Libros, cómics y juegos >> Portada

La violencia de género y la agorafobia a través de la pluma de Paz Castelló con ‘Dieciocho meses y un día’, de la mano de Letras del Mediterráneo

La autora alicantina Paz Castelló nos muestra otra cara de la violencia de género, las conocidas víctimas silenciosas, y les da forma a través de Sabina Lamer en 'Dieciocho meses y un día', novela galardonada por el certamen literario Letras del Mediterráneo. En este caso, el escenario en el que se desarrolla esta intensa historia es Peñíscola, dándole nuevo significados a sus rincones.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , ,

Imagina dieciocho meses y un día encerrada en tu estudio, ahora convertido en tu único refugio. Imagina haber sido testigo de cómo la violencia machista arrebata la vida a una mujer y la justicia espera. Y, mientras, en esos dieciocho meses y un día acabas presa de la agorafobia, dejando que, en un rincón de Peñíscola, que se convierte en un bálsamo, tu cabeza se debata entre el desamparo, la búsqueda de la justicia y, tal vez, la venganza.

Dieciocho meses y un día es el título del libro de Paz Castelló, novela galardonada en la modalidad de Narrativa Contemporánea en la octava edición del certamen literario Letras del Mediterráneo, con Hasta que salga el sol de Megan Maxwell como novela ganadora de la edición de 2017.

Letras del Mediterráneo es una iniciativa llevada a cabo por la Diputación de Castellón que persigue fusionar turismo y literatura a través de distintas obras que se desarrollan en los municipios de Castellón. Este es el caso de la novela de Paz Castelló, la cual utiliza Peñíscola como el escenario de una historia para reflexionar, para conocer, denunciar y cargada de intensidad: “Peñíscola es un personaje más; no hubiese podido ser la misma historia en otro lugar”, explicaba la autora alicantina durante la presentación de Dieciocho meses y un día el pasado 16 de marzo en el Espai Cultural Obert Les Aules, “cada lugar tiene algo que contar, más allá del sentido turístico”.

“Enfrento a la protagonista a su faceta más primitiva y social”, adelanta Castelló mientras recorre de puntillas la novela, “escribí esta novela para encontrar una respuesta y me encontré con más preguntas”. Sabina Lamer es el nombre de la protagonista de Dieciocho meses y un día, pintora madrileña enamorada de una Peñíscola que se convierte en su refugio, pero también en su cárcel. Sabina es testigo de cómo la pareja de su mejor amiga acaba con su vida, y la espera a que se resuelva el juicio provoca que Sabina acabe aislándose del mundo en su estudio de pintura en Peñíscola en el que lo único que la conecta con el mundo exterior son los sonidos de la calle y del mar, los olores, las puntuales visitas que recibe y los recuerdos de los que se alimenta: “Sabina se siente desamparada”, relata Paz Castelló desnudando a su protagonista.

Sabina Lamer sufre agorafobia, lo que hace que durante esos dieciocho meses y un día no pueda moverse de las cuatro paredes de su estudio. Una enfermedad que alguien del público, para quien la novela ha sido un bálsamo (al igual que Peñíscola para Sabina) conoce muy bien y confiesa ante la autora y el resto de asistentes a la presentación, poniendo un nuevo nombre y cara a la agorafobia. Tras sus palabras Paz Castelló admite las complicaciones que ha llegado a tener para ella escribir esta novela por la intensidad que vive la protagonista: “Sabina se me pegó a la piel como si fuese alquitrán”.

Pero la novela está cargada de significados. Además de dar visibilidad a la agorafobia, Dieciocho meses y un día también pone el foco de atención en una de las terribles consecuencias que tiene la violencia de género, aquellas víctimas que quedan en segundo plano, quienes no sufren los golpes de forma directa pero sí su impacto; como por ejemplo, Sabina Lamer al ver cómo la vida de su amiga se desvanecía. “Esconde una reflexión sobre las llamadas víctimas silenciosas de la violencia de género”, explica Castelló, “esa gente que sufre traumática su efecto metralla; la violencia nos afecta a todos como sociedad”.

Paz Castelló durante la presentación de ‘Dieciocho meses y un día’ en Les Aules. Foto: Diputación Castellón.

“Vivo encerrada en mi estudio de pintura. Mi agorafobia es mi condena, pero necesito que la muerte de Lola no quede impune”. Sabina Lamer

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,