Arte, Música, Teatro y danza >> Festivales

El MIAU de Fanzara, a por su primer lustro de vida. Arte urbano para “abuelos y nietos”

Cinco años ya de MIAU Fanzara. Los celebrará entre el 5 y 8 de julio. Artistas que trabajan por todo el mundo acudirán a la pequeña localidad del Alt Millars para seguir aumentando la muestra inacabada de arte urbano. Uno de sus responsables, Javi López, aprovecha para repasar este lustro de "master a marchas forzadas".
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jofre Oliveras, artista ‘repetidor’ en esta quinta edición.

MIAU Fanzara. 5ª edición. Del 5 al 8 de julio de 2018.

Media mañana de un martes laborable. En el transcurso de una hora cinco turistas han cruzado por delante de los dos bares de Fanzara ávidos de encontrar mas grafitis en las paredes. “Y así cada día. No sabemos cuánta gente ha venido desde que nació MIAU atraídos por los murales. Es un dato que nos piden cuando solicitamos subvenciones, pero ¿cómo dar una cifra de la gente que llega a un pueblo? Solo podemos decir que en tres años se han entregado 25.000 guías, pero no todos los que vienen cogen la guía y algunas las comparten entre varios…”. Lo cuenta uno de los organizadores, Javi López, quien este año se ha tenido que dedicar profesionalmente a ejercer de guía de este museo inacabado de arte urbano. “Semanas después de celebrarse la primera edición nos pidieron una visita guiada. Ni habíamos pensado en esa posibilidad. El festival arrancó en septiembre de 2014 y en febrero de 2015 hicimos la primera. A día de hoy ya han pasado 4.500 personas por estas visitas con guía, y de ellas, unos 3.000 escolares. Es una fuente de ingresos -5 euros por persona- que necesitamos. Aquí no se paga entrada, y los materiales de los artistas, sus traslados a Fanzara, la comida, las grúas… las paga MIAU”.

Nadie discute el poder de atracción que para esta pequeña localidad -alrededor de 300 habitantes- del Alt Millars han tenido sus grafitis, pero sin atravesar los límites de la mesura. “No queremos que esto sea una especie de FIB, con 5.000 personas por día. Ha de ser un festival sostenible, adaptado a un pueblo tranquilo de montaña, de gente mayor en gran parte, que se altere realmente solo los cuatro días del festival. Si eso se llegase a perder, no tendría sentido el MIAU”. Por el momento, ya son cinco ediciones, contabilizando la que se desarrollará entre el 5 y el 8 de julio y para la que, como ya es tradición, se ha tenido que desechar solicitudes de artistas debido al alto número.

ARTISTAS DE LA 5ª EDICIÓN DE MIAU FANZARA

Mural de Axel Void, en Mosciano (Italia).

Axel Void se encargará de pintar el mural de mayores dimensiones de esta quinta edición. Lo hará en una pared del edificio polifuncional, que a su vez funciona como sala de exposiciones, proyecciones y charlas. Natural de Miami (EE UU), aunque de padre español y madre haitiana, se introdujo en el mundo del grafiti en 1999 tras pasar por la formación de Bellas Artes en Cádiz, Granada y Sevilla -donde ofreció sus primeras muestras expositivas-, trasladándose a continuación a Berlín y regreso a Miami. Centenares son sus intervenciones urbanas por diferentes continentes,

Otro nombre de procedencia extranjera: Bífido. Desde Nápoles (Italia), también con tendencia al gran formato, aunque en su caso a través de la imagen fotografiada, principalmente de niños y niñas, que colgará de las paredes. De Rosario (Argentina) son Medianeras Murales, un dúo femenino integrado por Vanesa Galdeano y Anali Chanquia, formadas en Arquitectura y en Bellas Artes, que gusta de trabajar en grandes superficies urbanas.

Una muestra del trabajo de Bífido.

Boa Mistura es un colectivo multidisciplinar de cinco componentes fijos y ocho colaboradores ubicado en Madrid y en funcionamiento desde 2001. Además de transformar la calle, buscan crear vínculos entre las personas, tal como han demostrado en cuatro continentes. La amistad les unió siendo adolescentes y con 15 años ya se encargaron de dar colorido a su vecindario. De Murcia procede Carlos Callizo. Doctor en Bellas Artes y Premio Nacional en 2016, se dedica principalmente a la pintura, aunque también a la escultura, su especialidad es el retrato de coloridos rostros, sobre todo femeninos.

Madrileño es Dan Ferrer, quien también acostumbra a pintar en gran formato figuras realistas, aunque añadiendo toques que fijan la atención del espectador. Sus creaciones están repartidas por algunos países europeos y norteamericanos. Elsa Guerra es una artista barcelonesa que durante cinco años ha trabajado en Desigual, moviéndose en ámbitos como la moda y el diseño de interiores, además de la pintura. En la actualidad dirige el espacio cultural El Konvent de Cal Rosal, rehabilitado a partir de una nave industrial del Berguedà. Tono Cruz es canario y su punto de origen es la pedagogía, con un compromiso constante con los problemas de los refugiados en las diferentes partes del planeta. Andrés Reyes y Costi son dos artistas castellonenses, rumano residente en Fanzara el segundo, que en esta quinta edición van a realizar una obra conjunta.

Cartel de la quinta edición del MIAU, por Jofre Oliveras.

Especial resulta la presencia del barcelonés Jofre Oliveras, invitado a repetir tras realizar una intervención vertical con gatos en la pasada edición y, como es costumbre en los repetidores invitados, el encargado de diseñar el cartel anunciador de este quinto año de MIAU. Este año acudirá con un colaborador para sorprender dando movilidad a su creación mural.

Para los interesados en aprender las técnicas del grafiti, el sábado (10:30-12:30), habrá una clase práctica a cargo de Andrés Reyes en el Frontón.

Este evento tiene su leitmotiv en el grafiti, pero como muestra de arte urbano se abre a otras manifestaciones. Así ocurre con Pink Intruder, un dúo valenciano formado por Miguel Arraiz y David Moreno (arquitecto y artista fallero, respectivamente) que gusta de dar nuevas formas y colores a espacios urbanos tan cotidianos que acostumbran a pasar desapercibidos. Ricardo Cases y Pablo Casino son dos fotógrafos valencianos que desarrollan el proyecto Vosté dirà, preguntando a los vecinos qué les gustaría ver fotografiado. Queda la duda de en qué formato y en qué lugares expondrán sus imágenes.

La exposición de este año será No Borders, una muestra de obras de artistas urbanos creada por la ONG Benvinguts Refugiats Menorca con el objetivo de recaudar fondos para personas que han tenido que dejar atrás su hogar. Se podrá visitar en los bajos del Ayuntamiento entre las 12:00-13:00 y 18:00-20:00 los cuatro días del festival (inauguración el jueves a las 20:00). Dentro de esta actividad, el viernes 6 tendrá lugar la proyección del documental To Kyma, rescate en el mar Egeo, que irá acompañado por una charla de miembros de este colectivo. Tendrá lugar en el edificio polifuncional, a partir de las 18:00.

 

Marte, la feria de arte contemporáneo de Castellón, tendrá su espacio propio el sábado. Se ubicará frente al Consultorio MIAU, y desde las 18:00 contará con la participación de los artistas Mari Carmen Vidal, Lluna Llunera, Myriam Moreno, Carlos Asensio, Carmen Ferrando, Juan Flores y Laura Avinent, bajo la denominación de 3+1 Intertrànsit. Poco después, a las 18:30, la Rondalla de Fanzara realizará una ronda por las obras que estén realizando los artistas.

Dos serán las propuestas de danza contemporánea en esta quinta edición. Por una parte, la madrileña Zukdance Performing Arts Company, formada por Miguel PG y Selene Martínez, quienes ya han visitado Fanzara en busca de espacios para su actuación, escogiendo la plaza de la Iglesia (sábado, a las 20:00; y domingo, a las 13:00). Por otra, la vila-realense Pepa Cases realizará el viernes en el Puente de los Carros (23:00) una Site Specific, una creación pensada especialmente en Fanzara con el contrabajista Dani Chiva acompañando sus movimientos de danza.

