Música >> #10nmpnu, Portada

10 años venciendo al vértigo

Del miedo a escribir para nadie de mayo de 2008 al miedo a no estar a la altura de 2018, con la imagen de la plaza Huerto Sogueros llena de gente bailando con Eli Paperboy Reed que te atraviesa de fondo. Y, en realidad, ¿qué celebramos? Que la cultura está más viva que nunca en Castellón y que Nomepierdoniuna es un proyecto viable, que nos permite hacer lo que nos gusta aunque sea a tiempo parcial.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

,

Hoy hace diez años Nomepierdoniuna echó a andar con este post tan poco memorable. Se titulaba “Desde el vértigo”, por la proyección de la película de Hitchcock en los cines del Grao y hablaba de un concierto del ciclo Sons en el Four Seasons y de otro del ciclo Ricoamor -que había cerrado hacía menos de dos años- con la ex Shangri-la Mary Weiss en el Auditori. En aquella época El Goma estuvo a punto de traer a Eli Paperboy Reed a Castellón. El pasado sábado por fin, incluso sobreponiéndose a una final de Champions, ocurrió y la actuación terminó como puedes ver en el vídeo de arriba. Nunca hubiéramos imaginado una forma mejor de celebrar el 10º aniversario de Nomepierdoniuna. Fue mágico.

“Este blog nace con la intención de darle algo de bola a la escena musical y de espectáculos de Castellón. Desde el vértigo de la subjetividad y hasta donde llegue. Porque es imposible noperderseniuna”.

Con “vértigo” me refería a ese momento crítico en el que vences la inseguridad de que lo que vas a contar merezca realmente la pena, por el respeto al tiempo de quien lo lea. Hasta entonces (casi) siempre había escrito en periódicos por encargo. Generalmente noticias sobre infraestructuras, política -cuando las tramas de corrupción que hoy llevan a algunos a la cárcel eran, según sus protagonistas, “debates del chascarrillo”-, tribunales o sucesos, después de haber roto el hielo con el periodismo deportivo en el siglo pasado. Entonces el vértigo era por la repercusión que tenía lo que escribías en medios con audiencias consolidadas. Cuando me decidí a escribir sobre lo que me apetecía y al tiempo trastear con WordPress, como la primera crónica del FIB en Nomepierdoniuna, lo hice con el mismo vértigo, aunque toda la “audiencia” a la que me dirigía cupiera en mi habitación. Porque en realidad no sabía hacerlo de otra manera. Y ese vértigo nunca lo he perdido. Nunca lo hemos perdido.

Uno quiere pensar que ese respeto por el que te lee está en el trasfondo de lo que ocurrió el pasado sábado en el Mou-me! El respeto es una moneda de ida y vuelta y cuando las cosas se hacen con amor, y no solo por amor, con amor se pagan. No obstante, sabemos que podríamos haber hecho todos los días Nomepierdoniuna con la misma pasión y la misma profesionalidad, idear el mismo aniversario, y la cosa no haber funcionado. Incluso haber tirado la toalla hace tiempo y dejar un hermoso recuerdo sobre un bonito cadáver. Uno quiere pensar que la plaza Huerto Sogueros llena de gente sonriente bailando es una imagen de justicia poética; la recompensa a la constancia, al trabajo bien hecho. El nuestro pero, sobre todo, el de la gente del mundo de la cultura que protagoniza las historias que contamos, desde los más conocidos hasta los más anónimos. Otra imagen para ilustrarlo: los cuatro integrantes de Otradanza labrando con sus cuerpos una actuación alucinante el domingo pasado al mediodía en el atrio del Menador.  Y otra más: la de Laura Sam venciendo a su extraña timidez para abrir su corazón en canal con sus poemas en el Museu.

Eli Paperboy Reed meets High Mighty Brass Band en una abarrotada plaza Huerto Sogueros de Castellón para celebrar 10 años de Nomepierdoniuna en el Mou-me! Foto: Carme Ripollès (ACF).

Cuando esto empezó en formato blog personal la gente -la mayoría conocidos- hacía comentarios cariñosos y alentadores. Siempre fui muy escéptico: solía leerlos como una manera de decir “qué bien que te pegues la bonita currada de recopilar la agenda cultural de Castellón para servírnosla en bandeja”. Entonces cantaba y tocaba el bajo en un grupo de música (Conecta4 y después Amar Como) y pensaba que la web también era una forma de hablar desde dentro, que se valoraba esa perspectiva. Conforme fui dejando los trastos, con todo el dolor de mi corazón, me fui dando cuenta de que Nomepierdoniuna también es una forma de hacer cultura. Es nuestra forma de hacer cultura.

Ahora los comentarios se han trasladado del blog a las redes sociales, prácticamente reducidos a corazones y dedos pulgares en alto. Pero el calor se sigue notando. El calor de los centenares de personas que, por ejemplo, se han descargado la nueva app durante la última semana. El de programadores, públicos y privados, y marcas que piensan que Nomepierdoniuna es un canal interesante para conectar con su público. Todo lo cual nos motiva a seguir progresando, paso a paso, como hemos hecho hasta ahora, haciendo lo que nos gusta. Sin fliparnos. Picando piedra. Siempre picando piedra.

Por el camino han pasado cosas muy importantes. A nivel personal y profesional. La más importante: hacerle papel a la gente, serle útil. Ofrecer un servicio que antes no existía como tal. Y, como consecuencia de eso, todo lo demás. Experiencias intensas, como la de conocer por dentro dos festivales tan diferentes y especiales como el Tanned Tin y el Rototom Sunsplash, metiéndonos hasta su misma cocina. Y en especial, las personas que nos hemos cruzado por el camino. Asun Pérez y Manolo Bosch han sido condición de posibilidad de que el proyecto haya continuado adelante los últimos cinco años, poniendo trabajo y pasión a raudales, sin escatimar energías. Alfredo R. Cebrián y Sergio Aguado le han ofrecido un hogar a Nomepierdoniuna. Se llama Cuatroochenta y es un orgullo inmenso el valor que siempre le han dado a esta modesta web de pueblo, demostrándolo con hechos. Y Carme Ripollès, Pau Bellido, Adam Brenes, Daniel Alonso, Fèlix Gimeno y José Bellés, entre otros, han articulado la imagen que tiene con sus fotos, sus vídeos, sus diseños y su programación. A todos ellos, y a todos los que citamos en el Quiénes somos porque han dejado un trozo de su talento en este rincón de internet, gracias. Gracias de corazón.

Nunca vamos a dejar de sentir el vértigo. Ahora lo que nos da vértigo es el futuro. Por la responsabilidad de seguir alimentando con profesionalidad y acierto la web, la app, las redes sociales. Por tener el suficiente tiempo de llegar a todo lo que queremos llegar. Por explicar las cosas con el enfoque más brillante. Por hacerlo con el formato que mejor conecte con la gente. Por seguir sin perdernosniuna sabiendo que es imposible.

 

  1. Pingback: Sábado de "Glory, glory" en Castellón | nomepierdoniuna

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad