Libros, cómics y juegos >> Portada

La huella de la nueva poesía femenina

Castellón se viste de tinta y papel durante el mes de abril con el ENDEI y el Día del Libro. Los libros inundan la capital y las opciones son infinitas; desde narrativa, ensayo y microrelatos hasta poesía. La excusa perfecta para hablar de las nuevas voces poéticas femeninas que se lanzan de la red al papel en los últimos meses, como Elvira Sastre, María Sanchez y Luna Miguel.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Luna Miguel. Foto: Laura Rosal.

El verso es inmortal. Son tiempos difíciles para las palabras impresas en papel, y la literatura sobrevive como puede a una época de irremediables avances y crisis sistemáticas en todos los sectores. Todo tipo de letras se ven afectadas, desde la narrativas hasta la poesía. Pero esta no puede, ni debe, morir. La lírica no naufragará en la tempestad, y entre el desconcierto que caracteriza a nuestra sociedad de hoy, el verso parece levantarse como algo más que una forma de expresión. «La poesía no ha tenido un momento tan necesario como ahora«, defendía Olga Martínez, de la editorial Candaya, en el Encuentro nacional de editoriales independientes (ENDEI) que vivió Castellón este mes de abril. Un mes bañado en literatura al que, todavía, le queda la indudable vorágine literaria que es El Día del Libro.

En la tertulia en la que tanto Martínez como todos los presentes defendieron la vigencia de este género literario, llamada Presente y futuro de la poesía y que contó con la participación de David Cabrera de la editorial La Palma, Olga Martínez de CandayaRaúl Herrero de Libros del innombrable Amelia Díaz de la editorial castellonense Unaria, se desmanteló la falacia del declive de la poesía. Cabrera, además, añadía: “hay poetas jóvenes que están haciendo cosas increíbles”. Estamos ante una nueva generación de creadores de versos impulsados por las tecnologías y que aprovechan el altavoz de las redes sociales, sacando provecho de lo que, para muchos del gremio, es un poblema. Y aquí, en esta nueva ola de poetas de pantalla, muchos de los cuales ven su obra transformada en libro, se alzan potentes voces femeninas que se hacen escuchar.

De izquierda a derecha: David Cabrera de la editorial La Palma, Raúl Herrero de Libros del innombrable, la moderadora Amelia Díaz de Unaria y Olga Martínez de Candaya.

El género poético está creciendo exponencialmente en los últimos años, internet también ha hecho de las suyas en esta práctica al mismo tiempo tan íntima y social. Son pocos los conocidos que leen poesía como algo intrínseco a ellos, sin embargo con Twitter y una respuesta poética en 140 caracteres se germina una nueva poesía estrictamente contemporánea. Se trata de una poesía no arraigada a los cánones tradicionales de rimas, versos y demás parámetros que mueven la poesía de trazos clásicos. El arte de la poesía se transforma, se convierte en un instrumento de la contemporaneidad al cambiar a estado líquido a través de internet y las nuevas tecnologías.

Las redes sociales han creado una nueva profesión, los influencers, y la poesía, también tiene; Twitter e Instagram son testigos claros de ello. Escribir un blog y publicar tus mejores palabras en las redes sociales ayuda a la poesía a elevarse al estatus de uno de los géneros literarios más consumidos entre los jóvenes. Los nuevos poetas, de carácter influencer, han creado un nuevo movimiento que se lidera por la poesía 3.0 y que salta de las herramientas interconectadas a publicarse por escrito y en papel en grandes editoriales.

Los nombres de género masculino que conocemos de la poesía sobrepasan a las mujeres poetas. Pero en 2017 se está compensando el desequilibro de género. Mujeres poetas y escritoras jóvenes creadas en internet y que publican en papel. Hablamos sobre las mujeres poetas Elvira Sastre, María Sanchez (conocida en las redes como Maria Mercromina) y Luna Miguel, que se han convertido en algunas de las voces más conocidas de la poesía más contemporánea. Tres jóvenes que han publicado tanto en medios digitales como en formato físico y que en los últimos meses han lanzado un libro cada una.

Elvira Sastre nace en Segovia en 1992, es traductora y vive en Madrid con su perro Tango al que dedica una cuenta de Instagram. Publicó en 2013 su primer libro en papel y hasta ahora, ha ido a libro por año. No ha pasado uno solo sin publicar en tinta y tampoco un solo día sin alimentar sus redes sociales con sus propias palabras y las de autores especiales para ella. En diciembre de 2016 publica La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida con la editorial Colección Visor de Poesía. La editorial ha publicado a autores como Joaquín Sabina o Charles Bukowski y, ahora, apuesta por la poesía contemporánea a través de la tristeza de Elvira Sastre que irradia corazones. Consigue transformar los aspectos más tristes en elementos bonitos a través de la simple combinación de palabras, sigue guardando ápices de la poesía más clásica conocida, quizá, por sus claras influencias. Benjamin Prado, en la contraportada del libro, describe a la autora como “clásica y contemporánea, romántica y analítica, suave y rebelde, diáfana y misteriosa”. Actualmente, ha participado en el webdoc de TVE Memoria de futuro donde, siendo la única mujer, comparte asiento con el poeta español Luis García Montero y los nativos poetas en red Marwan, Carlos Pardo, Guille Galván y Escandar Algeet.

Que nunca me perdiste:
dejaste que me marchara,
que es la peor forma que existe de abandono
—para el que se queda—.
Y este será tu mayor castigo.

María Sanchez se presentaba hace unos años como María Mercromina tanto en las redes como en sus publicaciones. Ahora ya es María Sanchez, pero sigue siendo Mercromina para todos sus seguidores virtuales. Es veterinaria de profesión y por vocación, nació en Córdoba en 1989 y ya llevaba en las venas el campo, los animales y la naturaleza. Este año publica su primer poemario en papel a través de la editorial La Bella Varsovia, Cuaderno de campo. Ha pasado sus años entre animales y poemas que publica en revistas, antologías y medios digitales; muchos de ellos han hecho eco en otros países como Francia o Portugal. Su visión más natural de la vida misma se plasma en Cuaderno de campo, donde, como en gran parte de sus poemas, la vida familiar y el cuerpo de cada uno de nosotros dialoga en origen con el mundo rural interno. En sus poemas mezcla el animal y la naturaleza con la persona pues genera un discurso que confunde al ser humano con otros seres vivos. Una autora que se aleja de parámetros líricos clásicos poéticos pero que recoge sus palabras en listas o simples anotaciones. Crea versos al más estilo contemporáneo donde todo se puede convertir en formatos poco tradicionales.

Solo hay una forma correcta de llevar un registro de aves:
—el sujeto que observa y anota siempre es el mismo
—las manos que agarran son siempre las mismas
—los animales que se escriben tarde o temprano hacen el nido
—en ningún caso se permitirá el retorno de un animal del cuaderno enfermo al cuaderno sano
—las aves y este cuerpo siempre buscaron la caída
—hombres y animales siempre comparten la misma página

Luna Miguel se define en su cuenta de instagram de esta manera: “Leo y escribo. Vivo en Barcelona con mi marido, mi hijo y mis dos gatas”. Nacida en Madrid en el año 1990, descubrió en plena adolescencia los blogs y decidió crear uno y subir sus escritos que, años más tarde, le llevaría a su actual profesión, escritora. Publica reseñas y artículos en PlayGrond mientras fermenta eventos para dar visibilidad a la poesía de autores jóvenes con la única ventana de exhibición: internet, como es PoeMAD, y elabora una actividad feminista a través de sus redes sociales y artículos reivindicativos. Es una joven mujer escritora que consolida mujeres y jóvenes poetas. Ha publicado un total de 13 poemarios, algunos de los títulos han llegado hasta una cuarta edición pasando por traducciones a inglés e italiano. El último ha llegado este año con la editorial La Bella Varsovia, que ha publicado diversos de sus títulos, El arrecife de las sirenas. En 2016, Facebook la censuró por la promoción de El dedo. Breves apuntes sobre la masturbación femenina, una publicación híbrida entre la poesía, la narrativa, un artículo periodístico y un ensayo literario. La censura siempre ha existido, de diferentes maneras, pero siempre está presente; publicar en papel tras convertirse en escritora por internet pero luego, la propia red te censura lo que te ha permitido crear. En su nuevo libro hace pensar en algo tan intrínseco y cotidiano de nuestra vida como es la relación que se entre ser hija y el bando de ser madre.

Nada puede destruir esta pureza (I)

si miro al cielo gris lleno de gaviotas grises
no puedo hablar de dolor.
he tenido pesadillas con gatos y con dedos.
he soñado que me arrancaba la piel.
las lecturas tristes son imprescindibles
mientras tanto reímos
y estuviste a punto de correrte dentro por qué
no lo hiciste
por qué.

«La poesía no morirá, no se puede prescindir de ella», Olga Martínez de Editorial Candaya.

 

  1. Pingback: Castellón viste rosas y papel para el Día del Libro | nomepierdoniuna

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,