Arte >> Portada

Otoño en Marte

La Feria Marte abre las puertas de su cuarta edición (16-19 noviembre, Auditori Castellón) al arte contemporáneo. Una Feria Marte que parece salirse de la órbita del diálogo que marcó su 3ª edición y se centra en el concepto de feria. Recorremos algunas de sus propuestas más significativas.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Thelab combina distintas propuestas dentro de Marte Orbital. Foto: Adrián del Barrio.

Aunque pueda parecerlo, el arte contemporáneo no es cosa de marcianos. Y querer montar una feria que combine este concepto con el de macro-sala de exposiciones, tampoco lo es o por lo menos no lo es para la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Castellón Marte, que lleva poniendo en la misma órbita a artistas, galerías y público desde hace ya cuatro ediciones. Del 17 al 19 de noviembre (con un pase cerrado el jueves 16), la Feria Marte asalta el Auditori i Palau de Congressos de Castellón con el propósito de acercar distintas propuestas artísticas al público, crear un punto de encuentro e intercambio entre todos los agentes implicados, facilitar el acceso a las obras y alimentar la oferta de las propias galerías con una programación en la que también es posible encontrar performances, conciertos y conferencias.

Uno de los grandes valores de la Feria Marte en su pasada edición fue que consiguió crear un diálogo entre el público y la propia feria. Era posible instituir un mapa de conceptos entre las distintas galerías, lo que facilitaba a la feria su papel a la hora de acercarse al público general y alimentar el concepto de exposición. Pero el veneno artístico de la Feria Marte en su cuarta edición parece un tanto inocuo y el diálogo, en cierta manera, desaparece para dar lugar a un montón de ideas, de obras y de galerías que no parecen encontrarse en el mismo espacio; repitiéndose sensaciones similares a las de sus ediciones en el laberinto del Palau de la Festa.

Es inevitable empezar el recorrido con la propuesta del artista invitado de esta edición: Jesús Zurita, de la mano de la galería Herrero Tejada. Y no solo porque se trate del artista invitado y autor de “Los venenos”, obra que ilustra el cartel de la Feria Marte, sino por el propio carácter de sus obras. El color rojo se adueña del área Marte Curated. “Sulfuro”, “En carne viva”, “Comprensión de las cosas huecas”, “Obsequio” y “Nervio pelado” son algunas de las obras con las que nos enfrenta Zurita. Una propuesta atractiva e incluso irreverente.

El rojo, protagonista en las obras de Jesús Zurita, artista invitado de la Feria Marte 2017. Foto: Adrián del Barrio.

Durante el recorrido nos encontramos historias, como la que propone Teresa Moro (Espacio Líquido) y las conexiones de su obra, que rompe esa línea entre el objeto y el arte. También insinuaciones, como los detalles femeninos que retrata Nekane Manrique (Espacio Nuca), valiéndose de la atracción del color, del detalle y de una mujer que es capaz de mirarnos a los ojos y también de hablarnos sin hacerlo. Las formas, líneas y dimensiones en las que nos adentra Ruth Morán (Sicart), el mundo geométrico de Fermín Jiménez (Aldaya) que interactúa con más de un sentido invitándonos a participar en su obra de distintas formas para colocarnos justo encima de esa línea entre lo absurdo y lo sensato o la propia narrativa que exprime Núria Torres (N2 Galería) con sus esculturas.

Obra de Nekane Manrique. Foto: Adrián del Barrio.

De parada obligatoria, tanto por su significado como por lo llamativa de la propuesta, el sitio de Carol Solar (Galería Silves Arte Contemporáneo). La artista invita al púbico a dialogar con su obra a través de la propia interacción haciéndose un selfie con la misma; de esta manera nos invita a reflexionar sobre el ego y de qué maneras las redes sociales pueden llegar a confundir creando nuevas realidades irreales y nuestra preocupación por pertenecer a ese mundo.

El sitio de #CarolSolar. Foto: Adrián del Barrio.

Si hay una característica (muy positiva, por cierto) de la Feria Marte es que hace posible el encuentro directo con el artista. Poder entender, por ejemplo y de sus propias palabras el mundo que esconde Ana Vernia tras los conceptos con los que juega su obra, un nuevo rumbo figurativo que lleva hasta Castellón con una obra más pequeña a la que tiene acostumbrado al público. “Todo fluía desde el primer instante”, recita una de sus obras.

Una de las propuestas más llamativas, tanto en forma como en contenido, tal vez sea la de Naranjas Con Arte con Julio Talavera y su “Goya y la abolición de la tauromaquia”. Se trata de un proyecto que combina la comercialización de naranjas con el arte; ¡si hasta los palets son convertidos en piezas artísticas!

Naranjas, con arte y ‘que parezca un accidente’. Foto: Adrián del Barrio.

Inquietantes pero a la vez atrayentes las composiciones de Marcel Pey (Juan Naranjo Galería de Arte & Documentos), los oscuros paisajes de Calo Carratalá (Alba Cabrera) o el curioso diálogo que nos propone Jorge Carla (El Museo del Ruso) con piezas a las que da forma a través de residuos, de materiales que se encuentra, dotándolos de una segunda vida.

Jorge Carla da una segunda vida artística a distintos materiales. Foto: Adrián del Barrio.

Dentro de este Marte Curated también encontramos las obras de Lucia Moya, Premio Marte Castellón y sus Seres flotantes. Un interesante proyecto en pleno proceso de creación con el que la autora saca la obra de su soporte tradicional y lo lleva a otros. También el Premio Marte Nacional con el juego conceptual de Efraim Ortega; y es que ya lo dice una de sus piezas: “An artista was here”.

Y nos trasladamos hasta Marte Orbital para adentrarnos en las propuestas de las instituciones y nos encontramos con TheLab y su esapcio de mierda. Su retrete (¿qué pasa que últimamente en la Feria Marte siempre hay un retrete?) como cuna de las mejores ideas creativas. Y así Marte nos recuerda que, precisamente, esto es lo que tiene el arte contemporáneo, que cuando menos te lo esperas se adueña de conceptos tan comunes y a los que probablemente nunca nos habremos enfrentado para dotarles de otro significado. Y es que, ¿por qué no?

El espacio de mierda de Thelab. Foto: Adrián del Barrio.

Marte Orbital se completa con los grabados, gráfica publicitaria y recubrimientos cerámicos de los y las alumnas de la Escola d’Art i Disseny de Castellón (EASD); La humanidad plantada de Casandra Bolumar Magdalena dentro del Hàbitat Artístic Castelló y sus planteamientos entre el presente y el futuro; la muestra del Museo de Arte Contemporáneo Vicente Aguilera Cerni de Vilafamés (MACVAC), con unas destacables piezas de Josep Rena Berenguer; el Servicio de Conservación y Restauración de Bienes Culturales y el nuevo nexo internacional de la Feria Marte con la Ube Biennale, que nos traslada una pequeña parte del arte contemporáneo japonés.

No nos podíamos ir de Marte sin visitar el espacio de otra idea (muy) marciana: el Museo Inacabado de Arte Urbano (MIAU) de Fanzara. Ideas encontradas; positivas, al pensar que un proyecto hecho con tanto mimo, calidad y con tanto significado tiene un más que merecido hueco en una feria de arte contemporáneo, y negativas al percibir que, en cierta manera, parece que el MIAU se sale de la órbita de Marte y queda situada en la Sala de Prensa del Auditori (planta baja) alejada del resto de las propuestas de las galerías.

Público, artistas y galerías orbitan en Marte. Foto: Adrián del Barrio.

Deja un comentario