Arte, Libros, cómics y juegos >> Portada

Pictograma. Adiós a 33 años de arte

Fue en enero de 1985 cuando Ladis Fuentes abrió Pictograma al nuevo arte en Castellón. El 28 de junio de 2018 echa el cierre. Han transcurrido 33 años y medio de exposiciones, intervenciones y libros, pero su creador considera que esta etapa ya ha tocado a su fin. Años de resistencia casi en solitario en medio de las muy concurridas cafeterías vecinas de la céntrica Muralla Liberal.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, ,

Ladis Fuentes, con el fondo del cuadro de Jorge Ortiz que le acompaña en la zona de librería de Pictograma.

“Hace 33 años le di la vida a Pictograma. Creo que tengo el derecho a practicarle esta eutanasia activa y, como un Dios, quitarle ahora esa vida”.
(Ladislau Fuentes)

El 18 de enero de 1985 abrió Ladis Fuentes las puertas de Pictograma, en la hoy en día muy concurrida plaza Muralla Liberal de Castellón. El 28 de junio de 2018 la cerrará definitivamente. “Creo que Pictograma ha cumplido de sobra durante 33 años una función; ahora es tiempo de dar paso a otra etapa”, es su conclusión para explicar este cierre. Con poco tiempo para el paréntesis, esta galería de arte y librería de imagen cederá su local a un espacio que no creará una nota discordante en el paisaje social de la plaza: se convertirá en un lugar de ocio, al igual que los comercios que la circundan. “Al igual que Asterix, me siento cada día como en una aldea de la Galia rodeada por romanos”, subraya entre risas Ladis, quien apunta que tiene en mente un nuevo proyecto cultural, colectivo, “pero que si se convierte en realidad, nada tendrá que ver con Pictograma. La vida de Pictograma se acaba ahora”.

Aspirante a periodista, un día cambió su rumbo de vida: “Creía que a una ciudad como Castellón le hacía falta un espacio de exposición de arte contemporáneo y de libros centrados en la imagen. Mi idea era también ofrecer unas paredes a los artistas de Castellón para exponer sus obras. Siempre ha sido mi intención”. La primera exposición colectiva y las sucesivas de Art Jove así lo demuestran. Artistas rompedores, como el creador del Arquer de la Valltorta, la primera muestra pictórica que se conserva en las comarcas castellonenses y que ha sido el anagrama de este espacio cultural. “En un principio Pictograma tuvo una gran acogida, pero una vez pasada la novedad, como todo, fue perdiendo fuerza”.

En estos últimos años era frecuente ver llenas a rebosar las cafeterías vecinas y un elocuente vacío de público en el centro, en el lugar ocupado por Pictograma. “La gente prefiere gastarse dinero en cervezas que en un cómic. Es una realidad. Creo que desde las instituciones no se apoya lo suficiente la Cultura para que no ocurra esto. La Cultura y la Educación… habría que apostar fuerte por ellas, incentivar el pensamiento crítico, que es algo que los artistas y los expositores debemos buscar entre el público que contempla las obras”.

Pictograma ha estado abierta a diferentes propuestas de artistas emergentes. Foto: mirarte.

Pero ¿por qué justamente ahora el cierre, cuando la falta de público ya se arrastra desde años atrás? “Hace diez años ya había quien me quería comprar el local. ¿Por qué ahora? Pictograma ha superado los 30 años, una edad significativa, creo que su función ya la ha cumplido, y yo no quiero perderme el crecimiento de mis nietos, como sí me perdí la de mis hijas por estar aquí trabajando, algo por lo que las he pedido mil veces perdón. También he decir que si hubiese un interés hacia esta sala de arte y librería de arte, y a su alrededor en lugar de bares hubiesen crecido espacios culturales, probablemente seguiría adelante. Hace un par de años mi padre enfermó, me volvieron a ofrecer la posibilidad de alquilar el local y, esa vez sí, me empezó a interesar esa posibilidad. Ahora, antes de Navidad, hubo una negociación ya definitiva”.

No lleva la cuenta exacta, pero calcula que alrededor de 300 exposiciones se han podido contemplar en sus paredes, “y salvo una, por enfermedad, todas me he encargado de montarlas yo”. Pictograma ha crecido al mismo tiempo que muchos de los artistas que allí han expuesto. Prefiere no dar nombres, “porque no quiero conceder mayor importancia a unos que a otros”, pero se enorgullece de haber servido de escaparate a artistas inquietos que han seguido caminos alejados de los convencionales y que en algunos casos, siguen hoy en día dentro del mundo del arte . “En Castellón ha existido siempre la tradición, el folklore… que está muy bien, pero para qué hacer siempre lo mismo. Bajo mi punto de vista, un creador ha de arriesgar, ir más allá de lo ya visto miles de veces. Y mostrar ese trabajo ha sido una labor de Pictograma”.

Habría que ayudar a la juventud, dar entrada a las obras y abrir y fomentar vías nuevas. Y con saña, si se quiere condenar la rutina, que es la polilla que envilece
(Frase del artista uruguayo Joaquín Torres García que Ladis ha aplicado a Pictograma)

Un camino que no ha sido fácil. “He recibido amenazas, han hecho pintadas. Me llamaban “rojo”, “separatista”…. Yo lo que he pretendido ha sido divulgar el arte de gente con cosas diferentes que ofrecer”. Sobre todo artistas locales, con una seña demasiado común: “Creo que deben arriesgar y salir fuera. Expones en Castellón, vale, ¿y después? Hoy en día, con la tecnología, puedes llegar a cualquier galerista del mundo”.

¿A Castellón le va a hacer falta Pictograma una vez ya sea pasado? “Bueno, hay otros espacios donde exponer. Nadie es imprescindible en esta vida. Hay espacios privados con muchos años como Cànem, espacios multidisciplinares, que es por donde creo que puede ir el futuro, también hay librerías nuevas, aunque las que abren ahora son de segunda mano. De todos modos, volviendo a lo de antes, es un tema de potenciar la Cultura. Si expone un artista o un colectivo y muy pocos saben quiénes son y qué hacen, cómo van a ir a ver sus obras. Hay grupos culturales, pero son reducidos en cuanto a número y las instituciones públicas tienen mucho que hacer en ese sentido, fomentando un turismo cultural“.

Fachada Pictograma, en la plaza de la Muralla Liberal.

El problema cultural no es solo de Castellón. Vas por Barcelona, por ejemplo, y donde había galerías, ahora hay franquicias de negocios que se expanden por todo el mundo. Siempre hay alguien con inquietud por abrir nuevos espacios artísticos, lo que ocurre en las afueras. Es una cuestión de apostar por la Cultura”, vuelve a subrayar Ladis mientras hace cábalas sobre cómo y dónde guardar su cargamento de libros -y de su vida- ahora que el local que ha albergado a Pictograma muda de espíritu.

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad