Música >> Portada

Joe Crepúsculo, (por fin) en Castellón: “He tenido la suerte de ir en una dirección que ha acabado coincidiendo con el gusto de la gente”

Menta MicroClub celebra su 4º aniversario el sábado 3 de febrero con la actuación de Joe Crepúsculo, por primera vez en sala en Castellón. Aprovechamos para entrevistar a uno de los músicos que más nos ha hecho bailar y divertirnos en festivales de Benicàssim en los últimos años.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Joe Crepúsculo, por primera vez en Castellón el 3 de febrero en Menta.

> Siempre se ha dicho de ti que ibas por delante de la moda, ¿pero ha llegado el momento que te ha alcanzado?
Se cumplen 10 años desde que saqué Escuela de Zebras y Supercrepus, y la verdad es que ha habido un poco de todo. En Barcelona y Madrid siempre había ido muy bien, y últimamente está yendo bien en más ciudades. La gente está más pendiente, y también se nota. Creo que ha sido un trabajo muy de estar presente, ha sido casi un disco por año, y lo bonito es que parece que en mi caso el resultado es bueno y están los conciertos llenos, a la gente le gustan los discos que voy sacando y yo estoy contento. Hay discos que gustan más y otros menos, hits que la gente espera escuchar siempre… Y otros han pasado más de puntillas.

> Sueles explicar que te gusta combinar lo viejo y lo nuevo, y aquí es donde quizás surge la chispa de tus canciones. Pero, con lo rápido que va todo, es probable que casi se confundan lo viejo y lo nuevo…
A mí me gusta la música de los años 60 y 70, e imagino que si no hago ese tipo de música es porque no sé cantar como se cantaba entonces y no tengo los elementos, entonces imagino que es un proyecto abocado a estar siempre desgarrado, a haber vivido una época que no toca pero que a la vez intento servirme de los cacharros que hay ahora y de la manera de grabar, que también da muchas alegrías. Lo guay es juntarlo todo, lo analógico y lo digital, en mi caso.

>Lo has dicho antes, en estos 10 años has tocado y mezclado diferentes palos (latino, rumba, bakalao…) y que al salir tus discos parecían fuera de onda y después todo el mundo los ha terminado bailando, ¿qué será lo próximo que nos hagas bailar?
No lo puedo decir -ríe-.

> No sé si van por ahí los tiros pero, ¿qué te parece lo que está pasando con raperos con los que te llevas tan bien como C.Tangana, que han roto el techo de cristal y están llegando a un público más masivo?
Estoy muy contento, la verdad. Son gente que trabaja mucho, con mucho talento y que estén llegando a este punto me hace ilusión.

>He leído en alguna entrevista que en Disco Duro (2017) había estado a punto de colaborar C.Tangana, ¿es algo que queda pendiente?
Bueno… Me imagino que si tiene que ser, será cuando tenga que ser.

> ¿Cuál es la “música para adultos que no puedes comprender” ahora mismo?
Con eso no me refería tanto a un tipo de música, sino a un estado de la comprensión musical y de entender el mundo. A una manera de estar en el mundo. Sobre todo porque no es la música, esa es la corteza que queda, sería la manera de describir las cosas. Por ejemplo, cuando hice Baile de Magos (2013) tenía la idea, muy tonta por otro lado, de que podía llegar a gente joven haciendo la música que yo bailaba porque era joven, por eso recurría a la máquina, porque la máquina es la música que a mí me gustaba; yo iba a Chasis y a Pont Aeri. Pero realmente la gente joven lo que tiene que hacer es crearse un lenguaje propio que no tenga nada que ver con lo que se hacía antes, y en ese sentido creo que es muy bonito ver a la gente joven que está creando un lenguaje musical distinto y que está creando tanto rechazo por parte de mi generación. Y creo que esto es buenísimo, hace que ellos se reafirmen más todavía.

>¿Te refieres, por ejemplo, a lo que hablábamos antes que está pasando con el rap y el trap?
Por ejemplo. Además es que ha tenido mucha repercusión en la gente joven, algo que al indie le ha costado mucho. Aunque a mí la palabra indie nunca me ha gustado, la encuentro muy equívoca.

“La gente joven tiene que crearse un lenguaje propio que no tenga nada que ver con lo que se hacía antes. (…) El rap y el trap tienen mucha repercusión en la gente joven, algo que al indie le ha costado mucho.”

> Volviendo a tus últimos discos y pensando en lo que pueda pasar en el cuarto aniversario de Menta MicroClub el 3 de febrero*, ¿se pueden tocar Las Nanas en una discoteca sin que al público le dé el bajón?
No -ríe-. No se toca ninguna nana… Aunque sí que voy a hacer un concierto de nanas para niños en Madrid, pero, tal y como está el repertorio, poner una nana será muy bajona. Igual me equivoco, pero de momento no creo que suene ninguna nana.

> Y entiendo que en invierno también se puede bailar en el “Pisciburguer”…
El “Pisciburger” es un estado del alma -risas-.

> ¿Y en qué formato vienes a Menta MicroClub?
Estaré con Aarón Rocks, que hace coros y sintetizadores, y también con caja de ritmos. Es un formato de directo, orientado a que la gente se lo pase bien. Y ya que no tengo mucha opción de tocar a Castellón, que siempre parece que todo en Castellón suele ser en Benicàssim, que está genial pero nunca he tocado en lo que es la ciudad, así que me gustaría preparar un set especial; incluso tocar canciones más lentas, que a veces el formato de sala lo permite mejor.

> ¿Vienen alguno de tus colaboradores como Tomasito y Nacho Vigalondo? ¿Cómo surge la idea de hacer ese tipo de performance y pensar que todo eso puede cuadrar con tus canciones y funcionar con el público?
Es un poco prueba ensayo-error. Con Nacho fue cuando vine a Madrid y decidimos probar, y la verdad es que fue una maravilla y hasta ahora es colaborador habitual. Lo de Tomás fue estando en el mismo sello (El Volcán Música), con el disco Nuevos Misterios (2015) le propuse grabar palmas y hubo buen feeling. Depende de las circunstancias, a veces viene y otras veces no. A veces no lo sabemos hasta el último momento -ríe-. Ocurre en el último momento… No se descarta nada.

>No se descarta…
No se descarta nada. En un concierto no se descarta, hasta el último momento, nada.

> Volviendo a lo que hablábamos al principio, le gustaste mucho antes a la prensa musical que al público, ¿ahora ya se le ha dado la vuelta a la tortilla?
No lo sé, puede que sí, puede que no. Este año hubo una portada del Rockdelux, por ejemplo, y ha habido más entrevistas en medios escritos. Lo que sí que se puede decir es que sí ha habido un vuelco en cuanto a público. Se empezó a dar, como se suele dar en todos los grupos, a partir de un single que gusta mucho y fue “Fábrica de baile”. Y esto está muy bien porque, a parte de que puedan conocer el resto de la discografía y les pueda gustar menos o les pueda gustar más, sí que he visto en el último año que ciudad en la que tocamos, siempre está todo lleno. Y es una pasada para mí, que muchas veces he tocado para los camareros -ríe-. Es una gozada que la gente venga y se lo pase bien.

> Eres un músico constante: vas a disco por año y llevas ya 9, ¿con la demanda de directos que estás teniendo vas a poder mantener el ritmo este año?
Yo sigo. Me levanto y me pongo a hacer canciones.

>Tienes una rutina de hacer canciones…
Sí, me gusta y es mi hobby y trabajo a la vez. Es una gozada, la verdad. Y además con lo que decías de la constancia está muy bien, lo que pasa es que yo no creo que ser constante signifique que vaya bien. Imagino que yo he tenido mucha suerte de ir hacia una dirección en la que he acabado coincidiendo con el gusto de la gente.

> En los últimos años has tocado mucho por aquí, pero siempre en festivales: FIB 2012, 2015 y 2017 y BEF 2016. ¿Cómo es que nunca has tocado en salas de Castellón?
Porque no he tenido una propuesta que me coincidiera… no lo sé bien.

>Pero ya tenía ganas…
Sí y, además, cuando tocas por primera vez en una ciudad en la que no has tocado nunca, es bonito. Y también poder ver qué ambiente hay.

>¿Y este año se te podrá ver en algún festival de por aquí otra vez?
No lo sé… Benicàssim no creo porque toqué el año pasado, pero no sé nada más.

> Me vas a perdonar la pregunta, pero, claro, eres de Barcelona y vives en Madrid desde hace cuatro años. Supongo que será un tema recurrente que te pregunten cómo estás viviendo lo que está pasando a nivel político.
Bueno, imagino que un poco como todos. A la expectativa de a ver qué pasa. Me acuerdo cuando estaba volviendo de Valencia, creo, con todo lo de los porrazos… Imagino que estás ahí con los altibajos, a veces con mucha rabia. Es una cosa que está ahí, es un monotema tan bestia que yo creo que todos nos hemos acabado hartando del tema. Pero está ahí, es presente.

>¿Lo ves desde otra perspectiva desde que vives en Madrid?
Lo que sí que no tienes aquí es esa cosa constante. Me dicen que había un deje de gente que estaba decaída, los proyectos estaban parados, a nivel de música y de mil cosas. Sí que es verdad que ha habido un parón, un estado de ánimo muy determinado que ha sido bestia. Al estar aquí no estoy tocado con el tema como allí, que, para bien o para mal, están todo el rato, e igual es asfixiante.

>No sabes cómo sería si estuvieras allí…
Bueno, pero me lo imagino. Aquí estoy bien, de momento.

> Has hablado de que te gusta mucho la música de los 60 y 70’s. ¿Un clásico que crees que no es suficientemente valorado? 
Me gusta mucho, aunque están muy valorados, Jean-Michel Jarre, Dire Straits, Supertramp… Me gustan bandas muy ochenteras. Pero no es que no estén valorados, yo creo que cualquier clásico lo está. Te diría Oxygène (1976) de Jean-Michel Jarre, pero en realidad es un disco súper valorado.

> ¿Y un disco nuevo que te haya enganchado hace poco?
De música nueva os voy a recomendar algo que vi la semana pasada, es una banda de mi pueblo, Sant Joan d’Espí, y, vamos a barrer para casa, tienen un directo impresionante y el disco nuevo que han sacado, que se llama igual que la banda, es brutal. Son Flamaradas, hacen una mezcla de música, te diría, entre Nick Cave con tangos y con un deje un poco Serrat. Hay que escucharlo porque es muy guay, el último disco es muy chulo y el directo es brutal.

“Nunca he tocado en Castellón ciudad, así que voy a preparar un set especial”

*Joe Crepúsculo actúa el sábado 3 de febrero en el aniversario de la sala Menta MicroClub de Castellón junto a Rocket Dj y Six Cats. Entradas: 15 euros.

  1. Pingback: Joe Crepúsculo se sale con la suya en Menta | nomepierdoniuna

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad