Música, Teatro y danza >> Portada

Montse Colomé: “Lo ideal sería que no se parase de hacer ‘cosas Santos’, no dejar morir a Carles”

El universo Carles Santos debe seguir vivo. Con este propósito nace la idea de 'Santos, viu!', un espectáculo que se podrá ver en el Paranimf de la UJI el 23 de noviembre, dentro de la Mostra de Teatre Reclam. Montse Colomé, quien dirige esta obra junto a Toni Jodar, nos explica algunas de las claves de la personalidad y la obra del universal creador artístico de Vinaròs.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Montse Colomé, al frente del alumnado del Aula de Teatre Carles Pons de la UJI durante un ensayo de ‘Santos, viu!’. Foto: Carme Ripollès.

Santos, viu! será uno de los momentos más emotivos dentro de la programación de la XXVI Mostra de Teatre Reclam. Un homenaje a Carles Santos dirigido por los coreógrafos Montse Colomé y Toni Jodar, con la participación de la bailarina Sol Picó y la soprano Isabel Monar, todos ellos colaboradores en obras creadas por el genial artista vinarocense, fallecido en diciembre de 2017. Junto a ellos, alumnos del Aula de Teatre Carles Pons de la UJI, con quienes Montse y Toni llevan trabajando durante la presente semana. Cuatro días de taller y una representación que se podrá ver el viernes 23 de noviembre en el Paranimf de la UJI, a partir de las 20:00. El acceso es gratuito, previa reserva de entradas a través del teléfono 964 729480 -de 10:00 a 14:00- o del correo electrónico paranimfcultura@uji.es.

Antes de comenzar uno de los ensayos, Montse Colomé atiende a Nomepierdoniuna para explicar los motivos y el contenido de Santos, viu!

Montse Colomé y Toni Jodar, con Toni Valesa sentado unas filas más atrás. Foto: Carme Ripollès.

>Carles Santos fue un artista multidisciplinar que abordó diversas artes siempre bajo su prisma rompedor. Santos, viu! es un homenaje a su poliédrica figura y en él participáis profesionales de la danza y del canto junto al alumnado del Aula de Teatre Carles Pons de la Universitat Jaume I. ¿Qué podrá ver quien acuda el viernes al Paranimf de la UJI?
Toni Jodar y yo fuimos intérpretes, así como coreógrafos y ayudantes de dirección en muchas de las obras de Carles. Pensamos que en lugar de hacer un espectáculo con intérpretes que hubiesen trabajado con él, podíamos mirar hacia el lado del vínculo que Carles mantenía con la Universitat Jaume I y con Toni Valesa -director artístico del Paranimf-, buscando que se conociese más su obra por parte de la gente de la Universidad. Así que decidimos montar un taller y un espectáculo, todo en cinco días. No optamos por trabajar sobre una obra musical, sino a partir de un texto que trabajé con Carles Santos en la Universidad de Oviedo, “36 dits per a 36 tecles negres”, porque él se reivindicaba como músico y compositor, pero había una parte suya dedicada a la literatura y también a las artes plásticas. Ese texto, el movimiento y música de Carles grabada son los ingredientes de Santos, viu!.

>¿Entonces, será Castellón la segunda ciudad donde se dará vida a “36 dits per a 36 tecles negres”?
Creemos que no se ha hecho en ninguna otra ocasión después de aquel trabajo en Oviedo. Recordando cosas de Carles, él tuvo una época en que coleccionaba aves. Junto a un amigo, las metían en jaulas, se iban fuera de Vinaròs y las soltaban, regresando todas a casa. Eran palomas mensajeras blancas y negras, tantas como las teclas de un piano. Para él, era poesía visual. Y en esa época escribió ese texto dedicado a las teclas negras del piano.

>Tal como le gustaba hacer a Carles, asumís riesgos. En este caso el principal es trabajar la obra en apenas cinco días con alumnos del Aula de Teatre Carles Pons de la UJI que, imagino, no están familiarizados con los códigos del homenajeado.
Son cuatro días de taller y la obra en el quinto ante el público. Toni Jodar y yo colaboramos participando en escena en algunos fragmentos, lo mismo que la soprano Isabel Monar, con un trozo de Tramuntama Tremens, lleno de onomatopeyas, que sonará al final de la obra. Por su parte, la bailarina Sol Picó participará con tres piezas de danza. Los estudiantes conocían muy poco, o prácticamente nada sobre Carles, y ahora han investigado sobre su figura. Toni y yo nos hemos quedado muy sorprendidos, ya que es gente superdisciplinada, muy preparada. Nosotros podemos traer las ideas muy preparadas desde Barcelona, pero si la gente no responde es imposible de desarrollar. Y no es para nada así; están muy preparados para recibir información e interpretarla. Se nota el trabajo que realiza la Universidad y el excelente profesorado, con Toni Valesa realizando una labor muy valiosa. Y también es muy destacable el equipamiento del Paranimf y el trabajo de los técnicos, muy preparados y dispuestos a ayudar.

Uno de los momentos de la preparación de la obra. Foto: Carme Ripollès.

