Música >> Entrada libre, Festivales, General, Portada

El Red Pier Fest se afianza en el Grao de Castellón a base de rock clásico y de intensas descargas

La calurosa despedida de Depressing Claim, la espectacularidad de Mike Sánchez y la intensidad de Bala marcan la segunda edición de un Red Pier Fest con gran respuesta en las jornadas del sábado y domingo. Los organizadores ya piensan en un tercer año de rock en el Moll de Costa del Grao de Castellón.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Capsula, sin límites entre escenario y público. Foto: Javier Rosa.

Los más clásicos probablemente se quedarán con Mike Sánchez, los amantes del rock rabioso con Bala y los nostálgicos con Depressing Claim. Ha habido de casi todo un poco en la segunda edición del Red Pier Fest, celebrada entre el 18 y el 20 de mayo en el Moll de Costa de Port Azahar del Grao de Castellón. Imposible de contabilizar de manera precisa el número de espectadores al tratarse de un lugar de libre acceso, sí es posible destacar la gran recepción recibida por Depressing Claim, que en su último concierto abarrotó una explanada que en las jornadas del sábado y del domingo presentó un animado aspecto con un cambiante público de diferentes edades. La organización, A Quemarropa SL, con Pablo Sebastiá a la cabeza, ya idea la tercera edición de un evento que toma el rock como su base en una de las zonas más turísticas de la franja costera y de cuya programación se ha encargado este año Lucía Simón, buscando atraer también al público joven.

El rockabilly de Patri & The Greasers abrió la segunda edición. Foto: Javier Rosa.

Buscando un común identificador a las actuaciones, las del viernes podrían englobarse como las más clásicas dentro del rock and roll, el blues y el rhythm & blues. Patri & The Greasers abrió el festival, y lo hizo con la garra que caracteriza al grupo liderado por “La más mala de las chicas guapas de aquí”, Patri Love, quien puso voz a los temas de su disco El tiempo corre, sin faltar el habitual recuerdo a Bruno Lomas. Faltó esta vez el contrabajista oficial, Aitor, suplido por el valenciano Isi Rockin. A pesar de la temprana hora (viernes a las 18:00), reunió a buena parte de los rockers de La Plana. Acto seguido tomó el escenario el grupo barcelonés Aisha & The Ray-Band, contrastando la vitalidad de su nueva vocalista con el inmovilismo de los instrumentistas mientras sonaban clásicos negros como “A change is gonna come” de Sam Cooke, colándose el “Tainted love” de Soft Cell.

Mike Sánchez deslumbró a los más clásicos (y a otros) con su exhibición de rock and roll. Foto: Lolo Ferrer.

Para unos cuantos el mejor concierto de esta segunda edición fue el protagonizado por Mike Sánchez y su banda británica. Un vendaval a las teclas y una auténtica enciclopedia del rock and roll. Podía haber sido una actuación sin fin, ya que liderando una eficiente formación, Mike Sánchez se fue paseando con enorme soltura por el rock and roll clásico, boogie, blues y sonidos confluentes, realizando versiones fidedignas de clásicos o uniéndolas a través de efectivos medleys a partir de un ritmo básico o rompiéndolo de manera abrupta. “Boom boom”, “Oh well” (de su admirado Peter Green), recuerdos al “Real wild child” Jerry Lee Lewis, Fats Domino, “Lucille”, algún tema de autoría propia que sonaba a clásico del rock and roll con piano… para rematar con un espectacular “Heebie Jeebies” pasado por el filtro de Chuck Berry. Mike Sánchez, el hombre que es capaz de contar su vida al público sin dejar de tocar un teclado que no mira, y sin fallar ni una nota.

Javier Bañón, al frente de Los Marañones. Foto: Javier Rosa.

Tras el espectacular show de Mike Sánchez bajó la intensidad de manera radical. El publico aprovechó el parón para marcharse a cenar y le costó volver, hasta el punto que los murcianos Los Marañones vocearon en busca de llamar la atención de quienes cenaban en la Zona Market. Empezaron ante diez espectadores y acabaron ante unos 300, menos de la mitad de quienes estuvieron presentes en la anterior actuación. Su directo siguió en una misma línea ascendente, comenzando de manera calmada para ir sumando intensidad en cada canción, dejando clara su habilidad a la guitarra de Miguel Bañón, respondida por las teclas de Carlos Campoy (“La memoria del extranjero”, “Mi gato se llama Persona”). Arranque con “Sexy dream” tema de su disco más legendario, Quiero bailar agarrao, que cumple 25 años dentro de una línea rockera en la senda de unos Enemigos. Una ruta sobre el escenario que llegó hasta su último lanzamiento hasta la fecha, A contratiempo (“El misterio de tu amor”, “Yo no soy Superman”).

