Música

‘Staten Island’, el disco que rompe el silencio de Balloon Flights y de No Tomorrow Records

Balloon Flights vuelve a la actividad discográfica con ‘Staten Island’, un vinilo y CD con siete nuevas canciones del trío punk castellonense que, a la vez, supone el regreso de No Tomorrow Records a la publicación de discos, de manera compartida con otros tres sellos. El resultado es una obra contundente a la vez que melódica que representa un buen salto adelante para Juan Mañas, Pablo Beltrán e Israel Adelantado. Con motivo de esta novedad que se presentará el sábado 20 de febrero en Four Seasons –en cartel compartido con Cronófago-, Nomepierdoniuna contacta con Javi Ordóñez para que nos ponga al día de la actividad del emblemático sello.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Balloon Flights regresa a Four Seasons para presentar su tercer disco, ‘Staten Island’.

Staten Island no solo significa el regreso discográfico de Balloon Flights, sino que también supone la vuelta a la publicación de discos de No Tomorrow, una compañía con sede en Castellón que fue referencia a nivel nacional dentro del punk, garage, power pop… (en la revista Rolling Stone se la situó entre lo más destacado de las aportaciones históricas de Castellón a la música española). Sin embargo, la crisis de ventas también ha arrastrado al sello que creó Javi Ordóñez para editar el primer LP de Shock Treatment –otro nombre de referencia a nivel nacional-, en 1993. Precisamente una antología de Shock Treatment (1990-1999) en 2013, fue el último lanzamiento del sello… hasta Staten Island.

Aún más tiempo ha pasado desde que Balloon Flights presentó su Tales from the basement (2011), que tomó el relevo de Is this shit? (2009), título inspirado en el primer disco de The Strokes. Staten Island rompe su silencio, producto de la unión en este proyecto de cuatro sellos discográficos: No Tomorrow Records, Rufus Recordings –del que era propietario el recientemente fallecido Paco Rufus-, Torreznetes Enterntainment y  Kid’s Not Follow, creado este último por Juan Mañas y Pablo Beltrán, bajista y guitarrista de Balloon Flights, respectivamente, a quienes se ha unido durante este período de silencio el batería Israel Adelantado, quien en los 90 formó equipo en Shock Treatment con el productor de este disco, Coky Ordóñez (Rockaway Studios), hermano de Javi, propietario de No Tomorrow. De la masterización se ha encargado el burrianense Raúl Artana (voz y guitarra de Puk*2).

El resultado es el trabajo más contundente del trío castellonense Balloon Flights, editado en un vinilo 12” (y un CD) que contiene siete canciones de mucho punk pegadizo, con un arranque ramoniano (“Brains”), a veces muy acelerado (“Up to the end” o “Breathe”), otras con un aire a Nirvana (“Josh Fury”), a veces con unos siempre adictivos “sha la la” (“Looking back”) o con un tono romántico (“Maybe you”) y la sombra de referentes como The Replacements, en los momentos más melódicos, o Hüsker Du, en los más descontrolados.

La presentación de Staten Island tendrá lugar el sábado 20 de febrero (19:00; 6 euros o 12, con vinilo y CD) en la sala Four Seasons, donde les acompañarán Cronófago, dúo castellonense de sludgepunk compuesto por Víctor (guitarra y voz) y Manu (batería y voz), con pasado en Celacanto, Los Cuatrocientos Golpes y Hexágono.

Javi Ordóñez, propietario del sello No Tomorrow y de la empresa de venta de discos por catálogo con el mismo nombre, explica a Nomepierdoniuna una parte de la historia más reciente del proyecto que puso en marcha en 1993.

>La anterior referencia discográfica de No Tomorrow Records.
La barbarie, de Hzero (2012). Y la antología de Shock Treatment (2013).

>Motivos para volver a publicar un disco.
Al igual que el de Hzero, es un esfuerzo compartido entre varios sellos, lo que disminuye mucho el riesgo, ya que el principal problema que tenemos los sellos ahora es la incertidumbre de cara a los resultados de una edición dadas las bajísimas ventas de discos. Conozco al grupo desde que empezó. Me gustó desde el primer momento, y como compartimos gustos musicales hemos coincidido muchas veces en conciertos en Castellón, de modo que acabamos haciéndonos amigos. Pablo incluso estuvo currando conmigo una temporada en No Tomorrow, cuando se vendían discos. Hacía tiempo que me apetecía sacarles algo, y esta ocasión era muy propicia. El disco es, con diferencia, lo mejor que han hecho hasta ahora, y las circunstancias eran las mejores también, por lo del esfuerzo compartido. Era una ocasión que no podía dejar pasar.

