Arte

La basura se hace arte en el corazón del parque Ribalta

La VI Biennal d'Art del Rebuig invadió el pasado sábado el parque Ribalta con sus ingeniosas instalaciones. Un día en que la feria de artesanía RavalArt y la Trobada de Bèsties de Foc también llenaron de ambiente las calles de Castellón.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,
De izquierda a derecha, las instalaciones de Carlos Monge, el Col·lectiu Lanterner, Rafael Peinado, Marcelo Díaz & Pepe García y Pere Ribera.

Instalaciones de Carlos Monge, Col·lectiu Lanterner, Rafael Peinado, Marcelo Díaz & Pepe García y Pere Ribera.

Electrodomésticos pintados y rellenos de guantes de latex inflados. La maqueta de una ciudad construida con brics y cajas de cartón desechadas. Botellas de plástico recicladas en escultura volátil. Un mural de post-its que dan que pensar. Un nido de hierro forjado… Títulos de instalaciones tan sugerentes como Brot de pau deomèstica, Ágora de equidistancias, El nido de la empatía… La VI Biennal D’Art del Rebuig invadió de basura convertida en arte el corazón del parque Ribalta de Castellón el pasado sábado. Instalaciones de artistas jóvenes y consagrados, locales, nacionales e internacionales, creadas a los ojos de los visitantes, algunas también con su participación, durante todo el día para invitar a la reflexión sobre nuestros residuos. Reutilizar los objetos de consumo que nos sobran, a veces casi por las orejas, para crear algo nuevo y sugerente.

Ese era el planteamiento de la sexta convocatoria de la Fundación Isonomía por la igualdad de oportunidades, organismo perteneciente a la Universitat Jaume I, y lo cierto es que los artistas y el público volvieron a responder con propuestas interesantes y una amplia participación. El parque Ribalta estuvo muy concurrido durante toda la jornada, amenizada con actuaciones musicales de formaciones del Conservatori de Música Salvador Seguí y la Jove Dixieland de l’Alcora, así como con las actividades de animación infantil del programa municipal Dinamització de Parcs. Una participación que se reprodujo todo el día por las principales calles del centro de Castellón, ambientadas con la segunda feria de artesanía RavalArt y décima Trobada de Bèsties de Foc. Interesante y para todos los públicos, algo que a esta ciudad tanto le cuesta conjugar.

La VI Biennal d’Art del Rebuig está compuesta de instalaciones efímeras, que nacen y mueren durante su celebración, con la complicidad y a veces la intervención del público asistente. Fue el caso de los proyectos de los vila-realenses Marcelo Díaz y Pepe García Personal, con su Ágora de equidistancias, y del marfileño Salif Youssouf Diabagaté. En el primer caso, los artistas dispusieron un poste rodeado de un círculo de sillas para que los visitantes pegaran post-its con mensajes de temática libre (predominaron los lemas contra el paso del nuevo trolebús por el parque) para así incitar a la reflexión desde los respectivos asientos. En el segundo caso, la instalación era directamente una especie de papelera gigante, en la que el público podía tirar a su antojo bolas de papel, como en demasiadas ocasiones ocurre en la vida real.

collage-bienal-art-rebuig-baix-bo-baixa1

Una de las instalaciones que más interés despertaron entre el público fue Brot de pau deomèstica, creada por el colectivo castellonense Llanterner, formado por los jóvenes Albert Escrig, Rubén Portales, Andreu Vicent, Marcos Vicent, Vicent Aragonés y Pablo García. Neveras, microondas, lavadoras, todo tipo de electrodomésticos que ya no sirven, fueron pintados de negro para después construir una especie de escultura y ser recubiertos de ilustraciones alegóricas, algunas con aires hippies, otras con un toque a lo Keith Harina. Finalmente, los brotes eran representados con guantes de látex hinchados, como surgidos del interior de los electrodomésticos. Todo un ejemplo de reutilización artística de objetos de consumo caducados.

El mexicano Carlos Monge, por su parte, construyó la obra más potente de toda la Biennal, La Ceiba -una especie de árbol gigantesco y sagrado de origen americano-. Monge levantó su particular árbol a base de palés -no hay más que ir por cualquier carretera de Castellón para comprobar que, efectivamente, sobran- con una estructura de hierro, decorándolos con los colores de la bandera mexicana y con una espectacular proyección vertical.

El Símbol de la paz del barcelonés Rafael Peinado, la Ciutat de tots i totes de la castellonense Cristina Ferrer y sus alumnos de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló y Botellas vacías/Contenedores de aire de los madrileños Regina Deiorgis y Eloi Serra  utilizaron la misma materia prima para sus creaciones: briks, cajas, envases y envoltorios de objetos de consumo. Esos que abultan tanto nuestra cesta de la compra y que después sólo tienen como destino el contenedor de color amarillo. Ellos los utilizaron para recrear un espacio urbano colorista y divertido (Ciutat de tots i totes), una escultura de figuras humanas suspendida en el aire (Botellas vacías/Contenedores de aire) y un icono universal de paz utilizando el monolito principal del parque Ribalta como percha (Símbol).

Anastasia Charugina y Pere Ribera apostaron por instalaciones más convencionales, más figurativas, pero igualmente llenas de significado. La artista rusa construyó con cartón un pájaro a lomos de un perro a lomos de un elefante de cartón, uniformizados por un recubrimiento dorado como símbolo de La Amistad. El valldeuxense apostó por una especie de pileta de hierro forjado llena de huevos para presentar El nido de la empatía.

Desde las nueve de la mañana, los artistas convirtieron el corazón del parque Ribalta en un taller al aire libre trabajando en sus instalaciones, que a primera hora de la tarde estaban prácticamente finalizadas. Para entonces ya intercambiaba impresiones con participantes y público la actriz Ruth Gabriel -sí, la de Barrio Sésamo, La Cometa Blanca, Días contados o El Comisario– invitada especial de esta edición.

El colectivo Casteyonkis (¿serán los mismos de las pintadas por todo Castellón?) se han currado un extenso reportaje de vídeo sobre la construcción de las instalaciones y del resultado final que han colgado en su cuenta de YouTube, algunos de los cuales están enlazados en este post. También es muy recomendable el artículo de Patricia Mir en Las Provincias de Castellón. A continuación listado con enlaces de todos los participantes:

>Marcelo Díaz y Pepe García Personal (Vila-real). Ágora de equidistancias.
>Regina Deiorgis y Eloi Serra (Madrid). Botellas vacías/Contenedores de aire.
>Col·lectiu Llanterner: Albert Escrig, Rubén Portales, Andreu Vicent, Marcos Vicent, Vicent Aragonés y Pablo García (Castellón). Brot de pau deomèstica.
>Cristina Ferrer y alumnado de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló. Ciutat de tots i totes.
>Solobodan Kojic (Serbia). El anillo.
>Pere Ribera. El nido de la empatía.
>Vicente Dobón (Valencia). Encorsetamientos.
>Chimo Serrano (Valencia). Ginandros.
>Anastasia Charugina (Rusia). La Amistad.
>Carlos Monge (México). La Ceiba.
>Rafael Peinado (Barcelona). Símbol.
>Salif Youssouf Diabagaté (Costa de Marfil). Sin título.

collage-ravalart-mostra-de-besties-baixa1

La segunda feria de artesanía RavalArt, por su parte, desplegó su oferta en los alrededores del Teatre Principal durante todo el día con una buena asistencia de público. Los complementos y bisutería manufacturados fueron lo más solicitado de una cita en la que participaron 22 jóvenes creadores de Castellón, Valencia, Tortosa, Barcelona, Zaragoza y Madrid. La feria, organizada por el colectivo Raval Jove de la Asociación de Vecinos Raval de la Trinitat dentro de los actos de las fiestas del barrio, que también incluyó un concierto del Conjunt Instrumental Escolar de los alumnos del Colegio Público Herrero, en la plaza Escuelas Pías el sábado por la tarde.

Entre las paradas de RavalArt triunfaron los complementos pop de Maricuchíbricas, diseñados y fabricados artesanalmente por las hermanas María y Bea Cervera a base de ganchillo, fieltro, hilo, telas… Muy currado y con resultados sorprendentes. La colección de broches de helados clásicos (frigodedo, drácula) voló en apenas unas horas. En una línea similar, los diseños Breve de Lidón Barberá, y sus tocados galácticos, también se los quitaban de las manos.

Mientras, por la tarde, en la plaza Mayor y alrededores los protagonistas fueron las bestias de cartón, el fuego y los ritmos de La Mulassa de Barcelona, el Xalot de Salou, la Cuca de Castellbisbal, La Vibria y Els Dracs, participantes en la décima Trobada de Bèsties de Foc. Tras la plantà de 15 bèsties frente al Ayuntamiento se inició el concurrido desfile, que finalizó con el bautismo de un nuevo miembro en la familia, L’Haca, y un baile. La Fundación Dávalos Fletcher acogerá el próximo jueves 11 la IV Mostra de Bestiari hasta el 27 de junio.




Responder a Óscar Cancelar respuesta

He leído y acepto la política de privacidad