. Y eso es exactamente: soy un muerto de hambre. (risas) Pero, bueno, a mí personalmente me importa una mierda ser un muerto de hambre. Yo creo mucho en lo que hago, me gusta mucho lo que hago y sin eso no estaría vivo en este momento seguramente. Me hubiera pegado un tiro o me hubiera tirado por un barranco o cualquier cosa, de forma que tampoco tengo muchas opciones. No tengo ni por qué pensar en eso. Es un sí o sí por la música.
Víctor: Yo igual no le dé tanto peso en mi vida, pero… ¿tú eres autónomo también, no?
Fèlix: Sí, sí…
Víctor: Yo he trabajado toda la vida de autónomo, de diseñador gráfico, y creo que he vivido siempre como hubiera vivido si hubiera sido músico, lo que pasa es que elegí otra profesión porque es lo que estudié…
Fèlix: Eso es curioso, los dos somos diseñadores gráficos…
Víctor: Sí, y hace muchos años que estoy en la música, pero nunca me he planteado vivir de la música porque yo no he tenido que renunciar nunca a un concierto por mi trabajo. Entonces yo considero que estoy viviendo de la música, lo que pasa es que los ingresos me vienen por otro sitio (risas). Pero llevo esa vida, llevo 16 años sin saber si el mes siguiente tendré pasta o no. Y eso te da una inestabilidad que, solo un año que trabajé con nómina, en seguida me di cuenta de que, aunque parezca una contradicción, era necesaria, era parte de mí. Y eso de que se vive mal de la música… Somos chusma, ya lo decía un amigo mío bailarín. Pero también creo que es por el tipo de música que hacemos. Los músicos de música clásica sí que están bien valorados. Es el pop y el rock lo que…

>Quizás también porque ellos se valoran más a sí mismos, porque se toman más en serio a sí mismos, ¿no?
Víctor: Totalmente, yo creo que sí.
Fèlix: Pero, bueno, también tienen lo suyo… Una música que se hace en un sitio que se llama “Conservatorio”… Claro, se conservan a sí mismos…
Víctor: Sí, a lo mejor es gente más triste y se suicida mucho más… (risas)
Fèlix: ¡Hombre, mucho más!
Víctor: El otro día la novia de Andrés [Amores, guitarrista de deBigote], que es pianista, decía que ella se ve incapaz de hacer dos acordes seguidos, “a mí me han enseñado que tú tienes que seguir ese patrón y si me sacas de ahí…”.
Fèlix: El tema de la música clásica y de los intérpretes es mucho más duro de lo que hacemos nosotros…

>Sí, pero tú, Víctor, estabas diciendo antes que deBigote os habíais planteando meter cuerdas en el concierto del FIB y, si quieres llevar un chelista o un violinista a una grabación o un directo, sabes que en la práctica totalidad de los casos tendrán una tarifa, pero si quieres que alguien te haga una guitarra rítmica, sabes que prácticamente cualquiera lo hará gratis…
Víctor: Totalmente de acuerdo. Ellos son los que lo hacen bien, nosotros somos los primeros que le restamos valor a lo que hacemos.

>Y, de hecho, cuando un músico pop o rock quiere adoptar ese rol profesional lo miramos mal, como si fuera sospechoso de algo, un poco en la línea de lo que decía José Guerrero, ¿no?
Fèlix: Sí, es verdad, creo que eso nos pasa un poco a todos. Hay que reconocerlo. Pero, ¿sabes qué pasa? Cuando haces el tipo de música que hacemos nosotros es por amor. Entonces, todo lo que se salga de ahí, a mí personalmente me chirría un poco. Aunque lo acepto y lo entiendo, que la gente que se quiera dedicar a la música tenga que cobrar por hacerla… Pero somos chusma. (risas)
Víctor: Es verdad… Somos chusma.
Fèlix: ¡“Somos chusma” es el mejor titular que te podíamos dar! (carcajadas)
Víctor: Pero sin ninguna connotación negativa.
Fèlix: No, no, chusma de la buena. ¡Chusma de Varoufakis!

Víctor Ballester, durante la conversación. Foto: Ignacio Brotons (ACF).

>Para terminar, no os escapáis: ¿cómo veis el cambio político que ha habido recientemente en las ciudades donde vivís, Castellón, Almassora o Nules, y en la Comunitat Valenciana? Empezando por lo que pueda suponer a nivel cultural.
Víctor: Yo pienso que a nivel cultural era ultraimprescindible. En Castellón, por ejemplo, la industria del teatro es prácticamente cero. Y en Valencia, mi hermano es actor [Jordi Ballester (https://es.wikipedia.org/wiki/Jordi_Ballester)] y me lo cuenta: están cerrando salas cada dos por tres, sobreviven las cuatro que van los músicos y bailarines de gratis, que están subsistiendo como pueden porque ya no hay ni profesión. Entonces creo que en parte ha sido por las políticas culturales, porque después sí que han dado dinero a los esperpentos que sabemos, en vez de haberlo destinado a crear un poco de cultura de base, que al final da trabajo. Como pasa en Barcelona o el País Vasco. En Bilbao dicen, por ejemplo, que tiene más programación musical que Madrid a nivel de salas.
Fèlix: Es que Bilbao es otro mundo…
Víctor: Pero ¿por qué? Porque… ¿son más honestos los del norte, porque lo hacen mejor?… Pues al final simplemente es manejar bien los recursos públicos, no creo que sea tan difícil… Creo que son muy necesarios los cambios. Y creo que ahora la gente está a la que salta y, a la mínima que los nuevos hagan algo mal, van a ir a saco. Como se ha visto con el tema de los iPhones en Les Corts, en plan “si lo sé no les hubiera votado”. Pues nada, ¡vota a Rita! Que en vez de en un iPhone se lo ha gastado en… en fin… Creo que era necesario, muy necesario, y creo que dará ilusión a la gente para hacer cosas. Y, así y todo, la política no debería tampoco cuestionar lo cultural… Porque lo cultural está igual.
Fèlix: Yo pienso más o menos lo que piensa Víctor. Pienso que un cambio era totalmente necesario. Basta ya de que nos tomen el pelo a todas horas… Lo chungo de vivir en un pueblo como Almassora y que me relaciono con otro como Vila-real es que conoces a la gente y entonces sabes quién cojones está detrás de cada cosa y piensas: “si estamos en manos de esta gente, estamos muy jodidos”. Un cambio era necesario. ¿Que esta gente lo hará mejor o peor? Pues no lo sé, pero hay que darles la oportunidad, por lo menos, de que lo intenten. A peor, a nivel cultural y refiriéndonos a la música, creo que es imposible ir.
Víctor: Sí, es prácticamente imposible ir a peor.
Fèlix: Mi experiencia personal es que yo no he tenido ningún apoyo, ninguno en absoluto. Cero. Creo que en Vila-real no saben ni quién soy, que no es que tengan que saberlo, pero si hay cinco que hacen música podrían quizás, no sé, igual podrían desde Cultura…
Víctor: Precisamente Vila-real, que con el FITCarrer y otras iniciativas es un ejemplo de sitio con gente joven que se ha metido con ganas, que da igual que fueran de unos o de otros, pero que han conseguido establecer un público y que la cosa funcione… En Castellón no veo yo que haya tanta movida como en Vila-real.
Fèlix: Yo que viví Vila-real en los 90, aquello era un hervidero.
Víctor: Efectivamente.
Fèlix: Y ahora es… Con eso y todo, es verdad que está mejor que otras localidades.
Víctor: Porque es otro modelo creo yo. Los jóvenes de hoy en día no quieren ir a una casa okupa, es otro rollo.
Fèlix: Es posible…
Víctor: Y también nosotros lo hemos de entender.
Fèlix: Sí, y también es verdad que, y esto sería meterse en un territorio en el que a lo mejor yo no tengo suficiente criterio para decirlo, los valores que se han inculcado últimamente en la sociedad no tienen nada que ver con los que nosotros, que somos de la misma generación [ambos nacidos en Castellón en 1974], hemos tenido. Ese pensamiento tan capitalista, tan neocapitalista, tan norteamericano… De hecho, yo he ido a EE. UU. mil veces y nunca me he sentido a gusto allí, siempre he dicho: “joder, tío…”.
Víctor: Pero eso también es un prejuicio…
Fèlix: Es un prejuicio, pero cuando he estado allí me he dado cuenta de que era un prejuicio hasta que veía cómo aplaudían cuando bombardeaban Irak, allí en el restaurante donde estaba cenando…
Víctor: Claro, porque en tu imaginario cultural eso no tiene encaje.
Fèlix: Era algo que me superaba…
Víctor: Pero nosotros también teníamos un Gobierno que lo aplaudía…
Fèlix: Pienso que la gente joven que tendría que haber cogido ese relevo, pienso que ha estado bombardeada, o sigue estando bombardeada, por una serie de mensajes y de valores que no tienen nada que ver con los nuestros.
Víctor: Sobre todo, son hijos de los medios de comunicación. Nosotros éramos hijos del UHF…
Fèlix: Totalmente…
Víctor: Nacimos en una época extraña. No teníamos ni móvil ni internet y ahora convivimos con ellos y creo que nos hemos cogido bien. Pero ellos ya han nacido con todo eso.
Fèlix: Cierto… Pienso que hay una crisis de valores brutal en nuestra sociedad. No se valora la autenticidad, se valora la réplica… Se valoran una serie de cosas que a mí, como padre sobre todo, me preocupan mucho, por mí y por mis hijos, cada día más. Y el ejemplo lo tenemos con lo de Grecia actualmente. Escuchar hablar a los políticos por la radio a mí me asusta personalmente. A mí escuchar hablar a Rajoy de Grecia me asusta.
Víctor: Y a los medios de comunicación….

>Pero lo de los medios de comunicación quizás sea también un lugar común al que recurrimos como comodín fácil. Revisando las coberturas del día después del referéndum de Grecia en distintos medios, ya que ha salido el tema, te das cuenta de que la mayoría han mandado periodistas a Atenas e incluso a otras ciudades. Y, mientras los titulares de cada cabecera han estado en la línea editorial que interesa a cada grupo de comunicación, si te pones a leer por dentro las crónicas, entrevistas y reportajes encuentras testimonios e historias muy buenas e ilustrativas de cómo se está viviendo realmente allí todo el conflicto, y eso en cualquier medio, porque todos tienen buenos periodistas… Pero, claro, hay que leer esos artículos por dentro y con una visión crítica…
Víctor: Sí, en El País venía una columna que decía que con el “no” de Grecia había ganado Europa y la leí y dije: “coño, pero si ha perdido”; pero lo que explicaba es que ha ganado Europa como ente conciliador y humanista. Y dije, coño, esto en El País, pero, claro, es opinión… Pero, es verdad, la gente no lee, los chavales leen los titulares que se cuelgan en Twitter o Facebook y contra eso no podemos luchar.
Fèlix: Lo que decía: faltan valores. No nos han enseñado a tener una visión crítica y propia sobre las cosas. Algo tan simple como eso, como tener tu opinión con las herramientas que tengas, con las pocas que tengas, para crearte tu propia opinión.
Víctor: Y hay canales alternativos, pero la gente se queda con lo espectacular, sea una infografía o sea una fotografía…
Fèlix: O sea la música.
Víctor: También.

Víctor Ballester señala a Fèlix Sánchez durante la sesión fotográfica para este artículo. Foto: Ignacio Brotons (ACF).


Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,