>Motivos que te llevaron a dejar de publicar discos.
Digamos que dejé de publicar discos en dos tiempos. En un primer momento (aproximadamente en el 2000), con muchos de los principales grupos de los primeros tiempos del sello desaparecidos, y después de algunos lanzamientos particularmente desastrosos y algunos otros problemas económicos en el sello, decidí tomarme un respiro. Invité a los grupos más importantes que aún quedaban en pie a buscar otro sello (algunos ya lo habían hecho de todos modos) y aunque seguí editando discos, fue a un ritmo más lento y con tendencia a sacar ediciones que no me ligaran con demasiada responsabilidad al grupo. Me explico: hasta entonces muchos de los grupos del sello estaban indefectiblemente ligados al sello todo; lo que habían editado era en No Tomorrow y en cierto modo el sello era responsable de su éxito o fracaso (más lo segundo que lo primero), o así lo sentía yo.

Javi Ordóñez, en el documental ‘Kamikazes en la oscuridad’.

A partir de este momento edité más que nada singles de grupos que me gustaban pero que tenían respaldo de otros sellos o se manejaban ellos mismos (Muletrain, Bellrays, Chingaleros), licencias de otros sellos (los dos CDs recopilatorios de Sonic Surf City, las ediciones en vinilo de Tricky Woo Biscuit, M-16’s la reedición del último disco de Asteroid B612), con alguna excepción como fueron The Meows, que decidieron seguir en No Tomorrow hasta el final de su vida, los castellonenses de breve carrera Prototipes o Suzy & Los Quattro, que nacieron prácticamente de la mano de No Tomorrow aunque después de un primer LP ambas partes decidimos tomar caminos separados.

En esta época mi actividad principal era (desde 1998) el catálogo de venta por correo, que funcionaba bastante bien. De modo que el sello era una actividad secundaria financiada con el pequeño excedente que la venta por correo podía dejar. Pero llegó un momento, alrededor de 2010, en que el catálogo empezó a ir cada vez peor y no había excedente alguno con que financiar el sello, que si bien no arrojaba saldos muy negativos, sí exige adelantar un montón de dinero que luego se recupera muy poco a poco. Ahí fue cuando realmente dejé de sacar discos. Edité el último de los Meows (solo el vinilo, el CD lo sacó Pennimann Records) porque no podía dejar de hacerlo, es uno de los mejores discos publicados en España en los últimos 25 años.

Luego hice lo de los singles de aniversario, no sin poco esfuerzo y con la inestimable colaboración de los grupos, pues era algo que me hacía mucha ilusión, y casi a modo de despedida del sello ya que la posibilidad de que todo (no sólo el sello, sino también el catálogo, que era lo que alimentaba al sello) se fuera a paseo parecía cada vez más real. Las cosas han ido empeorando pero lo han hecho poco a poco, de modo que he seguido funcionando y de cuando en cuando he podido plantearme algún lanzamiento.

Hace cuatro años quise hacer lo de Hzero pero tras un somero estudio vi que la única forma de hacerlo era en colaboración con más sellos, y así se hizo. Hace dos años editamos la antología de Shock Treatment, una edición muy especial de la que quedé muy satisfecho pero que supuso un esfuerzo muy grande en todos los aspectos. Ahora se ha presentado la ocasión de editar lo de Balloon Flights en colaboración (la única manera en la que es viable) y quizá en el futuro haya alguna que otra sorpresa, pero en principio el sello no está en activo de manera continuada, tan sólo lo rescato para alguna ocasión especial. Y viendo la tendencia que siguen las ventas de discos y el incierto futuro del catálogo de venta por correo, no cabe esperar que esto cambie.

El disco que dio origen a No Tomorrow Records.

>Total de discos editados por No Tomorrow.
Son 94 sin contar dos CDs promocionales (pero también se vendieron al público). Si contamos esos dos serían 96.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,