No faltará la música en vivo, con un apartado para versiones de pop y rock a cargo de Desvelados, con algunos miembros de Trobadorets (viernes, a las 20:00 en la plaza de la Iglesia); soul jazz el sábado a las 13:00 con el MIB Organ Trío (Cayetano Balfagón, Carlos Mercado y Paco Ibáñez);  versiones de bandas sonoras y temas pop con A Quatre Cordes, con Loles Veses y Alba González (violines), Anais Benito (viola) y Adrián González (violoncelo), en la plaza del Pozo, el sábado a las 20:30; además de la exposición de guitarras, taller de construcción y blues en vivo con el alcorino Meter Mano Rara (domingo, en la plaza de la Iglesia, de 10:30 a 14:00). Sesión pinchada en la noche del jueves por Dj Pegueroles, a continuación de la cena de sinergias entre vecinos y artistas que tendrá lugar en la plaza de la Iglesia, a las 20:30. El viernes, desde las 23:30, pondrá la música Dj Bubbles. El sábado, desde esa misma hora, Dj Pegueroles y Dj Surprise.

Como es habitual, habrá una ronda el domingo, a partir de las 19:00, en la que los artistas explicarán sus respectivas obras a los espectadores que deseen obtener más información.

ONCE NOTAS SOBRE MIAU… (recordadas por Javi López)

Javi López recoge el premio Arte Blanco Pilares de la Cultura 2016.

1. Tres años de planteamiento… sin saber cómo actuar.
“Aunque no es algo que guste de recordar porque separó al pueblo, el MIAU forma parte de una cadena: plataforma antivertedero en Fanzara-Ayuntamiento (socialista)-MIAU. Somos la misma gente, y es como haber hecho tres masters consecutivos a marchas forzadas. Estando en el Ayuntamiento, Rafa Gascó y yo teníamos la idea de hacer algo relacionado con el arte urbano, un tema que nos gustaba pero que desconocíamos por completo. Tres años estuvimos dándole vueltas”.

2. Tras una noche de celebración, un número de teléfono.
“Una noche, ya a las tantas, salimos de una celebración. Allí estaba Julián Arranz -autor del gato pixelado que se puede contemplar en la zona montañosa de Fanzara-, quien es el cuñado de Rafa. La hermana de Rafa le dijo que por qué no nos daba algún teléfono de contacto que nos pudiese servir. Y nos dio el de Pincho”.

3. Pincho, artista urbano madrileño, la clave.
“Llamé a Pincho y nos pasamos una hora y cuarto hablando, como si nos conociésemos de toda la vida. A él le extrañó que alguien de un ayuntamiento quisiese hacer algo relacionado con el arte urbano. Le hablé en principio de uno o dos murales, pero como íbamos cogiendo confianza, le acabé comentando la idea de un museo al arte libre. Vino a Fanzara y vio que podía ser factible. Involucró a 21 artistas, y nosotros alucinamos al ver sus trabajos por internet. No nos podíamos creer que viniesen a algo que ni había nacido y sin cobrar nada. Y, ojo, Pincho era un artista urbano, no un organizador de eventos de este tipo. En un mes y medio, de julio a septiembre, se preparó todo”.

Pincho, quien gusta de darse un toque de anonimato, al lado de una de sus creaciones en Fanzara.

4. Tantas dudas que hasta había pintura blanca preparada para tapar.
“Nadie sabía qué podía pasar. El jueves 18 de septiembre de 2014 arrancó MIAU con 21 artistas y 10 paredes disponibles, de las que cinco eran del Ayuntamiento, por lo que incluso planteamos que los artistas realizasen trabajos compartidos. Teníamos tantas dudas sobre si los grafitis iban a gustar a vecinos, y a nosotros mismos, que habíamos preparado pintura blanca para que la misma gente del Ayuntamiento los pintásemos de blanco al día siguiente de finalizar el festival. Aquel mismo jueves, unos cuantos vecinos, al ver lo que estaban pintando, ofrecieron las paredes de sus casas. Se hicieron 44 intervenciones de arte urbano aquel año”.

