Música

El Sombrero de Color, Gris-Gris y Nacho Silvestre presentan sus nuevos discos llenando salas

El Sombrero de Color había agotado hacía semanas las entradas en la sala Four Seasons para presentar ‘Sólo se hace camino al bailar…’, Gris-Gris llenó el pub Zeppelin de la Vall d’Uixó en su estreno de ‘Run granuja’ (acompañados de Junior Mackenzie y The Por Ella Runners) y Nacho Silvestre estrenó su ‘Hundred miles away’ en un Veneno Stereo lleno hasta el final de la barra (escoltado por Nadia Sheikh y ferOz). En total, unos 400 espectadores para asistir a tres presentaciones de discos durante el fin de semana en salas de La Plana. Esto también pasa en Castellón.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

El Sombrero de Color, el pasado viernes con el Four Seasons a tope. Foto: Nayra War.

Tres presentaciones de discos firmados por músicos de Castellón llenaron sendas salas durante el pasado fin de semana. En un momento de debate sobre la respuesta del público a los conciertos y sobre si la oferta y la demanda están equilibradas en la programación musical de la ciudad, los tres consiguieron grandes entradas, con asistentes totalmente distintos en sus respectivos conciertos. Mientras se resuelve –se intenta, sería más apropiado- el dilema de cómo mejorar las afluencias generales a las salas de música en directo, El Sombrero de Color, Gris-Gris (junto a Junior Mackenzie y The Por Ella Runners) y Nacho Silvestre (acompañado por Nadia Sheikh y Gonzalo Magaña, ferOz) resolvieron con solvencia, y no sólo de asistencia de público, las presentaciones de sus respectivos nuevos discos.

El Sombrero de Color siempre baila, pero ahora más funky

El Sombrero de Color: Juanan Corcuera (voz), Víctor Pajares (guitarra), Axel Kersting (bajo) y Álex Corcuera (batería). Presentación del CD ‘Sólo se hace camino al bailar…’. Viernes 4 de abril de 2014 (20:00). Sala Four Seasons (Castellón). Unas 150 personas (entradas agotadas, a 8 euros, con CD incluido). Duración: 1:55, con 19 canciones y un bis con dos repetidas.

Salvo casos excepcionales (regresos puntuales de formaciones de los 90 y la apuesta garantizada de Lula), raras veces un grupo de Castellón agota entradas en el Four Seasons. El Sombrero de Color lo hizo, y con semanas de antelación y un precio de 8 euros. Así que con una sala llena de público muy familiarizado con su propuesta, el cuarteto ofreció un concierto lleno de entrega y que se fue a las dos horas (una duración cada vez menos frecuente). Demostró que se ha transformado casi por completo, y no sólo por la reducción del número de componentes. Su intención sigue siendo la de hacer bailar, pero si antes su fusión de estilos se apoyaba en la rumba, en su segundo disco, Sólo se hace camino al bailar… la base es el funk. Axel y Álex se encargan de marcar el ritmo, sobre el que asienta la guitarra de un Víctor Pajares que por momentos adopta un rol semejante a Steve Vai, y no sólo por el uso de esa identificativa Ibanez blanca tan relacionada con el guitar-hero norteamericano, sino que incluso se convierte en centro de los focos durante el nuevo single, “Al mejor postor”; mientras Juanan no para de moverse animando al público, como un mc (maestro de ceremonias en el hip hop) siempre con la sonrisa en el rostro. A una parte de los asistentes le costó meterse en el concierto. Así, mientras en la mitad delantera sí existía atención, en la trasera las ganas de charlar dominaban. La situación se equilibró en la parte final, cuando el grupo puso la directa y con temas como el nuevo “Bailarina”, con el que logró una activa participación del público, o su clásico “Bailándole al cajón”, menos rumbero que en su origen. Bis con dos temas, repitiendo con “Bailarina” como colofón y con algún espectador llevándose la melodía a la calle una vez abandonada la sala.

Gris-Gris, 'Run Granuja' y rock'n'roll

Gris-Gris, con el apoyo de Junior Mackenzie a la guitarra. Foto: Antonio García.

Gris-Gris: Joanmojo (voz), Javier Cocona (guitarra), Pau Valls (teclados), Albert ‘Fritz’ Segarra (bajo) y Richie Nadal (batería). Presentación del EP ‘Run Granuja’. Viernes 4 de abril de 2014 (23:30). Pub Zeppelin (la Vall d’Uixó), dentro del Cicle Mutant i la Setmana de la Joventut. Unas 150 personas en algunos momentos (entrada libre y puertas abiertas). Duración: 1:00, con 14 canciones. Junior Mackenzie y The Por Ella Runners completando cartel.

Gris-Gris es una banda de rock’n’roll. ¿Y…? Si las hay a miles. Sí, pero Gris-Gris siente lo que hace. Respira rock’n’roll y lo expira. No hay postureo. Sale al escenario ya enchufado, con Joanmojo ejerciendo de santero poseído por la magia del vudú del Delta desde el primer tema. Frontman que nunca pasa desapercibido, tanto por sus movimientos como por esa voz profunda que le distingue de cualquiera en muchos kilómetros a la redonda. Con Run granuja el quinteto –pronto sexteto con el regreso del guitarrista Leon- se ha pasado definitivamente en disco al valenciano, pero estos nuevos temas los deja para la parte final del concierto, con protagonismo inicial de las canciones de su disco de debut (“Puede ser”, “Al sol de la tarde”…) para dar paso en la parte intermedia al valenciano (“Bota granota”, adaptación de Dr. John; y “Estagga Li”). Potente colaboración de Junior Mackenzie a la guitarra y voz con “20th century boy” de T. Rex y “Feel so good’ de J. B. Lenoir's/Nick Cave, que hace añorar a un Junior con banda para dar salida a su perfil más eléctrico, y recta final con los cinco temas nuevos y el clásico de Gris-Gris “La tia Quica”. Las novedades suenan más potentes e intensas que en el CD, con un Javi Cocona bien adaptado a un grupo compacto al que las teclas de Pau le dan una calidez o una fuerza –depende del tema- extra y atractiva sobre las bases de Albert y Richie. No era el concierto de presentación oficial, pero sí el primero en la provincia de Castellón desde que Run granuja está disponible. En el mismo cartel, Junior Mackenzie en acústico, presentando "no oficialmente" su Mr. Good Horse y dando una lección de cómo callar al público cuando el ronroneo se convierte en molesto ruido, bajando a cantar entre los espectadores; y el power pop de los valleros The Por Ella Runners, poniendo a botar a las primeras filas entre melodías que son una perfecta invitación.

Nacho Silvestre se marcha, regresa y siempre crece

FerOz, Nacho Silvestre y Nadia Sheikh, en la sala Veneno Stereo. Foto: Sol González.

Nacho Silvestre (voz, guitarra y efectos). Presentación del EP ‘Hundred miles away’. Sábado 5 de abril de 2014 (21:40). Veneno Stereo (Castellón). Cerca de 100 personas (lleno total), con entradas a 3 euros. Duración: 55 minutos, con 11 canciones. Cartel compartido con Nadia Sheikh y ferOz (colaboraciones entre ellos incluidas). 

Nacho Silvestre ya está muy curtido en directo. Comenzó en plena adolescencia con Smoking Cotton y ahora ya acumula unos cuantos años dando la cara solo encima de los escenarios (aunque su grupo no ha desaparecido). Con su voz y guitarra se ha plantado encima de casi todas las tarimas de Castellón, pero también de algunas partes del resto de la península y se ha fogueado ante públicos muy diferentes a los habituales en Francia, Inglaterra y Nueva York. Cuesta asumir toda la responsabilidad, pero curte más que un grupo y con el tiempo se agradece la asunción de ese riesgo. Hoy en día se ve a un Nacho que sin abandonar la timidez y los nervios, demuestra un dominio escénico de auténtico veterano. Usa loops –graba sonidos mientras los está interpretando y éstos se van repitiendo acompañando el resto de la canción… recurso que tomó del cantautor británico Ed Sheeran- y con ello mitiga la barrera de la desnudez de la guitarra y la voz. Tiene una voz bonita, melancólica, emotiva, adecuada a las letras que interpreta (“Lost at home”, “I dont’ trust myself”, “Let it die”…). Siempre dispuesto a adaptar temas ajenos, tomó préstamos de Oasis, el hit actual de Pharrell Williams “Happy” e incluso de su amigo Junior Mackenzie para homenajear a los músicos de Castellón que tiran hacia adelante pese a unas circunstancias no precisamente sencillas. Fue un cartel muy de amigos, incluyendo la interpretación conjunta de Nacho y Nadia Sheikh del “We found love” de Rihanna y Calvin Harris que han registrado en un videoclip, y los dos más Gonzalo (ferOz) de ese “Reynolds” que abre Hundred miles away, aunque más ralentizado y acústico.

El caso de Nadia es similar al de Nacho. Tiene 17 años y ya lleva cinco encima de los escenarios. Casi una veterana sin haber alcanzado aún la mayoría de edad. Canta, y bien; toca sobre el escenario la guitarra, el teclado y el bajo; adapta a su estilo temas de Leonard Cohen, de Adele, de Oasis, de los Wings de Paul McCartney… y los une a los propios (porque encima compone), los que se escuchan en el EP 50 feet. Por edad y cualidades es una de las más grandes promesas de la escena castellonense en estos momentos. Sus tablas y su inteligencia son sus armas para templar los nervios. Y su número de fans –jóvenes- va en aumento.

Aunque para nervios, los que debió de pasar Gonzalo (ex guitarra de los desaparecidos A Tear To Bloom). Primera actuación en solitario… y esa situación siempre impone y agarrota. FerOz es hasta ahora un proyecto de habitación que necesita en directo de una guitarra eléctrica y de una voz, además de unas cuantas versiones, entre ellas de Foo Fighters o de su otro grupo, Odry, y sus primeros temas como autor singer-songwriter. Los nervios ya los tenía claros y también que está dispuesto a tirar adelante como solista, aunque sin prisa alguna, y aumentar los registros de ferOz, en los que la melancolía está bien marcada.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,