Música >> Festivales

Guns n’Roses celebrará los 25 años de ‘Appetite for Destruction’ sobre el escenario principal del Costa de Fuego

“You know where you are? You're in the jungle baby. You gonna die!” (¿Sabes dónde estás? En la jungla, nene. ¡Vas a morir!). Esa fue la bienvenida a Los Ángeles que recibió Axl Rose en boca de un vagabundo. Y esa fue la frase que utilizó para arrancar el tema “Welcome to the jungle”, con el que se abría ‘Appetite for destruction’, el disco que situó a Guns n’Roses a la cabeza del rock duro. El LP, el debut más vendido con más de 60 millones de copias, salió a la venta el 21 de julio de 1987, por lo que será en el Costa de Fuego, con G n’R sobre el escenario donde cumplirá exactamente 25 años. El viernes 20 de julio, a partir de las 23.30, el grupo de Axl protagonizará la primera actuación de un cabeza de cartel en el nuevo festival de Benicàssim.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Los Guns n'Roses clásicos y los actuales.

“You know where you are? You're in the jungle baby. You gonna die!” (¿Sabes dónde estás? En la jungla, nene. ¡Vas a morir!). Esa fue la bienvenida a Los Ángeles que recibió Axl Rose en boca de un vagabundo. Y esa fue la frase que utilizó para arrancar el tema “Welcome to the jungle”, con el que se abría Appetite for destruction, el disco que situó a Guns n’Roses a la cabeza del rock duro. El LP, el debut más vendido con más de 60 millones de copias, salió a la venta el 21 de julio de 1987, por lo que será en el festival Costa de Fuego de Benicàssim, con G n’R sobre el escenario donde cumplirá exactamente 25 años. El viernes 20 de julio, a partir de las 00.50, el grupo de Axl protagonizará la primera actuación de un cabeza de cartel en el nuevo Costa de Fuego.

El pasado 14 de abril era el día esperado por la mayoría de los seguidores de Guns n’Roses. En esa fecha, en Cleveland (EE UU), el grupo iba a ser incluido en el Salón de la Fama y la ceremonia iba a contar con una mini actuación en directo. Los Guns n’Roses clásicos se iban a reunir después de años y años de plegarias por parte de sus seguidores. Pero con Axl Rose nunca se puede dar algo como seguro, y W. A. R. –la W. es por William- no defraudó… para desgracia de los fans. Días antes anunció que no acudiría. Adiós a la posibilidad de ver a los G n’Roses del Live ?!*@ Like a Suicide, Lies, Appetite y de los dobles Use your Illusion, porque no parece probable que Axl y el guitarrista Slash resuelvan sus diferencias a corto plazo. Si se le quiere buscar otra lectura a la renuncia, se podría indicar que Axl lanzó una apuesta por su actual banda… y también por su presente. De haber accedido al deseo prácticamente unánime y hubiese llevado a cabo la citada actuación con la formación que todos desean ver, ¿en qué lugar se quedaría el actual grupo?, el mismo que defiende ese Chinese Democracy que alcanzó más fama durante su elaboración que una vez en el mercado… porque fueron 13 los años que Axl empleó en grabar-borrar-volver a grabar-unir músicos a su proyecto-despedirlos-contratar otros-anunciar fechas de salida-cambiar la fecha de salida de ese disco, con el que pretendía rozar la perfección y que se ha quedado muchos peldaños por debajo de lo grabado por los clásicos Guns n’Roses, los de la consagración mundial.

