Cine, Música >> Portada

Lituania premia la música de Alberto Lucendo

El compositor castellonense Alberto Lucendo recibe el premio al Mejor Compositor por parte de la Academia de Cine de Lituania. El motivo ha sido la creación de la banda sonora de 'Wonderful losers. A different world', del director lituano Arūnas Matelis, galardonado también como Mejor Documental.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , ,

Alberto Lucendo recoge el galardón concedido por la Academia de Cine de Lituania.

“Tiene que sonar como dos planetas bailando delante del sol”. Fue la indicación transmitida por el director cinematográfico lituano Arūnas Matelis a Alberto Lucendo. Del resultado dependía que trabajase con él o no en el documental Wonderful losers. A different world basado en la parte de atrás del pelotón del ciclismo profesional. Y el joven compositor castellonense acertó con el deseo del director. Meses después de aquellos primeros contactos y de arduo trabajo, a mitad de este mes de julio Alberto recogía en Vilnius el premio al Mejor Compositor dentro de los Silver Crane Awards, los galardones que concede la Academia de Cine de Lituania. No fue la única distinción para esta coproducción en la que han participado ocho países, incluida la empresa valenciana SUICAfilms, ya que sus responsables también subieron al escenario para recoger las estatuillas correspondientes al Mejor Documental y el Premio de la Audiencia.

Alberto Lucendo, quien en la actualidad reside en Berlín (Alemania) explica a Nomepierdoniuna el proceso de trabajo seguido en el laureado, y no solo en Lituania, Wonderful losers. A different world.

>¿Cómo te llegó la ocasión de trabajar con el director lituano Arūnas Matelis, de larga y laureada trayectoria?
Surgió gracias a la productora valenciana SUICAfilms, con la que he trabajado en varios proyectos y que colabora en la película Wonderful losers en las labores de coproducción. Arunas estaba buscando un compositor y ellos me propusieron. Hicimos una entrevista por Skype, nos cruzamos un par de emails y a las pocas semanas ya estaba componiendo música para alguna de las escenas. La prueba de fuego fue en las dos primeras escenas que Arunas me mandó para musicar. Ël no me dio ninguna referencia, me dejo absoluta libertad. Cuando le envié la música de una de las escenas le gustó mucho, de hecho así se quedó ya para el corte final de la película, pero la segunda escena no le convenció. Me escribió un email que decía: “Para mí tiene que sonar como dos planetas bailando delante del sol”. Con esa información me tuve que buscar la vida, volver al estudio y crear una nueva canción. Al día siguiente se la envié y su respuesta fue: “Ahora que sabes como suenan dos planetas bailando delante del Sol, podemos seguir trabajando juntos”. Y así con ese tipo de magia se desarrollaron las otras músicas, todo por internet y sin habernos conocido nunca.

>¿Empezaste tu trabajo una vez finalizado el apartado visual o de manera paralela, al ritmo que se iban montando las escenas?
Como casi siempre, fue un proceso paralelo. El me enviaba cortes o escenas y me decía dónde le gustaría poner música. Una vez le envié todas las músicas, él se encargó del diseño de sonido y utilizó música en otras escenas las cuales yo no tenía previstas. Así pues, fue para mí también una sorpresa ver el resultado final, con mi música sonando en diferentes escenas de la película que yo no había visto.

El equipo encabezado por Arūnas Matelis (tercero desde la derecha), con Alberto Lucendo en el extremo más cercano.

>¿Qué supone para ti, compositor joven, conseguir un premio como éste?
Supone una satisfacción personal sobre todo, ver que algo que para mí es tan importante como la música y por lo que he luchado toda mi vida sin que nadie me ayude o me hayan dado clases, de repente se ve reconocido por un montón de gente. Es un sentimiento que no puedo expresar, pero es algo así como expandir tus emociones a otro nivel donde ya no solo están dentro de ti, sino que forman parte de una especie de colectivo que hace que se transformen en algo aún más grande, una especie de red emocional que se retroalimenta, y que aún nunca había experimentado a un nivel tan grande. A nivel profesional supongo que también ayudará de cara a conseguir nuevos trabajos. De momento lo único que puedo decir es que me ha ido bien para decorar el cuarto de baño.

>¿Prefieres trabajar en bandas sonoras o en discos clásicos?
No sabría decirte. Una cosa que me gusta de las bandas sonoras es que es un trabajo conjunto, que tú eres una pieza más del mecanismo, una parte de algo más grande. Eso y que no tienes la presión de tener que hacer promoción y conciertos; así como mi trabajo en discos como productor, también es algo parecido. Por otro lado, hacer discos clásicos me sigue apasionando como artista en solitario, ya que tengo toda la libertad del mundo, no pasa por ningún filtro y es 100% mío, directo desde la patata al espacio exterior. Es algo que me da mucha vida y que no voy a poder parar de hacer nunca me temo.