Travellin Brothers, en homenaje a Allman Brothers, y en especial a Duane Allman: "Loving place", de su reciente disco '13th Avenue South'.

Publiée par Manolo Bosch sur samedi 19 mai 2018

En esta franja nocturna el público estuvo más frío y esta sensación pareció trasladarse a Travellin’ Brothers, quienes realizaron un buen concierto -como es habitual en el sexteto- pero sin ese ardor escénico de otras visitas. Un repertorio con bastantes medio tiempos, elegantes a su vez, como “A better day” o ese “Loving place” dedicado a Allman Brothers por haberles conducido hacia la música sureña; ambos incluidos en el reciente disco 13th Avenue South, bastante representado en el listado. “The best is yet come”, de su anterior One day in Norway, fue de los mejor recibidos con ese reluciente saxo y esos coros que en otra ocasión hubiesen recibido mayor respuesta. El fresco de la brisa marina -molesta en sus primeros minutos del nuevo día- también pudo influir en un público que apenas insistió para tratar de alargar la actuación.

La matinal del sábado tuvo un ambiente motero en la Zona Market, donde los djs se encargaron de que nunca faltase la música. Chapter Castellón celebró su 18º aniversario en el Red Pier Fest, lo que propició una espectacular imagen de cientos de Harley aparcadas en línea en la acera del paseo Buenavista. Alrededor de 500 comensales dieron cuenta de una paella gigante después del directo de la banda castellonense Dusting, con sus versiones hard rockeras.

The Cutting Fingers con la sombrilla sobre la batería. Foto. Javier Rosa.

La tarde fue muy intensa en cuanto a sonido, reuniendo un público diferente y muy específico dentro de la programación de los tres días (sobre todo Bala, gancho para un sector que se hizo notar con sus movimientos de cuello). Abrió The Cutting Fingers. El grupo castellonense cerraba etapa Manchester crows, que repasó con intensidad a través de canciones como “The danger and the life”, al igual que el anterior y homónimo Ep que abría el chillón “Sofa man”. Aunque con influencias varias, la actuación más grunge del festival. Ahora es tiempo de centrarse en el tercer disco.

Intensidad sin descanso con Bala. Foto: Lolo Ferrer.

Para un sector, Bala fue lo mejor del festival, para otros fue demasiado ruidoso. En lo que sí coincidirán todos en que la actuación del dúo gallego estuvo lleno de intensidad, dejándose el alma, el cuerpo y la voz en cada tema. Canciones en inglés y en castellano publicadas en sus dos discos alternadas con las chillonas voces de la guitarrista y de la batería en medio de descargas noise que no daban ni un instante de respiro. La más clara en cuanto a voz, “Luces”. Congregaron a un público más joven, amante de las propuestas experimentales, que siguió cada tema con atención y movimientos de cuello, despidiendo con intensos aplausos a las dos jóvenes que, emocionadas, se abrazaban en el escenario. Cinco fechas en California les esperan ahora para dar rienda suelta a sus cargados ritmos stoner.

"Maldita Navidad", tema incluido en el disco 'Radio surf', cuya reedición ha servido para la reunión puntual de Depressing Claim . Con el de ayer, en RED PIER FEST, se cierra este retorno del grupo castellonense de punk melódico (salvo alguna interesante oferta)

Publiée par Manolo Bosch sur dimanche 20 mai 2018

Las dos siguientes directos tuvieron carga emocional, especialmente la primera. Depressing Claim cerraba el capítulo de su regreso con motivo de la reedición de su primer disco, Radio surf. El quinteto castellonense consiguió la mejor respuesta del festival en términos de número de espectadores, llenando casi por completo la explanada. Punk melódico envuelto en cápsulas de rápida digestión. Carreras de poco más de dos minutos cantadas por Tommy Ramos, batería en el grupo heredero Los Reactivos, como “Loco por ti”, “Soy el mejor”, dejando la voz al aquí guitarrista Luis Sánchez (cantante y bajista en Los Reactivos) en “Ella se fue”, y permitiendo algún guiño al que fue su segundo disco, Solo di sí (“Dispuesto a todo”). Ellos dicen que ya no habrá más Depressing Claim en vivo. Si es así, el adiós soñado. Y unos que llevan años despidiéndose pero nunca acaban de hacerlo son The Meows, una veterana banda barcelonesa de rock con querencia al punk muy vinculada a Castellón a través del sello discográfico No Tomorrow, lo que provoca que muchas de sus contadas actuaciones pasen por La Plana para invitar al público a “Shake”.

Rhythm & blues exótico con The Limboos. Foto: Javier Rosa.

The Limboos puso la nota discordante al sábado, el punto bailable, a través de un r&b bañado por ritmos latinos, de un “Calypso drunk” que a veces se transformaba en una “Crazy rumba”, dejando incluso que el guitarrista/teclista Sergio Alarcón -gran defensor de la cultura carajillera castellonera- tomase la voz para, maracas en mano, cantar “El manisero”, justo después de sonar el primer single de Limbootica!, un extenso “I don’t buy it”, que sirvió para presentar la banda.

Imagen del concierto de Capsula. Foto: Javier Rosa.

Y como remate, el trío argentino-bilbaíno Capsula, con los hiperactivos Martín (guitarra) y Coni (bajo) al frente. Declaración de principios para arrancar: “Esto es rock and roll” y entre referencias al acto social del día, la boda de la realeza británica y lemas como “la comunicación es peligrosa”,  cumplieron su palabra. Potencia, movilidad escénica, psicodelia, blues a la manera que lo entiende Iggy Pop o referencias a su idolatrado David Bowie (“Suffragette city”), para poner final a su etapa Santa Rosa, cuyo inicio de tema puso unos segundos de tranquilidad a una adrenalítica actuación sin barrera entre escenario y público.

La jornada dominical fue la más ecléctica. Matinal con Las Auténticas, casi recién aterrizadas de Liverpool tras sus dos actuaciones en el mítico The Cavern. El más joven de los grupos castellonenses arrastran un buen número de fans de todas las edades, que siguen con atención sus referencias a los Beatles, 091, Los Auténticos, Morcillo o temas propios, como “Mala reputación”.

Los castellonenses Heatwaves tienen dos Eps editados (ocho temas en total), pero en sus directos siempre incluyen unos cuantos todavía inéditos, como este "My way". Canciones de luminosas melodías sixties y un aire de inocencia.

Publiée par Manolo Bosch sur lundi 21 mai 2018

A pesar de que los calurosos domingos acostumbran a ser perezosos, ya desde las 17:00 la explanada presentaba un buen aspecto, con alrededor de cien espectadores que fueron a más conforme avanzaba la tarde. Heatwaves presentaba en Castellón su segundo Ep, Heatwaves#2, otras cuatro golosinas power pop que se unen a las cuatro anteriores, más inéditos y un par versiones de girl groups (The Shirelles y The Girlfriends). Canciones luminosas repleta de arropes vocales.

Pues según el recuento final de Jose Mercadillo, quien más vendió en el Red Pier Fest fue la madrileña Nat Simons, quien llegó a Grau de Castelló dentro de la gira de presentación de su reciente 'Lights', que incluye temas 100% norteamericanos, como este relajado "Into the woods".

Publiée par Manolo Bosch sur lundi 21 mai 2018

Deliciosas interpretaciones de temas muy norteamericanos de la madrileña Nat Simons (con su hermana Elena en la segunda voz), sumergiéndose en fases muy tranquilas, ideales para ser apreciadas con calma, a tono con un domingo relajado. Temas que evocan a Tom Petty (“Learning to fly”) mientras se sumergen “Into the woods” o toman el original de Quique González “Piedras y flores” en la única interpretación en castellano.

El rocksteady de Bandits cerró la segunda edición. Foto: Jose Mercadillo.

Como colofón, Bandits, con su rocksteady, ya casi cerrando su larga etapa de Algo especial (2014). Con el más elegante de los grupos castellonenses aparecieron los bailes, con temas cantados en tres idiomas, entre los que destaca por su recepción el que da título a ese disco, que se une a su versión en valenciano del “Ring of fire” de Johnny Cash. Respeto a los deseos de las mujeres con “Dame una señal” y un grito final: “Freedom”.

Panorámica del Moll de Costa. Foto: Javier Rosa.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,