Música >> Festivales, Portada

Sant Antoni Pop de Betxí eleva su techo

Sant Antoni Pop no para de crecer y eleva cada año su techo de asistentes. Bandas que acaban y ya quieren volver a Betxí. Son las consecuencias del amor que le ponen sus organizadores. De la música se han encargado este año MFC Chicken, Sex Museum, Los Retrovisores, The Gentlemen's Agreements, Bobkat'65, Ukelele Zombies y los castellonenses Ministerio de Interior, quienes gritaron el inaugural "Visca Sant Antoni Pare!".
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los hermanos Pardo, Miguel (voz) y Fernando (guitarra), al frente de Sex Museum. Foto: Jesús Abilio Palomo.

A muchas bandas habituadas a tocar en grandes ciudades poco les dice de entrada la posibilidad de actuar en una pequeña localidad llamada Betxí que no aciertan a ubicar en el mapa dentro de un festival organizado por un grupo de amigos amateurs. Sin embargo, en un solo día cambia totalmente la perspectiva y se despiden ofreciéndose para volver cuando haga falta y recomendando a grupos amigos para futuras ediciones.

¿Qué ha ocurrido en un sola, y maratoniana, jornada (26 enero)? Pues que han sido recibidos de un modo muy cordial, que han sido atendidos cuidando el detalle por parte de unos organizadores que si bien no son profesionales tratan de comportarse como tales, que han disfrutado de una deliciosa paella, que han cenado junto a cientos de personas con unos menús que se han ganado sus elogios, que han actuado ante un público entregado y que han visto actuar a otros grupos, todo bajo un manto de cordialidad y camaradería. Es el secreto de los 13 años de historia de un Sant Antoni Pop Festival que nació como una modesta fiesta de amigos del grupo garagero Los Altragos, entre amigos y para amigos y que en este 2019 ya ha superado con holgura los 600 asistentes, batiendo récords precedentes. Aunque las bandas son el centro en torno a las que gira toda la actividad, el gran protagonista del Sant Antoni Pop Festival es el propio Sant Antoni Pop Festival… y su símbolo, el pene gigante que siempre hace acto de aparición en algún momento de la noche.

Ministerio de Interior, la banda castellonense de esta edición, se encargó de gritar el “Visca Sant Antoni Pare!”. Foto: Jesús Abilio Palomo.

Como es tradición, el Sant Antoni Pop empezó al mediodía con retraso, de unos 45 minutos (“Bien, lo normal”, comentaron algunos de los habituales). El inaugural “Visca Sant Antoni Pare!” fue gritado en esta ocasión en el repleto Pub Monkey por el castellonense Ministerio de Interior, el grupo más genuinamente punk del festival a lo largo de su historia. Entre temas críticos colaron algunas versiones muy conocidas de Siniestro Total (“Ayatollah, no me toques la pirola”), Toreros Muertos (“Agüita amarilla”) o Parálisis Permanente (“Un día cualquiera en Texas”), e incluso hubo un homenaje a los anfitriones, Los Altragos, con la coreable “La bruta”.

También tienen un toque punk, aunque son más garageros, los valencianos Ukelele Zombies, habituales en los festivales del género y quienes entre risas afirmaron que en el Sant Antoni Pop habían “tocado techo”, en referencia a la poca altura de la parte trasera del pequeño escenario del Monkey. Repasaron, durante su corta actuación, su reciente primer Lp, El mito, destacando en cuanto a recepción del público “La hija del sultán”. Aunque cuando realmente se hicieron con todo el personal fue cuando se bajaron del escenario con sus instrumentos e invitaron a todos los presentes a agacharse gritando “Sant Antoni”, para rematar con el conocido riff de “Enter sandman” de Metallica. Y no podía faltar un vuelo por los aires, el protagonizado por el burrianense Pepe Birra, conocido en el festival como dj Capitán Surfrocker (pinchadiscos oficial junto a Mysterian). La queja de los asistentes: se agotó la cerveza, tal vez porque el Monkey se abarrotó más allá de las previsiones.

Después de la paella, un evento en principio para organizadores y músicos y al que se acaba añadiendo quien lo desea, llegó la sesión vespertina en el Saló 1964, donde ya esperaba José Mercadillo en su parada de discos. En las últimas ediciones, el Sant Antoni Pop ha apostado por grupos femeninos en todo o en su mayoría, como el caso de las asturianas Bobkat’65 (dos chicas al frente y un batería masculino). Sonido sesentero, con videoclip estrenado la misma semana, “Four times a fool”, con el que abrieron su actuación, que sirvió para repasar su primer disco, This lonely road, publicado por el sello estadounidense -de Pennsylvania- Get Hip Recordings. Gustó especialmente su “Why you cry”, con la que se despidieron de un público…

MFC Chicken interpreta "Chichen, Baby, Chicken" en el Sant Antoni Pop Festival de Betxí. Bailando y agachándose, el público estuvo con gusto a los pies de la banda londinense.

Publiée par Manolo Bosch sur Jeudi 31 janvier 2019

…que esperaba a MFC Chicken. Los londinenses fueron, para unos cuantos, la gran atracción de esta 13ª edición, llegando a congregar más público incluso que las actuaciones nocturnas, y rozando el lleno completo. Fue anunciarse que había llegado “la hora de los pollos fritos” y ponerse a bailar el público. Garageros, pero con un aroma constante a rock and roll clásico -no faltó el “Lucille”, en la voz del guitarrista Alberto Zioli-, saben montar un buen show a través de efectivos temas como “Chicken, baby, chicken”, “Beach party”, “Royal We”, “Chicken in a hurry”… comandados por el energético saxo del vocalista, el canadiense Spencer Evoy, quien gusta de dar el toque Sonics a su propuesta. Durante su actuación se produjo el momento innecesario del festival, subiéndose un espontáneo al escenario para tener un minuto de pesado protagonismo, lo que por un instante molestó al vocalista, quien de manera inesperada lanzó por el aire una botella de cerveza hacia un lateral, tal vez fruto de su enojo interior. Fue una mancha que apenas empañó una actuación a la altura de lo esperado. Tal como dijo durante la cena su batería, Ravi Low-Beer, ellos están dispuestos a volver cuando haga falta, al tiempo que alababa la comida -incluso la parte vegetariana del grupo la elogió- y recordaba su merienda de higos en una visita anterior. Para Londres se fueron, cómo no, con sus cajones de naranjas.

MFC Chicken, tal vez el grupo más esperado de esta 13ª edición. Foto: Jesús Abilio Palomo.

Más de doscientas personas participaron en la tradicional cena, que debido al número de comensales se trasladó al majestuoso comedor del restaurante Brisamar. Como era previsible, conociendo la historia del Sant Antoni Pop, la cena se acabó más allá de las 23:30, horario previsto para Sex Museum, que había pedido abrir la noche, lo que conllevó un retraso que se fue extendiendo a lo largo de la madrugada.

El sonido costó de ajustar, al igual que ocurrió durante la jornada en el Saló 1964, sonando incluso demasiado “agresivo”, a pesar de que el rock and roll garagero es dado a sonar así. Sex Museum ofreció su cara más dura, la que exhibe en su reciente Musseexum, uno de sus trabajos más hard y psicodélicos, tomando protagonismo el Hammond y los sintes de Marta Ruiz entre los riffs de Fernando Pardo y ese manera tan marcada de llevar el ritmo a la batería de Loza. Sorprendió que después de la instrumental “Dopamina” se lanzasen con un single tan claro como “Breaking the robot”, pero es algo que repiten en su actual gira. Buen repaso a sus canciones más recientes, aunque dejando huecos para hits particulares como “Two sisters” o la versión del clásico de Parálisis Permanente “Unidos”. Como siempre, profesionales y con todo en su sitio, aunque con sonido de sala mejorable.

Los Retrovisores, con su particular soul ibérico. Foto: Jesús Abilio Palomo.

Los siguientes en tomar el escenario fueron los barceloneses Los Retrovisores, cuya aparición -llenando el escenario casi por completo- pareció dar la razón a quienes opinan que esta ha sido la edición menos puramente garagera del Sant Antoni Pop. Betxí fue el arranque de su Desmelene Tour. Su sección de vientos dio un toque soul ibérico a una música bailable, como una especie “Gran guateque” ye-yé, con temas tan sesenteros como “Me olvidé de ti”. Repasaron su muy reciente Ep con canciones efectivas como “Un, dos, tres” o “Día de suerte”.

Los franceses The Gentlemen’s Agreements cerraron los conciertos bien entrada la madrugada.

Ya con una hora de retraso respecto a la previsión, el grupo francés The Gentlemen’s Agreements sí dio ese toque genuinamente garagero. Los organizadores del Sant Antoni Pop tienen puesto su foco sobre la escena gala, muy activa los últimos años, con bandas que en directo no defraudan. Un repaso a sus dos discos, con la adrenalina propia del garage y el r&b. Y siguiendo la línea instaurada en la pasada edición, final con sesión pinchada, en este caso a cargo de Cinnamon dj, un habitual en las cabinas castellonenses (e inglesas), que dirige semanalmente el programa Cannonball en Vox UJI Ràdio.

Bobkat’65 fue la apuesta femenina en esta edición. Foto: Jesús Abilio Palomo.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,