En realidad, la banda de Los Ángeles no inventó nada. Su estilo básicamente es similar al de Aerosmith, que a su vez bebían de los Rolling Stones. La diferencia es que le daban un toque más punk a algunas de sus canciones y a su actitud, amén de letras más provocadoras. ¿Dónde estuvo entonces la clave del éxito? En las canciones en sí. Después de dos esperanzadores EP’s, el primer disco de Guns n’Roses –producido por Mike Clink, tras desestimar a Paul Stanley (guitarrista y cantante de Kiss)-  fue no sólo una constatación de lo ya apuntado, sino que hizo estallar todas las previsiones con temas como “Welcome to the jungle” o la semibalada “Sweet child o’mine” -ambas en el número 1 del Billboard estadounidense- , junto a temas que también se convirtieron en clásicos como “Paradise City”, “Mr, Brownstone”, “Nightrain”… Sin embargo, el aplastante éxito del disco no fue inmediato, puesto que su provocadora portada –un robot que, al parecer, acaba de completar una violación a una chica tirada en el suelo; obra del artista Robert Williams- recibió el rechazo de la por entonces muy influyente MTV, que ni siquiera aceptó la segunda opción –que se puede ver en algunas ediciones-, consistente en un crucifijo con las calaveras de los cinco ‘gunners’. Sólo las gestiones personales de David Geffen –presidente del sello discográfico Geffen- desbloquearon la situación, convirtiendo el videoclip de “Welcome to the jungle” en fenómeno masivo instantáneo y arrastrando tras de sí el resto del LP, hasta llegar a los más de 60 millones de ejemplares vendidos. Esa cantidad sitúa a Appetite for destruction alrededor del puesto 25 –puesto arriba, puesto abajo, según listas- de los discos más vendidos, dentro de ese ranking que encabeza el Thriller de Michael Jackson.

El éxito planetario fue el principio del fin de la idea básica del quinteto. La banda dejó  de pensar como grupo de club, Axl comenzó a exhibir su ideario grandilocuente, del que el batería Steven Adler fue su primera víctima con argumentos relacionados con adicciones (algo a lo que no escapaban sus compañeros). Y aún con el éxito de Appetite for destruction vigente, empezó a anunciar un venidero trabajo monumental, con apuntes como “tengo compuesta una balada que será mucho mejor que Sweet Child o’Mine” y que resultó ser “November rain”, y acabó por lanzar, junto a los Guns n’Roses clásicos –sin Adler y con Matt Sorum- dos dobles discos de una tacada: Use your Illusion I y II (1991). Cuatro vinilos en los que cabía el rock clásico, el punk, el sinfonismo, toques experimentales… pero sobre todo un concepto distinto del grupo, y más en directo. Sí, seguía siendo una banda de rock clásico endurecido, pero cada vez parecía más una big band, con músicos y más músicos sobre un enorme escenario –documentado en el directo Live Era ’87-’93-, tomando fuerza instrumentistas del gusto personal de Axl, mientras piezas básicas hasta entonces como el guitarrista Izzy Stradlin desaparecían.

Slash y el bajista Duff McKagan fueron los siguientes en salir y con ellos el final de los clásicos Guns n’Roses, con un disco de versiones como despedida en estudio. Con Axl como dueño absoluto, se enzarzó en el eterno –por lo que tardó en grabarse- Chinese Democracy (2008), que defiende en directo con los guitarristas Ron ‘Bumblefoot’ Thal, DJ Ashba y Richard Fortus, el bajista Tommy Stinson (ex Replacements), el batería Frank Ferrer y los teclistas Dizzy Reed y Chris Pitman. Con ellos, el próximo viernes, 20 de julio, tocará aproximadamente medio Chinese Democracy –según el set list de sus últimos conciertos-, aunque la mayoría del público asistente al Costa de Fuego de Benicàssim deseará realmente que suene “Welcome to the jungle”, “Sweet child o’mine”, “It’s so easy”…

Por donde pueden ir los tiros (…y las rosas) en Benicàssim:

Introducción con “Splitting the Atom”, de Massive Attack; “Chinese democracy”, “It’s so easy”, “Mr. Brownstone”, “Sorry”, “Rocket Queen”, “Estranged”, “Better”, solo de guitarra de Richard Fortus, “Live and let die” (versión de Paul McCartney & Wings), “This is love”, “Used to love her”, “Motivation” (tema de Tommy Stinson), solo de piano de Dizzy Reed, con “Baba O’Riley”, de The Who; “Street of dreams”, “You could be mine”, solo de guitarra de DJ Ashba, “Sweet child o’mine”, “Another brick in the wall. Part 2” (version de Pink Floyd), solo de piano de Axl Rose con temas de Elton John, “November rain”, “Glad to be here”, “Don’t cry”, “Civil war”, “Knockin’ on Heaven’s door” (versión de Bob Dylan), jam, “Nightrain”, jam, “Patience”, jam y “Paradise city”. Set list interpretado el 13 de julio en el Topfest Plus 2012 de Piestany, en Eslovaquia.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,