Música

Nick Curran en el Four Seasons. Con lunes así, no harían falta sábados

Crónica de Lorenzo Millo del concierto privado de Nick Curran & The Lowlifes, celebrado el lunes 15 de noviembre en el Four Seasons de Castellón. Rock'n'Roll en estado puro.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , ,

El lunes por la noche, cuando pensaba en un titular para esta crónica, sólo se me ocurrían cosas que incluyeran palabrotas. Así que, por bien del lenguaje, decidí aguantarme las ganas de escribir y trasladar mis reflexiones y sensaciones para después del merecido reposo. El lenguaje normal y reposado no pueden describir el derroche de energía que inundó la sala Four Seasons durante la actuación de Nick Curran & The Lowlifes.

El cantante y guitarrista texano (¡qué cantante y qué guitarrista!) apabulló al público como si fuera un carro blindado destrozando alambradas. Pero, al mismo tiempo, fue sacando de la chistera recursos de distinción dignas de un gentleman. Cómo mezcló las dos cosas, resulta difícil explicarlo. Aún lo estoy asimilando.

Después de otra pausa reflexiva mientras escribo esto, creo que empiezo a ver claro. Se trató de Rock’n’Roll. Ni más, ni menos. Curran rugió su repertorio pese a que estaba acabando la gira española y tenía su extraordinario chorro de voz con la reserva puesta. Pero cuando sobra alma y no importa derrochar sangre y sudor, se sacan las fuerzas suficientes para atrapar a la gente, estrujarla, meterla en el bolsillo, sacarla y lanzarse sobre ella. Y todo por la obra, gracia e influencias de un montón de negros que en los 40 y 50 pusieron las bases de lo que debe ser salvaje e indomable. Unos negros de los que solo se diferencia por una cuestión de pigmentación cutánea (un detalle sin importancia, la verdad). Porque anoche podrían haber estado en el escenario Little Richard, Chuck Berry, Bo Didley, Etta James, John Lee Hooker, Jerry Lee Lewis e, incluso, los Sonics y los Ramones. Pero en su lugar estuvo un artistazo como la copa de un pino, acompañado por una banda tremenda que sonó como un cañón de fragata a punto de un abordaje.

Repasaron, prácticamente, todo el último trabajo discográfico de Curran, Reform School Girl. Este es un álbum que no puede faltar en la fonoteca de cualquiera que se considere amante del Rock’n’Roll. En directo, además, los temas aún salieron ganando. No hubo baches, ni errores del momento. Incluso cuando Nick se tiraba al público en medio de los solos de guitarra, no fallaba las notas. ¿Virtuosismo? Sí, claro. Pero ofrecido generosamente y no como una forma de satisfacer egos. Y es que la forma en que la gente disfrutó del concierto fue de una entrega mutua con los músicos.

¿Y tanta perfección no puede dar la impresión de que se trata de algo prefabricado? Pues no. Nick Curran es un rockero de pura cepa. Esa forma de cantar y tocar no tiene nada que ver con un diseño premeditado para gustar. No tiene nada que ver con algunos productos de éxito actuales que reviven los sonidos clásicos de los 50 con destino a las radiofórmulas. No hay falsificaciones que valgan. Es más, Curran las destapa todas porque lo que hace es lo que hay. Lo que siempre ha habido. Lo que mola porque mola, y no porque te tenga que molar. Curran hace que el Rock’n’Roll recobre su sentido original y eso es de muy agradecer para los tiempos que corren.

No quiero despedir la crónica sin mencionar a los fabulosos teloneros, The Nu Niles. Los barceloneses son un trío con la suficiente enjundia como para encabezar el más lujoso de los carteles. El currículum musical de Mario, Iván y Blas haría palidecer de envidia a más de uno. Demostraron lo buenos que son, pero sabiendo cuál era su lugar en ese momento. Podrían haber lucido mucho más puesto que capacidad tienen de sobra. Sin embargo, supieron que el día era de otros. Y, aunque no bajaron de la excelencia, reservaron prudentemente parte en el tarro de las esencias esperando a otra ocasión que, esperamos, se repita pronto. Con lunes como este, no harían falta sábados.

>Fotografías cedidas, tanto la de portada como las interiores, por Jordi Ballester.


  1. Una crónica cojonuda, si señor.
    pero echo en falta dos palabras fundamentales que sin las cuales no existiría el señor Curran

    BLUES y JOHNNY GUITAR WATSON

    ¿por qué motivo en la mayoría de los sitios se olvidan?

    Increiblemente la mayoría de la gente no tiene ni repajolera idea de quien es el señor JOHNNY GUITAR WATSON, a pesar de que su estilo tanto vocal como de guitarra influeciaron en Nick Curran como ningun otro.

    Y del BLUES aun la mayoría de la gente piensa que es la música triste y aburrida que suponen.

    LAMENTABLE, porque lo que hace Curran no es rock&roll, es puro Salvaje BLues Tejano

    Salud


  2. Por supuesto también es un alma Rocker, tiene Rock&Roll en la sangre, como bien has descrito en tu sentida crónica.
    Pero como músico de Blues y seguidor de Curran desde el comienzo, descubierto en el programa de RADIO 3 TREN 3 allá por el 2000, me cabrea que siempre se olvidé que Nick Curran ha cimentado su carrera en el Blues.

    Yo lo describo como el chaval con los bolsillos cargados de Blues y dinamita de Rock&Roll en las venas

    SALUD & BUEN BLUES ROCKING


  3. Hola, gracias por vuestros comentarios. Creo que aunque no cito la palabra "Blues" en la crónica, queda reflejado perfectamente que Nick Curran bebe de las raíces negras de una forma evidente. Salvo Jerry Lee Lewis, el resto de las influencias que cito son de músicos negros que todos, sin excepción grabaron Blues en algún momento.
    En todo caso, encuentro aventurado que se piense que el autor no conozca a Johnny Guitar Watson solo por no citarlo. Simplemente,este texto no estaba escrito pensando en expertos en música negra sino en el público general. Preferí poner nombres más familiares que el del 'Gangster of love'. Además esto no es un repaso biográfico de la vida y obra de Nick Curran sino, simple y llanamente, la crónica de un concierto, escrita hace dos años en un momento de éxtasis por la experiencia vivida en él. Si hubiese querido escribir un artículo más profundo, no habría dejado de lado los detalles que mencionáis. Un saludo.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,