5. Crecimiento inesperado, muy por encima de lo imaginable.
“Rafa y yo habíamos pensado en una sola edición del MIAU. No conocíamos nada de este mundo del arte urbano. No sabíamos cuánta pintura comprar. Pincho nos hablaba de traer máquinas para los artistas y le respondíamos: “¿Máquinas? ¿Qué máquinas?”. Se acabó aquella primera edición y nos llegó una solicitud de visita guiada. Para salir del compromiso, la hice yo… pero llegaron más. Ha alcanzado un punto de peticiones que me dedico a ello. Y también hacemos talleres de grafiti y de arte urbano. Hay gente que desea pintar y para eso tenemos el muro mutante. Nos faltaría una empresa que apostase por el festival”.

‘The visitor’, la impactante creación de Deih en la primera edición de MIAU.

6. Un festival de abuelos y nietos.
“Otra duda que surgía era cuál sería la relación entre los vecinos y los artistas. Estamos hablando de un pueblo pequeño con gente mayor que se iba a encontrar con jóvenes con piercings, tattoos… imágenes a las que no están acostumbrados. Pero de inmediato hubo conexión, ya que comprobaron que los artistas eran gente educada y preparada. Estos artistas hablaban con los vecinos y les explicaban qué estaban pintando. A algunos de los vecinos no les gusta lo que les han pintado en su casa, pero defienden el trabajo del artista ante quien visita el pueblo. Se han convertido en guías. Y para los artistas, que viven en un mundo un tanto endogámico, también representaba un reto relacionarse con personas de otra generación sin contacto alguno con el arte urbano. Ellos sienten una relación que definen como de abuelos y nietos”.

7. Sin cobrar.
“Nos sorprende cada año la gran cantidad de artistas que se nos ofrecen, cuando saben que no van a cobrar. Les pagamos desplazamiento, ponemos la pintura, las grúas, el alojamiento, la comida, pero no cobran por su trabajo… y hablamos de artistas internacionales que han trabajado por todo el planeta. Les atrae el proyecto en sí. Hay mucho trabajo puesto en el MIAU, pero también muchas casualidades y contactos”.

8. Los franceses.
“A raíz de la aparición del MIAU en varios medios franceses, se dispararon las visitas desde aquel país. Y cuando llegan destacan porque se lo saben todo. Tienen un nivel cultural un peldaño por encima. También ser contraportada en El País nos dio un gran empujón a nivel de visitantes. Hemos tenido suerte con el público, que es muy considerado con lo que se encuentra en el pueblo. Se adapta a lo que hay aquí. Nos ha llegado gente de un montón de países”.

El sorprendente mosaico cerámico de Julián Arranz. Foto: Juan Poré.

9. Famosos como Santi Millán.
“Siempre hay casualidades que lo relacionan todo. Hace poco tuvimos la visita de Santi Millán y su equipo de ciclismo (Imparables). Habían venido al Desierto de las Palmas y resulta que la mujer de Santi es de Onda y él veraneaba en Montanejos. Comentó la posibilidad de hacer una visita a Fanzara, y en su equipo hay una persona de Fanzara. Casualidades como ésta, a montones. Estuvo Javi Sierra, con un documental para Playz, la plataforma digital de TVE. Ahora viene À Punt. Por cierto, Santi Millán no engaña en la tele. Está tan pillado como lo vemos (risas)”.

10. Las conexiones.
“Una vez te metes en este mundo, ves que todo está interconectado. Hemos recibido desde el primer momento el apoyo de Marte. De hecho, esta feria de arte contemporáneo de Castellón nació una semana antes que MIAU y la presentación de nuestra primera edición la hicimos allí. Hemos establecido también contactos con Zona 3. Con la Escola d’Art i Superior de Disseny hemos desarrollado el proyecto de los colegios… Colaboraciones en Valencia, información sobre nuestro modo de funcionamiento… Desde fuera no tienes esos accesos, pero una vez dentro ves que existen las conexiones”.

11. El top 3.
“Aunque cada cual tiene sus preferencias, sí es cierto que hay tres intervenciones que llaman más la atención de los visitantes. La más emblemática tal vez sera The visitor, la figura que hizo Deih el primer año. Llama también mucho la atención el gato pixelado de Julián Arranz, que se ve diferente si lo miras a simple vista o con el móvil. La intervención de los coches de chatarra de Trashformaciones también impacta”.

El particular parking en vertical de coches chatarra de Trashformaciones.

 

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad