Música >> Entrada libre, Festivales, General, Portada

Badlands: “Vivimos en la burbuja de la escena valenciana y creemos que con eso está todo hecho”

Badlands suena a música norteamericana de raíz, pero es un grupo de Valencia. En menos de cinco años ha editado tres EPs, va a por su segundo LP y se ha colado en unos cuantos de los festivales nacionales más importantes. El sábado 7 de julio liderará la 8ª edición del Galera N'Directe, compartiendo cartel con Mitad Doble, Leya & The Gentlemen, Hereus y Rockolas. Mientras se preparan para esa fecha, atienden a Nomepierdoniuna para hablar de la historia del grupo y de su perspectiva de la escena valenciana.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Badlands, en el reciente festival Cultura Inquieta, de Getafe (Madrid). Foto: Toni Guerrero.

El grupo valenciano Badlands encabeza el cartel de la 8ª edición del Galera N’Directe, que tendrá lugar el sábado 7 de julio en la urbanización situada en la carretera el Castellón-l’Alcora, a partir de las 18:00 (acceso gratuito). Una banda de sonido de indisimulada raíz norteamericana que en poco menos de cinco años ha acumulado tres Eps (ProdigyRelentless, ambos de 2015; y Howl, 2016) y un disco largo, Handmade pieces (2016). A ellos se suma el reciente single “Call me fire”, un tema más rockero de lo habitual que anticipa su nuevo álbum y que es una consecuencia  de los más recientes cambios dentro de un grupo que ha sufrido unas cuantas variaciones en este lustro, quedando la cantante May Ibáñez y el banjista Raúl Pruñonosa de la formación fundadora. Mientras preparan el concierto de Galera N’Directe, donde actuarán junto a Mitad Doble, Leya & The Gentlemen, Hereus y Rockolas, atienden a Nomepierdoniuna para hablar sobre uno de los grupos valencianos actuales que más rápido ha crecido y su perspectiva del panorama musical.

>¿Vuestro nombre surge la canción de Bruce Springsteen, el largometraje de
Terrence Malick… o hay otro origen?
Bueno, vino por una parte por el largometraje de Terrence Malick y por otra porque era un nombre que nos sugería la imagen musical de aquello que queríamos transmitir: paisajes americanos, tierras áridas…

>¿A qué se debe que siendo de Valencia apuntéis tan claramente hacia la música de raíz norteamericana?
Era la música que veníamos escuchando desde nuestra infancia, sobre todo por influencias de la madre de Raúl, nuestro banjista. En cierto punto, decidimos empezar este proyecto con las referencias musicales que habíamos llevado siempre con nosotros.

>¿Existe alguna relación musical entre Valencia y Estados Unidos? Lo digo porque ahora mismo me vienen a la mente otros casos, como Senior i el Cor Brutal o Uzzhuaïa, que parecen tener sus pensamientos dirigidos a aquel país e incluso establecen relaciones entre Valencia y California. Aunque no creo haya una escena Americana en Valencia.
No creemos que haya más relación que la de admirar algunos de los proyectos que vienen desde allá. La música que creamos está muy relacionada con la que escuchamos, y en nuestro caso e imagino que en los que comentas, gran parte de ella viene de la otra parte del charco.

>Me hago un lío con vuestra formación. Cuando grabasteis Handmade pieces erais seis componentes, pero en vuestras actuales fotos promocionales aparecéis cinco y en alguna imagen en directo he contado siete. ¿Cuánta gente hay en realidad ahora mismo en Badlands?
Hemos tenido algunos cambios de formación, sobre todo en el último año. Empezamos
siendo solo tres, pero la banda se consolidó al final con seis miembros. Este pasado año cambiamos de guitarrista y nuestro batería dejó la banda durante un tiempo, así que estuvimos unos meses siendo cinco, trabajando sobre todo el formato acústico. Ahora llevamos ya nuevo batería y en muchas ocasiones nos acompaña también a la armónica Ángel Vera. Así que al completo sí, sumamos siete miembros.

>¿Es una democracia Badlands? ¿Alguien en particular toma las decisiones… u os repartís las funciones (composición, contratación, promoción…)?
Es una democracia compositivamente hablando; cada uno lleva sus ideas al local y es ahí donde las trabajamos. Pocas veces llega alguien con una canción terminada. Siempre funcionamos dando vueltas a pequeñas ideas y aportando cada uno su visión. Nos parece que así las canciones son más originales, impredecibles y tienen un poco de cada uno. La parte de logística; contratación, promoción y decisiones más comerciales las lleva nuestra oficina.

>Pese a llevar menos de cinco años, ya acumulais tres Eps y vais por vuestro segundo Lp. ¿Estáis en un momento muy creativo y queréis dar salida a todo lo que trabajáis en el local?
Cuando empezamos sentíamos la necesidad de experimentar con el género, así que los tres Eps llegaron de manera natural. Grabamos mucho material en muy poco tiempo y ahora, con este segundo trabajo venidero, lo queremos enfocar de otra manera. Vamos a ir grabando y presentando los temas de tres en tres. Nos apetece probar otro ritmo y tenemos que compaginar las grabaciones con mucho trabajo de directo en verano, así que esta es la fórmula que más encaja con nosotros en este momento.

>A pesar de que por vuestro sonido tendría claro que vuestros ídolos musicales
proceden del country, del bluegrass o del rock con esas raíces, en alguna entrevista os he leído referencias a Maika Maikovski, Dover, Queens of the Stone Age, Foo Fighters… ¿En qué nombres coincidís todos, o casi todos?
Pues una de las cosas más bonitas de la banda, creemos que es que no coincidimos todos en casi nada. Hay algunos nombres comunes, referencias actuales dentro del género country como Shovels and Rope o Lisa LeBlanc (con la que últimamente estamos obsesionados), pero luego cada uno viene de un sitio y trae su particular registro de influencias. Esa fusión es lo que hace que nuestras canciones, a pesar de clasificarlas dentro del country, beban de muchos otros subestilos y tengan muchos guiños hacia ellos.

>“Call me fire” es el single que avanza vuestro segundo Lp. Suena potente y rockero, alejándose de esa línea más folk rural a la que nos tenéis acostumbrados. ¿Sigue el resto del disco esta tendencia?
Con la incorporación de nuestro nuevo guitarrista, Guillermo Giner, nos hemos adentrado en terrenos más rockeros y pantanosos. Se debe principalmente a las influencias que él tiene. En el nuevo disco habrá de todo, sonidos más clásicos y otros más potentes.

>Han colaborado músicos de Aurora & The Betrayers. ¿A qué se debe esta relación musical?
Queríamos dar un paso más y salir de Valencia para grabar la primera tanda de este nuevo trabajo. Nos surgió la posibilidad de trabajar con ellos la producción y la grabación, así que sin pensarlo nos tiramos a la piscina.

>Os habéis metido ya en unos cuantos festivales importantes, como el Mad Cool,
Sonorama, Cultura Inquieta coincidiendo con Rosendo en su gira de despedida… o yendo más atrás, Primavera Sound o la participación en el primer SanSan en
Benicàssim ¿Es 2018 el año de una importante apuesta de Badlands por dar el salto hacia adelante dentro de la escena nacional?
Para nosotros todos los años son cruciales, la idea es no dar pasos hacía atrás. Pero sí, la verdad es que este año es especialmente importante. Siempre lo decimos, éste es el de sembrar, esperemos que el que viene sea el de recoger.

>Os habéis llevado varios premios en concursos musicales, como Sona la Dipu,
MurrayClub o Unión Musical Española. ¿Consideráis que es un paso casi necesario para grupos que están empezando?
No creemos que sea un paso necesario, cada grupo tiene su estrategia. En nuestro caso, no obstante, el paso por estos concursos ha sido crucial. Empezamos teniendo muy pocos recursos, tanto económicos como de gestión. Haber ganado Sona la Dipu por ejemplo, nos ha permitido poder grabar un Lp y estar en el cartel de grandes festivales.

>Cuando publicasteis vuestro primer Lp, Handmade pieces, creo que todos vosotros estabais a la vez en varios proyectos musicales. ¿Ha cambiado la situación y ahora os dedicáis en exclusiva a Badlands?
No. Seguimos teniendo proyectos con otra gente y también personales. Sí que dedicamos cada vez más tiempo a Badlands y es el proyecto principal de cada uno de nosotros, eso sin duda.

>La pasada semana aparecisteis en el programa L’estudi de À Punt intercambiando experiencias musicales con Gener, alguien a quien ya conocíais, como lo demuestra que Carles Chiner colaborase en vuestro Lp Handmade pieces. ¿Qué os ha aportado este vínculo musical?
Ha sido una experiencia muy positiva. Se aprende mucho trabajando con otros músicos y observando su dinámica de trabajo. En el caso de Gener se hizo muy fácil y fue todo un honor tocar con ellos y ver versionada “The Goldrush”.

>En el estudio castellonense Rockaway y con el vila-realense Vicent Colonques al frente del programa. ¿Resulta fácil trabajar a sus órdenes?
Hubo momentos de tensión, pero en general sí. Tampoco creo que trabajásemos a sus
órdenes, creo que esto nos cuesta mucho a los músicos que trabajamos en proyectos
creativos. Los arreglos y la composición son una parte tan importante como la ejecución, incluso más. Pero bueno, siempre es constructivo tener una visión desde fuera, así que tuvimos en cuenta sus consideraciones por el pro del tema. Al final, éramos once músicos en el estudio y pudimos fusionar nuestras ideas con sus indicaciones.

>Venís al Galera N’Directe, un festival peculiar, ya que está organizado por los vecinos de una urbanización de Castellón que son fijos en los eventos musicales. ¿Conocéis algo de este festival o de sus organizadores?
Pues sí, si no recordamos mal, conocimos a Enrique Bellido en el SanSan hace un par de años, y ya nos habló del festival. Desde ahí nos seguimos la pista y este año finalmente, nos subiremos a su escenario.

>Al no haber publicado aún el nuevo disco, ¿qué peso van a tener esas nuevas canciones dentro del repertorio que interpretaréis en La Galera?
Tocaremos los nuevos temas que tenemos junto con los viejos éxitos, por supuesto.

>¿Conocéis y destacáis algún grupo o músico castellonense?
Conocemos a Sara Ledesma y a Junior Mackenzie, ¡Seguro que se nos olvida algún nombre más!

>¿Por qué creéis que a la música valenciana le cuesta tanto hacerse con un hueco importante en la escena nacional? Siempre ha habido muchos grupos pero muy pocos han logrado hacerse un nombre con peso en el mercado español.
Creemos que es porque nos cuesta mucho salir de Valencia y sufrir que fuera de aquí muy poca gente te conozca. Vivimos en la burbuja de la escena valenciana, que tiene su público, creemos que poco pero fiel y a veces creemos que con eso está todo hecho. Supone mucho gasto y mucho esfuerzo salir y trabajar para ser reconocido, pero hay que hacerlo. Además, no es algo inmediato y es muy sacrificado. Pero hay que hacerlo.

>Ese disco que últimamente escucháis de manera reiterada…
Las sesiones del documental American Epic.


Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad