Cine, Teatro y danza

Jordi Ballester: “Los espectadores están cansados de ver siempre las mismas caras en la pantalla”

Jordi Ballester, conocido por sus papeles en televisión en series como '90-60-90' (Antena 3) o 'Senyor Retor' (Canal 9), nos cuenta porqué decidió dedicar su vida a la interpretación en una entrevista telefónica que, precisamente, le pilla en los camerinos del Teatro Escalante de Valencia. El actor castellonense tiene una hora para maquillarse y ponerse la 'napia' postiza que le transformará en un personaje tan peculiar y brillante como es 'Cyrano de Bergerac'. Producida por l'Horta Teatre y dirigida por Roberto García, la obra, que pasó por el Auditori de ViIa-real el pasado diciembre, estará en cartel en Valencia hasta el viernes 27 de febrero.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , ,

Jordi Ballester interpretando a ‘Cyrano de Bergerac’. Foto: Jordi Pla.

Jordi Ballester nació en Vila-real el 27 de febrero de 1974, justo el día en que trescientos intelectuales españoles dirigieron una petición de gracia para Puig Antich y el mismo año en el que el director de escena Lluís Pascual estrenaba Duploplia en Barcelona. Al año siguiente moriría el dictador Franco y dos años después nacería una de los pilares de las artes escénicas catalanas: el Teatre Lliure, referente del teatro contemporáneo y creado por el inmenso Fabià Puigserver, Pere Planella, Carlota Soldevila y el propio Pascual. En 1996, 22 años más tarde y mientras Jordi realizaba los interminables 14 meses que duraba la objeción de conciencia, su entonces profesora nativa de inglés, que también lo había sido de la Real Academy of Dramatic Art de Londres, le lanzó una pregunta en mitad de una clase: George, have you ever thought of becoming an actor? (¿Has pensado alguna vez en ser actor?), pregunta que se instaló en la cabeza del joven alumno y que sólo hubo una manera de despejar, dejándolo todo y poniendo rumbo a Barcelona, con la firme decisión de formarse en el mundo de la interpretación pese a los miedos que siempre sobrevuelan las disciplinas escénicas. Y lo hizo, tras formarse en las aulas del Col·legi del Teatre y recibir talleres y workhops bajo la tutela de actores, cantantes y directores consagrados, vinieron los primeros papeles y las primeras experiencias de creación junto a compañeros de formación. También hubo tiempo -y necesidad- para ocuparse de trabajos de regiduría en otras compañías y poder costearse una vida profesional que siempre parecía estar empezando en la maravillosa -pero a veces solitaria- Barcelona. Y a partir de ese momento, y hasta ahora, se suceden 20 años de teatro, cine y televisión que no vamos a relatar porque tenemos a Jordi Ballester al otro lado del teléfono para que nos lo cuente de primera mano.

>Jordi, ¿hay algún antecedente familiar que ya se dedicara o tuviera alguna relación con la profesión de actor o las artes escénicas en general?
No de manera profesional, pero sí de forma amateur. Mi padre había sido uno de los actores de repertorio de sainetes valencianos en los años 50 en Nules. De hecho, 30 años después, mi padre aún seguía recitando versos de Dos musics ambulants o Nel·lo Bacora. Todavía hoy hay vecinos que me recuerdan sus actuaciones.

>¿De qué proyectos en los que has participado estás más orgulloso y recuerdas con más cariño?
En teatro recuerdo con mucho cariño el personaje de Baal de Bertolt Brecht que interpreté en el Teatre Tantarantana de Barcelona, ya que supuso hacer mi primer protagonista en la ciudad condal. Fue todo un reto y una gran responsabilidad, aunque el Cyrano que estoy interpretando actualmente en Valencia no se queda muy atrás. En televisión Luigi, de la serie “90-60-90” de Antena 3, fue el papel más bonito, seguido de Horaci Casany en “Senyor Retor” de Canal 9, también con todo lo que significa ser el protagonista en una serie de televisión.

>¿De todas las personas con las que has trabajado, cuál es la que más te ha influido en tu carrera?
Uf, ¡me han influido muchas! Directores de teatro como Mario Gas, por su carisma, Carme Portacelli por su determinación, Xavier Albertí por sus conocimientos… Actores y actrices como Antonio Dechent, Ivan Massagué, Vicky Penya, y muchos actores valencianos como Empar Canet, Albert Forner, Juli Mira. No pararía (risas).

>Jordi, ¿Qué es lo mejor y lo peor de tu profesión?
Lo mejor de actuar es introducirte en el mundo de la ficción. Literalmente. Convertirte en alguien que no eres, caminar de forma distinta a la tuya, hablar de manera diferente, pero sobre todo decir o hacer cosas que tú nunca dirías o harías. Enamorarte de tu personaje, de sus emociones, y hacerlas tuyas. Y sobre todo la capacidad que adquieres con los años de jugar con las emociones que dan vida a tus personajes. En definitiva: jugar, jugar y jugar. Como cuando eras un niño y te vestías de indio o de vaquero, de policía o de ladrón o de explorador de las galaxias. Lo peor de actuar es cuando los ejecutivos de las cadenas, algunos productores ejecutivos, directores y sobre todo muchos políticos, no te dejan hacerlo.

>¿Cómo ves el panorama actual en el sector de las artes escénicas y del audiovisual tanto a nivel nacional como a nivel autonómico? Parece que el 2014 ha sido un buen año para el cine según las cifras de recaudación.
Hoy por hoy son dos cosas muy distintas. A nivel autonómico creo que el teatro está en peligro de extinción y el audiovisual ha muerto casi por completo. Estamos hablando de un 90% de desocupación en nuestro sector. En el estado español mejora, pero tampoco no es para tirar cohetes. El teatro comercial sigue aguantando y muy muy bien, pero al teatro independiente cada vez le va peor, se hacen menos producciones, menos público y hay menos dinero. Parece que hay una paulatina ameteurización de la profesión, ya que cada vez se producen más proyectos low cost o directamente no remunerados. En el sector audiovisual, se siguen haciendo series en Madrid, pero se cierran los repartos sin apenas realizar audiciones. Casi todo va a dedo, repartos impuestos por las propias cadenas y por los productores ejecutivos, lo que imposibilita a una inmensa mayoría de actores y actrices poder trabajar. Se cae una y otra vez en la idea errónea de buscar al “famoso guapo” o “famosa guapa” con el fin de atraer a las audiencias. Los espectadores están cansados de ver siempre las mismas caras en la pantalla. Y si hablamos de cine no hay que olvidar varios datos importantes. Efectivamente, el 2014 ha sido un buen año para el cine español, pero lo han sido también los anteriores. El cine es una industria que deja dinero, no es deficitaria. Las vilipendiadas subvenciones al cine español son una inversión que duplica los beneficios económicos que entran en las arcas del Estado. Por lo tanto es un “todo son ventajas” aunque no olvidemos otro matiz: más de la mitad de los actores y actrices españoles jamás han hecho ni harán cine en su vida. Sigue siendo una disciplina para unos pocos.

>¿En qué estás metido ahora mismo?
Ahora mismo estoy con las funciones diarias de Cyrano de Bergerac en el Teatro Escalante de Valencia. Hacemos funciones matinales de lunes a viernes a las 10:30 y los domingos a las 18:00. Paralelamente, estoy empezando un nuevo proyecto en teatro que probablemente verá la luz el año que viene. También acabo de terminar un capítulo en la serie El Ministerio del Tiempo en TVE y un papel en la última película de Belén Macías. Por cierto, hace 45 minutos me ha llamado mi representante y me ha dicho que me han descartado del casting para una nueva serie de TVE y de una película. Así es la vida. Al año te dicen “sí” dos veces y “no” unas quince.

>¿Qué te queda por hacer?
Afortunadamente, aún me queda mucho por hacer. Cada año que pasa entro en un perfil nuevo a representar, nuevos personajes con más experiencias, más curtidos, etc. Aunque me quedan por hacer papeles históricos. Es lo que más me apetece ahora.

>¿Planes de futuro inmediato?
En la medida de lo posible ponerme con la nueva producción de teatro de la que primero me tocará hacer una traducción del texto porque no existe versión en castellano. Eso ya me va a llevar tiempo y, por supuesto, paralelamente, buscar nuevos proyectos en los que pueda encajar.

>¿A qué te dedicarías si no fueras actor?
Seria profesor de inglés. Me encanta la docencia y casi con toda seguridad me dedicaría a algo relacionado con la enseñanza. O bien aprovechando el inglés, o daría clases de interpretación.

Jordi Ballester en ‘Baal’ de Bertot Brech. Foto: David Ruano

>Un/a director/a de escena.
Nacionales: Andrés Lima y Mario Gas. Internacional: Peter Brook.

>Un/a autor/a teatral.
Nacional: Calderón de la Barca. Internacional: Martin Mc. Donagh.

>Una ciudad.
Barcelona.

>Una canción.
“Grace” de Jeff Buckley.

>Un actor.
Nacional: Pablo Derqui. Internacional: Kevin Spacey.

>Una actriz.
Nacional: Nora Navas. Internacional: Susan Sarandon

Jordi Ballester interpreta a Cyrano de Bergerac en el Teatro Escalante de Valencia. La producción es de l’Horta Teatre y la dirección la firma Roberto García. Los pases son de lunes a viernes a las 10:30 (funciones escolares) y los domingos a las 18:00. Hasta el 27 de febrero.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,