>Carles Santos falleció el 4 de diciembre de 2017 y muy poco después (13 de enero de 2018) codirigiste junto a Anna Llopart el homenaje Un Santos (sense el Santos) en el Teatre Lliure de Barcelona, en el que también participaron Toni Jodar e Isabel Monar. ¿En aquel momento ya os rondaba la idea de hacer otro homenaje en Castellón o ha surgido a posteriori?
Ha sido una idea posterior a aquel homenaje en Barcelona. Aquel espectáculo fue el primero, pero no el único, y hay más previstos, como el que prepara el Teatre Nacional de Catalunya para el próximo año. Lo ideal sería que no se parase de hacer cosas Santos, no dejar morir a Carles, que no caiga en el olvido, Santos, viu!. Es muy importante que los jóvenes sepan quién ha sido, ya sea a través de sus músicas o de homenajes.

>Has trabajado mucho con Carles Santos. Desde tus primeros años en el mundo de la danza estuviste en contacto con él.
No exactamente. Empecé en la danza tradicional con 5 años, luego estudié y formé parte de varias compañías, pero lo que él ofrecía era otra historia, llegando a límites fuera del academicismo. Cuando le conocí yo tenía 22 años y estaba finalizando mis estudios en Nueva York, donde estaba integrada en varias compañías de danza contemporánea. En aquel momento, finales de los 70-inicios de los 80, Carles, que estaba muy de moda en el underground musical neoyorquino, se encontraba en pleno proceso de investigación y quería rodearse de gente de la danza. Por un casual, nos conocimos. Al regresar a Barcelona me pidió que le diese a conocer gente de la danza. Yo había realizado trabajos con compañías de danza contemporánea, pero con Carles accedí a un lenguaje diferente: el movimiento visto a través de los ojos de Carles, visualizar su música con movimiento.

>¿Y resultaba sencillo entrar en ese universo creativo de alguien que busca romper las barreras establecidas?
Era muy fácil trabajar con Carles, porque tenía muy claro lo que quería y lo explicaba muy bien, con las palabras adecuadas.

>¿Cómo definirías a Carles Santos?
Como un ser con una gran humanidad, muy cercano a la gente normal. Era un artista que reivindicaba la normalidad. Él siempre decía que un artista era un trabajador, al igual que otros se dedican a hacer zapatos o a cocinar. No le gustaba la idea de artista como ser por encima de los demás, ya que él, como cualquier persona, trabajaba cada día muchas horas, en su caso con el piano. Él era una persona artista, con gran humanidad, muy trabajador y con mucho sentido del humor. Él creía que las cosas se debían hacer picando piedra.

Carles Santos.

>Vuestro proyecto conjunto más mediático fue el que preparasteis para la clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.
Fue algo increíble. Carles hizo músicas para la inauguración, con la famosa “¡Hola!” de bienvenida a través de instrumentos de cobla, que trabajó con una coreógrafa norteamericana. Para la clausura preparó un piromusical fabuloso, porque como valenciano le gustaba el fuego. A partir de ese momento, Carles pasó a ser mucho más famoso.

>La frase más famosa que ha acompañado siempre a Carles Santos es aquella “i ara què?” que le preguntó Joan Brossa cuando le dijo que tocaba muy bien el piano, pero qué iba a hacer con esa cualidad. Ese ir un paso, o varios pasos, más allá, lo aplicó siempre a su carrera. ¿Para la gente que habéis trabajado con él también ha sido motivo inspirador ese “¿y ahora qué?”.
En mi caso, sí. Aprendí muchas cosas con él que no se aprenden en ninguna escuela. Aunque yo haga cosas que no tienen nada que ver con su estética o musicalidad, hay un parte de Carles que está presente en muchos momentos.

>¿Habéis hecho un cálculo del número de ocasiones en que Toni Jodar y tú habéis trabajado con Carles?
Hace pocos días hicimos un recuento. Si Carles hizo una treintena de obras escénicas, Toni y yo, juntos o por separado, habremos participado en 25, lo que significa que le conocemos muchísimo.

>Encontrarte de nuevo con su obra, imagino que te hará emocionar.
Sí. Revivirlo en un escenario siempre emociona muchísimo.

>Además de trabajar en este homenaje, ¿en qué proyectos te encuentras inmersa en estos momentos?
Ser polivalente me permite trabajar en registros muy diferentes. Ahora mismo acabo de regresar de Madrid, donde he coreografiado el musical El jovencito Frankenstein, algo más comercial, que nada tiene que ver con Carles Santos. Y estando allí tenía ganas de venirme a Castellón y reencontrarme con el universo de Carles. Y entre medias, estuve en Barcelona, en el centro de creación de artes escénicas La Caldera, participando en la organización de unas jornadas de diversidad funcional. Me gusta mucho tocar teclas diferentes. Aprendes mucho de la variedad. He podido vivir siempre de la coreografía y del mundo de la danza, pero porque he estado muy abierta a un amplio registro de posibilidades: festivales de danza tradicional, musicales, danza contemporánea… Trabajar muchos años con la compañía de teatro Comediants también me ha permitido tener una mirada muy abierta y entender la diversidad del teatro, intentando poner el buen gusto en todos los trabajos en que participo. Carles era un maestro del buen gusto.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,