Teatro y danza >> Portada

‘Temps afegit’ en Castalia. El teatro del fútbol

El microteatro asaltó el césped del Estadio Castalia. Bueno, tal vez no tan literalmente, pero lo que sí que es cierto es que durante cuatro días (13-16 diciembre) la Fira de Teatre Breu La Ravalera ha conseguido que vestuarios, accesos y gradas tengan nuevas historias. Sobre fútbol y sobre otras muchas cosas (y tiempos de más). Un 'Temps afegit' para volver a disfrutar del microteatro... en otoño.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , ,

Marcos Luís Hernando y Borja López Collado (Marcostal y Cía.) con ‘Déu està en la gespa’ en el túnel de vestuarios de Castalia. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Puede que el final sea una mierda, pero es el final. Puede que juguemos como nunca, pero que no acabe sirviendo y perdamos el partido. También puede que lo ganemos, pero tiene un final. Ese fracaso o éxito tienen un final y después, ya sea ganando o perdiendo, arranca otro partido. Y en los vestuarios del Estadio Castalia hay una entrenadora dispuesta a ganar el partido de su vida, y también a perderlo. Ya sea el más importante de la liga o un Casados vs. Solteros. Cesca Salazar y Laia Porcar son las que dan vida a esta entrenadora dispuesta a ganar o perder, pero a poner un final para volver a arrancar. Y lo hacen en El fals nou de la compañía La Ravalera, con un texto de Núria Vizcarro, impulsora junto a Laia Porcar de la Fira, sobre aquellos días que nos comemos el mundo y los que el mundo nos come a nosotros.

En cierta manera, El fals nou también nos habla sobre la necesidad de tiempos de más. De ese lapso para ver dónde estamos, estábamos y queremos estar: el Temps afegit, el concepto con el que juega la Fira de Teatre Breu La Ravalera en su edición de otoño 2018 (13-16 diciembre) con los rincones del Estadio Castalia como escenarios y el micro teatro (3 obras) y la música en directo (1 concierto) como lenguaje.

En el túnel de acceso al campo un chico (interpretado por Borja López Collado) se prepara para una importante prueba para entrar en un equipo. Pero no quiere. Le acompaña su padre (Marcos Luís Hernando), adicto a la cocaína y dispuesto a convertir a su hijo en el próximo Messi o CR7, el próximo Dios. Porque eso es lo que importa… ¿Solo eso? Con Déu està en la gespa de la cía. Marcostal y Cía nos convertimos en testigos de una (divertida) conversación entre padre e hijo; entre sueños frustrados y el retrato de una generación que está descubriendo qué ser y hacia dónde ir. Es otra prueba para la que se tienen que preparar, la de entender hacia dónde caminar para encontrar la felicidad.

La Fira de Teatre Breu La Ravalera convierte el Estadio Castalia en escenario del microteatro. Foto: Carme Ripollès (ACF).

También mujeres que estudian, trabajan, juegan a fútbol… y hacen caminos. El césped de Castalia se prepara para el debut de la nieta de Tica. Pero no es solo su primer partido, Necessite que m’ho digue de la cía. La Zafirina es mucho más. Un monólogo (Mafalda Bellido) intenso, que se vale de la nostalgia para que conozcamos a Tica, amante del “verde Magdalena”, pero sobre todo para conocer la historia de tantas mujeres que tuvieron que ver como sus sueños y aspiraciones simplemente desaparecían; ya fuese jugar a fútbol o hacer caminos. Mientras su marido, Pascual, tropezaba con las piedras de aquellos campos, ella lo hacía con el sistema patriarcal. Pero Tica se conformaba con darle cuatro patadas al balón, aunque ahora va a poder ver como su nieta sí pisa el campo.

Y así, en el papel de visitantes (La Ravalera divide al público por temáticas en cada pase en distintos itinerarios) recorremos el Estadio Castalia como nunca se había hecho. Vestuarios que no solo sirven como reposo de jugadores, sino también para que una entrenadora se reencuentre consigo misma, accesos al campo que a veces llevan a otros caminos y una grada (con animación incluida) para vitorear a esa mujer que pisa fuerte. ¿Por qué? Fútbol en el teatro, teatro en el fútbol. La Fira de Teatre Breu La Ravalera vuelve a hacer lo que mejor sabe hacer: deconstruir el significado de los lugares y dotarlo de nuevos. Y para terminar, volvemos a 1922 para celebrar la fundación del CD Castellón a ritmo de blues y jazz con el trío Cavallo.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,