>¿Proyecto en el que estás involucrado ahora?
Ahora mismo tengo varias cosas abiertas, como casi siempre. Acabo de terminar una banda sonora para una película documental que trata sobre maternidad y cómo la sociedad actúa con respecto a este rol que suele ser dado a la mujer. También estoy trabajando mucho con fotografía últimamente y me mantiene muy ocupado, haciendo sesiones, aprendiendo nuevas técnicas, mejorando y también atendiendo algunas ofertas de galerías para próximas exhibiciones. Por otro lado, acabo de terminar un Ep con mi proyecto Sacromonte y que será editado en una formato muy especial en edición limitada, seguramente para después de verano. Con Sacromonte estoy preparando también un nuevo Lp y organizando gira por España y Alemania para después de verano como parte de presentación del álbum Rime. Y por último (seguro que me dejo algo), estoy mezclando un par de discos, uno de ellos es el segundo trabajo del castellonense Joan Villalonga, un disco en que llevamos trabajando codo con codo durante algo más de un año y que espero tener acabado para verano.

SUS CINCO BANDAS SONORAS

Alberto Lucendo formó parte de grupos castellonenses como Panegírico al Legado, Montefuji y Los Amantes, pero en su interior iba creciendo la inquietud por romper los esquemas clásicos del pop y del rock y en su lugar apostar por propuestas con menor rigidez de estructuras y mayor libertad a la hora de crear su música. De esa inquietud nació el proyecto Drama de la Vida, junto a José Gahs y Vicent Vinaixa; y ya en solitario, Sacromonte. Deseoso por conocer más de cerca las tendencias actuales que circulan por Europa, se trasladó a Berlín, donde ha fijado su residencia, aunque realiza frecuentes visitas a Castellón, donde desarrolla trabajos de producción en los Rockaway Studios. Ha grabado, y producido, discos con todos los grupos por los que ha pasado, y en 2017 se estrenó oficialmente con Sacromonte a través del álbum Rime;; al tiempo que va acumulando bandas sonoras (ya son cinco en su haber).

Five days to dance (2014)

Aún formaba parte de Montefuji cuando Alberto Lucendo se estrenó en el mundo de las bandas sonoras. Fue con Five days to dance, que supuso además el primer trabajo con el ilicitano Pepe Andreu y el alqueriense Rafa Molés (SUICAfilms). Relataba el reto de los bailarines y coreógrafos Wilfried Van Poppel y Amaya Lubeigt por hacer bailar en cinco días a adolescen>tes sin contacto anterior con el mundo de la danza. Consiguió premios en festivales de Barcelona, San Sebastián o Canal +. El grupo Montefuji tiene previsto para el mes de agosto realizar algunas proyecciones de este documental interpretando la música en vivo.

Sara Baras. Todas las voces (2017)

Ya en solitario, Alberto Lucendo se hizo cargo de la música en el documental que Rafa Molés y Pepe Andreu dedicaron a la bailaora Sara Baras. Su figura transgresora provoca sentimientos opuestos dentro del mundo del flamenco, entre la adoración y la crítica negativa. En este largo se muestra el proceso de creación y la gira mundial del espectáculo Voces. Premio Miradas Festival Internacional de Cine Documental Docs València 2017.

Wonderful Losers. A different world (2017)

Arūnas Matelis siguíó durante siete años el Giro de Italia centrando su objetivo en los de la parte de atrás del pelotón ciclista, en los gregarios, los que ayudan a las grandes estrellas a ganar. Una coproducción de siete países, entre los que figura Eapaña a través de Suica Fims. El documental ya ha obtenido premios en Varsovia, Minsk, Trieste y el reciente en Lituania.

Experimento Stuka (2018)

El bombardeo sufrido por cuatro poblaciones del Alt Maestrat castellonense (Ares, Albocàsser, Vilar de Canes y Benassal) en plena Guerra Civil, pero con el frente aún lejano. Un capítulo sin explicación oficial y que tras las investigaciones de Oscar Vives, vecino de Benassal, se descubrió que formó parte de un experimento nazi con el objetivo de probar pesadas bombas en la venidera II Guerra Mundial. Pepe Andreu y Rafa Molés trasladan la investigación y los testimonios actuales a un documental con la música de Alberto Lucendo.

[m]otherhood

Aún por estrenar, este documental reúne a mujeres que han decidido no tener hijos, una decisión que socialmente cuesta de aceptar. Ellas exponen sus argumentos, desmontando ideas como la existencia del instinto maternal, el problema demográfico o la maternidad como experiencia ineludible para la felicidad de la mujer.


  1. Muy buen reportaje.El compositor y músico tiene. Muy buenos trabajos y creo que un gran futuro pues. disfruta mucho con su trabajo

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad